Antes de pasar a la parte 2 de nuestra serie, necesito aclarar dos cosas pertinentes al video anterior.

Uno de los comentaristas me informó amablemente que mi afirmación de que «mujer» en inglés se deriva de dos palabras, «útero» y «hombre», que significa un hombre con útero, era incorrecta.  Así es.  Como no soy miembro de ningún cuerpo gobernante, estoy libre de admitir que cometí un error.  De hecho, esto ilustra el peligro que todos enfrentamos, ya que esto fue algo que “aprendí” hace mucho tiempo y nunca pensé cuestionarlo. Tenemos que cuestionar toda premisa engendrada en nuestra mente, pero a menudo es difícil distinguir entre un hecho concreto y una premisa no probada, especialmente si la premisa se remonta a la infancia, porque nuestro cerebro ya la ha integrado en nuestra biblioteca mental de «hechos establecidos».

Ahora, la otra cosa que quería mencionar era el hecho de que cuando uno busca Génesis 2:18 en el interlineal, no dice «complemento». Hablando de la creación de la primera mujer, la Traducción del Nuevo Mundo cita a Dios decir: «Voy a hacerle una ayuda, como complemento de él». Las dos palabras que a menudo se traducen como “ayuda idónea” o “ayuda adecuada” son en hebreo neged ezer. Dije que prefiero esta traducción sobre la de la mayoría de las otras versiones de la biblia, porque me parece que se acerca más al significado del original. A la vez, reconozco que a mucha gente no le gusta la Traducción del Nuevo Mundo, particularmente aquellos que favorecen la enseñanza de la Trinidad, pero vamos, no es del todo malo. No arrojemos al bebé con el agua del baño, ¿de acuerdo?

¿Por qué creo que neged debería traducirse como «complemento» o «contraparte» en lugar de «idónea o adecuada»? Bueno, esto es lo que tiene que decir Strong’s Concordance.

Neged, definición: “delante de, a la vista de, frente a”. Ahora observe cuán raramente se traduce como «adecuado» en la Nueva Biblia Estándar Americana en comparación con otros términos como «antes» y «opuesto».

contra (3), distante * (3), lejos (1), antes (60), amplio (1), desmoralizado * (1), directamente (1), distancia * (3), frente (15), opuesto ( 16), opuesto * (5), otro lado (1), presencia (13), resistir * (1), arriesgado * (1), vista (2), vista * (2), recto hacia adelante (3), recto antes (1), adecuado (2), debajo (1).

Dejaré esto en la pantalla por un momento para que pueda revisar la lista. Quizás quiera pausar el video mientras considera todo esto.

De relevancia particular es esta cita tomada de Strong’s Exhaustive Concordance:

“De nagad; un frente, es decir, parte opuesta; específicamente una contraparte o pareja «

Así que, aunque la Organización disminuye el papel de la mujer en el arreglo de Dios, su propia traducción de la Biblia no apoya su visión de la mujer como subordinada. Gran parte de su opinión es el resultado de la aberración en la relación entre los sexos causada por el pecado original.

En la Parte I de esta serie, demostramos como la relación actual entre hombres y mujeres en todo el mundo está distorsionada de lo que Dios pretendía cuando le presentó Eva a Adán por primera vez.

La razón de esta aberración se debe al pecado y se expresa en Génesis 3:16:

«A la mujer le dijo:… Con todo, tu deseo será para tu marido, Y él tendrá dominio sobre ti.» (Nueva Biblia Latinoamericana).

El hombre descrito en Génesis 3:16 es un macho dominante y mientras la mujer de Génesis 3:16 también experimenta desequilibrio en algunos rasgos de personalidad. Esto ha resultado en un sufrimiento incalculable para innumerables mujeres a lo largo de los siglos desde que la primera pareja humana fue expulsada del jardín.

Sin embargo, somos cristianos. Somos los hijos de Dios, ¿no es así? No permitiremos que las tendencias pecaminosas sirvan de excusa para manchar nuestra relación con el género opuesto. Nuestro objetivo es restaurar el equilibrio que la primera pareja perdió al rechazar a su Padre celestial. Para lograr esto, tenemos que seguir el modelo del Cristo.

Con ese objetivo en vista, examinemos los diversos roles que Dios asignó a las mujeres en los tiempos bíblicos. Provengo de un entorno de testigos de Jehová, por lo que contrastaré estos roles bíblicos con los roles que se enseñan y practican con mujeres en mi fe anterior.

Los testigos de Jehová no permiten que las mujeres:

  1. Oran en nombre de la congregación;
  2. Enseñan ni instruyen a la congregación como lo hacen los hombres;
  3. Ocupan cargos de pastoreo dentro de la congregación.

Por supuesto, los testigos de Jehová no son la única religión en restringir el papel de las mujeres, pero al estar entre los casos más extremos, servirán como un buen estudio de caso que intento presentarles hoy.

En esta etapa, creo que será ventajoso exponer los temas que cubriremos en el resto de esta serie. Comenzando con este video, comenzaremos a responder estas preguntas examinando los roles que el mismo Jehová Dios ha asignado a las mujeres. Obviamente, si Yehovah pide a una mujer que desempeñe un papel que podríamos sentir que solo un hombre puede cumplir, debemos reajustar nuestro pensamiento.

En el siguiente video, aplicaremos ese conocimiento a la congregación cristiana para comprender los roles adecuados tanto para hombres como para mujeres.

En el cuarto video, examinaremos pasajes problemáticos de la carta de Pablo a los Corintios, así como a Timoteo, que parecen restringir severamente el papel de la mujer en la congregación.

En el quinto y último video, examinaremos lo que comúnmente se conoce como el principio de liderazgo y el tema de cubrirse la cabeza.

Por ahora, comencemos con el último de nuestros tres puntos. ¿Deben los testigos de Jehová, así como otras denominaciones de la cristiandad, permitir que las mujeres ocupen puestos de supervisión? Obviamente, el ejercicio adecuado de la supervisión requiere sabiduría y discernimiento. Uno tiene que decidir que curso de acción seguir si desea pastorear a otros. Eso requiere buen juicio, ¿no es así? De la misma manera, si se le pide a un cristiano que resuelva una disputa, que arbitre entre quién tiene razón y quién no, está actuando como juez, ¿correcto?

¿Permitiría Jehová a las mujeres actuar como jueces sobre los hombres? Hablando de parte de los testigos de Jehová, la respuesta sería un rotundo, exagerado y tembloroso «No».  En Australia in 2015, había una Comisión Real encargado a investigar el manejo del abuso sexual infantil por las instituciones del país.  Al examinar los testigos recomendó que incluyan a mujeres en algún nivel del proceso judicial.  El Cuerpo Gobernante resultó ser rotundamente intransigente, ya que creen que incluir mujeres en cualquier etapa de un proceso judicial sería violar la ley de Dios y el arreglo cristiano.

¿Es este realmente el punto de vista de Dios?

Si está familiarizado con la Biblia, probablemente sepa que hay un libro en el Antiguo Testamento titulado “Jueces”. Este libro cubre un período de unos 300 años en la historia de Israel cuando no había rey, sino que había individuos que actuaban como jueces para resolver disputas. Sin embargo, hicieron más que solo juzgar.

En aquel entonces los israelitas no eran un grupo particularmente fiel.  A menudo, fueron tras dioses falsos y adoraron ídolos.  Entonces, Jehová retiró su protección y fueron conquistados y esclavizados.  Entonces clamaron en su angustia y Dios levantaba un juez libertador para llevarlos a la victoria y liberarlos de sus captores. Jueces 2:16 dice: “Y Jehová levantó jueces que los librasen de mano de los que les despojaban” (Reina Valera:1960).

La palabra hebrea para “jueces” es shaphat que literalmente significa, según Brown-Driver-Briggs lo siguiente:

  1. Actuar como legislador, juez, gobernador (legislando, decidiendo controversias y aplicando la ley civil, religiosa, política, social; ambos aspectos, tanto antes como después).
  2. Específicamente,  decidir la controversia, discriminar entre personas en asuntos civiles, políticos, familiares y religiosos.
  3. Ejecutar juicio.

No había una posición más alta de autoridad en Israel en ese momento, que era antes de la época de los reyes.

Habiendo aprendido su lección, esa generación Israelita generalmente permanecería fiel, pero cuando se extinguiera, una nueva generación la reemplazaría y el círculo vicioso se repetiría, confirmando el viejo refrán: «Quienes no aprenden de la historia están condenados a repetirla».

¿Qué tiene esto que ver con el papel de la mujer? Bueno, ya hemos establecido que muchas religiones cristianas, incluidos los testigos de Jehová, no aceptan a una mujer como juez. Ahora aquí es donde se pone interesante.

El libro Perspicacia para comprender las Escrituras, Volumen II, página 134, publicado por la Watchtower Bible & Tract Society, enumera a 12 hombres que sirvieron como jueces y salvadores de la nación de Israel durante los aproximadamente 300 años que abarca el libro bíblico de Jueces.

Aquí está la lista:

  1. Otniel
  2. Jaír
  3. Ehúd
  4. Jefté
  5. Samgar
  6. Ibzán
  7. Barac
  8. Neftalí
  9. Elón
  10. Gedeón
  11. Abdón
  12. Tolá
  13. Sansón

Aquí está el problema. Uno de ellos nunca fue juez. ¿Sabe cuál? Número 7, Barac. Su nombre aparece 13 veces en el libro de Jueces, pero ni una sola vez se le llama juez. El término «Juez Barac» aparece 41 veces en las publicaciones de la sociedad Watchtower, pero nunca en la Biblia. Ni una sola vez.

Durante su vida, ¿quién juzgó a Israel en vez de Barac? La Biblia responde:

Ahora bien, Débora, profetisa, esposa de Lapidot, juzgaba a Israel en aquel tiempo en particular. Y moraba bajo la palmera de Débora, entre Ramá y Betel, en la región montañosa de Efraín; y los hijos de Israel subían a ella para juicio. (Jueces 4:4, 5)

Débora fue una profetisa de Dios y también juzgó a Israel. ¿Sería Débora una Jueza? ¿No estaríamos bien en llamarla Jueza Deborah? Seguramente, ya que eso está ahí en la Biblia, no deberíamos tener ningún problema en llamarla Jueza, ¿verdad? ¿Qué tiene que decir el libro Perspicacia al respecto?

«Profetisa de Israel; esposa de Lapidot (Jue 4:4). No hay pruebas de que Lapidot y Barac fuesen la misma persona, como algunos han pensado. La relación entre Débora y Barac se debía únicamente a su interés común por liberar a Israel de la opresión cananea. Débora moraba bajo una palmera situada en la región montañosa de Efraín, entre Ramá y Betel, y “los hijos de Israel subían a ella para juicio”. (Jue 4:5.)” (Perspicacia para comprender las Escrituras, Volumen I, página 642)

El libro Perspicacia en Español identifica a Débora como “Profetisa” y claramente describe que “los hijos de Israel subían a ella para juicio” y se centra más en su participación en la batalla junto a Barac “—aunque era mujer—” olvidándose de la diáfana posición que la propia traducción de los Testigos dice que ella estaba «juzgando a Israel» y que «los israelitas subieron a ella para juicio». Evidentemente, no hay nada al respecto. Se dice clara y explícitamente que ella estaba juzgando a la nación, convirtiéndola en jueza, una autoridad de jerarquía de esa época. Entonces, ¿por qué las publicaciones de la Watchtower no la llaman jueza Débora? ¿Por qué le confieren ese título a Barac, que nunca se describe actuando en ningún papel de un “impartidor de justicia”? De hecho, a Barac se le representa en un papel subordinado a Débora. Sí, un hombre estaba en un papel subordinado a una mujer y esto fue por la mano de Dios. Analicemos el escenario de la forma más completa posible:

En ese momento, los israelitas estaban sufriendo bajo la mano de Jabín, el rey de Canaán. Querían ser libres. Dios levantó a Débora y ella le dijo a Barac lo que tenía que hacer.

“Ella envió a buscar a Barac (Él no envió a buscarla, ella lo llamó) y le dijo:“ ¿No ha dado Jehová el Dios de Israel la orden? Ve y marcha al monte Tabor y lleva contigo a diez mil hombres de Neftalí y Zabulón. Te traeré a Sísara, el jefe del ejército de Jabín, junto con sus carros de guerra y sus tropas al arroyo de Cisón, y lo entregaré en tus manos. ‘”(¿Quién está planeando la estrategia militar aquí? No Barak. tomando sus órdenes de Dios por boca de Débora, a quien Dios está usando como su profeta). Ante esto, Barac le dijo: “Si vas conmigo, iré, pero si no vas conmigo, no iré . » (Barak ni siquiera participará en esta campaña militar a menos que Deborah venga. Él sabe que la bendición de Dios vendrá a través de ella). A esto ella dijo: “Sin duda iré contigo. Sin embargo, la campaña que está llevando a cabo no le traerá gloria, porque será en manos de una mujer que Jehová entregará a Sísara ”. (Jueces 4: 6-9)

Además de todo esto, Jehová refuerza el papel de la mujer diciéndole a Barak que no matará al jefe del ejército enemigo, Sísara, sino que este enemigo de Israel morirá a manos de una simple mujer. De hecho, fue una mujer llamada Jael quien mató a Sísara.

¿Por qué la organización alteraría el relato bíblico e ignoraría al profeta, juez y salvador designado por Dios para reemplazarla por un hombre?

En mi opinión, hacen esto porque el hombre de Génesis 3:16 domina mucho dentro de la organización de los testigos de Jehová. No pueden tolerar la idea de una mujer a cargo de los hombres. No pueden aceptar que se coloque a una mujer en una posición en la que pueda juzgar y mandar a los hombres. No importa lo que diga la Biblia. Es evidente que los hechos no importan cuando entran en conflicto con la interpretación de los hombres. Sin embargo, la Organización no es la única en esta posición. El hecho es que el hombre de Génesis 3:16 está vivo y coleando en muchas denominaciones cristianas. Y ni miramos a las religiones no cristianas de la tierra, algunas de las cuales tratan a sus mujeres como esclavas.

Pasemos ahora a la era cristiana. Las cosas han cambiado para lo mejor porque los siervos de Dios ya no están bajo la ley de Moisés, sino bajo la superlativa ley de Cristo. ¿Se les permite a las mujeres cristianas algún papel de juicio, o fue Débora solo una aberración?

Bajo el arreglo cristiano no hay gobierno religioso, ningún Rey más que el mismo Jesús. No hay ninguna disposición para que un Papa gobierne sobre todo, ni para un Arzobispo de la iglesia de Inglaterra, ni para un Presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, ni para un Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová. Entonces, ¿cómo se supone que debe manejarse el juicio dentro del arreglo cristiano?

Cuando se trata de manejar asuntos judiciales en la congregación cristiana, el único mandamiento de Jesús que tenemos es el que se encuentra en Mateo 18:15-17. Discutimos esto en detalle en un video anterior, y publicaré un enlace arriba si desea revisar esa información.

Leamos el pasaje completo de la Traducción en Lenguaje Actual:

“»Si uno de mis seguidores te hace algo malo, habla con él a solas para que reconozca su falta. Si te hace caso, lo habrás ganado de nuevo. Si no te hace caso, llama a uno o dos seguidores míos, para que te sirvan de testigos. La Biblia enseña que toda acusación debe hacerse frente a dos o más testigos. Y si aquel no les hace caso, infórmalo a la iglesia. Y si tampoco quiere hacerle caso a la iglesia, tendrás que tratarlo como a los que no creen en Dios, o como a uno de los que cobran impuestos para el gobierno de Roma” (Mateo 18:15-17 Traducción en Lenguaje Actual).

Ahora bien, no hay nada aquí que especifique que los hombres de mayor edad o ancianos deben participar en los pasos uno y dos. Pero lo que resulta ser de interesante particular es el tercer paso. Si el pecador no escucha después de dos esfuerzos para llevarlo al arrepentimiento, entonces toda la iglesia o congregación o la asamblea local de los hijos de Dios debe sentarse con la persona en un esfuerzo por razonar las cosas. Esto requeriría que estuvieran presentes tanto hombres como mujeres.

Podemos ver lo amoroso que es este arreglo. Tomemos como ejemplo a un joven que se ha involucrado en la fornicación. En la etapa tres de Mateo 18, se encontrará frente a toda la congregación, no solo a los hombres, sino también a las mujeres. Recibirá consejo y exhortación tanto desde la perspectiva masculina como femenina. Cuánto más fácil le resultará comprender plenamente las consecuencias de su conducta cuando obtenga el punto de vista de ambos sexos. Para una hermana que enfrenta la misma situación, cuánto más cómoda y segura se sentirá si las mujeres también están presentes.

Los testigos de Jehová reinterpretan este consejo de llevar el asunto ante toda la congregación, es decir, ante un comité de tres ancianos nombrados por el Cuerpo Gobernante, pero no hay absolutamente base alguna para tal interpretación. Al igual que lo hacen con Barac y Débora, están reformulando las Escrituras para adaptarlas a su propia posición doctrinal. Esto es pura vanidad, como nos dice Jesús:

“En vano me siguen adorando, porque enseñan mandamientos de hombres como doctrinas”. (Mateo 15: 9)

Se dice que la prueba del banquete está en la degustación. El banquete que es el sistema judicial de los testigos de Jehová tiene un sabor muy amargo y es muy venenoso. Ha resultado en un dolor y dificultades incalculables para miles y miles de personas que han sido abusadas, algunas hasta el punto en que se quitaron la vida. Esta no es una receta diseñada por nuestro amado Señor. Sin duda, hay otro señor que ha diseñado esta receta en particular. Si los testigos de Jehová hubieran obedecido las instrucciones de Jesús e incluyeran mujeres en el proceso judicial, particularmente en el paso tres, imagínense cuánto más amoroso habría resultado el trato a los pecadores dentro de la congregación.

Hay otro caso en que los traductores cambien la palabra inspirada para ajustarla conforme a su propia sesgo.

La palabra “apóstol” proviene de la palabra griega apostolos, que según la Concordancia de Strong significa: “un mensajero, uno enviado en una misión, un apóstol, enviado, delegado, uno comisionado por otro para representarlo de alguna manera, especialmente un hombre enviado por Jesucristo mismo para predicar el Evangelio «.

En Romanos 16: 7, Pablo envía sus saludos a Andrónico y Junia, quienes se destacan entre los apóstoles. Ahora Junia en griego es un nombre de mujer. Se deriva del nombre de la diosa pagana Juno a quien las mujeres rezaban para ayudarlas durante el parto. La Traducción del Nuevo Mundo sustituye “Junias” por “Junia”, que es un nombre inventado que no se encuentra en ninguna parte de la literatura griega clásica. Junia, por otro lado, es común en tales escritos y siempre se refiere a una mujer.

Para ser justos con los traductores de la Biblia de los Testigos, muchos de los traductores de la Biblia realizan esta operación literaria de cambio de sexo. ¿Por qué? Uno debe asumir que está en juego el sesgo masculino. Los líderes masculinos de la iglesia simplemente no pueden soportar la idea de una mujer apóstol.

Sin embargo, cuando miramos el significado de la palabra objetivamente, ¿no está describiendo lo que hoy llamaríamos misionero? ¿Y no tenemos misioneras hoy? ¿Entonces, cuál es el problema?

Tenemos evidencia de que las mujeres sirvieron como profetas en Israel. Además de Débora, tenemos a Miriam, Hulda y Ana (Éxodo 15:20; 2 Reyes 22:14; Jueces 4: 4, 5; Lucas 2:36). También hemos visto mujeres actuando como profetas en la congregación cristiana durante el primer siglo. Joel predijo esto. Al citar su profecía, Pedro dijo:

‘“Y en los últimos días —dice Dios— derramaré algo de mi espíritu sobre toda clase de carne, y sus hijos y sus hijas profetizarán, y sus jóvenes verán visiones y sus viejos soñarán sueños; 18 y aun sobre mis esclavos y sobre mis esclavas derramaré algo de mi espíritu en aquellos días, y profetizarán. (Hechos 2:17, 18)

Ahora hemos visto evidencia, tanto en la época israelita como en la cristiana, de mujeres que sirven en una capacidad judicial, actuando como profetas, y ahora, hay evidencia que indica que había una mujer apóstol. ¿Por qué todo esto debería causar problemas a los varones de la congregación cristiana?

Quizás tenga que ver con la tendencia que tenemos de intentar establecer jerarquías de autoridad dentro de cualquier organización o arreglo humano. Quizás los hombres ven estas cosas como una usurpación de la autoridad del hombre. Quizás ven las palabras de Pablo a los Corintios y Efesios como indicativas de un arreglo jerárquico de autoridad de la congregación.

Trataremos el tema del liderazgo dentro de la congregación cristiana en el próximo video.

Gracias por su apoyo financiero y sus palabras de encomio.