Seleccionar página

Hola, y bienvenido. Soy Meleti Vivlon. Este es el décimo segundo video de nuestra serie sobre Mateo 24. Jesús acaba de terminar de decirles a sus discípulos que su regreso será inesperado y que deben permanecer alertas y permanecer despiertos. Luego les da la siguiente parábola:

“¿Quién es en realidad el esclavo fiel y prudente a quien su amo puso a cargo de los sirvientes de la casa para darles su alimento al tiempo debido? ¡Feliz ese esclavo si su amo, cuando venga, lo encuentra haciendo eso! Les aseguro que lo pondrá a cargo de todos sus bienes”.

“Pero, si ese esclavo resulta ser malo y alguna vez dice en su corazón ‘Mi amo está tardando’ y se pone a golpear a sus compañeros y a comer y beber con los borrachos empedernidos, el amo de ese esclavo vendrá un día en que él no lo espera y a una hora que él no sabe, y le dará el peor de los castigos y lo pondrá con los hipócritas. Ahí es donde llorará y apretará los dientes” (Mateo 24:45-51 TNM:2019).

A la organización le gusta enfocarse solo en los primeros tres versículos, del 45 al 47, pero ¿cuáles son los elementos clave de esta parábola?

Un maestro nombra a un esclavo para alimentar a sus domésticos, o compañeros esclavos, mientras él está fuera.

Cuando regresa, el Amo o Dueño o Patrón, determina si el esclavo ha sido bueno o malo;

Si es fiel y prudente, el esclavo es recompensado;

Si es malo y abusivo, el esclavo es castigado.

El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová no trata estas palabras como una parábola sino como una profecía con un cumplimiento muy específico. No estoy bromeando cuando digo específico. Pueden decirnos el año en que se cumplió esta profecía. Pueden nombrar hasta cada individuo que compone su esclavo fiel y prudente. Según los testigos de Jehová, en 1919, J. F. Rutherford y el personal clave de la sede en Brooklyn, Nueva York, fueron nombrados por Jesucristo para ser su esclavo fiel y discreto. Hoy, los ocho hombres del actual Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová comprenden el llamado “esclavo colectivo”. No puede haber un cumplimiento profético más literal que ese.

Sin embargo, la parábola no se detiene allí. Jesús también habla de un esclavo malvado. Entonces, si es una profecía, es toda una profecía. No pueden elegir qué partes quieren que sean proféticas y cuáles son solo una parábola. Sin embargo, eso es exactamente lo que hacen. Tratan la segunda mitad de la llamada profecía como una metáfora, una advertencia simbólica. Qué conveniente, ya que habla de un esclavo malvado que será castigado por Cristo con la mayor severidad.

Según La Atalaya de Julio 2013:

“Jesús no dijo que habría un esclavo malo. Lo que estaba haciendo era advertir al esclavo fiel y discreto” (La Atalaya 13/07/15 “¿Quién es realmente el Esclavo Fiel y Discreto?

Sí, que conveniente. El hecho es que Jesús no nombró a ningún esclavo fiel. Él acaba de designar a un esclavo; uno que el Amo esperaba que resultaría ser fiel y discreto. Sin embargo, esa determinación tendría que esperar hasta el regreso del amo.

¿Parece que nadie en la sede se ha sentado por un momento y ha pensado las cosas detenidamente? Hay una enorme brecha en su lógica.

Primero, según la parábola, ¿cuándo se designa al esclavo? ¿No es evidente que es designado por el maestro antes de la partida del Amo?

Segundo, ¿con qué fin se le nombra? ¿No es con el fin de alimentar a sus co-esclavos durante la ausencia del Amo?

Finalmente, ¿cuándo declara el Amo al esclavo como fiel y discreto y cuándo declara como malvado al esclavo abusivo? Esto sucede solo cuando el Amo regresa y ve lo que cada uno ha estado haciendo. ¿Y cuándo regresa exactamente el Amo? Según Mateo 24:50, su regreso será en un día y una hora desconocidos y no esperados. Recuerde lo que dijo Jesús con respecto a su presencia solo seis versículos antes:

“Por eso ustedes también estén preparados, porque el Hijo del Hombre viene a la hora en que menos se lo esperan” (Mateo 24:44).

No puede haber ninguna duda de que en esta parábola, el Amo es Jesucristo. Él partió en 33 E.C. para asegurar el poder real y regresará en su futura presencia como Rey conquistador.

¿Ahora ve la enorme brecha en la lógica del Cuerpo Gobernante? Afirman que la presencia de Cristo comenzó en 1914, luego cinco años después, en 1919, mientras él todavía está presente, él nombra a su esclavo fiel y discreto. Lo tienen al revés. La Biblia dice que el Amo nombra al esclavo cuando se va, no cuando regresa. Pero el Cuerpo Gobernante dice que fueron nombrados cinco años después de que Jesús regresó y comenzó su presencia. Parece que ni siquiera leyeron el relato.

Hay otras fallas en esta presuntuosa cita de auto-proclamación, pero son incidentales a este gran abismo en la teología de los testigos.

Lo triste es que incluso cuando se le señala a los muchos Testigos que siguen leales al organización, se niegan a verlo. Parece que no les importa que este sea un intento irracional y muy transparente para tratar de controlar sus mentes, sus vidas y sus recursos. Tal vez, como yo, a veces se desespera por la facilidad con la que la gente compra ideas locas. Esto me hace pensar en el Apóstol Pablo reprendiendo a los corintios:

“Ustedes son muy “sabios”, pero soportan de buena gana a los locos, y soportan también a aquellos que los obligan a servir, que los explotan, que los engañan, que los tratan con desprecio o que los golpean en la cara” (2 Corintios 11:19,20 Dios Habla Hoy).

Por supuesto, para que esta tontería funcione, el Cuerpo Gobernante, en la persona de su principal teólogo, David Splane, ha tenido que rechazar la idea de que había un esclavo designado para alimentar al rebaño antes de 1919.

En un video de nueve minutos en JW.org, Splane, sin usar una sola Escritura, intenta explicar cómo nuestro amado Rey, Jesús, dejaría a sus discípulos sin comida, sin nadie que los alimente durante su ausencia en los últimos 1900 años. En serio, ¿cómo puede un maestro cristiano tratar de revocar una doctrina bíblica sin siquiera usar la Biblia? (Para ver un enlace al video de Splane, consulte la descripción de este video.)

Bueno, el tiempo de tal interpretación estúpida que deshonra a Dios ha pasado. Hagamos un análisis exegético de la parábola para ver si podemos determinar lo que significa.

Los dos principales protagonistas de la parábola son el Amo que, sin duda alguna, todos identificamos como el Señor Jesús, y un esclavo. La Biblia solo se refiere a los discípulos como esclavos del Señor. Sin embargo, ¿estamos hablando de un solo discípulo, o un pequeño grupo de discípulos, como lo sostiene un Cuerpo Gobernante, o todos los discípulos a través de la historia? Para responder a eso, veamos el contexto inmediato.

Una pista es la recompensa recibida por el esclavo que se encuentra fiel y sabio (o prudente): “Les aseguro que lo pondrá a cargo de todos sus bienes.” (Mateo 24:47 TNM).

La Traducción en Lenguaje Actual lo vierte: “Les aseguro que el dueño lo pondrá a administrar todas sus posesiones” (Mateo 24:47).

Esto habla de la promesa hecha a los hijos de Dios de convertirse en reyes y sacerdotes para gobernar con Cristo (Apocalipsis 5:10).

“Por eso, nadie debe sentirse orgulloso de lo que es propio de los hombres; pues todas las cosas son de ustedes: Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, el presente y el futuro; todo es de ustedes, y ustedes son de Cristo, y Cristo es de Dios (1 Corintios 3:  21-23 Dios Habla Hoy).

Esta recompensa, este nombramiento sobre todas las pertenencias de Cristo no se da exclusivamente a los hombres, sino también a las mujeres fieles.

“Pues por la fe en Cristo Jesús todos ustedes son hijos de Dios, ya que al unirse a Cristo en el bautismo, han quedado revestidos de Cristo. Ya no importa el ser judío o griego, esclavo o libre, hombre o mujer; porque unidos a Cristo Jesús, todos ustedes son uno solo. Y si son de Cristo, entonces son descendientes de Abraham y herederos de las promesas que Dios le hizo” (Gálatas 3:26-29).

Todos los hijos de Dios, tanto hombres como mujeres, que obtienen el premio son nombrados Reyes y Sacerdotes. Evidentemente, a eso se refiere la parábola cuando dice que son nombrados sobre todas las pertenencias del Amo.

Por lo tanto, la asignación como esclavo designado para alimentar no es exclusiva del macho de la especie.

Cuando los testigos de Jehová tratan esto como una profecía cuyo cumplimiento comienza en 1919, introducen otra ruptura en la lógica. Como los 12 apóstoles no estaban presentes en 1919, no pueden ser nombrados sobre todas las pertenencias de Cristo, ya que no son parte del esclavo. Sin embargo, los hombres del calibre de David Splane, Stephen Lett y Anthony Morris sí son nombrados. ¿A usted le parece eso lógico? ¿Creíble?

Eso parece ser más que suficiente para convencernos de que el término esclavo se refiere a más de una persona o un comité. Sin embargo, aún hay más evidencia.

En la siguiente parábola, Jesús habla de la llegada de un novio. Al igual que con la parábola del esclavo fiel y discreto, tenemos al protagonista principal ausente, pero regresando en un momento inesperado. Entonces, esta es otra parábola acerca de la presencia de Cristo. Cinco de las vírgenes eran sabias y cinco eran necias. Cuando leemos esta parábola de Mateo 25:1-12, ¿cree usted que Jesús está hablando de una pequeña clase de personas que son sabias y otro pequeño grupo que son tontos, o ve esto como una lección moral que se aplica a todos los cristianos? La última es la conclusión obvia, ¿no es así? Eso se vuelve aún más obvio cuando concluye la parábola reiterando su advertencia sobre estar alerta:

“Manténganse ustedes despiertos —añadió Jesús—, porque no saben ni el día ni la hora” (Mateo 25:13 Dios Habla Hoy).

Esto permite al señor Jesús pasar directamente a su próxima parábola que comienza:

“Sucederá también con el reino de los cielos como con un hombre que, estando a punto de irse a otro país, llamó a sus empleados y les encargó que le cuidaran su dinero”.

Por tercera vez, tenemos un escenario en el que el Amo o Patrón estará ausente, pero volverá. Por segunda vez, se mencionan esclavos o empleados. Tres esclavos para ser precisos, cada uno con una cantidad diferente de dinero para trabajar y hacer crecer la inversión. Al igual que con las diez vírgenes, ¿cree usted que estos tres esclavos representan tres individuos o incluso tres pequeños grupos diferentes de individuos? ¿O los ve como representativo de todos los cristianos, cada uno de los cuales recibe un conjunto diferente de dones de parte de nuestro Señor en función de las habilidades individuales de cada uno?

En realidad, existe un estrecho paralelismo entre trabajar con los dones o talentos que Cristo ha invertido en cada uno de nosotros y alimentar a los domésticos o co-esclavos. Pedro nos dice:

“Según el don que cada uno haya recibido, úsenlo para servirse unos a otros como buenos mayordomos de la bondad inmerecida de Dios que se expresa de diversas maneras” (1 Pedro 4:10 TNM).

Dado que obviamente sacaríamos tal conclusión sobre estas dos últimas parábolas, ¿por qué no pensaríamos lo mismo de la primera, que el esclavo en cuestión es representativo de todos los cristianos?

Todavía hay más evidencia.

Lo que quizás no haya notado es que a la organización no le gusta usar el relato paralelo de Lucas del esclavo fiel y discreto cuando trata de convencer a todos de que el Cuerpo Gobernante tiene un nombramiento especial de Jesús. Quizás esto se deba a que el relato de Lucas no habla de dos esclavos sino de cuatro. Si usted realiza una búsqueda en la biblioteca en línea de la organización por JW.org para averiguar a quien representan los otros dos esclavos, encontrará un silencio absoluto sobre el tema. Echemos un vistazo al relato de Lucas.

“Y el Señor dijo: “¿Quién es en realidad el mayordomo fiel, el prudente, a quien su amo pondrá a cargo de los sirvientes de la casa para que siga dándoles su ración de alimento al tiempo debido?  ¡Feliz ese esclavo si su amo, cuando venga, lo encuentra haciendo eso! Les digo la verdad: lo pondrá a cargo de todos sus bienes. Pero, si ese esclavo alguna vez llega a decir en su corazón ‘Mi amo tarda en venir’ y se pone a golpear a los sirvientes y a las sirvientas, y a comer, beber y emborracharse, el amo de ese esclavo vendrá un día en que él no lo espera y a una hora que él no sabe, y le dará el peor de los castigos y lo pondrá con los infieles. Entonces, el esclavo que entendió la voluntad de su amo pero no se preparó ni hizo lo que él le mandó recibirá muchos golpes. Pero el que no la entendió y aun así hizo cosas que merecen golpes recibirá pocos golpes. Realmente, a quien se le dio mucho se le exigirá mucho, y a quien se le encargó mucho se le exigirá más de lo normal.” (Lucas 12:42-48 TNM).

Lucas menciona a cuatro esclavos, pero la determinación del tipo de esclavo en el que se convierte cada uno no se conoce en el momento de su designación, sino hasta el momento del regreso del Señor. A su regreso, el Señor encontrará:

  1. Un esclavo al que el Señor juzga como fiel y prudente;
  2. Un esclavo al que el Señor expulsa por comportarse malvado y sin fe;
  3. Un esclavo que el Señor mantendrá, pero que castigará severamente por desobediencia deliberada;
  4. Un esclavo que el Señor mantendrá, pero que castigará levemente por desobediencia debido a la ignorancia.

Tenga en cuenta que solo habla de nombrar un solo esclavo y cuando regresa, solo habla de un solo esclavo para cada uno de los cuatro tipos. Obviamente, un solo esclavo no puede transformarse en cuatro, pero un solo esclavo puede representar a todos sus discípulos, así como las diez vírgenes y los tres esclavos que obtienen el talento representan a todos sus discípulos.

Finalmente, es parábola viene en respuesta a esa pregunta de Pedro:

“Pedro le preguntó:—Señor, ¿dijiste esta parábola solamente para nosotros, o para todos?” (Lucas 12:41 Dios Habla Hoy).

Pedro quiere saber si las palabras de Jesús se aplican solo a los discípulos presentes en ese momento, o a todos. Aquí solo hay dos opciones. Si Jesús estuviera hablando de un grupo que no aparecería durante 1900 años, seguramente se lo habría dicho a Pedro y al resto. Él habría dicho: “No, Pedro. No se aplica a ustedes ni a todos, sino a un grupo de discípulos en el futuro muy, muy lejano “.

A este punto, pueda que se pregunte, ¿cómo es posible para todos nosotros estar en condiciones de alimentar a los domésticos del Señor?

Podría mirarme como alguien que alimenta a otros, pero a menudo soy yo quien es alimentado y no solo con conocimiento. Hay momentos en que los más fuertes de nosotros flaqueamos. Momentos en que cada cual necesite alivio. Momentos cuando estamos deprimidos y necesitamos ser alentados , a veces nos sentimos emocionalmente o físicamente débiles y necesitamos ser sostenidos, o, nos sentimos espiritualmente exhausto y necesitamos ser re-energizados. Nadie hace toda la alimentación. Todos participamos en alimentar a otros, y todos somos alimentados.

Al tratar de apoyar su alocada idea de que solo el Cuerpo Gobernante es el esclavo fiel y discreto encargado de alimentar a todos los demás, este “selecto” grupo utilizó el relato de Mateo 14, donde Jesús alimenta a la multitud con dos peces y cinco piezas de pan. El artículo se llamaba: “Alimentando a muchos a través de las manos de unos pocos”. El texto temático fue:

“Entonces les mandó a las multitudes que se sentaran en la hierba. Luego tomó los cinco panes y los dos pescados y, mirando hacia el cielo, hizo una oración. Y, después de partir los panes, se los dio a los discípulos, quienes, a su vez, se los dieron a las multitudes” (Mateo 14:19 TNM).

Ahora sabemos que los discípulos de Jesús incluían mujeres, mujeres que ministraban (o alimentaban) a nuestro Señor y sus discípulos  con sus pertenencias.

“Después de esto, Jesús anduvo por muchos pueblos y aldeas, anunciando la buena noticia del reino de Dios. Los doce apóstoles lo acompañaban, como también algunas mujeres que él había curado de espíritus malignos y enfermedades. Entre ellas iba María, la llamada Magdalena, de la que habían salido siete demonios; también Juana, esposa de Cuza, el que era administrador de Herodes; y Susana; y muchas otras que los ayudaban con lo que tenían” (Lucas 8:1-3 Dios Habla Hoy).

Estoy bastante seguro de que el Cuerpo Gobernante no quiere que consideremos la probabilidad de que algunos de los “pocos que alimentan a muchos” fueran mujeres. Eso difícilmente respalda el uso de este relato para justificar su papel asumido como alimentadores del rebaño.

En cualquier caso, su ilustración sirve para comprender como funciona el esclavo fiel y discreto. Simplemente no como lo pretendía el Cuerpo Gobernante. Considere que, según algunas estimaciones, para escuchar a Jesús podrían haberse congregado unas 20,000 personas. ¿Debemos suponer que sus discípulos personalmente entregaron comida a 20,000 personas? Piense en la logística involucrada en alimentar a tantos. Primero, una multitud de ese tamaño cubriría una extensión considerable de terreno. Es mucho caminar de un lado a otro llevando pesadas cestas de comida. Estamos hablando de toneladas.

Para darnos una idea de la cantidad de comida involucrada para alimentar a una multitud de tales dimensiones: una persona promedio come aproximadamente de 250 a 300 gramos de alimento individual. Esto representa una cantidad de alimento entre 5,000 a 6,000 Kilogramos. ¡Una cantidad impresionante de alimento para ser movido por solamente 12 varones en tiempo para alimentar a tal multitud!

¿Debemos suponer que un pequeño número de discípulos llevó toda esa comida a toda esa distancia y se la entregó a cada individuo? ¿No tendría más sentido para ellos llenar una canasta y llevarla a un grupo y dejar la canasta con alguien en ese grupo que se encargaría de distribuirla? De hecho, no habría forma de alimentar a tanta gente en un espacio de tiempo relativamente corto sin delegar la carga de trabajo y compartirla entre muchos.

De hecho, esta es una muy buena ilustración de cómo funciona el esclavo fiel y discreto. Jesús suple la comida. Nosotros no. Nuestra función es llevarlo y distribuirlo. Todos nosotros, lo distribuimos de acuerdo con lo que hemos recibido. Esto me recuerda la parábola de los talentos que, como recordarán, fue presentada en el mismo contexto que la parábola del esclavo fiel. Algunos de nosotros tenemos cinco talentos, otros dos, algunos solo uno, pero lo que Jesús quiere es que trabajemos con lo que tenemos. Luego le rendiremos cuentas y le daremos explicaciones.

Esta tontería de David Splane de que no hubo un esclavo fiel antes de 1919 es irritante. El pensar qued ellos tienen de que los cristianos traigan tal estupidez es francamente insultante. Esta interpretación insulta la mente de cualquier cristiano.

Recuerde, en la parábola, el Amo designa al esclavo justo antes de irse. Si consideramos el Evangelio de Juan capítulo 21, encontramos que los discípulos habían estado pescando y no habían capturado nada en toda la noche. Al amanecer, Jesús resucitado aparece en la orilla y no se dan cuenta de que es él. Él les dice que tiren su red al lado derecho del bote y cuando lo hacen, se llena con tantos peces que no pueden jalarla abordo.

Pedro se da cuenta de que es el Señor y se tira al agua para nadar hasta la orilla. Ahora, recuerde que todos los discípulos abandonaron a Jesús cuando fue arrestado, por lo que todos deben estar sintiendo una profunda culpa y vergüenza, pero ninguno más que Pedro, que en realidad negó al Señor tres veces. Jesús tiene que restaurar el espíritu, el ánimo de Pedro y a través de Pedro, Él los restaurará a todos. Si Pedro, el peor delincuente, es perdonado, entonces todos ellos son perdonados.

Estamos a punto de ver el nombramiento del esclavo fiel. Juan nos dice:

“Al bajar a tierra, encontraron un fuego encendido, con un pescado encima, y pan. Jesús les dijo:
—Traigan algunos pescados de los que acaban de sacar.

Simón Pedro subió a la barca y arrastró hasta la playa la red llena de grandes pescados, ciento cincuenta y tres; y aunque eran tantos, la red no se rompió. Jesús les dijo:
—Vengan a desayunarse.

Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían que era el Señor. Luego Jesús se acercó, tomó en sus manos el pan y se lo dio a ellos; y lo mismo hizo con el pescado” (Juan 21:9-13 Dios Habla Hoy).

Un escenario muy familiar, ¿verdad? Jesús alimentó a la multitud con pescado y pan. Ahora Él está haciendo lo mismo por sus discípulos. Los peces que pescaron se capturaron debido a la intervención del Señor. El Señor proporcionó la comida.

Jesús también ha recreado elementos de la noche en que Pedro lo negó. En un momento, Pedro estaba sentado alrededor de una fogata como ahora cuando negó al Señor. Pedro lo negó tres veces. Nuestro Señor le dará la oportunidad de arrepentirse por cada negación.

Le pregunta tres veces si lo ama y tres veces Pedro afirma su amor. Pero en cada respuesta, Jesús agrega ordenanzas como, “Alimenta a mis corderos”, “Pastorea de mis ovejas”, “Alimenta a mis ovejas”.

En ausencia del Señor, Pedro debe mostrar su amor alimentando a las ovejas, los domésticos del Señor. Pero no solo Pedro, sino todos los apóstoles.

Hablando de los primeros días de la congregación cristiana, leemos:

“Y eran fieles en conservar la enseñanza de los apóstoles, en compartir lo que tenían, en reunirse para partir el pan [incluida la Cena del Señor] y en la oración”. (Hechos 2:42 Dios Habla Hoy)

Hablando metafóricamente, durante su ministerio de 3 años y medio, Jesús les había dado a sus discípulos pescado y pan. Los había alimentado bien. Ahora era su turno de alimentar a otros.

Pero la alimentación no se detuvo con los apóstoles. Esteban fue asesinado por enojados opositores judíos.  Según Hechos 8:2,4:

“Algunos hombres piadosos enterraron a Esteban y lloraron mucho por él…Pero los que tuvieron que salir de Jerusalén anunciaban la buena noticia por dondequiera que iban” (Dios Habla Hoy).

Así que ahora los que habían sido alimentados estaban alimentando a otros. Pero, los pueblos de las naciones, los gentiles, también estaban difundiendo las buenas nuevas y alimentando a las ovejas del Señor.

Algo sucedió esta mañana, justo cuando estaba a punto de grabar este video, que demuestra efectivamente có mo funciona el esclavo hoy. Recibí un correo electrónico de un espectador que decía esto:

Hola queridos hermanos

Solo quería compartir con ustedes algo que el Señor me mostró hace un par de días y que creo que es extremadamente importante.

Es una prueba irrefutable que muestra que TODOS los cristianos deben participar de la Cena del Señor, y la prueba es asombrosamente simple:

Jesús ordenó a los mismos 11 discípulos que estaban con él la noche de la cena:

“Vayan, por lo tanto, y hagan discípulos de personas de todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del espíritu santo, enseñándoles a OBSERVAR todas las cosas que les he mandado”.

La palabra griega traducida “observar” es la misma palabra usada en Juan 14:15 donde Jesús dijo:

“Si me amas, OBSERVARÁS mis mandamientos”.

Por lo tanto, Jesús les estaba diciendo a esos 11: “Enseñen a TODOS mis discípulos a obedecer exactamente lo que les ordené que obedecieran”.

¿Qué ordenó Jesús a sus discípulos en la cena del Señor?

“Siguan haciendo esto en memoria de mí”. (1 Corintios  11:24)

Por lo tanto, TODOS los discípulos de Jesús deben participar de los emblemas de la Cena del Señor en obediencia a un mandato directo de Cristo mismo.

Pensé en compartirlo, ya que es probablemente el argumento más simple y poderoso que conozco, y uno que todos los Testigos de Jehová entenderán.

Un cordial saludo a todos …

Nunca antes había considerado esta línea particular de razonamiento. Este hermano me alimentó, y por medio mío, les alimenta a ustedes. Ahí lo tienes—el proceso de alimentación.

Al convertir esta parábola en una profecía y hacer que el rebaño de los testigos de Jehová compre el engaño ha permitido que el Cuerpo Gobernante cree una jerarquía de autoridad y aproveche el servilismo. Dicen que sirven a Jehová y consiguen que el rebaño les sirva a ellos en el nombre de Dios. Pero el hecho es que, si obedecemos a los hombres, no estamos sirviendo a Dios.

Esta interpretación de la parábola libera al rebaño de cualquier obligación con Jesús, porque piensan que no serán juzgados cuando el Amo regrese, ya que no son nombrados como sus esclavos fieles. Son solo observadores. Qué peligroso es esto para ellos. Piensan que están a salvo del juicio en este caso, pero ese no es el caso como señala el relato de Lucas que incluye los dos esclavos que reciben azotes.

Aun si obran en ignorancia, no escapan del juicio. Desobedecer al amo a sabiendas o en ignorancia, ambos traen castigo. ¿Cuántos testigos están desobedeciendo involuntariamente a Jesús mientras cumplen con las instrucciones del Cuerpo Gobernante, pensando que no son parte del esclavo fiel?

Recordemos, esto es una parábola. Una parábola se usa para instruirnos sobre un problema moral que tiene ramificaciones en el mundo real. El Amo nos ha nombrado a todos los que hemos sido bautizados en su nombre para alimentar a sus ovejas, nuestros compañeros esclavos. La parábola nos enseña que hay cuatro resultados potenciales. Y por favor, comprenda que, si bien me concentro en los testigos de Jehová debido a mi experiencia personal, estos resultados no se limitan a los miembros de ese grupo religioso relativamente pequeño. ¿Es bautista, católico, presbiteriano o miembro de alguna de los miles de denominaciones en la cristiandad? Lo que voy a decir se aplica igualmente a usted también. Solo hay cuatro resultados para nosotros. Si usted presta servicios a la congregación en una capacidad de pastoreo, usted es especialmente vulnerable a la tentación que le sucede al esclavo malvado para aprovecharse de sus compañeros y volverse abusivo y explotador. Si es así, Jesús “le castigará con la mayor severidad” y le echará entre los que no tienen fe.

¿Está siguiendo a hombres en su iglesia o congregación o salón del Reino e ignorando los mandamientos de Dios en la Biblia, tal vez sin saberlo? Muchos Testigos de Jehová respondan el desafío: “¿A quién obedecerías: el Cuerpo Gobernante o Jesucristo?” con una sólida afirmación de apoyo al Cuerpo Gobernante. Eso indica que están desobedeciendo a sabiendas al Señor. Muchos golpes correctivos aguardan tal desobediencia descarada. Pero luego tenemos lo que podría decirse, es la mayoría, contentos de revolcarse en falso consuelo, pensando que, al obedecer a su sacerdote, obispo, ministro o anciano de la congregación, están complaciendo a Dios. Ellos desobedecen sin darse cuenta. Son disciplinados con unos pocos golpes.

¿Quisiera cualquiera de nosotros sufrir alguno de esos tres resultados? ¿No preferiríamos todos encontrar favor a los ojos del Señor y ser nombrados sobre todas sus pertenencias?

Entonces, ¿qué podemos sacar de la parábola del esclavo fiel y discreto, la parábola de las 10 vírgenes y la parábola de los talentos? En cada caso, los esclavos del Señor, usted y yo, tenemos un trabajo particular que hacer. En cada caso, cuando el maestro regresa, hay una recompensa por hacer el trabajo y un castigo por no hacerlo.

Y eso es todo lo que realmente necesitamos saber sobre estas parábolas. Haga su trabajo porque el maestro vendrá cuando menos lo espera y llevará rendición de cuentas con cada uno de nosotros.

¿Qué pasa con la cuarta parábola, la de las ovejas y las cabras? Nuevamente, la organización lo trata como una profecía. Su interpretación está destinada a consolidar su poder sobre el rebaño. ¿Pero a qué se refiere realmente dicha parábola? Bueno, lo dejaremos para el video final de esta serie.

Soy Meleti Vivlon. Le agradezco mucho por ver nuestros videos. Suscríbase, si desea recibir notificaciones de futuros videos. Dejaré información con la descripción de este video para la transcripción del mismo así como un enlace a todos los otros videos del canal Los Bereanos.