Desde mi reciente video invitando a todos los cristianos bautizados a compartir la cena del Señor con nosotros, ha habido mucha actividad en las secciones de comentarios de los canales de YouTube en inglés y español cuestionando todo el tema del bautismo. Para muchos, la pregunta es si su anterior bautismo como católico o testigo de Jehová es válido; y si no lo es, cómo volver a bautizarse. Para otros, la cuestión del bautismo parece incidental, y algunos afirman que sólo es necesaria la fe en Jesús. Deseo abordar todos estos puntos de vista y preocupaciones en este video. Según mi entendimiento de las Escrituras, el bautismo es un requisito solemne y vital para el cristiano.

Permítanme explicarlo con una pequeña ilustración sobre la conducción en Canadá.

Este año cumplo 72 años. Empecé a conducir a los 16 años. He recorrido más de 100.000 km con mi carro actual. Eso significa que he conducido fácilmente más de un millón de kilómetros en mi vida. Mucho más. Intento respetar todas las reglas del tránsito. Me considero un conductor bastante bueno, pero el hecho de que tenga toda esta experiencia y respete todas las leyes de tráfico no significa que el gobierno de Canadá me reconozca como conductor legal. Para que así sea, debo cumplir dos requisitos: el primero es llevar una licencia de conducir válido y el otro es una póliza de seguro.

Si me para la policía y no puedo presentar estos dos certificados, el carné de conducir y la prueba del seguro, no importa el tiempo que lleve conduciendo y lo buen conductor que sea, voy a tener problemas con la ley.

Del mismo modo, hay dos requisitos que Jesús estableció para que todo cristiano cumpla. El primero es ser bautizado en su nombre. En el primer bautismo masivo después del derramamiento del espíritu santo, tenemos a Pedro diciendo a la multitud:

 “Arrepiéntanse, y bautícese cada uno de ustedes en el nombre de Jesucristo …” (Hechos 2:38)

“Pero cuando creyeron a Felipe, que estaba declarando las buenas nuevas del reino de Dios y del nombre de Jesucristo, procedieron a bautizarse, tanto varones como mujeres.” (Hechos 8:12)

Con eso, mandó que fueran bautizados en el nombre de Jesucristo. Entonces ellos le solicitaron que permaneciera algunos días. (Hechos 10:48)

“Al oír esto, se bautizaron en el nombre del Señor Jesús.” (Hechos 19:5)

Hay más, pero entiende el punto. Si se pregunta por qué no bautizaban en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, como explica Mateo 28:19, hay una gran cantidad de pruebas que indican que ese versículo fue añadido por un escriba en el siglo 3 para reforzar la creencia en la Trinidad, ya que ningún manuscrito anterior a esa época lo contiene.  Para mí, la prueba más contundente es el hecho de que no hay referencia alguna en las Escrituras cristianas a que alguien sea bautizado en el nombre del padre, del hijo y del Espíritu Santo. Las únicas referencias a bautismos se hacen todas en el nombre de Jesús.

Pondré un enlace a las pruebas para aquellos que quieran considerarlo en el campo de descripción de este vídeo.

Además del bautismo, el único requisito para todos los cristianos establecido por Jesús era compartir el pan y el vino, que son el símbolo de su carne y su sangre entregados en nuestro nombre. Sí, hay que vivir una vida cristiana y hay que poner la fe en Jesucristo. Al igual que hay que obedecer las reglas de la carretera cuando se conduce. Pero poner la fe en Jesús y seguir su ejemplo no le permitirá agradar a Dios si se niega a obedecer los mandatos de su Hijo para cumplir estos dos requisitos.

Génesis 3:15 habla proféticamente de la semilla de la mujer que acabará aplastando a la serpiente. Es la semilla de la mujer la que pone fin a Satanás. Podemos ver que la culminación de la semilla de la mujer termina con Jesucristo e incluye a los hijos de Dios que gobiernan con él en el reino de Dios. Por lo tanto, cualquier cosa que Satanás pueda hacer para impedir la reunión de esta semilla, la reunión de los hijos de Dios, lo hará. Si puede encontrar una manera de corromper e invalidar los dos requisitos que identifican a los cristianos, que les dan legitimidad ante Dios, entonces se deleitará en hacerlo. Tristemente, Satanás ha tenido un enorme éxito utilizando la religión organizada para pervertir estos dos simples, pero necesarios, requisitos.

Hay muchos que se unen a nosotros este año para la conmemoración porque quieren participar de acuerdo con la dirección de la Biblia en la observación de la cena del Señor. Sin embargo, algunos están preocupados porque no saben si su bautismo es válido. Ha habido muchos comentarios en los canales de YouTube, tanto en inglés como en español, así como numerosos correos electrónicos que me demuestran lo extendida que está esta preocupación. Dado el éxito que ha tenido Satanás en enturbiar la cuestión, necesitamos despejar la incertidumbre que estas diversas enseñanzas religiosas han creado en las mentes de personas sinceras que desean servir a nuestro Señor.

Empecemos por lo básico. Jesús no se limitó a decirnos lo que teníamos que hacer.  Nos mostró lo que debíamos hacer. Siempre predica con el ejemplo.

Entonces Jesús vino de Galilea al Jordán a Juan, para ser bautizado por él.  Pero este trató de impedírselo, diciendo:

“Yo soy el que necesito ser bautizado por ti, ¿y vienes tú a mí?”. En respuesta Jesús le dijo: “Deja que sea, esta vez, porque de esa manera nos es apropiado llevar a cabo todo lo que es justo”. Entonces él dejó de impedírselo.  Después que Jesús fue bautizado, inmediatamente salió del agua; y, ¡mire!, los cielos se abrieron, y él vio descender como paloma el espíritu de Dios que venía sobre él. ¡Mire! También hubo una voz desde los cielos que decía: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado”. (Mateo 3:13-17 NWT)

De esto podemos aprender mucho sobre el bautismo. Juan se opuso al principio porque bautizaba a la gente en símbolo de su arrepentimiento del pecado, y Jesús no tenía ningún pecado. Pero Jesús tenía algo más en mente.  Estaba instituyendo algo nuevo.  Buscaba “llevar a cabo todo lo que es justo.”

El propósito de este bautismo es mucho más que aceptar el arrepentimiento del pecado.  Se trata de llevar a cabo o cumplir toda la justicia.  En última instancia, por medio de este bautismo de los hijos de Dios, toda la justicia será restaurada en la tierra.

Dando ejemplo para nosotros, Jesús se presentaba para hacer la voluntad de Dios. La simbología de la inmersión total en el agua transmite la idea de morir a una forma de vida anterior y renacer, o nacer de nuevo, a una nueva forma de vida. Jesús habla de «nacer de nuevo» en Juan 3:3, pero esa frase es una traducción de dos palabras griegas que literalmente significan «nacido de arriba» y Juan habla de esto en otros lugares como «nacido de Dios». (Ver 1 Juan 3:9; 4:7)

Trataremos el tema de «nacer de nuevo» o «nacer de Dios» en un próximo vídeo.

¿Nota lo que ocurrió inmediatamente después de que Jesús saliera del agua? El Espíritu Santo descendió sobre él.  Dios el Padre ungió a Jesús con su espíritu santo.  En este momento, y no antes, Jesús se convierte en el Cristo o el Mesías, específicamente, el ungido. En la antigüedad, se derramaba aceite sobre la cabeza de alguien, eso es lo que significa «ungir» o “ungido”, para nombrarlo para algún alto cargo.  El profeta Samuel derramó aceite sobre la cabeza de David.  Lo ungió para hacerlo rey de Israel. Jesús es el David Mayor. Del mismo modo, los hijos de Dios son ungidos, para gobernar con Jesús en su reino para la salvación de la humanidad.

De estos, Apocalipsis 5:9, 10 dice,

«Digno eres de tomar el libro, y de abrir sus sellos; porque tú fuiste muerto, y nos has redimido para Dios con tu sangre, de todo linaje y lengua y pueblo y nación; 10y nos has hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos en la tierra.» (Apocalipsis 5:9, 10 Biblia Jubileo 2000)

Pero el padre no se limita a derramar el Espíritu Santo sobre su hijo, sino que habla desde el cielo diciendo: «Este es mi hijo, el amado, a quien he aprobado».

Qué ejemplo nos dio Dios.  Le dijo a Jesús lo que todo hijo o hija anhela escuchar de los labios de su padre.

  • Lo reconoció: «este es mi hijo»
  • Declaró su amor: «el amado»
  • Y expresó su aprobación: «a quien he aprobado»

Debemos darnos cuenta de que cuando damos este paso para ser bautizados, así es como nuestro padre celestial se siente sobre nosotros individualmente. Él nos reclama como su hijo. Nos ama. Y está orgulloso del paso que hemos dado. El sencillo acto del bautismo que Jesús instituyó con Juan no tuvo gran pompa ni circunstancia. Sin embargo, las ramificaciones son tan profundas para el individuo que no se pueden expresar con palabras.

La gente me ha preguntado repetidamente: «¿Cómo puedo hacer para bautizarme?». Pues ahora ya lo saben. Está el ejemplo dado por Jesús.

Lo ideal es encontrar a otro cristiano para que realice el bautismo, pero si no puede, dese cuenta de que es un proceso mecánico y cualquier humano puede hacerlo, sea hombre o mujer. Juan el Bautista no era cristiano. La persona que hace el bautismo no le confiere ningún estatus especial. Juan era un pecador, no estaba capacitado ni siquiera para desatar la sandalia que llevaba Jesús. Lo importante es el acto del bautismo en sí: la inmersión completa dentro y fuera del agua. Es como firmar un documento. El bolígrafo que usa no tiene ningún valor legal.  Lo que importa es su firma.

Por supuesto, cuando obtengo mi licencia de conducir, es con el entendimiento de que acepto obedecer las leyes de tránsito. Del mismo modo, cuando me bautizo, es con el entendimiento de que viviré mi vida según el alto estándar moral establecido por el propio Jesús.

Pero teniendo en cuenta todo esto, no compliquemos el procedimiento innecesariamente. Consideremos como guía, este relato bíblico:

«Dime», dijo el eunuco, «¿de quién habla el profeta, de él mismo o de otro?».

Entonces Felipe comenzó con esta misma Escritura y le contó las buenas noticias sobre Jesús.

Cuando iban por el camino y llegaron a unas aguas, el eunuco dijo: «¡Mira, aquí hay agua! ¿Qué impide que me bautice?». Y dio orden de detener el carro. Entonces Felipe y el eunuco bajaron al agua, y Felipe lo bautizó.

Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor arrastró a Felipe, y el eunuco no lo vio más, sino que siguió su camino regocijado. (Hechos 8:34-39 BSB)

El etíope ve una masa de agua y pregunta: «¿Qué me impide ser bautizado?»  Evidentemente, nada. Porque Felipe lo bautiza rápidamente y luego cada uno sigue su camino.  Sólo se mencionan dos personas, aunque evidentemente había alguien conduciendo el carro, pero sólo nos importan Felipe y el eunuco etíope. Todo lo que necesita es a si mismo, a otra persona y una masa de agua como una piscina.

Intente evitar las ceremonias religiosas si es posible. Recuerde que el diablo quiere invalidar su bautismo. É l no quiere que la gente nazca de nuevo, que el Espíritu Santo descienda sobre ellos y los unja como uno de los hijos de Dios. Tomemos un ejemplo de cómo él se lleva a cabo esa obra siniestra.

El eunuco etíope nunca podría haber sido bautizado como uno de los Testigos de Jehová porque primero habría tenido que responder a algo así como 100 preguntas para siquiera calificar. Si hubiera respondido correctamente a todas ellas, entonces habría tenido que responder afirmativamente a otras dos preguntas en el momento de su bautismo.

(1) «¿Te has arrepentido de tus pecados, te has dedicado a Jehová y has aceptado su camino de salvación por medio de Jesucristo?»

(2) «¿Entiendes que tu bautismo te identifica como uno de los testigos de Jehová en asociación con la organización de Jehová?»

Si no está familiarizado con esto, podría preguntarse por qué es necesaria la segunda pregunta. Después de todo, ¿los Testigos se bautizan en el nombre de Jesucristo, o en el nombre de la Sociedad Watchtower?  La razón de la segunda pregunta es para abordar cuestiones legales. Quieren adjuntar su bautismo como cristiano a la membresía en la organización de los testigos de Jehová para que no puedan ser demandados por revocar su membresía.  Lo que esto equivale esencialmente es que si usted es expulsado, ellos han revocado su bautismo.

Pero no perdamos el tiempo con la segunda pregunta, porque el verdadero pecado tiene que ver con la primera.

Así es como la Biblia define el bautismo, y fíjate que estoy usando la traducción del Nuevo Mundo ya que estamos tratando con una doctrina de los Testigos de Jehová.

Lo que corresponde a esto ahora también los está salvando a ustedes, a saber, el bautismo (no el desechar la suciedad de la carne, sino la solicitud hecha a Dios para una buena conciencia), mediante la resurrección de Jesucristo. (1 Pedro 3:21)

Así que el bautismo es una petición o apelación a Dios para tener una buena conciencia. Sabe que es un pecador, y que peca constantemente de muchas maneras. Pero como ha dado el paso de bautizarse para mostrar al mundo que ahora pertenece a Cristo, tiene una base para pedir perdón y obtenerlo. La gracia de Dios se extiende a nosotros a través del bautismo por la resurrección de Jesucristo, y así él lava nuestra conciencia.

Cuando Pedro dice que «lo que corresponde a esto» se está refiriendo a lo que se afirma en el versículo anterior. Se refiere a Noé y a la construcción del arca y lo compara con ser bautizado. Noé tenía fe, pero esa fe no era algo pasivo. Esa fe lo indujo a tomar una posición en un mundo malvado y construir el arca y obedecer el mandato de Dios. Del mismo modo, cuando obedecemos el mandato de Dios y nos bautizamos, nos identificamos como un siervo fiel de Dios. Al igual que el acto de construir el arca y entrar en ella, es el bautismo el que nos salva, porque el acto de ser bautizado permite a Dios derramar su Espíritu Santo sobre nosotros, al igual que hizo con su hijo cuando éste realizó el mismo acto. Por medio de ese espíritu, nacemos de nuevo o nacemos de Dios.

Por supuesto, eso no es suficiente para la Sociedad de los Testigos de Jehová. Ellos tienen una definición diferente del bautismo afirmando que corresponde o es simbólico de algo más.

Los testigos de Jehová creen que el bautismo es un símbolo de la dedicación a Dios.  El libro Perspicacia dice:

«De modo correspondiente, se salvará del presente mundo inicuo a los que se dedican a Jehová sobre la base de la fe en el resucitado Jesucristo, se bautizan en símbolo de esa dedicación y hacen la voluntad de Dios. (it-1 pág. 292 Bautismo)

Pero aún hay más. Esta dedicación se realiza mediante un juramento o un voto de dedicación.

La Atalaya de 1987 nos dice esto:

«Los seres humanos que llegan a amar al Dios verdadero y que se deciden a servirle por completo deben dedicar su vida a Jehová y luego ser bautizados. ”

«Esto concuerda con el significado general de «voto», como en la definición «una promesa o compromiso solemne, especialmente en forma de juramento a Dios» -Oxford American Dictionary, 1980, página 778.

En consecuencia, no parece necesario limitar el uso de la palabra «voto». Una persona que decide servir a Dios puede sentir que, para ella, su dedicación sin reservas equivale a un voto personal: un voto de dedicación. Él «promete o se compromete solemnemente a hacer algo», que es lo que es un voto. En este caso, se trata de utilizar su vida para servir a Jehová, haciendo fielmente su voluntad. Un individuo así debe sentirlo seriamente. Debe ser como el salmista, que, refiriéndose a las cosas que había prometido, dijo «¿Qué pagaré a Jehová por todos sus beneficios para conmigo? Tomaré la copa de la gran salvación, e invocaré el nombre de Jehová. Pagaré mis votos a Jehová» -Salmo 116:12-14″ (w87 4/15 p. 31 Preguntas de los lectores, versión inglesa)

Obsérvese que reconocen que un voto es un juramento a Dios. También reconocen que este voto es anterior al bautismo, y ya hemos visto que creen que el bautismo es un símbolo de esta dedicación jurada.  Finalmente, cierran su línea de razonamiento citando el Salmo que dice «Mis votos pagaré a Jehová».

De acuerdo, todo parece muy bien, ¿no es así? Parece lógico decir que debemos dedicar nuestras vidas a Dios, ¿no es así? De hecho, hubo un artículo de estudio en La Atalaya hace apenas unos años todo sobre el bautismo, y el título del artículo era, «Lo que prometes en voto, págalo». (Ver abril, 2017 Atalaya p. 3) El texto temático para el artículo fue Mateo 5:33, pero en lo que se ha vuelto más y más típico, sólo citaron una parte del versículo: «Tienes que pagar tus votos a Jehová».

Todo esto está tan mal que apenas sé por dónde empezar. Bueno, eso no es exactamente cierto. Sí sé por dónde empezar. Empecemos con una búsqueda de palabras. Si usted utiliza el programa de la Biblioteca de la Atalaya, y busca la palabra «bautismo» como sustantivo o verbo, encontrará más de 100 ocurrencias en las Escrituras Griegas Cristianas sobre el bautismo o ser bautizado. Obviamente, un símbolo es menos importante que la realidad que representa. Por lo tanto, si el símbolo ocurre 100 veces o más, uno esperaría que la realidad – en este caso el voto de dedicación – ocurriera tanto o más. No ocurre ni siquiera una vez. No hay constancia de que ningún cristiano haya hecho un voto de dedicación. De hecho, la palabra dedicación como sustantivo o verbo sólo aparece cuatro veces en las Escrituras cristianas. En un caso, en Juan 10:22 se refiere a una fiesta judía, la fiesta de la dedicación. En otra, se refiere a las cosas dedicadas del templo judío que iban a ser derribadas.  Las otras dos instancias se refieren a la misma parábola de Jesús en la que algo dedicado es visto en una luz muy desfavorable (Lucas 21:5, 6).

“Pero ustedes dicen: ‘Si un hombre le dice a su padre o a su madre: “Todo lo que tengo por lo cual pudieras sacar provecho de mí es corbán (es decir, una dádiva dedicada a Dios)”’…, 12 ya no le dejan hacer ni una sola cosa por su padre o su madre…» (Marcos 7:11, 12,  Véase también Mateo 15:4-6.)

Ahora piense en esto. Si el bautismo es un símbolo de dedicación y si cada persona que se bautiza debe hacer un voto de dedicación a Dios antes de ser sumergido en el agua, ¿por qué la Biblia no dice nada al respecto? ¿Por qué la Biblia no nos dice que hagamos este voto antes de bautizarnos?  ¿Tiene algún sentido?  ¿Se olvidó Jesús de hablarnos de este requisito vital?  Yo no lo creo, ¿y tú?

El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová ha inventado esto. Han fabricado un requisito falso. Al hacerlo, no sólo han corrompido el proceso bautismal sino que han inducido a los testigos de Jehová a desobedecer un mandato directo de Jesucristo. Permítanme explicar.

Volviendo al mencionado artículo de la Atalaya de 2017, leamos todo el contexto del texto temático del artículo.

”También oyeron ustedes que se dijo a los de la antigüedad: ‘No debes jurar y no cumplir, sino que tienes que pagar tus votos a Jehová’.  Sin embargo, yo les digo: No juren de ninguna manera, ni por el cielo, porque es el trono de Dios;  ni por la tierra, porque es el escabel de sus pies; ni por Jerusalén, porque es la ciudad del gran Rey.  Ni por tu cabeza debes jurar, porque no puedes volver blanco o negro un solo cabello. Simplemente signifique su palabra Sí, Sí, su No, No; porque lo que excede de esto proviene del inicuo. (Mateo 5:33-37)

El punto que el artículo de la Watchtower está haciendo es que usted tiene que mantener su voto de dedicación, pero el punto que Jesús está haciendo es que el hacer votos es una cosa del pasado. Él nos ordena que no lo hagamos más. Y va tan lejos como para decir que hacer votos o juramentos viene del inicuo. Eso sería Satanás. Así que aquí tenemos a la organización de los Testigos de Jehová exigiendo a los Testigos de Jehová que hagan un voto, que hagan un juramento a Dios de dedicación, cuando Jesús les dice no sólo que no lo hagan, sino que los advierte que tal cosa viene de una fuente satánica.

En defensa de la doctrina de la organización, algunos han dicho: «¿Qué hay de malo en estar dedicado a Dios? ¿No estamos todos dedicados a Dios?»

¿Qué? ¿Es más inteligente que Dios? ¿Va a empezar a decirle a Dios lo que significa el bautismo?

¿Qué padre reúne a sus hijos a su alrededor y les dice: «Escuchen, los quiero, pero eso no es suficiente. Quiero que se dediquen la vida a mí. Quiero que me hagan un juramento de dedicación»?

Hay una razón por la que esto es un requisito. Se duplica el pecado. Sin duda voy a pecar, ya que nací en pecado. Así que voy a tener que orar a Dios para que me perdone. Pero si he hecho un juramento de dedicación, eso significa que cuando peco, en ese momento del pecado. he dejado de ser siervo dedicado de Dios y me he dedicado o entregado al pecado como mi amo.  He roto mi voto. Así que ahora tengo que arrepentirme por el pecado mismo, y luego arrepentirme por el voto roto. Dos pecados. Pero la cosa es aún peor, por lo que un voto es una especie de contrato.

Permítanme ilustrarlo de esta manera: hacemos votos matrimoniales. La Biblia no exige que hagamos votos matrimoniales y no se muestra a nadie en la Biblia haciendo un voto matrimonial, pero sí hacemos votos matrimoniales hoy en día, así que usaré eso para la ilustración.  El marido jura ser fiel a su mujer. ¿Qué pasa si sale y se acuesta con otra mujer? Ha roto su voto. Eso significa que la esposa ya no está obligada a cumplir su parte del contrato matrimonial. Es libre de volver a casarse, porque el voto se ha roto, se ha anulado.

Por lo tanto, si jura a Dios estar dedicado a él y luego peca y rompe esa dedicación, ese voto, ha anulado el contrato verbal. Dios ya no tiene que cumplir su parte del trato. Eso significa que cada vez que peca y se arrepiente tiene que hacer un nuevo voto de dedicación.  Qué ridículo.

Si Dios nos exigiera hacer un voto como éste como parte del proceso bautismal, nos estaría preparando para el fracaso. Estaría garantizando nuestro fracaso porque no podemos vivir sin pecar; por lo tanto, no podemos vivir sin romper el voto. Él no haría eso. No lo ha hecho.  El bautismo es un compromiso que hacemos para hacer lo mejor posible dentro de nuestro estado pecaminoso para servir a Dios. Eso es todo lo que nos pide. Si lo hacemos, él derrama su gracia sobre nosotros, y es su gracia a través del poder del espíritu la que nos salva por la resurrección de Jesucristo.

Tanto mi carné de conducir como mi póliza de seguro me dan derecho a conducir en Canadá. Por supuesto, tengo que respetar las normas de circulación. Mi bautismo en el nombre de Jesús, junto con mi observancia regular de la cena del Señor, cumplen los requisitos para que pueda llamarme cristiano. Por supuesto, todavía tengo que obedecer las reglas de la carretera, la carretera que lleva a la vida.

Sin embargo, para la gran mayoría de los cristianos, su licencia de conducir es falsa y su póliza de seguro no es válida. En el caso de los Testigos de Jehová, han pervertido tanto el bautismo que lo han dejado sin sentido. Y luego niegan a la gente el derecho a participar de los emblemas, y llegan a exigirles que estén presentes y los rechacen públicamente. Los católicos bautizan a los niños rociándolos con agua, eludiendo por completo el ejemplo de la inmersión en agua establecido por Jesús. Cuando se trata de participar en la cena del Señor, los laicos sólo reciben la mitad de la comida, el pan, excepto en ciertas misas mayores. Además, enseñan la falacia de que el vino se transforma mágicamente en verdadera sangre humana al bajar por la paleta. Esos son sólo dos ejemplos de cómo Satanás ha pervertido los dos requisitos que todos los cristianos debemos  cumplir a través de la religión organizada. Debe estar frotándose las manos y riéndose con regocijo.

A todos los que aún no están seguros, si quieren bautizarse, busquen a un cristiano, los hay por todas partes, pídanle que les acompañe a una piscina o a un estanque o a un jacuzzi o incluso a una bañera, y háganse bautizar en el nombre de Jesucristo. Es entre usted y Dios, a quien por el bautismo llamará «Abba Padre o Padre querido».  No hay necesidad de pronunciar una frase especial o algún conjuro ritualista

No es necesario decir “Le bautizo en el nombre de Jesus”  pero no estar mal decirlo tampoco.  De nuevo, no hay ningún ritual especial aquí. Lo que hay es un compromiso profundo en su corazón entre usted y Dios de que está dispuesto a ser aceptado como uno de sus hijos a través del acto del bautismo y a recibir el ungimiento del espíritu santo para la adopción como hijo.

Es tan simple, y al mismo tiempo tan profundo y que cambia la vida. Espero que esto haya respondido a cualquier pregunta que pueda tener sobre el bautismo. Si no es así, por favor coloque sus comentarios en la sección de comentarios y haré todo lo posible para responderlos.

Gracias por vernos y por su continuo apoyo.