El título de este video es «Los testigos de Jehová consideran pecado adorar a Jesús, pero adoran ciegamente a los hombres.». Seguro que algunos testigos de Jehová me van a acusar de tergiversarlos. Ellos afirmarán que no adoran a los hombres; afirmarán que son los únicos en la tierra que adoran al Dios verdadero, Jehová. Después, me criticarán por sugerir que adorar a Jesús es parte bíblica de la adoración verdadera. Incluso podrían citar Mateo 4:10, donde Jesús le dice al diablo: “¡Vete, Satanás! Porque está escrito: «Es a Jehová tu Dios a quien debes adorar, y solo a él debes rendir servicio sagrado».

Empecemos por aclarar algunos posibles malentendidos. Si eres testigo de Jehová, ¿qué significa la palabra «adorar» para ti? Un novio le dice a la novia, “Te adoro”. Si solo se puede adorar a Jehová, entonces sí estará pecando, pero eso es ridículo.

Debemos recordar que Jesús no hablaba español cuando le dijo al Diablo que solo a Dios se debía adorar. El griego tiene cuatro distintas palabras que podríamos traducir como «adoración». ¿Cuál de las cuatro usaba Jesús y qué significa?

Dime, ¿Qué entiendes tú que significa adorar a Dios? ¿Precisamente qué tienes que hacer para efectuar adoración a Dios de la manera que él aprueba? Todos pensamos que sabemos lo que significa adorar a Dios, pero cuando realmente tenemos que definirlo, a menudo nos encontramos sin palabras.

Ahora vamos a revisar el significado de las cuatro palabras griegas que se traducen como «adorar» en las Biblias en español para ver si realmente estamos adorando a Dios de una manera que él aprueba. Una vez que lo hayamos logrado el análisis de esas palabras griegas, volveremos a la pregunta de si es correcto adorar a Jesús, y también si los testigos de Jehová y los miembros de otras religiones adoran a Dios o a los hombres.

La primera palabra griega usada para «adoración» que vamos a considerar es Thréskeia.

La Concordancia de Strong da la definición corta de este término como «culto ritual, religión». La definición más completa que proporciona es: «(sentido subyacente: reverencia o adoración de los dioses), adoración expresada en actos rituales, religión”.  Esta palabra griega Thréskeia aparece solo cuatro veces en las Escrituras. Se traduce “religión” o “culto” en la mayoría de las versiones en español, pero también se puede verter “adoración. En verdad, ¿qué es religión sino una forma organizada de adorar a un Dios?

“…que me han conocido de antes, desde el principio, saben, si tan solo desean dar testimonio, que conforme a la secta más estricta de nuestra forma de adoración [thréskeia] yo viví fariseo.” (Hechos 26:5 Traducción del Nuevo Mundo, TNM)

“Nadie los defraude de su premio deleitándose en la humillación de sí mismo y en la adoración [thréskeia] de los ángeles, basándose en las visiones que ha visto, envanecido sin causa por su mente carnal…” (Colosenses 2:18 Nueva Biblia de los Hispanos, NBH)

“Si a un hombre le parece que es adorador [thréskos] formal, y con todo no refrena su lengua, sino que sigue engañando su propio corazón, la forma de adoración [thréskeia] de este hombre es vana. La forma de adoración [thréskeia] que es limpia e incontaminada desde el punto de vista de nuestro Dios y Padre es esta: cuidar de los huérfanos y de las viudas en su tribulación, y mantenerse sin mancha del mundo.”

Thréskeia es la forma de culto o religión que se practica en los lugares de culto, como los salones del Reino, los templos, las mezquitas, las sinagogas y las iglesias tradicionales. Es de destacar que cada vez que se usa esta palabra en la Biblia, tiene una connotación fuertemente negativa.

¿Por qué la Biblia arroja thréskeia en una luz negativa? ¿Podría ser porque se trata de una adoración basada en reglas, no en el amor? ¿Adoración que obedece las reglas de los hombres en lugar de los principios rectores de nuestro Señor el Cristo? Para ilustrarlo, si usted es testigo de Jehová y asiste a todas las reuniones con regularidad y sale al servicio del campo semanalmente, dedica al menos 10 horas al mes a la predicación y si dona su dinero para apoyar la obra mundial, entonces, para ellos, está “adorando a Jehová Dios” de una manera aceptable, de acuerdo con las reglas de la Sociedad Watch Tower.

Santiago se mofa de esta clase de adoración.  Cuando él dice que la thréskeia, que es «limpia y sin mancha desde el punto de vista de Dios, es cuidar de los huérfanos y las viudas», habla irónicamente. No hay ritualismo involucrado en eso. Solo amor.  Santiago escribe con burla: “Oh, ¿crees que tu religión es aceptable para Dios, ¿verdad? Si hubiera una religión que Dios aceptara, sería una que se preocupara por los necesitados y que no siguiera el camino del mundo «.

Thréskeia (adjetivo): religión, ritualizada y formal

Thréskeia es la palabra de Religión Organizada.

La siguiente palabra que consideraremos se encuentra en Mateo 15: 9. “En vano siguen adorándome, porque enseñan mandatos de hombres como doctrinas” (Mateo 15: 9 TNM)

Esa palabra is:

Sebó (verbo): reverencia y devoción

Aparece diez veces en las Escrituras cristianas. Según la Concordancia de Strong, sebó puede usarse para reverencia, devoción o adoración.

A pesar de que sebó sea un verbo, en realidad no representa ninguna acción. De hecho, en ninguna de las diez ocurrencias del uso de sebo es posible deducir exactamente cómo los individuos mencionados están participando en sebó, en adoración reverencial o adoración a Dios. Recuerde, este término no describe un proceso de adoración ritualista o formalista. La definición de Strong tampoco indica acción. Reverenciar a Dios, ser devoto a Dios, o adorar a Dios hablan de un sentimiento o una actitud más bien que una acción. Puedo sentarme en la sala y reverenciar a mi Dios sin hacer nada.

Ahora llegamos a la tercera palabra griega traducida «adoración» en la Biblia.

Latreuó (verbo): servicio sagrado

Strong’s Concordance nos da:

latreuó

Definición: servir

Usage: sirvo, especialmente a Dios, quizás simplemente: adoro.

Algunas traducciones lo traducirán como «adoración». Por ejemplo:

«Pero sea cual sea la nación que los esclavice, yo la castigaré, y luego tus descendientes saldrán de esa tierra y me adorarán [latreuó] en este lugar.” (Hechos 7: 7 NVI)

La traducción del Nuevo Mundo la vierte con la frase, “rendir servicio sagrado”.

«De modo que Dios se volvió y los entregó a que rindieran servicio sagrado [latreuó] al ejército del cielo, así como está escrito en el libro de los profetas: ‘No fue a mí a quien ustedes ofrecieron víctimas y sacrificios por cuarenta años en el desierto, ¿verdad, oh casa de Israel?:  (Hechos 7:42 TNM)

Hasta ahora hemos analizado tres palabras: Thréskeia, sebó y latreuó.

Sabemos como adorar a Dios de manera ritual [Thréskeia]: simplemente seguimos un conjunto de reglas que nuestra iglesia u organización nos impone. Pero esa adoración no es aceptable a Dios.

Más bien queremos adorar a Dios mediante tenerle reverencia y ser devotos a Él [sebó]. Queremos rendirle servicio sagrado a Dios [latreuó]. Pero cómo. La gente ha quemado a sus hermanos cristianos en la hoguera pensando que estaban prestando un servicio sagrado a Dios y mostrando su devoción a Él. Entonces, nuevamente la pregunta es, ¿cómo podemos adorar a Dios de manera aceptable?

La respuesta viene con la cuarta palabra que se traduce “adoración” en la Biblia, la más común de las 4 palabras en las Escrituras. La encontramos de nuevo en las palabras de Jesús que consideramos al comienzo de este video.

¡Vete, Satanás! Porque está escrito: ‘Es a Jehová tu Dios a quien debes adorar [Proskuneó], y solo a él debes rendir servicio sagrado [latreuó]’ ”(Mt 4:10 TNM).

Según la Concordancia de Strong,

Proskuneó: significa hacer reverencia o adorar.

Uso: Arrodillarse para rendir homenaje.

Proskuneó es una palabra compuesta. Según

HELPS Word-studies proviene de «prós», «hacia» y kyneo, «besar». Se refiere a la acción de besar el suelo al postrarse ante un superior.

La Traducción del Nuevo Mundo varia como rinde proskuneó para respaldar su teología que solo Dios se debe adorar.

Por ejemplo, cuando Pedro entró en la casa de Cornelio, el primer cristiano gentil, leemos:

“Al momento en que entraba Pedro, Cornelio salió a su encuentro, cayó a sus pies y le rindió homenaje [proskuneó]. Pero Pedro lo alzó, y dijo: “Levántate; yo mismo también soy hombre «. (Hechos 10:25, 26)

La mayoría de las Biblias traducen esto como «lo adoro». Por ejemplo, en  la Reina Valera 1995 se lee: » Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirlo y, postrándose a sus pies, lo adoró «.

Es digno de notar para el estudiante serio de la Biblia que una circunstancia y una redacción muy similares ocurren en Apocalipsis, donde el apóstol Juan dice:

“Ante esto, caí a sus pies para adorarlo [proskuneó]. Pero él me dijo: “¡Cuidado! ¡No hagas eso! Yo solo soy un esclavo como tú y tus hermanos, que tienen la misión de dar testimonio acerca de Jesús. ¡Adora [proskuneó] a Dios! Porque el testimonio acerca de Jesús es lo que inspira las profecías”. (Apocalipsis 19:10 TNM

Aquí, la Traducción del Nuevo Mundo usa «adorar» en lugar de «rendir homenaje» para la misma palabra, proskuneó. ¿Por qué se muestra a Cornelio rindiendo homenaje, mientras que a Juan se le muestra adorando cuando se usa la misma palabra griega en ambos lugares?

En Hebreos 1: 6 leemos en la Traducción del Nuevo Mundo:

“Pero cuando introduce de nuevo a su Primogénito en la tierra habitada, dice: “Y que todos los ángeles de Dios le rindan homenaje [proskuneó]”. (Hebreos 1: 6).

Sin embargo, prácticamente en todas las demás traducciones de la Biblia leemos que los ángeles lo adoran.

¿Por qué la traducción del Nuevo Mundo usa rendir homenaje en lugar de adoración en estos casos? Como ex anciano de la Organización de los Testigos de Jehová, puedo asegurar sin ninguna duda que esto es para crear una distinción artificial basada en prejuicios religiosos. Para los testigos de Jehová, ellos pueden adorar a Dios, pero adorar a Jesús no pueden. Quizás hicieron esto originalmente para contrarrestar la influencia del trinitarismo. Incluso han ido tan lejos como para degradar a Jesús al estado de un ángel, el arcángel Miguel. Ahora, para que quede claro, no creo en la Trinidad. Sin embargo, adorar a Jesús, como veremos, no quiere decir que aceptemos que Dios es una Trinidad.

Al optar por traducir proskuneó, como homenaje en lugar de adoración, los testigos de Jehová están distorsionando la palabra de Dios. Homenaje proviene del francés antiguo y se deriva de la palabra francesa para «hombre». Se refiere a una ceremonia en la que el sujeto del Rey o Señor humano juraría lealtad y fidelidad a ese hombre. Incluso si los testigos de Jehová quieren hacer caso omiso de eso y aplicarlo a Jesús, eso significa que están jurando lealtad y fidelidad a Jesús. En otras palabras, están creando una distinción sin diferencia.

Si te inclinas y besas el suelo ante alguien, estás realizando un acto físico que demuestra tu completa sumisión a esa persona. Eso es lo que significa la palabra proskuneó. Déjame preguntarte esto: si eres un verdadero cristiano, ¿significa eso que estás dispuesto a obedecer todos y cada uno de los mandamientos que el Señor Jesús te da? ¿O hay algunos mandamientos suyos que no obedecerías? Mateo 28:18 nos dice que a Jesús se le dio toda autoridad, repito, toda autoridad en el cielo y en la tierra. Entonces, en Hebreos 1: 6, cuando dice que los ángeles adorarán [proskuneó, se postrarán y besarán el suelo ante] Jesús, ¿no significa que rendirán a Jesús una obediencia absoluta e incondicional? ¿Crees que Jesús nos va a decir que hagamos algo diferente de lo que Jehová Dios nos diría que hagamos? ¿No nos dice la Biblia que Jesús no hace nada por su propia iniciativa, sino solo lo que ve hacer al Padre?

“Por eso, en respuesta, Jesús pasó a decirles: “Muy verdaderamente les digo: El Hijo no puede hacer ni una sola cosa por su propia iniciativa, sino únicamente lo que ve hacer al Padre. Porque cualesquiera cosas que Aquel hace, estas cosas también las hace el Hijo de igual manera.”  (Juan 5:19)

Si Dios, como nuestro padre celestial, designa a su hijo para que nos gobierne y nos dé todos nuestros mandamientos de modo que en lugar de que Jehová nos diga qué hacer, sea su hijo quien nos diga qué hacer, entonces si vamos a adorar Dios, si vamos a someternos completamente a Dios, debemos hacerlo de la manera en que Él nos dice que lo hagamos. No podemos decir: «Lo siento Jehová, pero no voy a obedecer a Jesús, solo te obedeceré a ti cuando me digas que haga algo, pero tienes que decírmelo a mi directamente sin mediador”. Ese mismo acto es una forma de desobediencia, porque nos adoramos [proskuneó] a Jehová Dios por medio de nuestra obediencia incondicional y absoluta. Este es el punto que los testigos de Jehová ignoran. No entienden lo que significa adorar a Dios. Significa obedecerle incondicionalmente; someterse a él incondicionalmente.

Jehová Dios hablo del cielo tres veces para decirnos: «Este es mi hijo, el amado, escúchenlo». Escucharlo no significa simplemente oir sus palabras. Significa obedecer sus palabras. Ahora le quiere sugerir que si tiene amigos o familiares que son testigos de Jehová que les presente un escenario. Díles que si leyeran algo en la Biblia que les dijera que hicieran una cosa, pero el Cuerpo Gobernante les indicara que hicieran algo diferente, ¿A cual obedecerían? En mi experiencia hasta la fecha, todos han respondido que obedecerían al Cuerpo Gobernante. Recuerda que los mandamientos en la Biblia son la palabra de Dios, y Jesús es llamado la palabra de Dios. Las instrucciones que los cristianos reciben en las Escrituras provienen de Jesús. Entonces, lo que están diciendo sus amigos testigos es que obedecerían a los hombres, el Cuerpo Gobernante, sobre su Señor Jesucristo. En otras palabras, adoran a los hombres, porque adorar en griego es proskuneó que significa inclinarse y besar el suelo ante, en este case, el Cuerpo Gobernante.

“Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está muy alejado de mí. En vano siguen adorándome, porque enseñan mandatos de hombres como doctrinas”.  (Mateo 15:8, 9 TNM)

Esta comprensión llevará inevitablemente a algunos a preguntarse si está bien orar a Jesús. La oración no es adoración. La oración es cuando le pides algo a tu Señor o le expresas tus sentimientos más íntimos. La adoración es obedecer a tu Señor. Nuestro Señor es Jesucristo. Nuestro padre Jehová Dios lo ha designado para ese puesto. Como nuestro Señor, Jesús nos ordena cómo orar:

”Ustedes, pues, tienen que orar de esta manera: ‘Padre nuestro [que estás] en los cielos, santificado sea tu nombre.’” (Mateo 6:9)

No nos dice que le oremos a él, nos dice que le oremos a nuestro Padre. ¿Y por qué no iba a hacerlo? El único propósito de su venida a la tierra era abrir el camino para que nos convirtiéramos en hijos adoptivos, para recuperar a Dios como nuestro Padre. Habiéndolo recobrado como nuestro Padre, ¿no querríamos hablar con él? Claro que sí.

¿Significa esto que no podemos hablar con Jesús? Si puedo hablar contigo, y tú puedes hablar conmigo; y te pido cosas, y tú puedes pedirme cosas, ¿Por qué no podíamos hablar con Jesús y pedirle cosas también? Pero nuestra relación con Jehová Dios es única, porque él y solo él es nuestro Padre.

Los cristianos tienen la posición única de convertirse en hijos adoptivos de Dios y referirse a Jesús como nuestro hermano. El resto del mundo no tiene esta alegría. Se ofrece a todo el mundo, pero muy pocos lo aceptan.

Nunca quisiéramos caer en la trampa de que Jesús reemplace a Jehová Dios. Hay gente que solo ora a Jesús. Eso está mal. Jesús nos dice:

“Yo soy el camino y la verdad y la vida. Nadie viene al Padre sino por mí. (Juan 14:6)

Un camino nos lleva a alguna parte. Un camino nos lleva a un destino. Jesús es el camino, no el destino.  El destino es Dios, nuestro Padre celestial. Nuestra adoración a Jesús es la adoración al Padre que lo nombró como nuestro Señor. Permanezcamos en este camino y rechacemos a cualquier hombre o grupo de hombres que quieran que los adoremos, que nos inclinemos y besemos el suelo ante ellos. ¡Rechacemoslos!

Gracias por su tiempo y por seguir apoyando esta obra.