Seleccionar página

Hace años, cuando era un testigo de Jehová por pleno convencimiento, que servía como anciano, conocí a un compañero testigo que había sido musulmán en Irán antes de convertirse. Esta fue la primera vez que supe de un musulmán que se había convertido al cristianismo y mucho menos un testigo de Jehová. Tuve que preguntarle qué le había motivado a convertirse dado el riesgo, ya que los musulmanes que se convierten a menudo experimentan una forma extrema de expulsión; a saber, los matan.

Una vez que se mudó a Canadá, tuvo la libertad de convertirse. Aún así, la brecha entre el Corán y la Biblia parecía enorme y no pude ver la base de tal salto de fe. La razón que me dio, resultó ser la mejor respuesta que he escuchado hasta el momento en contra de la doctrina del infierno.

Antes de compartir eso con ustedes, quiero explicarles que este video no será un análisis de la doctrina del infierno. Creo que es falsa e incluso más que eso, blasfema. Sin embargo, todavía hay muchas personas, cristianos, musulmanes, hindúes, etc., que lo consideran cierto. Bien, si suficientes espectadores de estos videos expresan por sus comentarios que quieren saber porque la enseñanza no tiene una base en las Escrituras, me complacerá hacer un video futuro sobre el tema. Sin embargo, el propósito de este video es demostrar que los testigos, si bien desdeñan y critican la doctrina del infierno, de hecho, han adoptado una mutación de esta doctrina y resulta ser su propia versión del infierno de la cristiandad.

Ahora, quiero compartir lo que aprendí de este testigo quien antes fue musulmán. Se convirtió cuando supo que los Testigos también rechazan la doctrina del infierno. Se le llamó la atención, porque para él la doctrina del infierno no tenía sentido. Su razonamiento fue así: nunca pidió nacer. Antes de nacer, simplemente no existía. Entonces, dada la opción de adorar a Dios o no, ¿por qué no podría negarse a adorar y volver a lo que antes era: nada?

Pero según la enseñanza tradicional del infierno, practicada por los cristianos y los musulmanes, esa no es una opción. Esencialmente, Dios le crea de uno, y entonces le da dos opciones: “Adórame o te torturaré eternamente”. ¿Qué tipo de elección es esa? ¿Qué clase de Dios hace tal requerimiento?

Para poner esto en un lenguaje sencillo que cualquiera entienda, digamos que un hombre rico encuentra a un pobre sin hogar, viviendo en la calle, y le ofrece el vivir en una hermosa mansión localizada en una ladera con vista al océano con todo el mobiliario, la ropa y la comida que el hombre podría necesitar. El hombre rico solo pide que el hombre pobre lo adore. El pobre tiene el derecho a aceptar esta oferta o rechazarla. Sin embargo, si se niega, no puede volver a quedarse sin hogar en la calle. No señor.  Si rechaza la oferta del hombre rico, será atado a un tronco, azotado hasta que esté casi cerca de la muerte y luego los médicos lo atenderán hasta que se sane, después de lo cual será azotado nuevamente hasta que casi muera y el proceso comenzará de nuevo.

Este es un escenario de pesadilla, como algo salido de una película de terror de muy bajo nivel. Sin embargo, es precisamente el escenario que los proponentes del infierno asignan a Dios.

Si un humano se jactara de ser muy amoroso, tal vez el más amoroso de todos los hombres, pero actuara de esta manera, seguramente lo arrestaríamos y le meteríamos en una clínica para enfermos mentales y criminales. ¿Cómo podría alguien adorar a un dios que actúa así? Sin embargo, sorprendentemente, la mayoría lo hace.

¿A quién le encantaría que creamos algo tan difamatorio sobre Dios? ¿Quién se beneficia de tal creencia? ¿Quién es el principal enemigo de Dios? ¿Hay alguien conocido históricamente como calumniador de Dios? ¿Sabías que la palabra “diablo” significa calumniador?

Ahora, volviendo al título de este video. ¿Cómo puedo equiparar el acto social de rehuir o expulsar con la idea de la tortura eterna? Puede parecer una exageración, pero de hecho, no creo que lo sea en absoluto. Considere esto: si el Diablo está realmente detrás de la doctrina del Fuego del Infierno, entonces logra tres cosas al hacer que los cristianos acepten esta doctrina.

Primero, los hace calumniar involuntariamente a Dios al pintarlo como un monstruo que se deleita en infligir dolor eterno. Luego, los controla infundiendo temor de que si no siguen sus enseñanzas, serán torturados. Los falsos líderes religiosos no pueden motivar a su rebaño a la obediencia por amor, por lo que deben usar el miedo.

Y tercero … bueno, he oído decirlo, y creo que así sea, que te vuelves como el Dios que adoras. Piénsalo. Si crees en el infierno de fuego, entonces adoras, veneras y rindes servicio sagrado a un Dios que tortura por toda la eternidad a cualquiera que no esté incondicionalmente de su lado. ¿Cómo afecta eso tu visión del mundo, de tus semejantes? Si tus líderes religiosos pueden convencerte de que una persona “no es uno de nosotros” porque tiene diferentes puntos de vista políticos, religiosos, sociales, o si simplemente porque su piel es de otro color, ¿cómo lo tratarás, dado que cuando muere esa persona, tu Dios lo va a torturar por toda la eternidad?

Piénsalo. Por favor. Piénsalo.

Ahora, si tú es uno de los Testigos de Jehová mirando con los humos subidos a estos pobres tontos engañados que creen en esta fantasía del Fuego Infernal, no seas tan presumido. Tienes tú, tu propia versión del infierno.  O, sí.

Considere esta historia de la vida real: si eres un adolescente no bautizado en una familia de testigos de Jehová y eliges nunca bautizarte, ¿qué pasará con tu relación con tu familia a medida que crezcas, eventualmente te cases, y tengas hijos? Nada. Tu familia de testigos de Jehová no estará feliz de que nunca se hayas bautizado, pero continuarán asociándose contigo, te invitarán a reuniones familiares, probablemente intentarán que seas testigo. Pero, para variar, digamos que te bautizas a los 16 años, luego, cuando tienes 21 años, decides que quieres salir. Al decirle esto a los ancianos, anuncian desde la plataforma que ya no eres un testigo de Jehová. ¿Puede volver a la condición que tuvo antes de tu bautismo? No, eres rechazado, expulsado. Al igual que el hombre rico y el pobre sin hogar, tú debes adorar al Cuerpo Gobernante dándole obediencia absoluta o debes sufrir el infierno del rechazo social, la expulsión perpetuo de todo los que te han amado o que amas.

Esta política de rechazo social es vista universalmente como un castigo cruel e inusual, una violación de los derechos humanos elementales. Ha habido muchos que se han quitado la vida porque no pudieron soportar el trauma emocional de esta doctrina infernal. Entonces, de esa manera, se podría decir que el rechazo social, la expulsión practicado por los testigos de Jehová, es peor que la muerte, ya que muchos han preferido la muerte.

En la Comisión Real de Australia de 2015, escuchamos el testimonio de boca de los ancianos Testigos que confirmaron que las víctimas infantiles de abuso sexual fueron rechazadas porque no podían aceptar el encubrimiento de los crímenes cometidos por sus abusadores y decidieron abandonar la congregación. Esta acción fue descrita como cruel por el juez que presidió la audiencia. S in embargo, los ancianos no se disculparon por ello.

¿Puedes ver los paralelos entre las dos doctrinas ahora? Primero, la manera en que lo  practican los testigos de Jehová, trae reproche sobre el nombre de Dios. Es calumnioso. En segundo lugar, se utiliza para obligar al rebaño a obedecer al Cuerpo Gobernante por temor a la expulsión. Y tercero, hace que los Testigos imiten a un Dios cruel que se castiga si no aceptas su oferta. (Aunque es realmente lo que el Cuerpo Gobernante ofrece. No puedes volver a lo que eras antes. Nunca puedes volver.

Pero concentrémonos en la primera parte ahora, la calumnia que la expulsión como lo practiquen los testigos trae al nombre de Dios.

Los testigos responderán con la objeción de que soy injusto porque solo obedecen lo que dice la Biblia.

Disparates. Estos no son los mandamientos de Jehová. Jesús es el reflejo perfecto del Padre. Jesús dijo que un pecador impenitente dentro de la congregación debe ser tratado como un hombre de las naciones y un recaudador de impuestos. (Mateo 18: 15-17) Sin embargo, Jesús habló con hombres de las naciones y recaudadores de impuestos. No se relajó con ellos. No los trataba como amigos intimos, pero todavía los trataba con dignidad humana, incluso comiendo con aquellos que buscaban aprender de Él. Para que un testigo imite a Jesús a este respecto, tiene que esperar la aprobación de los ancianos y generalmente esperan un año después de que el pecador ya no peca y se arrepienta. Hacen esto porque necesitan humillar a la persona como una forma de castigo para generar respeto por su autoridad. Es gobierno por temor, no por amor.  Por lo tanto, proviene del inicuo, no de Dios.

¿Pero qué hay de 2 Juan 1:10? ¿No apoya la doctrina de la expulsión?  La “Traducción del Nuevo Mundo” traduce este versículo así:

“Si alguien viene a ustedes y no trae estas enseñanzas, no lo reciban en sus casas ni lo saluden.”.

Este es el texto principal que usan los testigos para apoyar el rechazo social total de un individuo. Afirman que esto significa que ni siquiera pueden saludar a una persona expulsada. Pero espere. ¿Se aplica esto a cualquier persona que haya sido expulsada por cualquier motivo? ¿Aplica a alguien que haya salido de la organización voluntariamente, pero que no esté pecando?

¿Por qué la Organización no consigue que todos lean y mediten sobre el contexto antes de obligar a las personas a tomar decisiones tan drásticas? ¿Por qué elegir un versículo e ignorar el resto del pasaje? Y para ser justos, ¿su falla al no considerar el contexto no nos libera a todos de la culpa? Nosotros tenemos la misma Biblia que ellos tienen. Podemos leer.  No los necesitamos para llevarnos. Podemos caminar por nuestros propios pies.  Así lo exige nuestro Señor.

El contexto lee:

“Porque han aparecido en el mundo muchos impostores, esos que no reconocen que Jesucristo vino como ser humano.  Este es el impostor y el anticristo. Cuídense para que no pierdan las cosas por las que hemos trabajado y para que reciban una recompensa completa. Nadie que va más allá de las enseñanzas del Cristo y no permanece en ellas tiene a Dios. El que sí permanece en esas enseñanzas es el que tiene tanto al Padre como al Hijo. Si alguien viene a ustedes y no trae estas enseñanzas, no lo reciban en sus casas ni lo saluden. Porque el que lo saluda se hace cómplice de sus malas acciones” (2 Juan 1:7-11).

Se trata de “engañadores”. Personas que intentan engañarnos voluntariamente. Se trata de aquellos que “van más allá” y que “no permanecen en la enseñanza de Cristo”. Personas que están tratando de imponernos una falsa doctrina, que están yendo más allá de lo que está escrito en la Palabra de Dios. ¿A qué le suena Usted eso? ¿Podría ser que están tratando de poner el zapato en el pie equivocado? Vale más que se miren a sí mismos.

Juan está hablando de alguien que niega que el Cristo venga en la carne, un anticristo. Alguien que no tiene al Padre y al Hijo.

Los testigos aplican estas palabras a los hermanos y hermanas que continúan creyendo en Jesús y Jehová pero que dudan de la interpretación de los hombres del Cuerpo Gobernante. Quizás es hora de que los hombres del Cuerpo Gobernante dejen de proyectar su pecado sobre los demás. ¿Deberían ser ellos con los que no deberíamos estar dispuestos a comer o saludar?

Una palabra sobre esa frase: “ni un saludo”. No es una prohibición contra el habla. Mire cómo lo traducen otras traducciones:

“No le des la bienvenida” (Biblia en inglés mundial “World English Bible”)

“Ni le deseo felicidad” (Traducción de la Biblia de Webster)

“Ni le digas: Dios te bendice”. (Biblia de Douay-Rheims)

“Ni siquiera digas:” La paz sea contigo” (Traducción de las Buenas Nuevas, “Good News Translation”)

“Ni le des la bendición de Dios” (Biblia Rey Jaime)

El saludo al que se refiere Juan significa que se le desea la bendición de Dios, porque es un opositor y enemigo de Dios. Significa que usted rechaza por completo su enseñanza.

Cuando los cristianos que creen en Jehová Dios y se esfuerzan por obedecer los mandamientos de Jesucristo son rechazados por aquellos que presumen adorar a Dios y orgullosamente llevan su nombre llamándose a sí mismos sus Testigos, entonces verdaderamente las palabras de Pablo a los Romanos se aplican a ellos: “Porque, tal como está escrito, “el nombre de Dios está siendo blasfemado entre las naciones a causa de ustedes” (Romanos 2:24 TNM).

Expandamos el segundo punto, que el ostracismo practicado por los testigos de Jehová se usa para instalar el miedo y forzar la obediencia del rebaño de la misma manera que las iglesias utilizan la doctrina del Fuego Infernal.

Si dudas de lo que digo sobre el propósito de la doctrina del Fuego Infernal, solo considera esta experiencia de mi vida personal.

Hace años, como testigo de Jehová, tuve un estudio bíblico con una familia ecuatoriana que incluía a cuatro hijos adolescentes que vivían en Canadá. Con el tiempo, cubrimos el estudio del capítulo del libro que describía el infierno como no bíblico y entendieron el asunto apropiadamente. La semana siguiente, mi esposa y yo volvimos al estudio para descubrir que el esposo se había escapado con su amante, abandonando a su esposa e hijos. Nos sorprendió bastante este inesperado giro en su parecer y le preguntamos a la esposa que lo había provocado ya que parecía que todo iba muy bien en su estudio de la Biblia. Ella nos confió que cuando se enteró de que no se quemaría en el infierno por sus pecados, que lo peor que le sucedería sería la muerte, abandonó todas las pretensiones y renunció a su familia para disfrutar de la vida como deseaba. Entonces, su obediencia a Dios no fue motivada por amor sino por miedo. Como tal, no valía nada y nunca habría sobrevivido a ninguna prueba real.

A partir de esto, vemos que el propósito de la doctrina del infierno es crear un clima de miedo que induzca la obediencia al liderazgo de la iglesia.

Este mismo resultado se logra mediante la práctica no bíblica de la expulsión de los testigos de Jehová. FAMA es un término que surgió en los últimos años. Significa Físicamente Adentro, Mentalmente Afuera. Hay miles, muy probablemente decenas de miles, de FAMAs dentro de las filas de los testigos de Jehová. Estas son personas que ya no están de acuerdo con las enseñanzas y prácticas de la Organización, pero que se mantienen dentro de la organización para no perder el contacto con sus queridos familiares y amigos. Es el miedo al ostracismo lo que los mantiene dentro de la organización, nada más.

Debido a que los testigos de Jehová operan bajo una nube de miedo, no del castigo del tormento eterno en el infierno, sino del castigo del aislamiento eterno, es evidente que su obediencia no se debe al amor de Dios.

Ahora sobre ese tercer elemento en el que el infierno y el rechazo social son dos chícharos en una vaina.

Como ya se ha comentado, uno se vuelve como el Dios que adora. He hablado con fundamentalistas cristianos que están bastante contentos con la idea del infierno. Estas son personas que han sido perjudicadas en la vida y que se sienten impotentes para arreglar la injusticia que han sufrido. Se consuelan mucho con la creencia de que aquellos que los han perjudicado algún día sufrirán horriblemente por toda la eternidad. Se han vuelto vengativos. Adoran a un Dios que es increíblemente cruel.

Las personas religiosas que siguen a un Dios tan cruel se vuelven crueles. Pueden participar en actos tan horribles como la Inquisición, las llamadas Guerras Santas, el genocidio, la quema de personas en la hoguera. Podría continuar, pero creo que el punto está claro.

Se vuelve como el Dios que adora. ¿Qué enseñan los testigos acerca de Jehová?

“… si uno permaneciera en esta condición expulsada hasta su muerte, significaría su destrucción eterna como una persona que es rechazada por Dios”. (La Atalaya, 15 de diciembre de 1965, p. 751).

“Solo los testigos de Jehová, los del resto ungido y la “gran muchedumbre”, como organización unida bajo la protección del Organizador Supremo, tienen alguna esperanza bíblica de sobrevivir al inminente fin de este sistema dominado por Satanás el Diablo”. (Watchtower 1989 Sep 1 p.19)

Los testigos de Jehová enseñan que si Usted no tenía el buen sentido de aceptar las revistas La Atalaya y ¡Despertad! cuando vinieron a tocar a su puerta, morirá eternamente en Armagedón.

Ahora, estas enseñanzas no están en línea con lo que Jehová nos dice en la Biblia, pero esta es la idea que los testigos tienen de su Dios y, por lo tanto, afecta su actitud mental y su visión del mundo. Nuevamente, se vuelve como el Dios que uno adora. Tal creencia crea una actitud elitista. O está con nosotros, o está en contra. ¿Fue abusado como niño? ¿Los ancianos ignoraron su reclamo por protección? ¿Ahora quieres apartarse? Bueno, entonces, has ignorado la augusta autoridad del cuerpo de ancianos y debes ser castigado con rechazo social. Qué cruel, pero aún así, qué típico. Después de todo, simplemente están imitando a Dios cuando lo ven.

El diablo debe estar encantado.

Cuando se somete a las doctrinas de los hombres, sea cual sea su denominación religiosa, te conviertes en esclavo de los hombres y ya no eres libre. Eventualmente, tal esclavitud resultará en tu humillación. Los sabios e intelectuales que se opusieron a Jesús pensaron que estaban por encima de cualquier reproche. Pensaban que estaban sirviendo a Jehová. Ahora la historia los mira como los más grandes de los tontos y el epítome de la maldad.

Nada ha cambiado. Si te opones a Dios y eliges apoyar a los hombres, eventualmente parecerás tonto.

En la antigüedad, había un hombre llamado Balaam que fue pagado por los enemigos de Israel para invocar una maldición sobre la nación. Cada vez que lo intentó, el espíritu de Dios lo llenó y le hizo pronunciar una bendición. Dios frustró su plan y por misericordia, le dio oportunidad de arrepentirse. Pero, no se aprovechó de tal oportunidad. Siglos después, otro llamado hombre santo, el sumo sacerdote de la nación de Israel, estaba conspirando para que mataran a Jesús cuando el espíritu comenzó a actuar sobre él y pronunció una bendición profética. Nuevamente, Dios le dio al hombre la oportunidad de arrepentirse, pero no lo hizo.

Cuando tratamos de apoyar las falsas enseñanzas de los hombres, podemos condenarnos inconscientemente. Déjame darte dos ejemplos modernos de esto:

Fue un caso reciente en Argentina donde un hermano y su esposa comenzaron a expresar dudas en las enseñanzas de los testigos de Jehová. Esto fue durante la época de una asamblea internacional, por lo que los ancianos comenzaron a circular advertencias a todos los hermanos y hermanas mediante llamadas telefónicas y mensajes de texto calumniando a esta pareja informando a todos que serían expulsados una vez que la asamblea terminara y se reanudaran las reuniones. La pareja emprendió acciones legales y escribió una carta a la sucursal. El resultado de eso fue que la Sucursal hizo retroceder a los ancianos para que no se hiciera ningún anuncio; dejando a todos preguntándose qué había pasado. Sin embargo, la carta de la Sucursal apoyaba plenamente las acciones de los ancianos locales. (Si desea leer sobre el caso, pondré un enlace a la serie de artículos publicados en el sitio web de Los Bereanos en la descripción de este video). En esa carta, encontramos que los hermanos en la sucursal se condenan sin darse cuenta:

“Por último, manifestamos sincera y profundamente nuestro deseo de que, al meditar cuidadosamente bajo oración en su posición como siervo humilde de Dios, usted pueda proceder conforme a la voluntad divina, se concentre en sus actividades espirituales, acepte la ayuda que los ancianos de la congregación pretendan darle (Apocalipsis 2:1) y “arroje su carga sobre Jehová”  (Salmo 55:22)”.

Si lee todo el Salmo 55, verá que se trata de la opresión de un hombre justo por los malvados en posiciones de poder. Los dos versículos finales resumen casi todo el Salmo:

“Arroja tu carga sobre Jehová mismo, y él mismo te sustentará. Nunca permitirá que tambalee el justo. Pero tú mismo, oh Dios, los harás descender al hoyo más bajo. En cuanto a hombres culpables de sangre y engañosos, no alcanzarán a vivir la mitad de sus días. Pero en cuanto a mí, yo confiaré en ti.” (Salmo 55:22, 23)

Si la pareja debe “arrojar su carga sobre Jehová”, entonces la Sucursal les está asignando el papel de “justos”, dejando el papel de “hombres culpables de sangre y engañosos” para que lo desempeñen la Sucursal y los ancianos locales.

Ahora veamos otro ejemplo de lo tontos que podemos ser cuando buscamos justificar las acciones de los hombres que enseñan mentiras, en lugar de aferrarnos a la verdad de la palabra de Dios.

Todo lo que este hermano quiere es poder dejar la Organización sin estar separado de su familia. ¿Qué razonamiento usa este anciano en defensa de la posición de la Organización sobre la expulsión? Hace referencia a los muchos testigos quienes abandonaron su vieja religión y por ello sufrieron la expulsión. Obviamente, los Testigos que hicieron esto son vistos como virtuosos porque valoran lo que consideraban la verdad por encima de todo contacto con miembros de la familia que permanecieron en “la religion falsa”.

Entonces, ¿quién es el hermano que juzgan en este ejemplo? ¿No son las personas valientes las que abandonaron la religión falsa en busca de la verdad? ¿Y quiénes eran los que lo rechazaron? ¿No eran los miembros de su antigua religión, las personas que formaban parte de la religión falsa?

Este anciano está usando una analogía que pinta a este hermano como un valiente buscador de la verdad y a la congregación de los testigos de Jehová en el mismo papel de las religiones falsas que rechazan a quienes los abandonan.

Casi se puede ver el espíritu en acción, haciendo que estos hombres pronuncien una verdad que condena sus propias acciones.

¿Está usted en esta situación? ¿Quiere adorar a Jehová y obedecer a su hijo como su salvador libre de las cargas artificiales y pesadas que le imponen los fariseos modernos? ¿Ha enfrentado o espera enfrentar la expulsión por su curso de fidelidad a Dios? Las palabras de bendición que acaban de escuchar pronunciadas por este anciano, como tal Balaam moderno, deberían llenarlo de confianza de que está haciendo lo correcto. Jesús dijo que “Y todo el que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o hijos, o tierras, por causa de mi nombre, recibirá muchas veces más, y heredará la vida eterna.” (Mateo 19:29).

Además, tiene Usted la garantía involuntaria de la sucursal de Argentina, como algún sumo sacerdote moderno, de que Jehová Dios no dejará caer a “su justo”, sino que lo sostendrá mientras derriba los hombres engañosos que llevan culpa de sangre que le persiguen.

Así que anímese todos los que permanezcan fieles a Dios y leales a su hijo.

“…levántense erguidos y alcen la cabeza, porque su liberación se acerca”. (Lucas 21:28)