No tengo tiempo para comentar sobre todos los errores que comete la Sociedad Watchtower en sus publicaciones, pero de vez en cuando, algo me llama la atención y no puedo, en buena conciencia, pasar lo por alto. La gente está atrapada en esta organización creyendo que es Dios quién lo dirige.  Así que si hay algo que muestra que este no es el caso, siento que tengo que hablar.

La organización a menudo usa Proverbios 4:18 para referirse a sí misma como una forma de explicar los diversos errores, predicciones falsas e interpretaciones erróneas que han hecho. Se lee:

“Pero la senda de los justos es como la luz brillante que va haciéndose más y más clara hasta que el día queda firmemente establecido. (Proverbios 4:18 TNM)

Bueno, han estado caminando por ese camino durante casi 150 años, por lo que la luz ya debería ser cegadora. Sin embargo, cuando terminemos este video, creo que verán que no es el versículo 18 el que se les aplica, sino el siguiente, el diez y nueve:

El camino de los inicuos es como las tinieblas; no han sabido en qué siguen tropezando.”. (Proverbios 4:19 TNM)

Sí, al final de este video, verá evidencia de que la organización ha perdido su comprensión de uno de los aspectos fundamentales del cristianismo.

Comencemos por examinar el artículo 38 del estudio de La Atalaya titulado “Acérquese a su familia espiritual” de septiembre de 2021, que se estudió en la congregación durante la semana del 22 al 28 de noviembre.

Empecemos por el título. Cuando en la Biblia se nos habla de una familia cristiana, no es metáfora, sino es literal. Literalmente los cristianos somos hijos de Dios y Jehová es literalmente nuestro padre. Él nos da vida, y no solo vida, sino vida eterna. Entonces, los cristianos podemos referirnos correctamente entre sí como hermanos y hermanas, porque todos compartimos el mismo Padre, y ese es el punto de este artículo, y en general, tengo que estar de acuerdo con la manera en que aplica los varios puntos bíblicos.

El artículo también dice en el párrafo 5 que, «Como un hermano mayor, Jesús nos enseña a respetar y obedecer a nuestro Padre, y a agradarlo y ganarnos su aprobación.»

Si este fuera el primer artículo de la Atalaya que leyera, llegaría a la conclusión de que todos los testigos de Jehová consideran a Jehová Dios como su padre. Tener a Dios como su Padre los hace a todos ellos hermanos y hermanas, parte de una gran y feliz familia. También ven a Jesucristo como un hermano mayor. Sin embargo, eso no es lo que les ha enseñado la Organización. Se les enseña que, en lugar de ser hijos de Dios, son apenas amigos de Dios. Por lo tanto, no pueden legítimamente llamarlo Padre.

Si se le pregunta a un testigo de Jehová promedio, él dirá que Jehová Dios es su Padre celestial, pero al mismo tiempo estará de acuerdo con la enseñanza de la Sociedad WT de que las otras ovejas, un grupo que representa casi el 99.7% de todos los testigos de Jehová, son solo Amigos de Jehová. ¿Cómo pueden llamar a Dios su padre, y a la vez considerarse, no hijo de Dios, sino solo su amigo?

Esto es lo que dice el libro  Perspicacia sobre las Escrituras en el tema sobre las otras ovejas:

En una de sus parábolas relacionadas con su gloriosa venida en el poder del Reino, Jesús llama “justos” a las personas que compara a ovejas. (Mt 25:31-46.) Sin embargo, es de destacar que en esta parábola los “justos” conforman un grupo separado y distinto de aquel al que llama ‘mis hermanos’. (Mt 25:34, 37, 40, 46; compárese con Heb 2:10, 11.) Debido a que las personas comparadas a ovejas ayudan a los “hermanos” espirituales de Cristo, manifestando así su fe en él, reciben la bendición divina y se les llama “justos”. Como en el caso de Abrahán, su justificación o declaración de justos les hace amigos de Dios. (Snt 2:23.)
(it-1 págs. 647-648 Declarar justo)

Entonces, todos son amigos de Dios. Solo son un grupo grande y feliz de amigos. Eso significa que Dios no puede ser su Padre y Jesús no puede ser su hermano. Todos ustedes son solo amigos.

Algunos responderán, pero ¿no pueden ser ambos hijos de Dios y amigos de Dios? No de acuerdo con la doctrina de la Sociedad Watchtower.

“…Jehová ha declarado justos como hijos a sus ungidos y justos como amigos a las otras ovejas…” (Atalaya 15/7/12 pág. 28, párr7)

Para explicar esto: si tú eres un hijo de Dios — considerar si Dios también te considera su amigo o no, es irrelevante — Si eres un hijo de Dios, obtienes la herencia que te corresponde. El hecho de que, de acuerdo con la doctrina de la Sociedad Watchtower, Jehová no declara a las otras ovejas justas como sus hijos significa que no son sus hijos. Solo los hijos reciben la herencia.

¿Recuerdas la parábola del hijo pródigo? El hijo pidió a su padre que le diera su herencia que luego tomó y despilfarró. Si el hijo solo hubiera sido amigo de ese hombre, no habría tenido ninguna herencia que pedir, ¿verdad? Es que, si las otras ovejas pueden llamarse tanto amigos como hijos, entonces el Padre los declararía justos como sus hijos. (Por cierto, no hay sitio en las Escrituras donde encontremos a Dios declarando justos a los cristianos como sus amigos. El Cuerpo Gobernante ha inventado esta doctrina de la nada, al igual que lo hizo con la generación traslapada.)

Hay una escritura en Santiago 2:23 donde vemos que Abraham fue declarado justo como amigo de Dios, pero eso fue antes de que Jesucristo diera su vida para traernos de regreso a la familia de Dios. Por eso nunca leemos acerca de Abraham llamando a Jehová Abba Padre. Jesús vino y abrió el camino para que nos convirtiéramos en niños adoptados.

“Pero a todos los que le recibieron, les dio el derecho de llegar a ser hijos de Dios, es decir, a los que creen en su nombre, que no nacieron de sangre, ni de la voluntad de la carne, ni de la voluntad del hombre, sino de Dios.” (Juan 1:12-13, Biblia de las Américas)

Note que dice, «a todos los que le recibieron, les dio el derecho para llegar a ser hijos de Dios». No les dice a los primeros 144.000 que lo recibieron, ¿verdad? Esta no es una venta por orden de llegada. “¡Los primeros 144.000 compradores recibirán un cupón para una vida eterna gratis.¡”

Ahora bien, ¿por qué la organización de los TJ enseñaría algo que contradice su propia doctrina? Hace apenas un año, hubo otro artículo del Estudio de La Atalaya que contradecía toda la idea de familia. En la edición de abril de 2020, artículo de estudio 17, se nos trata con este título: «Los llamo amigos». Ese es Jesús hablando a sus discípulos. No es Jehová quien nos habla. Luego aparece este recuadro titulado: “La amistad con Jesús conduce a la amistad con Jehová”. ¿En serio? ¿Dónde dice eso la Biblia? No es así. Lo han inventado. Si compara los dos artículos, notará que el actual de septiembre de este año está lleno de referencias bíblicas para respaldar la enseñanza de que los cristianos son hijos de Dios y que deberían hacerlo, porque lo somos. Sin embargo, abril de 2020 hace muchas suposiciones, pero no proporciona Escrituras que respalden la idea de que los cristianos son amigos de Dios.

Al comienzo de este video, les dije que verían evidencia de que la organización ha perdido su comprensión de uno de los aspectos fundamentales del cristianismo. Vamos a ver eso ahora.

En el artículo de abril de 2020 sobre la amistad con Dios, en realidad hacen esta sorprendente declaración:

Un punto de vista equilibrado sobre Jesús

Debemos amar a Jesús en su justa medida, ni más ni menos de lo debido. (Juan 16:27).”

De manera típica, han adjuntado una referencia bíblica a esta declaración con la esperanza de que el lector asuma que proporciona apoyo bíblico para lo que afirman. De manera igualmente típica, no es así. Ni pensarlo.

Porque el Padre mismo les tiene cariño, porque ustedes me han tenido cariño a mí y han creído que salí como representante del Padre. (Juan 16:27)

Allí, no hay nada que advierta al cristiano contra amar en demasía a Jesús.

¿Por qué digo que esta es una declaración sorprendente? Porque me sorprende lo lejos que se han alejado de la verdad. Porque no puedo creer que hayan perdido tanto contacto con el fundamento básico del cristianismo, que es el amor, como para pensar que debe ser regulado, limitado, restringido de alguna manera. La Biblia nos dice todo lo contrario:

Gálatas 5:22, 23 dice:

Por otra parte, el fruto del espíritu es: amor, gozo, paz, gran paciencia, benignidad, bondad, fe, apacibilidad, autodominio. Contra tales cosas no hay ley. (Gálatas 5:22, 23)

“Contra tales cosas no hay ley.” Contra tales cosas…o sea, contra el amor, no…hay…ley.  No existe un límite.  No hay reglas que gobierna hasta qué grado debemos amar al prójimo, o a Jesús.  No se puede amar en demasía.  Estamos hablando del amor ágape. No el amor fraternal, ni el amor de familia, ni el amor románico, sino el amor superlativo, el amor Cristiano. Aparentemente, los maestros de la sociedad no tienen ni idea de lo que representa el amor ágape.

La marca que identifica al verdadero cristianismo es el amor. Jesús mismo nos enseña eso en Juan 13:34, 35, un pasaje que todos conocemos bien. Esta declaración de un artículo de estudio revisada por todos los miembros del Cuerpo Gobernante, porque nos dicen que revisan todos los artículos de estudio, indica que han perdido el sentido de lo que es el amor cristiano. En verdad, caminan en tinieblas y tropiezan con cosas que no pueden ver.

Solo para mostrar el nivel deprimente de comprensión bíblica presente en aquellos que presumen ser el canal de Dios, eche un vistazo a esta ilustración del párrafo 6 del artículo 38 de la Atalaya de septiembre de 2021.

¿Ves el problema? ¡El ángel tiene alas! ¿Qué? ¿Su investigación bíblica se extiende a la mitología? ¿Están estudiando arte renacentista para sus ilustraciones? Los ángeles no tienen alas. No literalmente. Los querubines sobre la cubierta del arca del pacto tenían alas, pero esos eran figuras talladas. Hay criaturas vivientes que aparecen en algunas visiones con alas, pero esas son imágenes altamente simbólicas para transmitir ideas. No deben tomarse literalmente. Si realiza una búsqueda de la palabra “ángel” en la Biblia y examina todas las referencias, no encontrará ninguna en la que un ángel con un par de alas haya visitado físicamente a un ser humano. Cuando los ángeles se aparecieron a Abraham y Lot, fueron llamados «hombres». No hay mención de alas emplumadas. Cuando Daniel fue visitado por Gabriel y otros, los describe como hombres. Cuando le dijó a María que concebiría un hijo, vio a un hombre. En ninguna de las visitaciones angelicales que recibieron hombres y mujeres fieles se nos dice que los mensajeros tenían alas. ¿Con qué fin llevarían alas? Cómo Jesús que apareció dentro de una habitación cerrada, estos mensajeros pueden entrar y salir de nuestra realidad.

Esta ilustración de un ángel con alas es tan tonta que da vergüenza. Es una tergiversación de la verdad bíblica que deja espacio para aquellos que quieren criticar la Biblia.

¿Qué vamos a pensar? ¿Que el ángel apareció en nuestra realidad en el aire y luego voló a donde estaba Jesús? “Oh, ahí está el Señor.” Es sorprendente que el sonido de enormes alas batiendo el aire no despertó a Pedro y a los otros apóstoles. Qué dormilones eran.

Se dice que una imagen vale más que mil palabras. Si realmente quiere comprender el bajo nivel de erudición de la Sociedad Watchtower y sus publicaciones, le doy esta ilustración. Mostrar la imagen de nuevo a mi lado.

En Resumen, ¿qué podemos aprender de todo esto? Jesús dijo: » El discípulo no está por encima de su maestro, pero todo el que haya completado su aprendizaje a lo sumo llega al nivel de su maestro». (Lucas 6:40 NVI). En otras palabras, un estudiante no es mejor que su maestro. Si lees la Biblia, entonces tu maestro es Dios y nuestro Señor Jesús y seguir subiendo de nivel eternamente es el transcurso de esta aprendizaje. Y no llegarías al nivel de Jesús ni de Jehová. Siempre estarás subiendo y subiendo eternamente. Pero eso no pasa con la sociedad Watchtower. Si las publicaciones de la Watchtower son su maestro, pues ni hablar más.

Me hace pensar en algo que dijo Jesús:

Porque al que tiene, más se le dará, y se le hará abundar; pero al que no tiene, hasta lo que tiene le será quitado. (Mateo 13:12)

Gracias por su atención y por su apoyo a nuestra obra de esparcir las buenas nuevas.