https://youtu.be/AjpQZ8FRPSE

Hace unas semanas, recibí los resultados de un TAC en el que se revelaba que la válvula aórtica de mi corazón había creado un peligroso aneurisma. Hace cuatro años, y sólo seis semanas después de que mi mujer falleciera de cáncer, me sometí a una operación a corazón abierto -específicamente, una intervención de Bentall- para sustituir una válvula cardíaca defectuosa y hacer frente a un aneurisma aórtico, enfermedad que había heredado por parte de mi madre.  Opté por una válvula de cerdo para sustituirla, porque no quería tomar anticoagulantes el resto de mi vida, algo necesario para una válvula cardíaca artificial. Por desgracia, la válvula de sustitución se está licuando, una circunstancia muy rara en la que la pared de la válvula pierde consistencia estructural. En resumen, podría reventar en cualquier momento.

Así pues, el 7 de mayo de 2021, que es la fecha en la que también tengo previsto publicar este vídeo, volveré a pasar por el quirófano para que me hagan un nuevo tipo de válvula de tejido. El médico está muy seguro de que la operación será un éxito.  Es uno de los principales cirujanos de este tipo de cirugía cardíaca aquí en Canadá. Soy muy optimista en cuanto a que el resultado será favorable, pero independientemente de lo que ocurra no estoy preocupado. Si sobrevivo, podré seguir haciendo este trabajo que ha dado tanto sentido a mi vida. Por otra parte, si me duermo en la muerte, estaré con Cristo. Esa es la esperanza que me sostiene.  Hablo subjetivamente, por supuesto, como lo hacía Pablo en el año 62 de la era cristiana cuando languidecía en la cárcel de Roma y escribía: «Porque en mi caso, vivir es Cristo, y morir, una ganancia». (Filipenses 1:21)

Tendemos a no pensar demasiado en nuestra propia mortalidad hasta que se nos impone. Tengo un muy buen amigo que me ha apoyado increíblemente, especialmente desde el momento del fallecimiento de mi esposa. Ha sufrido mucho en su propia vida y, en parte por ello, es ateo. Bromeo con él diciendo que si él tiene razón y yo no, nunca podrá decir «te lo dije». Sin embargo, si soy yo el que tiene razón, entonces, tras su resurrección, le diré con toda seguridad: «Te lo dije».  Por supuesto, dadas las circunstancias, dudo mucho que le importe.

Por mi experiencia anterior al ser anestesiado, no me daré cuenta exactamente de cuándo me duermo. Desde ese momento, hasta que me despierte, no habrá pasado ningún tiempo desde mi punto de vista. O bien me despertaré en una sala de recuperación del hospital, o bien Cristo estará de pie ante mí para darme la bienvenida.  Si es esto último, entonces tendré la bendición adicional de estar con mis amigos, porque, ya sea que Jesús regrese mañana, o dentro de un año, o dentro de 100 años, todos estaremos juntos. Y más que eso, los amigos perdidos del pasado, así como los miembros de la familia que fallecieron antes que yo, también estarán allí. Así que puedo entender por qué Pablo decía: «vivir es Cristo, y morir, ganancia».

El punto es que hablando subjetivamente, el lapso de tiempo entre tu muerte y tu renacimiento con Cristo es inexistente.  Objetivamente, puede ser cientos o incluso miles de años, pero para ti, será instantáneo.  Esto nos ayuda a entender un pasaje controvertido de las Escrituras.

Mientras Jesús moría en la cruz, uno de los criminales se arrepintió y dijo: «Jesús, acuérdate de mí cuando llegues a tu reino».

Jesús respondió a aquel hombre diciendo: «En verdad te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso. ”

Así es como la NVI traduce Lucas 23:43. Sin embargo los Testigos de Jehová traducen el verso de esta manera, moviendo la coma al otro lado de la palabra «hoy» y cambiando así el significado de las palabras de Jesús:  «En verdad os digo hoy que estaréis conmigo en el Paraíso».

En el griego antiguo no había comas, por lo que es el traductor quien decide dónde ponerlas y todos los demás signos de puntuación.  Casi todas las versiones de la Biblia ponen la coma delante de «hoy».

Creo que la Traducción del Nuevo Mundo se equivoca y todas las demás versiones tienen razón, pero no por la razón que piensan los traductores.  Creo que el sesgo religioso los guía, porque la mayoría cree en un alma inmortal y en la Trinidad. Por lo tanto, el cuerpo de Jesús y el cuerpo del criminal murieron, pero sus almas vivieron, Jesús como Dios, por supuesto.   Yo no creo en la Trinidad ni en un alma inmortal como he comentado en otros videos, porque tomo las palabras de Jesús al pie de la letra cuando dice,

“….. Porque así como Jonás estuvo en el vientre del enorme pez tres días y tres noches, así el Hijo del Hombre estará en el corazón de la tierra tres días y tres noches». (Mateo 12:40)

En ese caso, ¿por qué creo que la Traducción del Nuevo Mundo ha colocado mal la coma?

¿Estaba Jesús siendo enfático, que ellos asumen?  No lo creo, y he aquí por qué.

Nunca consta que Jesús diga «en verdad os digo hoy», como forma de énfasis.  Él dice «en verdad os digo», o «en verdad digo» unas 50 veces en las Escrituras, pero nunca añade ningún tipo de calificativo temporal. Tú o yo podríamos hacer eso si estamos tratando de convencer a alguien de algo que vamos a hacer y que no hicimos antes. Si tu compañero te dice: «Antes prometiste hacer eso, pero no lo hiciste. Podrías responderle con algo como: «Pues ahora te digo que lo voy a hacer». «El «ahora» es un calificativo temporal que se utiliza para tratar de convencer a tu pareja de que esta vez las cosas serán diferentes. Pero nunca se registra a Jesús haciendo eso. Él dice «en verdad lo digo» muchas veces en la Escritura, pero nunca añade «hoy». No tiene necesidad de hacerlo.

Creo -y es sólo una especulación, pero también lo es la interpretación de todos- que Jesús hablaba desde el punto de vista del criminal. Incluso con todo su sufrimiento y angustia, con el peso del mundo sobre sus hombros, todavía podía profundizar y decir algo motivado por el amor y guiado por la inmensa sabiduría que sólo él poseía. Jesús sabía que el criminal moriría en breve, pero no iría a un infierno de ultratumba como enseñaban los paganos griegos y como creían también muchos de los judíos de la época. Jesús sabía que, desde el punto de vista del criminal, estaría en el paraíso ese mismo día. No habría ningún intervalo de tiempo entre el momento de su muerte y el de su resurrección.  ¿Qué le importaría a él que toda la humanidad viera pasar miles de años? Lo único que le importaría es que su sufrimiento estaba a punto de terminar y su salvación era inminente.

Jesús no tenía tiempo ni energía para explicar todos los entresijos de la vida, la muerte y la resurrección al hombre arrepentido que moría a su lado. En una breve frase, Jesús le dijo al criminal todo lo que necesitaba saber para tranquilizarse. Aquel hombre vio morir a Jesús y, poco después, los soldados vinieron y le rompieron las piernas para que todo el peso de su cuerpo colgara de sus brazos, provocando su rápida muerte por asfixia. Desde su punto de vista, el tiempo entre su último aliento en la cruz y su primer aliento en el paraíso sería instantáneo. Cerraría los ojos, y luego los abriría de nuevo para ver a Jesús extendiendo una mano para levantarlo, tal vez diciendo: «¿No te acabo de decir que hoy estarías conmigo en el paraíso?»

A las personas naturales les cuesta aceptar este punto de vista. Cuando digo «personas naturales», me refiero al uso que hace Pablo de la frase en su carta a los Corintios:

El hombre natural no acepta las cosas que vienen del Espíritu de Dios. Porque le parecen una tontería, y no puede entenderlas, porque se disciernen espiritualmente. El hombre espiritual juzga todas las cosas, pero él mismo no está sujeto al juicio de nadie. (1 Corintios 2:14, 15 Biblia de Estudio de Beroean)

La palabra traducida aquí como «natural» es /psoo-khee-kós/ psuchikos en griego, que significa «animal, natural, sensual» y se refiere a la «vida física (tangilble) sola (es decir, aparte de la obra de fe de Dios)» (HELPS Word-studies)

La palabra tiene una connotación negativa que no se transmite en español con «natural», que normalmente se ve de forma positiva.  Quizás una mejor traducción sería «carnal» o «carnal».

Los carnales se apresuran a criticar al Dios del Antiguo Testamento porque no pueden razonar espiritualmente.  Para el hombre carnal, Jehová es malvado y cruel porque destruyó el mundo de la humanidad en el diluvio, aniquiló las ciudades de Sodoma y Gomorra con fuego del cielo, ordenó el genocidio de todos los cananeos y quitó la vida al recién nacido del rey David y Betsabé.

El hombre carnal juzgará a Dios como si fuera un hombre con las limitaciones de un hombre. Si vas a ser tan presuntuoso de juzgar a Dios todopoderoso, entonces reconócelo como Dios con todo el poder de Dios, y toda la responsabilidad universal de Dios, tanto con sus hijos humanos como con su familia celestial de ángeles. No lo juzgues como si estuviera limitado como lo estamos tú y yo.

Permítame que se lo ilustre de esta manera. ¿Cree usted que la pena de muerte es un castigo cruel e inusual?  ¿Es usted una de esas personas que piensa que una vida en prisión es una forma más amable de castigo que quitarle la vida a un hombre mediante una inyección letal?

Desde un punto de vista carnal o de la carne, el punto de vista de un hombre, eso puede tener sentido. Pero de nuevo, si realmente crees en Dios, tienes que ver las cosas desde el punto de vista de Dios. ¿Eres cristiano? ¿Crees realmente en la salvación? Si es así, considera esto.  Si fueras tú el que se enfrentara a la opción de 50 años en una celda de la cárcel seguidos de la muerte por vejez, y alguien te diera la opción de aceptar la muerte inmediata por inyección letal, ¿qué elegirías?

Tomaría la inyección letal en un minuto de Nueva York, porque la muerte es la vida. La muerte es la puerta a una vida mejor. ¿Por qué languidecer en una celda de la cárcel durante 50 años, morir, y luego resucitar a una vida mejor, cuando podrías morir inmediatamente y llegar allí sin sufrir durante 50 años en la cárcel?

No abogo por la pena de muerte ni estoy en contra.  No me meto en la política de este mundo.  Sólo trato de hacer un punto sobre nuestra salvación. Necesitamos ver las cosas desde el punto de vista de Dios si queremos entender la vida, la muerte, la resurrección y nuestra salvación.

Para explicarlo mejor, voy a ponerme un poco «científico», así que tened paciencia.

¿Has notado alguna vez cómo zumban algunos de tus aparatos?  O cuando caminas por la calle junto a un transformador que alimenta tu casa con electricidad, ¿has oído el zumbido que produce?  Ese zumbido es el resultado de la alternancia de la corriente eléctrica 60 veces por segundo. Va en una dirección y luego va en la otra, una y otra vez, 60 veces cada segundo. El oído humano puede escuchar sonidos tan bajos como 20 ciclos por segundo o como ahora los llamamos Hertz.  No tiene nada que ver con la agencia de alquiler de coches.   La mayoría de nosotros puede oír fácilmente algo que vibra a 60 Hz.

Ahora bien, cuando la corriente eléctrica pasa por un cable, crea un campo magnético. Todos sabemos lo que es un imán. Siempre que hay una corriente eléctrica, hay un campo magnético. Nadie sabe por qué. Simplemente es así.

¿Ya te he aburrido? Tengan paciencia, estoy llegando al punto. Lo que sucede si se aumenta la frecuencia, de modo que el número de veces que la corriente se alterna de un lado a otro pasa de 60 veces por segundo a, digamos, 1.050.000 veces por segundo. Lo que se obtiene, al menos aquí en Toronto, es la radio CHUM AM 1050 en el dial de la radio.  Digamos que subes la frecuencia aún más, a 96.300.000 hercios, o ciclos por segundo. Pues bien, estarías escuchando mi emisora de música clásica favorita, la 96.3 FM «beautiful music for a crazy world».

Pero vayamos más allá. Subamos a 450 trillones de hercios en el espectro electromagnético.  Cuando la frecuencia llega a ese nivel, se empieza a ver el color rojo. Súbalo a 750 trillones de hertzios, y verá el color azul. Sube más, y ya no lo puedes ver, pero sigue ahí. Obtienes luz ultravioleta que te da ese hermoso bronceado, si no te quedas afuera mucho tiempo.  Incluso las frecuencias más altas producen rayos X, rayos gamma.  El punto es que todo es el mismo espectro electromagnético, pero todo lo que cambia es la frecuencia.

Hasta hace poco, algo más de 100 años, el hombre carnal sólo veía una pequeña parte de lo que llamamos espectro electromagnético, la parte que llamamos luz visible. No era consciente de todo el resto. Entonces, los científicos construyeron dispositivos que podían detectar y producir ondas de radio, rayos X y todo lo demás.

Ahora creemos en cosas que no podemos ver con nuestros ojos o sentir con nuestros otros sentidos, porque los científicos nos han dado los medios para percibir estas cosas. Pues bien, Jehová Dios es la fuente de todo conocimiento, y la palabra ciencia se deriva de la palabra griega que significa conocimiento. Por lo tanto, Jehová Dios es la fuente de toda ciencia. Y lo que podemos percibir del mundo y del universo, incluso con nuestros aparatos, sigue siendo una parte minúscula, infinitesimal, de la realidad que está ahí fuera, pero más allá de nuestro alcance. Si Dios, que es más grande que cualquier científico, nos dice que hay algo, el hombre espiritual escucha y entiende. Pero el hombre carnal se niega a hacerlo. El hombre carnal ve con ojos de carne, pero el hombre espiritual ve con ojos de fe.

Tratemos de ver algunas de las cosas que Dios ha hecho y que para el hombre carnal son tan crueles y malas.

Con respecto a Sodoma y Gomorra, leemos,

“…y reduciendo a cenizas las ciudades de Sodoma y Gomorra, las condenó, dando a los impíos un ejemplo de lo que había de suceder» (2 Pedro 2:6)

Por razones que Dios entiende mejor que cualquiera de nosotros, ha permitido que la maldad exista durante miles de años. Él tiene un calendario. No permitirá que nada lo retrase o lo acelere. Si no hubiera confundido las lenguas en Babel, la civilización habría avanzado demasiado rápido. Si hubiera permitido que el pecado grave y generalizado, como el que se practicó en Sodoma y Gomorra, quedara sin respuesta, la civilización volvería a corromperse como en la época anterior al diluvio.

Jehová Dios no ha permitido que la humanidad siga su propio camino durante miles de años por capricho. Él tiene un propósito para todo esto. Es un padre amoroso. Cualquier padre que pierde a sus hijos sólo quiere recuperarlos. Cuando Adán y Eva se rebelaron, fueron expulsados de la familia de Dios. Pero Jehová, siendo el más importante de todos los padres, sólo quiere recuperar a sus hijos. Por eso, todo lo que hace es, en última instancia, con ese objetivo. En Génesis 3:15, profetizó sobre el desarrollo de dos semillas o líneas genéticas. Eventualmente, una semilla dominaría a la otra, eliminándola por completo. Esa era la semilla o descendencia de la mujer que tenía la bendición de Dios y a través de la cual todas las cosas serían restauradas.

En el momento del diluvio, esa semilla había sido casi eliminada. Sólo había ocho individuos en todo el mundo que aún formaban parte de esa semilla. Si la semilla se hubiera perdido, toda la humanidad se habría perdido. Nunca más Dios permitiría que la humanidad se extraviara tanto como en el mundo anterior al diluvio.  Por eso, cuando los habitantes de Sodoma y Gomorra duplicaron la maldad de la época anterior al diluvio, Dios les puso fin como lección para todas las generaciones siguientes.

Sin embargo, el hombre carnal dirá que es cruel porque nunca tuvieron la oportunidad de arrepentirse. ¿Es esta la idea de Dios de pérdidas aceptables, daños colaterales para la misión mayor? No, Jehová no es un hombre que se limita de esa manera.

La mayor parte del espectro electromagnético es indetectable para nuestros sentidos físicos, pero existe. Cuando alguien que amamos muere, todo lo que podemos ver es la pérdida. Ya no existe. Pero Dios ve cosas más allá de lo que nosotros podemos ver. Tenemos que empezar a mirar las cosas a través de sus ojos. Yo no puedo ver las ondas de radio, pero sé que existen porque tengo un aparato llamado radio que puede captarlas y traducirlas en sonido. El hombre espiritual tiene un aparato similar. Se llama fe. Con los ojos de la fe, podemos ver cosas que están ocultas para el hombre carnal. Con ojos de fe, veremos que todos los que han muerto, no han muerto realmente.  Esta fue la verdad que Jesús nos enseñó cuando Lázaro murió.  Cuando Lázaro estaba gravemente enfermo, sus dos hermanas, María y Marta, enviaron un mensaje a Jesús:

“ «¡Señor, mira! el que tienes afecto está enfermo». Pero Jesús, al oírlo, dijo: «Esta enfermedad no es para acabar en la muerte, sino que es para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios sea glorificado por ella». Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro. Sin embargo, cuando se enteró de que Lázaro estaba enfermo, se quedó dos días más en el lugar donde estaba». (Juan 11:3-6)

A veces podemos meternos en problemas cuando nos ponemos hiperliterales.  Observe que Jesús dijo que esta enfermedad no debía terminar en la muerte.  Pero lo hizo.  Lázaro murió.  Entonces, ¿qué quiso decir Jesús?

«Después de decir estas cosas, añadió: «Lázaro, nuestro amigo, se ha dormido, pero yo viajo para despertarlo». Los discípulos le dijeron entonces: «Señor, si está durmiendo, se pondrá bien». Sin embargo, Jesús había hablado de su muerte. Pero ellos se imaginaron que hablaba de descansar en el sueño. Entonces Jesús les dijo claramente «Lázaro ha muerto, y me alegro por vosotros de no haber estado allí, para que creáis. Pero vayamos a verlo». (Juan 11:11-15)

Jesús sabía que la muerte de Lázaro iba a causar un gran sufrimiento a sus dos hermanas. Sin embargo, consideró que la lección que estaba a punto de enseñarles, y de hecho a todos sus discípulos, tenía un valor mucho mayor que ese sufrimiento. Sería bueno que nunca tuviéramos que sufrir, pero la realidad de la vida es que a menudo sólo a través del sufrimiento se logran grandes cosas. Para nosotros, como cristianos, es sólo a través del sufrimiento que nos refinamos y nos hacemos dignos del mayor premio que se nos ofrece. Por lo tanto, vemos ese sufrimiento como intrascendente cuando se compara con el valor abrumador de la vida eterna. Pero hay otra lección que podemos extraer de lo que Jesús nos enseñó sobre la muerte en el caso de Lázaro.

Compara la muerte con el sueño.

Los hombres y mujeres de Sodoma y Gomorra murieron por la mano de Dios de forma abrupta. Sin embargo, si no hubiera actuado, habrían envejecido y muerto de todos modos. Todos morimos. Y todos morimos por la mano de Dios, ya sea directamente, por ejemplo, por el fuego del cielo; o indirectamente, a causa de la condena de muerte sobre Adán y Eva que hemos heredado, y que vino de Dios.

Por la fe aceptamos la comprensión de Jesús sobre la muerte. La muerte es como estar dormido. Pasamos un tercio de nuestra vida inconscientes y, sin embargo, ninguno de nosotros lo lamenta. De hecho, a menudo esperamos con ansia el sueño. No consideramos que hayamos muerto cuando dormimos. Simplemente no somos conscientes del mundo que nos rodea. Nos despertamos por la mañana, encendemos la televisión o la radio e intentamos averiguar qué ha pasado mientras dormíamos.

Los hombres y mujeres de Sodoma y Gomorra, los cananeos que fueron aniquilados cuando Israel invadió su tierra, los que murieron en el diluvio, y sí, ese bebé de David y Betsabé – todos ellos volverán a despertar. Ese bebé, por ejemplo. ¿Tendrá algún recuerdo de haber muerto? ¿Tendrá algún recuerdo de la vida como bebé? Sólo conocerá la vida que tiene en el paraíso. Sí, se perdió la vida en la turbulenta familia de David con toda la miseria que la acompañaba. Ahora disfrutará de una vida mucho mejor. Los únicos que sufrieron por la muerte de ese bebé fueron David y Betsabé, que fueron responsables de mucha miseria y se merecían lo que les pasó.

Lo que quiero decir con todo esto es que tenemos que dejar de mirar la vida con ojos carnales. Tenemos que dejar de pensar que lo que vemos es todo lo que hay. Al continuar nuestro estudio de la Biblia llegaremos a ver que hay a todo. Hay dos semillas que luchan entre sí. Existen las fuerzas de la luz y las fuerzas de las tinieblas. Existe el bien y el mal. Existe la carne y existe el espíritu. Hay dos tipos de muerte, hay dos tipos de vida y hay dos tipos de resurrección.

En cuanto a los dos tipos de muerte, está la muerte de la que se puede despertar, que Jesús describe como estar dormido, y está la muerte de la que no se puede despertar, que se llama la segunda muerte. La segunda muerte significa la destrucción total del cuerpo y del alma como si fuera consumida por el fuego.

Puesto que hay dos tipos de muerte, se deduce que debe haber dos tipos de vida. En 1 Timoteo 6:19, el apóstol Pablo aconseja a Timoteo que «se aferre a la «vida real»».

Si hay una vida real, entonces también debe haber una falsa o fingida, por contraste.

Como hay dos tipos de muerte y dos tipos de vida, también hay dos tipos de resurrección.

Pablo habló de la resurrección de los justos, y otra de los injustos.

«Tengo la misma esperanza en Dios que tienen estos hombres: que resucitará tanto a los justos como a los injustos». (Hechos 24:15 NLT)

Obviamente, Pablo sería parte de la resurrección de los justos.  Estoy seguro de que los habitantes de Sodoma y Gomorra muertos por Dios con fuego del cielo estarán en la resurrección de los injustos.

Jesús también habló de dos resurrecciones, pero lo redactó de forma diferente, y su redacción nos enseña mucho sobre la muerte y la vida y sobre la esperanza de la resurrección.

En nuestro próximo vídeo vamos a utilizar las palabras de Jesús sobre la vida, la muerte y la resurrección para intentar responder a las siguientes preguntas:

  • ¿Las personas que creemos muertas, están realmente muertas?
  • ¿Las personas que creemos que están vivas, están realmente vivas?
  • ¿Por qué hay dos resurrecciones?
  • ¿Quiénes componen la primera resurrección?
  • ¿Qué van a hacer?
  • ¿Cuándo se producirá?
  • ¿Quiénes componen la segunda resurrección?
  • ¿Cuál será su destino?
  • ¿Cuándo se producirá?

Todas las religiones cristianas afirman haber resuelto estos enigmas. De hecho, la mayoría ha encontrado algunas piezas del rompecabezas, pero cada una también ha corrompido la verdad con las doctrinas de los hombres.  Así que ninguna de las religiones que he estudiado acierta con la salvación.  Esto no debería sorprender a ninguno de nosotros.  La religión organizada se ve obstaculizada por su principal objetivo, que es reunir seguidores. Si vas a vender un producto, tienes que tener algo que el otro no tiene.  Los seguidores significan dinero y poder.  ¿Por qué debería dar mi dinero y mi tiempo a una religión organizada si vende el mismo producto que el otro? Tienen que vender algo único, algo que el otro no tenga. Sin embargo, el mensaje de la Biblia es uno y es universal. Así que las religiones tienen que cambiar ese mensaje con su propia interpretación doctrinal para enganchar a los seguidores. En buena

Si todos siguieran a Jesús como líder, tendríamos una sola iglesia o congregación: El cristianismo.  Si estás aquí conmigo, entonces espero que compartas mi objetivo, que es no volver a seguir a los hombres, sino seguir sólo a Cristo.

En el próximo vídeo, empezaremos a abordar las preguntas que acabo de enumerar.  Lo espero con impaciencia.  Gracias por estar en este viaje conmigo y gracias por su apoyo continuo.