Seleccionar página

Hola a todos. He recibido correos electrónicos y comentarios preguntando qué pasó con los videos. Bueno, la respuesta es bastante sencillo. Estaba enfermo. No se preocupen; ya estoy mejor. No fue COVID-19, sino un caso de herpes zóster. Aparentemente, tuve varicela cuando era niño y el virus se ha esperado todas estas décadas, ocultándose en mi sistema. esperando la oportunidad de atacar.

Estoy solo en este momento, así que me quitaré el cubrebocas.

He estado un poco preocupado por algunas cosas por un tiempo.  Mi preocupación es por los hijos de Dios.  Si eres cristiano, quiero decir un verdadero cristiano, no solo de nombre, sino cristiano en propósito de vida, si eres un verdadero cristiano, entonces tu preocupación es por el cuerpo de Cristo, la congregación de los elegidos.

Se nos ha ofrecido la oportunidad de gobernar con Cristo y ser el medio por el cual los problemas del mundo… no solo los de nuestra comunidad local… no solo los de nuestro país en particular o nuestra raza en particular… me atrevo a decir que ni siquiera los problemas del mundo, sino los problemas de la humanidad en general desde el principio de los tiempos: se nos ofrece la oportunidad de ser el único medio por el cual se va a arreglar toda la trágica y fallida historia de la humanidad.

¿Puede haber un llamado superior? ¿Podría algo que ofrece esta vida estar a la altura de un llamado tan exaltado?

Necesitamos fe para ver eso.  La fe nos permite ver lo invisible.  La fe nos permite superar lo que está ante nuestros ojos y lo que puede parecer más importante en este momento.  La fe nos permite poner tales cosas en su real perspectiva, y verlas como las simples distracciones sin sentido que realmente son.

Al principio, el diablo sentó las bases para un mundo de engaño; un mundo construido sobre la mentira.  Jesús lo llamó el padre de la mentira, y últimamente la mentira parece estar creciendo en fuerza.  Hay sitios web que rastrean las mentiras contadas por los políticos y las mentiras de un político en particular suman a más de diez mil.  Sin embargo, es aceptado e hasta venerado por muchos.  Siendo amantes de la verdad, podemos sentirnos movidos a actuar contra tales cosas, pero eso es una trampa.

Cualquier cosa que nos distraiga de nuestra comisión de hacer discípulos y predicar las buenas nuevas de Cristo solo da apoyo al inicuo.

Cuando Satanás engañó por primera vez, Nuestro Padre Celestial pronunció una profecía que explicaba que habría dos líneas de descendientes, una de Satanás y otra de la mujer.  La simiente de la mujer eventualmente destruirá a Satanás, así que puedes imaginar por qué se ha obsesionado por hacer todo lo posible para destruir esa simiente.  Como no puede eliminarla mediante un ataque directo, trata de engañarla o distraerla de su verdadera misión.

Somos miles de personas dispersas ya saliendo de la esclavitud a los hombres que forman las religiones del mundo hacia la libertad de Cristo.  Pero, durante el proceso de salida, a veces podemos perder nuestro camino.  Después de haber estado bajo el control de los hombres durante tanto tiempo, sospechamos de cualquier autoridad.  Algunos han pasado de un extremo, de la confianza absoluta en los hombres, al otro extremo en el que están dispuestos a creer en cualquier teoría descabellada siempre que se cuestione a quienes ocupan puestos de autoridad.

¿Cree que a Satanás le importa? No. Lo único que le importa es que estamos distraídos de nuestra misión principal.

Tal vez veamos un sitio web que parece ofrecer evidencia creíble de que los incendios forestales en California fueron causados por el gobierno para probar nuevas armas de rayos de partículas.  O tal vez nos dicen que el gobierno está usando aviones para esparcir químicos al aire. Un sorprendente número de personas ha aceptado la afirmación de que la tierra es plana y que la NASA está involucrada en la conspiración.  Otros alegan que el coronavirus es un engaño perpetrado por los gobiernos y la comunidad médica de todo el mundo.  Exigiendo que millones de personas participen en el engaño.

La Biblia dice en Proverbios 14:15: “La gente tonta cree todo lo que le dicen; la gente sabia piensa bien antes de actuar” (Traducción en Lenguaje Actual).

No pasaré tiempo probando que cada una de estas historias es un engaño, porque puedes hacerlo usted mismo con bastante facilidad.  El poder de verificar la verdad o la falsedad de cualquier reclamo está a su alcance.  Entonces, ¿por qué algunos prefieren creer en lugar de hacer el esfuerzo de verificar las cosas por sí mismos?  ¿No es eso lo que nos hizo perder tanto tiempo en nuestra fe anterior: una tendencia de creer sin verificar?  Confiábamos ciegamente en los hombres.

Hace poco vi algo en Facebook que decía que el coronavirus no es tan mortal como se nos hizo creer, que tiene una tasa de supervivencia del 99,9%.  Eso significa que solo 1 de cada mil personas muere por ello.  Eso no parece tan malo, ¿verdad?  La persona que hizo esa publicación incluso nos dio las cifras, por lo que parece creíble…siempre y cuando no hagamos los cálculos nosotros mismos.  Estoy seguro que contaba con nuestra pereza.

¿Cómo llegó a esa cifra?  Lo hizo al dividir el número de personas que han muerto por el virus contra toda la población de la tierra.  Bueno, por supuesto que vas a sobrevivir si nunca estás infectado en primer lugar.  Quiero decir, si calculara la posibilidad de morir durante el parto al incluir en su cálculo a todos los hombres del mundo, terminarías con una tasa de supervivencia bastante buena.

El póster de Facebook desafió al lector a compartir esta información, “si eres lo suficientemente valiente”.  Y ahí radica el problema en mi opinión.  Estas personas están explotando una creciente desconfianza en la autoridad.

Como testigo de Jehová, confié en la autoridad de los hombres que encabezaban la Organización.  Ahora veo que la organización me.  Sé que los gobiernos nos han engañado, las instituciones nos han engañado, las iglesias nos han engañado.  Por lo tanto, puede ser muy fácil para mí desconfiar de todas esas autoridades.  Después de haber sido engañado por tanto tiempo y tan completamente, no quiero dejarme engañar nunca más.

Pero no es la institución en particular que nos engaña, sea política, comercial o religiosa, sino son los hombres a su cargo. Ahora, otros hombres buscan explotar nuestro sentido de traición mintiéndonos y plantando teorías de conspiración ridículas en nuestra cabeza.  Si nos estamos pateando por poner fe ciega en lo que nos enseñaron los ocho hombres del Cuerpo Gobernante, ¿porque estaríamos tan dispuesto a confiar en algún tipo desconocido con un sitio web quien nos habla de tonterías?

Es por eso que siempre les exhorto a que verifican en la biblia todo lo que les digo.  Es la única forma de evitar ser engañado nuevamente.

Había un humano que estuvo dispuesto a morir por todos nosotros.  Ese fue Jesús.  Nunca explotó a nadie, sino que vino a servir.  Su fiel esclavo Juan fue inspirado a escribir lo siguiente en 1 Juan 4:1:

“Estimados hermanos, actualmente hay muchos falsos profetas en el mundo. Por eso, no le crean a todo el que dice estar inspirado por el Espíritu. Mejor pongan a prueba a todo que dice ser profeta para comprobar si viene de Dios” (Palabra de Dios para Todos).

Todos nosotros hemos sido creados a la imagen de Dios.  A diferencia de los animales, tenemos el poder de la razón.  Tenemos este magnífico cerebro, pero muy pocos elegimos usarlo.  Es como un músculo.  Si entrenas tus músculos, se fortalecen y te vuelves más fuerte y coordinado.  Pero eso requiere esfuerzo.  Es mucho más fácil sentarte en casa y mirar televisión.  Lo mismo sucede con el cerebro.  Si no lo ejercitamos, si no hacemos el esfuerzo de entrenarlo, se hace débil y nos hacemos vulnerables a creer en falsas historias y farsas.

Pablo nos dice: “¡Ojo! No permitan a nadie usar la filosofía humana para ganarse su confianza y tomar control de ustedes. No se dejen engañar por gente que viene con ideas falsas que no significan nada. Esas ideas vienen de los poderes espirituales del mundo y de las tradiciones de los hombres, no vienen de Cristo” (Colosenses 2:8 Palabra de Dios para Todos).

Eso no solo se relaciona con la enseñanza religiosa, sino con cualquier cosa que nos distraiga de Cristo.

El diablo quiere que nos distraigamos.  De hecho, le encantaría si pudiera hacernos desobedecer a nuestro Señor.  Es muy sutil y ha tenido miles de años para perfeccionar su oficio.

Recientemente, escuché algunas afirmaciones de que los cubrebocas son parte de una conspiración del gobierno para quitar nuestras libertades.  Pronto nos inyectarán chips de identificación bajo la apariencia de vacunas de COVID-19.  Hasta dicen que esto será parte de la señal de la bestia salvaje, el 666.  Falsas profetas.

Muchos no quieren usar la máscara, por lo tanto.  ¿Cuál debe ser nuestra actitud? ¿Nos debemos meter en la lucha?

Solo puedo ver al diablo riéndose como loco cuando hace que los cristianos se desvíen por tales temas y se involucran en asuntos de este mundo.  ¿Por qué?  Porque no solo está cambiando su enfoque del reino a los problemas del mundo, sino que incluso podría lograr que participen en desobediencia civil.

¿Importa si un cubrebocas funciona o no?  Para los cristianos, no debería.  ¿Por qué?  Por lo que Pablo escribió a los cristianos en Roma.  Dijo él:

“Todos deben obedecer a las autoridades del gobierno, porque Dios es quien les ha otorgado el poder. No hay ningún gobierno que Dios no haya establecido. Así que los que se niegan a obedecer a las autoridades se rebelan contra lo que Dios ha ordenado, y recibirán castigo… Así que hay que obedecer a las autoridades para que no te castiguen y porque es un deber de conciencia. Por eso mismo ustedes pagan impuestos. Las autoridades están sirviéndoles en el trabajo que Dios les ha encomendado. Páguenle a cada quien lo que le corresponda: sean impuestos, contribuciones, respeto u honor” (Romanos 13: 1-7 Nueva Biblia Viva).

Obviamente, Hechos 5:29 está involucrado.  Obedecemos las autoridades con tal que no nos mandan a hacer algo que van en contra de lo que Dios dice.

Puedes ti encontrar reprensible el carácter o desempeño de su presidente, rey, primer ministro o gobernador.  La idea de mostrarle respeto u honor a ese hombre puede parecer aborrecible.  Sin embargo, este es el mandato que tenemos de nuestro Rey, y Él sí merece nuestro respeto, honor y obediencia.  Además, si lo complaces, algún día estarás en condiciones de juzgar al mundo entero.  Así que seas paciente.

Lo que estoy tratando de decir es que hemos sido liberados de la esclavitud de los hombres, así que no nos permitamos caer nuevamente bajo el control de los hombres que promueven ideas fuera de lugar y alocadas.  Podrían hacernos perder el premio, tal como casi lo hizo el Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová.

Lees el siguiente pasaje y medítelo en oración, porque hay un mundo de sabiduría en éste:

Las palabras de Pablo a los corintios en 1 Corintios 3:16-23

“¿No saben que ustedes son el templo de Dios, y que el espíritu de Dios mora en ustedes?  Si alguien destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo, el cual son ustedes. Que nadie esté seduciéndose a sí mismo: Si alguno entre ustedes piensa que es sabio en este sistema de cosas, hágase necio, para que se haga sabio.  Porque la sabiduría de este mundo es necedad para con Dios; porque está escrito: “Prende a los sabios en su propia astucia”.  Y otra vez: “Jehová sabe que los razonamientos de los sabios son vanos”.  Por eso, que nadie se jacte en los hombres; porque todas las cosas les pertenecen a ustedes, sea Pablo, o Apolos, o Cefas, o el mundo, o la vida, o la muerte, o las cosas presentes, o las cosas venideras, todas las cosas les pertenecen;  a su vez, ustedes pertenecen a Cristo; Cristo, a su vez, pertenece a Dios.?” (1 Corintios 3:16-23)

 Piénselo: “Tu eres parte del templo de Dios”.  “Todas las cosas te pertenecen”.  “Más tu perteneces a Cristo”.

Esas son las cosas que valen la pena.  ¿Las conspiraciones del mundo?  Bueno, el mundo va pasando, pero el reino de Dios es para siempre.

Gracias.