Seleccionar página

La esperanza de la humanidad para el futuro.

¿Dónde estará? – Un examen de las Escrituras

¿Tenían los cristianos primitivos la esperanza de Resurrección a la Tierra o Resurrección al Cielo?

Escritos cristianos primitivos examinados. – Parte 7

 

Los seis artículos anteriores de esta serie revisaron la evidencia que se encuentra en las Escrituras sobre este tema.

En este artículo se llegó aproximadamente a causa de los descubrimientos interesantes que se encuentran en los primeros cristianos escritos sobre las circunstancias que rodearon la muerte de Jesucristo. Específicamente, el terremoto, la oscuridad durante 3 horas y así sucesivamente.

Por ello, el autor decidió revisar evidencia de las traducciones de los primeros escritos cristianos (no – escritura) que aún se encuentran disponibles en la actualidad. El objetivo era establecer de acuerdo con fuentes no bíblicas qué esperanza tenían los primeros cristianos en ese momento. Al momento de comenzar esta investigación, el autor no tenía idea de lo que encontraría.

Inicialmente se hizo evidente que la esperanza originalmente sostenida por los primeros cristianos era la de una resurrección a la tierra en un cuerpo carnal, coincidiendo con la conclusión del examen de las Escrituras, en nuestra serie “La esperanza de la humanidad para el futuro, ¿qué es?”. Por lo tanto, esta revisión también requirió un intento de identificar cuándo hubo cambios graduales que condujeron a la visión popular generalizada del cristianismo convencional hoy en día de que la esperanza es ir al cielo.

Solo los documentos fuente con una procedencia generalmente aceptada por los principales académicos han sido referidos en rojo. Por ejemplo, 2 ° Clemente no se considera del mismo origen, escritor y fecha que 1 Clemente.

La revisión está agrupada por el “Padre de la Iglesia Primitiva” (como se suele llamar a los escritores) y los primeros escritores cristianos se clasifican aproximadamente en orden de escritura de año ascendente. Se proporcionan enlaces de origen para todas las citas para que el lector pueda obtener más contexto si lo desea. Sin embargo, el autor ha intentado darle un contexto suficiente a la cita para que los lectores puedan entenderla. Algunas citas son grandes debido al estilo de escritura de los autores.

Lo que se desarrolló en esta exploración de los primeros escritos cristianos fue nuevo y muy informativo para el autor, y se espera que les resulte lo mismo, queridos lectores.

Método

El autor realizó una búsqueda exhaustiva, que llevó mucho tiempo, en todos los primeros escritos cristianos disponibles en inglés para garantizar que se presentara un registro preciso y una reflexión de los hechos históricos. No se dejaron deliberadamente referencias a la resurrección donde tocaron el tema de la Esperanza de la humanidad a menos que fueran del mismo escritor y repitieran el mismo entendimiento (en aras de la brevedad) en las citas de ese escritor individual ya incluido. Si los lectores están al tanto de cualquier otra cita importante que se haya omitido / pasado por alto y que respalde las conclusiones de este documento o lo contradiga, no dude en comunicarse con el autor.

 

1.      Clemente de Roma: escrito c. 88 d.C. – c. 140 d.C.

Los escritos de Clemente de Roma discuten brevemente la resurrección con referencias a la esperanza de Job. No hay indicios de que el destino esté en el cielo.

1 Clemente 24: 1

“Comprendamos, amados, cómo el Maestro nos muestra continuamente la resurrección que será más adelante; de lo cual hizo al Señor Jesucristo la primicia, cuando lo levantó de los muertos.”

1 Clemente 24: 2

“Contemplemos, amados, la resurrección que ocurre en su debido tiempo.”

 1 Clemente 24: 3

“Día y noche nos muestran la resurrección. La noche se duerme, y se levanta el día; el día se aparta y la noche se acerca.”

 1 Clemente 26: 1

“¿Entonces pensamos que es algo grandioso y maravilloso, si el Creador del universo traerá la resurrección de aquellos que le han servido con santidad en la garantía de una buena fe, al ver que Él nos muestra incluso por un pájaro la magnificencia de su promesa?”

1 Clemente 26: 2

“Porque dice en cierto lugar, y tú me levantarás, y te alabaré; y; Me fui a descansar y dormí, estaba despierto, porque Tú estás conmigo.”

 1 Clemente 26: 3

“Y nuevamente Job dice: Y levantarás esta carne mía que ha soportado todas estas cosas.”

 1 Clemente 27: 1

“Con esta esperanza, pues, que nuestras almas se unan a Aquel que es fiel en sus promesas y que es justo en sus juicios.”

 Todos estos comentarios de Clemente de Roma no indican ninguna esperanza de vida en el cielo, sino que refuerzan las conclusiones a las que llegamos en nuestro examen anterior del registro bíblico.

Fuente http://www.earlychristianwritings.com/text/1clement-lightfoot.html

2.      Fragmentos de Papias: Escrito c. 110 d.C. – c. 140 d.C.

Los fragmentos son compilaciones de escritos posteriores de otros autores que indican explícitamente que citan de Papias.

Esta cita de Jerónimo (en el siglo IV) muestra que Papias, Ireneo y otros creían en un reinado de 1000 años por Cristo en la carne, después de su visible regreso a la tierra. Se deduce que, por lo tanto, la resurrección de los santos sería también a la tierra en la carne, no como criaturas espirituales. (Si Jesús estaba literalmente en la carne, o al menos se materializó en la tierra, de acuerdo con sus creencias, entonces, implícitamente, los santos (o santos) también resucitarían en la carne).

Se dice que este Papias promulgó la tradición judía de un Milenio, y lo siguen Ireneo, Apolinario y los demás, quienes dicen que después de la resurrección el Señor reinará en la carne con los santos. Tertuliano también en su trabajo Sobre la esperanza de los fieles, Victorino de Petau y Lactantius siguen este punto de vista.

Extracto de: Jerome, Sobre hombres ilustres, 18 ” http://www.ccel.org/ccel/schaff/npnf203.v.iii.xx.html  

 

3.      Policarpo: Martirio de Policarpo – Escrito originalmente c. 150 d.C.

Martirio de Policarpo – Capítulo XIV

Esta cita no menciona el cielo, solo la resurrección a la vida eterna en la carne (cuerpo). Además, que el alma y el cuerpo resucitarían.

En este capítulo sobre la oración de Policarpo dice en parte: “Te doy gracias porque me has considerado digno de este día y hora, … a la resurrección de la vida eterna, tanto del alma como del cuerpo, a través de la incorrupción por el Santo Espíritu.”

Fuente : Ver Anti Nicene Fathers Volume 1, Christian Classics Ethereal Library , p122 (pdf p165) https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf01.iv.iv.xiv.html

 

4.      Justino Mártir: Diálogo con Trypho – Escrito c. 155 d.C. – c. 167 d.C.

Aquí, Justino acusó falsos cristianos de no creer en la resurrección de los muertos – (es decir, como los saduceos) y también que estos falsos cristianos creído que sus almas cuando mueren fueron llevados al cielo, (y, por lo tanto, por extensión, se no requiere una resurrección).

Esto indica que la influencia de la corrupción ya estaba trabajando en el mediano siglo II, pero la corriente principal de primeras congregaciones refutó estas ideas, porque esto habría cambiado sus creencias heredadas de una resurrección a la tierra en un nuevo concepto de transformación en una criatura espíritu en el cielo.

“Porque elijo no seguir las doctrinas de los hombres o de los hombres, sino Dios y las doctrinas [entregadas] por Él. Porque si te has enamorado de algunos que se llaman cristianos, pero que no admiten esta verdad y se aventuran a blasfemar al Dios de Abraham, al Dios de Isaac y al Dios de Jacob; quienes dicen que no hay resurrección de los muertos, y que sus almas, cuando mueren, son llevadas al cielo; no te imagines que son cristianos … 2263 … Pero yo y otros, que somos cristianos de mente recta en todos los puntos, estamos seguros de que habrá una resurrección de los muertos y mil años 2264 en Jerusalén “

Fuente: p638 ANF01 Capítulo LXXX https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf01.viii.iv.lxxx.html 

 

5.      Tatiano: Discurso a los griegos – Escrito c.155 d.C. – c.165 d.C.

Aquí Tatiano estaba explicando específicamente la creencia cristiana de la resurrección a la no griega – cristianos. La cita claramente solo habla de la resurrección de los cuerpos físicos.

Capítulo VI. La creencia de los cristianos en la resurrección.

“Y por este motivo creemos que habrá una resurrección de cuerpos después de la consumación de todas las cosas; no, como afirman los estoicos, de acuerdo con el regreso de ciertos ciclos, las mismas cosas se producen y destruyen sin ningún propósito útil, sino una resurrección de una vez por todas, 19 cuando nuestros períodos de existencia se completan, y en consecuencia únicamente de la constitución de las cosas bajo las cuales viven los hombres solos, con el propósito de juzgarlos. Ni Minos ni Rhadamanthus nos sentenciaron, ante cuya muerte no se juzgó a una sola alma, según los cuentos míticos; pero el Creador, Dios mismo, se convierte en árbitro. Y, aunque nos consideran meros tontos y charlatanes, no nos preocupa, ya que tenemos fe en esta doctrina. Por lo tanto, como no existía antes de nacer, no sabía quién era, y solo existía en la potencialidad (ὐπόστασις) de la materia carnal, pero al nacer, después de un estado anterior de la nada, obtuve una certeza a través de mi nacimiento. de mi existencia De la misma manera, habiendo nacido, y a través de la muerte que ya no existe y que ya no se me ve, existiré de nuevo, tal como antes no existía, sino que nací después. Aunque el fuego destruye todos los rastros de mi carne, el mundo recibe la materia vaporizada; 20 y aunque disperso a través de ríos y mares, o hecho pedazos por bestias salvajes, estoy alojado en los depósitos de un Señor rico. Y, aunque los pobres y los impíos no saben lo que está almacenado, sin embargo, Dios el Soberano, cuando Él quiera, restaurará la sustancia que es visible solo para Él en su condición prístina.”

 

Fuentes: http://www.earlychristianwritings.com/text/tatian-address.html

 

6.      Teófilo de Antioquía: Teófilo a Autolycus – Escrito c.161 d.C. – c. 181 d.C.

Theophilus a Autolycus, Libro 1, Capítulo VIII, Fe requerida en todos los asuntos.

Theophilus estaba aquí escribiendo a una persona llamada Autolycus que no creía en la resurrección y la cita claramente dice que Theophilus cree que la resurrección se esperaba en la tierra.

“Pero no crees que los muertos resuciten. Cuando la resurrección tenga lugar, entonces creerás, lo hagas o no; y tu fe será contada por incredulidad, a menos que creas ahora. ¿Y por qué no crees? ¿No sabes que la fe es el principio principal en todos los asuntos?

 

Theophilus a Autolycus, Libro 1, Capítulo XIII, La resurrección demostrado con ejemplos.

Esta cita adicional de Theophilus también se lee claramente como la resurrección que se espera en la tierra.

 

“Entonces, en cuanto a tu negación de que los muertos resucitan, porque tú dices, 23 ” ¿Muéstrame incluso a alguien que haya resucitado de entre los muertos, para ver que puedo creer “, primero, qué gran cosa es si crees cuando has visto la cosa hecha? Entonces, una vez más, usted cree que Hércules, 93 que quemó a sí mismo, vive; y que Æsculapius, que fue alcanzado por un rayo, fue criado; ¿Y no crees en las cosas que te dice Dios? Pero, supongamos que debo mostrarle a un hombre muerto criado y vivo, incluso esto no lo creería. De hecho, Dios te muestra muchas pruebas de que puedes creerle. Considere, por favor, la muerte de las estaciones, los días y las noches, cómo estos también mueren y resucitan “.

 

Fuente: http://www.earlychristianwritings.com/text/theophilus-book1.html

Theophilus a Autolycus, Libro 2, Capítulo XXVI, La bondad de Dios al expulsar al hombre del Paraíso

Esta cita también se lee claramente como la resurrección que se espera en la tierra.

 

“Para que el uno se cumpliera cuando fue colocado allí, y el segundo se cumplirá después de la resurrección y el juicio. Porque, al igual que una nave, cuando se forma tiene algún defecto, se remueve o se rehace, para que pueda volverse nueva y completa; así también le sucede al hombre 105 por muerte. Por una u otra forma, él está dividido, para que pueda resucitar en la resurrección entera;

Me refiero a impecable, justo e inmortal.”

Fuente: http://www.earlychristianwritings.com/text/theophilus-book2.html

 

7.      Atenágoras – La resurrección de los muertos: escrito c.177 d.C.

Atenágoras estaba aquí discutiendo la resurrección física de los cuerpos carnales que se habían disuelto en la tierra y que Dios era capaz de reconstituir los cuerpos disueltos.

Capítulo XI – Recapitulación

“Si, entonces, por medio de lo que es por naturaleza primero y lo que se deriva de él, cada uno de los puntos investigados ha sido probado, es muy evidente que la resurrección de cuerpos disueltos es un trabajo que el Creador puede realizar, y puede”

Capítulo XVIII – El juicio debe tener referencia tanto al alma como al cuerpo.

“El resultado de todo esto es muy claro para todos, es decir, que, en el lenguaje del apóstol,” este corruptible (y soluble) debe vestirse de incorrupción “, 153 para que aquellos que estaban muertos, hubieran sido hechos vivos. por la resurrección, y las partes que se separaron y se disolvieron por completo una vez que se unieron nuevamente, cada uno puede, de acuerdo con la justicia, recibir lo que ha hecho el cuerpo, ya sea bueno o malo“.

Fuente: http://www.earlychristianwritings.com/text/athenagoras-resurrection.html

 

8.      Ireneo – Contra las Herejías: Escrito c. 180 d.C. – c. 202 d.C.

Ireneo escribió en contra de las herejías y las falsas enseñanzas que circulaban en ese momento. Todas estas citas en su contexto muestran claramente que él y la corriente principal del cristianismo primitivo en ese momento creían en una resurrección a la tierra.

Contra las Herejías, Libro V, Capítulo XXXII

“Entonces, los que son de fe serán bendecidos con el fiel Abraham, y estos son los hijos de Abraham. Ahora Dios hizo la promesa de la tierra a Abraham y su simiente; sin embargo, ni Abraham ni su simiente, es decir, aquellos que están justificados por la fe, 562 ahora reciben ninguna herencia en ella; pero lo recibirán en la resurrección de los justos. Porque Dios es verdadero y fiel; y por eso dijo: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la tierra”.

 

Contra las Herejías, Libro V, Capítulo XXXIII

“Prometió beber del fruto de la vid con sus discípulos, indicando así estos dos puntos: la herencia de la tierra en la que se bebe el nuevo fruto de la vida, y la resurrección de sus discípulos en la carne. Porque la nueva carne que se levanta nuevamente es la misma que también recibió la nueva copa. Y de ninguna manera puede entenderse que bebe del fruto de la vid cuando se establece con sus [discípulos] arriba en un lugar súper celestial; ni, de nuevo, son los que lo beben sin carne, porque beber de lo que fluye de la vid pertenece a la carne, y no al espíritu “.

“3. La bendición de Isaac con la que bendijo a su hijo menor Jacob tiene el mismo significado, cuando dice: “He aquí, el olor de mi hijo es como el olor de un campo lleno que el Señor ha bendecido”. 2088 Pero “el campo es el mundo”. 2089 Y, por lo tanto, agregó, “Dios GIV correo a ti del rocío del cielo, y de la fertilidad de la tierra, abundancia de trigo y el vino. Y que las naciones te sirvan, y los reyes se inclinen ante ti; y sé señor de tu hermano, y los hijos de tu padre se postrarán ante ti: maldito será el que te maldiga, y bendito sea el que te bendiga. 2090 Si alguien, entonces, no acepta estas cosas como referentes al reino designado, debe caer en mucha contradicción y contrariedad, como es el caso de los judíos, quienes están involucrados en una perplejidad absoluta. Porque no solo las naciones en esta vida no sirvieron a este Jacob; pero incluso después de haber recibido la bendición, él mismo

saliendo [de su casa], sirvió a su tío Labán el sirio durante veinte años; 2091 y no solo no se hizo señor de su hermano, sino que se inclinó ante su hermano Esaú, a su regreso de Mesopotamia a su padre, y le ofreció muchos regalos. 2092 Además, ¿de qué manera heredó mucho maíz y vino aquí, el que emigró a Egipto debido a la hambruna que poseía la tierra en la que habitaba, y quedó sujeto al faraón, que entonces gobernaba sobre Egipto? La bendición pronosticada, por lo tanto, pertenece incuestionablemente a los tiempos del reino, cuando los justos gobernarán cuando resuciten de los muertos; 2093 cuando también la creación, después de haber sido renovada y liberada, fructifique con una abundancia de todo tipo de alimentos, del rocío del cielo y de la fertilidad de la tierra: “

Contra las Herejías, Libro V, Capítulo XXXIII

“Sin embargo, si alguno se esfuerza por alegorizar [profecías] de este tipo, no se considerará que son consistentes con ellos mismos en todos los puntos, y se verá afectado por la enseñanza de las mismas expresiones [en cuestión]. Por ejemplo: “Cuando las ciudades” de los gentiles “estén desoladas, para que no sean habitadas, y las casas para que no haya hombres en ellas y la tierra quede desolada”. 2117 “Porque, he aquí”, dice Isaías, “el día del Señor viene remedio pasado, lleno de furia e ira, para arrasar la ciudad de la tierra, y desarraigar a los pecadores de ella”. 2118 Y nuevamente dice: “Que se lo lleven, para que no vea la gloria de Dios”. 2119 Y cuando se hacen estas cosas, él dice: “Dios quitará a los hombres lejos, y los que queden se multiplicarán en la tierra “. 2120 “Y edificarán casas, y las habitarán ellos mismos; y plantarán viñas, y comerán de ellas mismas”. 2121 Porque todas estas y otras palabras fueron indudablemente pronunciadas en referencia a la resurrección de los justos, que tiene lugar después de la venida del Anticristo, y la destrucción de todas las naciones bajo su gobierno; en [los tiempos de] que [la resurrección] los justos reinarán en la tierra, fortaleciéndose ante la vista del Señor: y por medio de Él se acostumbrarán a participar en la gloria de Dios Padre, y disfrutarán en el reino relaciones sexuales y comunión con los santos ángeles, y unión con seres espirituales; y [con respecto a] aquellos a quienes el Señor encontrará en la carne, esperándolo del cielo, y quienes han sufrido tribulación, así como también escaparon de las manos del inicuo. Porque es en referencia a ellos que el profeta dice: “Y los que queden se multiplicarán sobre la tierra”.

Fuente: http://gnosis.org/library/advh5.htm

 

Epístola de Mathetes a Diognetus: Escrito: varias estimaciones entre c. 130 d.C. a c. 190 d.C. – c. 199 d.C.

La beca moderna favorece la última fecha.

Este escrito, que se cree que es de fines del siglo II, implica un mensaje muy diferente a los examinados anteriormente. Introduce conceptos de inmortalidad del alma y la vida en el cielo en marcado contraste con el mensaje de Clemente y Ireneo y otros del mismo período de tiempo. Por lo tanto, es probable que estos sean (a) escritos de los falsos cristianos mencionados por Ireneo o (b) modificaciones posteriores a los textos hechos por los copistas para estar de acuerdo con las enseñanzas que prevalecen en la Iglesia Católica.

Los hechos que dan soporte a estas conclusiones son los siguientes:

  1. Las únicas 3 copias existentes son de 1592 AD, unos 1400 años después de que supuestamente se escribieron.
  2. Los corales son muy sospechosos de que al menos los capítulos XI y XII sean espurios, lo que potencialmente arroja dudas sobre el resto de los capítulos.
  3. La procedencia dudosa aumenta aún más como las citas están en desacuerdo con t él originales escritos examinados previamente del mismo período de tiempo.

 

Mathetes – Capítulo V – Los modales de los cristianos –

Están en la carne, pero no viven según la carne. 22 Pasan sus días en la tierra, pero son ciudadanos del cielo23

Este comentario puede leerse de acuerdo con las Escrituras como Filipenses 3: 20 “En cuanto a nosotros, nuestra ciudadanía existe en los cielos, desde donde también esperamos ansiosamente un salvador, el Señor Jesucristo”, y ambos discutimos origen de la ciudadanía como siendo del cielo, es decir, Dios.

Mathetes – capítulo VI –

El alma inmortal habita en un tabernáculo mortal; y los cristianos viven como peregrinos en [cuerpos] corruptibles, buscando una vivienda incorruptible 31 en los cielos. 

Esta porción es marcadamente diferente de cualquier cita ya encontrada. Se lee como las enseñanzas posteriores de la Iglesia Católica en lugar de la comprensión de las primeras enseñanzas cristianas encontradas hasta ahora.

Mathetes – capítulo X –

“A quien le ha prometido un reino en el cielo, y se lo dará a los que lo han amado”.

Esta porción también se lee como las enseñanzas posteriores de la Iglesia Católica en lugar de la comprensión de las primeras enseñanzas cristianas encontradas hasta ahora.

Fuente: Ver AntiNiceneFathers Volumen 1, Christian Classics Ethereal Library, página 71, (copia en PDF p114)

Fuente: http://www.earlychristianwritings.com/diognetus.html

 

9.      Clemente de Alejandría: escrito c. 193 d.C. – c. 217 d.C.

Cabe señalar que los estudiosos reconocen que hay muchas corrupciones en los textos disponibles de Clemente de Alejandría. Es difícil discernir si la siguiente cita es una de las corrupciones posteriores, pero contrasta con los escritos de Ireneo del mismo período, ya que sugiere un destino celestial, aunque sea en el fin del mundo, no a la muerte. La mayoría de las religiones cristianas enseñan hoy.

¿Quién es el hombre rico que se salvará?

“Un trofeo de la resurrección que esperamos; cuando en el fin del mundo, los ángeles, radiantes de alegría, himnos y abriendo los cielos, reciban en las moradas celestiales a aquellos que realmente se arrepienten; y, ante todo, el Salvador mismo va a su encuentro, dándoles la bienvenida; sosteniendo la luz sin sombras, incesante; conduciéndolos, al seno del Padre, a la vida eterna, al reino de los cielos”.

Fuente https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf02.vi.v.html

 

10.  Tertuliano: Varios escritos – Escrito c. 208 d.C. (contra Marción)

Estas dos citas de la escritura de Tertuliano llamada Apologética discuten la resurrección de toda la raza humana a los mismos cuerpos, contrastando esto con los puntos de vista paganos de la reencarnación en los animales.

Apologética: Disculpa: Capítulo XLVIII

“Entonces toda la raza humana será criada nuevamente, para que se cumplan sus cuotas de acuerdo con lo que ha merecido en el período del bien o del mal, y de allí en adelante para que se paguen a través de las inconmensurables edades de la eternidad. Por lo tanto, después de esto no hay muerte ni resurrecciones repetidas, sino que seremos iguales a lo que somos ahora, y sin cambios: los siervos de Dios, siempre con Dios”.

 

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.iv.iii.xlviii.html

Apologética: Ad Naciones: Libro 1, Capítulo XIX

“Porque damos por sentado la resurrección de los muertos. La esperanza en esta resurrección equivale a un desprecio de la muerte “…” ¡Pero ¡cuánto más digna de aceptación es nuestra creencia que sostiene que volverán a los mismos cuerpos! ¡Y cuánto más ridículo es tu presunción heredada, que el espíritu humano debe reaparecer en un perro, una mula o un pavo real!

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.iv.viii.i.xix.html

 

Anti-Marcion: La prescripción contra los herejes: Capítulo XIII: Resumen del Credo o Regla de Fe (p513 pdf)

Esta cita, aunque parte podría entenderse de cualquier manera, menciona la resurrección de los santos y los malvados que ocurren juntos y que es carnal. Claramente, los malvados no van al cielo y no hay indicios de una resurrección como criaturas espirituales.

“Él [Cristo] se sentó a la diestra del Padre; envió en lugar de Sí mismo el Poder del Espíritu Santo para guiar a los que creen; vendrá con gloria para llevar a los santos al disfrute de la vida eterna y de las promesas celestiales, y para condenar a los impíos al fuego eterno, después de la resurrección de ambas clases, junto con la restauración de su carne.”

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.iii.xiii.html

 

Anti-Marcion: La receta contra los herejes: Capítulo XLIV: La herejía reduce el respeto por Cristo y destruye todo temor a su gran juicio (p556 pdf)

Este interesante pasaje habla de los herejes y, para exponer su punto de vista, tiene a Jesús hipotética y sarcásticamente hablando con estos herejes, contrastando lo que enseñó y lo que los herejes están enseñando, mostrando cuán burlona es su opinión sobre las enseñanzas de Cristo. Él hace la pregunta, ¿por qué Jesús enseñaría una cosa y luego cambiaría de opinión?

“Supongo que [los herejes] correrán un gran riesgo de perder el perdón, cuando el Señor responda: les advertí claramente que debería haber maestros de falsa doctrina en mi nombre, así como también el de los profetas y apóstoles; y a mis propios discípulos les encargué que te predicarán las mismas cosas. Pero en cuanto a ti, ¡no se suponía, por supuesto, que me creerías! Una vez les di el evangelio y la doctrina de dicha regla (de vida y fe) a mis apóstoles; ¡pero después fue un placer hacer cambios considerables! Había prometido una resurrección, incluso de la carne; pero, pensándolo bien, ¡me sorprendió que no pudiera cumplir mi promesa! Me había demostrado haber nacido de una virgen; pero esto me pareció después ser algo desacreditarle “.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.iii.xliv.html

 

Los cinco libros contra Marción: Libro 3: Capítulo XXIV: La gloria milenaria y celestial de Cristo en compañía de sus santos (p738 pdf)

Aquí Marcion, visto como un hereje por Tertulian, está declarando que hay una esperanza de vida en los cielos, algo que Tertulian nunca ha entretenido y le pide a Marcion una prueba de esto. ¡Tertuliano llama a esto una “pretensión hueca de una poderosa promesa”!

“Ahora, por mi parte, de hecho, a pesar de que las Escrituras no me ofrecieron ninguna mano de esperanza celestial, todavía debería tener una presunción suficiente de incluso esta promesa, en mi disfrute actual del don terrenal; y debería buscar algo también de lo celestial, de Aquel que es el Dios del cielo y de la tierra. Por lo tanto, debería creer que el Cristo que promete las bendiciones superiores es (el Hijo) de Aquel que también había prometido las inferiores; quien, además, ofreció pruebas de mayores obsequios por parte de pequeños; quien había reservado solo para Su Cristo esta revelación de un reino (quizás) inaudito, de modo que, mientras Sus siervos anunciaban la gloria terrenal, el celestial podría tener a Dios mismo como su mensajero. Usted, sin embargo, argumentan a favor de otro Cristo, de la misma circunstancia de que Él proclama un nuevo reino. Primero debe presentar algún ejemplo de Su beneficencia, para que no tenga buenas razones para dudar de la credibilidad de la gran promesa, que usted dice que debería esperarse; no, es antes de todo lo necesario que debes probar que un cielo le pertenece a Él, a quien declaras que promete cosas celestiales. Tal como están las cosas, nos invitas a cenar, pero no señales tu casa; afirmas un reino, pero no nos muestras ningún estado real. ¿Puede ser que tu Cristo promete un reino de los cielos, sin tener un cielo? ¿Como se mostró hombre, sin tener carne? ¡Oh, qué fantasma de principio a fin! ¡Oh pretensión hueca de una poderosa promesa! 

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.iv.iv.xxiv.html

 

Los cinco libros contra Marción: Libro 5: Capítulo IX: La Doctrina de la Resurrección. El cuerpo resucitará (p965 pdf)

Todo el objetivo de este capítulo es que el cuerpo carnal resucitará nuevamente. No hay ninguna sugerencia de que la resurrección será como una especie de criatura espiritual.

“Al tocar la resurrección de los muertos, primero preguntemos cómo algunas personas lo negaron. Sin duda de la misma manera en que ahora se niega, ya que la resurrección de la carne tiene en todo momento hombres para negarlo. Pero muchos hombres sabios reclaman para el alma una naturaleza divina, y confían en su destino eterno, e incluso la multitud adora a los muertos con la presunción de que audazmente sostienen que sus almas sobreviven. Sin embargo, en cuanto a nuestros cuerpos, es evidente que perecen ya sea por el fuego o las bestias salvajes, o incluso cuando se mantienen con el mayor cuidado por mucho tiempo. Por lo tanto, cuando el apóstol refuta a quienes niegan la resurrección de la carne, defiende, en oposición a ellos, la cuestión precisa de su negación, es decir, la resurrección del cuerpo. Tienes toda la respuesta envuelta en esto. Todo lo demás es superfluo. Ahora, en este mismo punto, que se llama la resurrección de los muertos, es necesario que la fuerza adecuada de las palabras se mantenga con precisión. 5586 La palabra “muerto” expresa simplemente lo que ha perdido el principio vital, por medio del cual solía vivir. Ahora el cuerpo es lo que pierde la vida, y como resultado de perderlo se vuelve muerto. Para el cuerpo, por lo tanto, el término muerto solo es adecuado. Además, como la resurrección se acumula para lo que está muerto, y muerto es un término aplicable solo a un cuerpo, por lo tanto, solo el cuerpo tiene una resurrección incidental. “

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.iv.vi.ix.html

 

Los cinco libros contra Marción: Libro 5: Capítulo IX: La Doctrina de la Resurrección. El cuerpo resucitará (p971 pdf)

Marción, fue visto por Tertuliano como un hereje, e introdujo la enseñanza de que fue el alma la que ganó la salvación y no hubo resurrección física, que más tarde se convirtió en la visión generalizada hoy en la cristiandad, de que el alma va al cielo o al infierno.

“Porque Marción de ninguna manera admite la resurrección de la carne, y es solo la salvación del alma lo que él promete; en consecuencia, la pregunta que plantea no se refiere al tipo de cuerpo, sino a la sustancia misma del mismo “

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.iv.vi.ix.html

 

Los cinco libros contra Marción: Libro 5: Capítulo IX: La Doctrina de la Resurrección. El cuerpo resucitará (p972 pdf)

Muy interesante para el autor, que nunca había leído las obras de Tertuliano antes de hacer esta investigación, Tertuliano está discutiendo el pasaje de 1 Corintios 15:35-57 y llega esencialmente a la misma conclusión que el autor cuando investiga solo las escrituras para “La humanidad Esperanza para el futuro, ¿dónde estará? Parte 5” .

” Del mismo modo,” aunque se siembra un cuerpo natural, se levanta un cuerpo espiritual “. Ahora, aunque el principio natural de la vida y el espíritu tienen cada uno un cuerpo propio, de modo que el “cuerpo natural” puede ser tomado justamente para significar el alma, y “el cuerpo espiritual ” el espíritu, pero eso no es razón para suponiendo que el apóstol diga que el alma debe convertirse en espíritu en la resurrección , pero que el cuerpo (que, al nacer junto con el alma, y ​​al retener su vida por medio del alma, admite ser llamado animal (o natural) ) se volverá espiritual , ya que se eleva a través del Espíritu a una vida eterna. En resumen, dado que no es el alma, sino la carne la “sembrada en corrupción”, cuando se convierte en descomposición en la tierra, se deduce que (después de tal disolución) el alma ya no es el cuerpo natural, sino que la carne, que era el cuerpo natural (es el sujeto del cambio futuro), por cuanto a un cuerpo natural se convierte en un cuerpo espiritual”. 

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.iv.vi.ix.html

 

Los cinco libros contra Marción: Libro 5: Capítulo IX: La Doctrina de la Resurrección. El cuerpo resucitará (p973-5 pdf)

Esta es una continuación del mismo pasaje de la cita inmediatamente anterior. Esta cita nuevamente tiene una explicación casi idéntica de las palabras de Pablo a los corintios como el autor de esta investigación sobre la esperanza de la humanidad para el futuro.

“¿Para qué son las siguientes palabras? “Ahora esto digo, hermanos, que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios”. Se refiere a las obras de la carne y la sangre, que, en su Epístola a los Gálatas, privan a los hombres del reino de Dios ” … y” Pero la resurrección es una cosa, y el reino es otra. La resurrección es primero, y luego el reino. Decimos, por lo tanto, que la carne se levanta nuevamente, pero que cuando se cambia obtiene el reino. “Porque los muertos serán resucitados incorruptibles”, incluso aquellos que habían sido corruptibles cuando sus cuerpos cayeron en descomposición; “Y seremos transformados, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos. Porque este corruptible “—y mientras hablaba, el apóstol aparentemente señaló su propia carne—” debe vestirse de incorrupción, y este mortal debe vestirse de inmortalidad”, para que, de hecho, pueda convertirse en una sustancia adecuada para el reino de Dios. “Porque seremos como los ángeles”. Este será el cambio perfecto de nuestra carne, solo después de su resurrección. Ahora bien, si, por el contrario, no debe haber carne, ¿cómo se vestirá de incorrupción e inmortalidad? Luego de convertirse en otra cosa por su cambio, obtendrá el reino de Dios, ya no la carne (vieja) y la sangre, sino el cuerpo que Dios le habrá dado. Con razón, el apóstol declara: “La carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios”. por esto (honor) se atribuye a la condición cambiada que sigue a la resurrección. Ya que, por lo tanto, se cumplirá la palabra que fue escrita por el Creador, “Oh muerte, ¿dónde está tu victoria”, o tu lucha? “Oh muerte, ¿dónde está tu aguijón?”

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.iv.vi.ix.html

 

Sobre la resurrección de la carne (PDF p1202 – > p1270 +)

Todo este gran tratado trata por completo de defender la creencia cristiana primitiva de la resurrección de regreso a un cuerpo carnal, contra la influencia de los saduceos judíos y los filósofos paganos en algunos cristianos primitivos. Los marcionistas creían que Jesús era el salvador enviado por Dios, y Pablo el Apóstol era el apóstol principal, pero rechazaron la Biblia hebrea y al Dios de Israel como una entidad separada y más baja que el Dios del Nuevo Testamento que todo lo perdona. También creían en la salvación del alma, pero no en una resurrección física. En este contexto, la siguiente cita es el estado tertuliano:

(p1205) “Porque si se niega la resurrección de la carne, ese artículo principal de la fe se sacude; si se afirma, eso se establece “.

(p1234) “Para algunos, cuando se han posado en una forma muy habitual de declaración profética, generalmente expresada en figura y alegoría, aunque no siempre, distorsionan en algún sentido imaginario, incluso la doctrina más claramente descrita de la resurrección de los muertos, alegando que incluso la muerte misma debe entenderse en un sentido espiritual”.

(p1241) Con respecto al apóstol Pablo, dice: “el apóstol escribe a los filipenses:” Si por algún medio “, dice él,” podría alcanzar la resurrección de los muertos. No como si ya hubiera alcanzado o ya fuera perfecto. Es interesante que esta cita de Filipenses 3:11 dice que el texto no lee “resurrección anterior” como en el TNM, sino simplemente “resurrección”.

(p1259) Refiriéndose a Mateo 10:28 Razones tertulianas: ” Pero Él [Jesús] también nos enseña que” es más bien temible, que es capaz de destruir tanto el cuerpo como el alma en el infierno “, es decir, solo el Señor; “No aquellos que matan el cuerpo, pero no pueden dañar el alma”, es decir, todos los poderes humanos. Aquí, entonces, tenemos un reconocimiento de la inmortalidad natural del alma, que los hombres no pueden matar; y de la mortalidad del cuerpo, que puede ser asesinado: de donde aprendemos que la resurrección de los muertos es una resurrección de la carne; porque a menos que fuera resucitado, sería imposible que la carne fuera “asesinada en el infierno”.

Sin embargo, al hacerlo, ha introducido la inmortalidad del alma en el cristianismo convencional, aunque no necesariamente con el mismo significado que el cristianismo actual. También hay una pregunta en la mente del autor sobre si este pasaje es una interpolación posterior, ya que no está de acuerdo con la próxima cita de sus escritos y el mensaje general que da a través de sus escritos.             

(p1265) Esto habla por sí mismo. El razonamiento dado es: ¿Por qué Cristo resucitó a Lázaro y a otros a la tierra? Sirvió para mantener la creencia de los hombres en una futura resurrección terrenal de la misma manera que ya entendieron.

Capítulo XXXVIII. Cristo, al resucitar a los muertos, atestiguó de manera práctica la doctrina de la resurrección de la carne.

“Después de las palabras del Señor, ¿qué debemos pensar del significado de Sus acciones, cuando Él levanta a personas muertas de sus ataúdes y tumbas? ¿Con qué fin lo hizo? Si fue solo por la simple exhibición de su poder, o para permitir el favor temporal de la restauración de la vida, en realidad no fue un gran problema para él criar a los hombres para que murieran de nuevo. Sin embargo, si, como era la verdad, era más bien mantener segura la creencia de los hombres en una futura resurrección, entonces debe deducirse de la forma particular de Sus propios ejemplos, que dicha resurrección será corporal. Nunca puedo permitir que se diga que la resurrección del futuro, destinada solo para el alma, recibió estas ilustraciones preliminares de una resurrección de la carne, simplemente porque hubiera sido imposible haber mostrado la resurrección de una invisible alma excepto por la reanimación de una sustancia visible.

(p1266) Aquí Tertuliano afirma que los Apóstoles no introdujeron ninguna nueva enseñanza sobre la resurrección que no se creía entre los judíos. (El Antiguo Testamento no contiene ni una pista de una resurrección al cielo, claramente enseña una resurrección a la vida en la tierra).

 

Capítulo XXXIX. Evidencia adicional que se nos ofrece en los Hechos de los Apóstoles.

“Los Hechos de los Apóstoles también dan fe de la resurrección. Ahora los apóstoles no tenían nada más que hacer, al menos entre los judíos, que explicar el Antiguo Testamento y confirmar el Nuevo, y, sobre todo, predicar a Dios en Cristo. En consecuencia, no introdujeron nada nuevo con respecto a la resurrección, además de anunciarlo para la gloria de Cristo: en todos los demás aspectos ya se había recibido con fe simple e inteligente, sin ninguna duda sobre qué tipo de resurrección iba a ser, y sin encontrarse cualquier otro oponente que los saduceos”.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf03.v.viii.i.html para comenzar este libro

(p1270 en adelante en Resurrección de la carne no revisado ya que lo anterior se consideró suficiente)

 

11.  Origen: De Principiis, Contra Celsus – Escrito c. 230 d.C.

De Principiis, Libro 2, Sobre la resurrección y el juicio, p 706 pdf, página # 666

Esta declaración fue hecha sobre la palabra del apóstol Pablo en 1 Corintios 15 para contrarrestar a aquellos que negaron la resurrección a principios del siglo III. Aviso cómo el conocimiento en ese momento era que Pablo estaba tomando prestado de comparación cuerpos celestes para mostrar en cuánto mejor a posición (perfecta, en la gloria) los resucitados que ser, en comparación a cuando habían muerto como pecadores imperfectos.

“Nuestra comprensión del pasaje es, en efecto, que el apóstol, que desea describir la gran diferencia entre aquellos que resucitan en gloria, es decir, de los santos, tomó prestada una comparación de los cuerpos celestiales, diciendo:” Uno es la gloria del sol, otro la gloria de la luna, otro la gloria de las estrellas “. Y deseando nuevamente enseñarnos las diferencias entre los que vendrán a la resurrección, sin haberse purgado en esta vida, es decir, los pecadores, tomó prestada una ilustración de las cosas terrenales, diciendo: “Hay una carne de pájaros, otra de peces. ” Porque las cosas celestiales se comparan dignamente con los santos, y las cosas terrenales con los pecadores. Estas declaraciones se hacen en respuesta a aquellos que niegan la resurrección de los muertos, es decir, la resurrección de los cuerpos “.    

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf04.vi.v.iii.x.html

De Principiis, Libro 3, Sobre el fin del mundo, p801 pdf, página # 762

Este es un pasaje interesante. Esta es la primera mención de la idea de que el cambio en un cuerpo espiritual será gradual, (según la enseñanza actual de los testigos de Jehová), a pesar de que 1 Corintios 15:51-52 habla de “todos deberán cambiarse, en un momento, en un abrir y cerrar de ojos, durante la última trompeta”. Sin embargo, todavía se refiere a una resurrección en la tierra, no al cielo.

“Por la voluntad de su Creador, y en el momento señalado, será restaurado a la vida; y que por segunda vez se producirá un cambio en él, de modo que lo que al principio fue carne (formada) de tierra terrestre, y luego fue disuelta por la muerte, y nuevamente reducida a polvo y cenizas (“Porque polvo eres”, se dice, “y al polvo volverás”), será resucitado de la tierra, y después de esto, según los méritos del alma que mora, avanzará a la gloria de un cuerpo espiritual. En esta condición, entonces, debemos suponer que toda esta sustancia corporal nuestra será traída, cuando todas las cosas se restablezcan en un estado de unidad, y cuando Dios sea todo en todos. Y este resultado debe entenderse como producido, no repentinamente, sino lenta y gradualmente, ya que el proceso de enmienda y corrección tendrá lugar imperceptiblemente en las instancias individuales durante el lapso de incontables e incontables edades, algunas superando a otras y tendiendo a por un curso más rápido hacia la perfección, mientras que otros siguen de nuevo al alcance de la mano, y algunos de nuevo muy lejos; y así, a través de las numerosas e incontables órdenes de seres progresivos que se reconcilian con Dios desde un estado de enemistad, finalmente se alcanza al último enemigo, que se llama muerte, para que también pueda ser destruido y ya no sea un enemigo.”  

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf04.vi.v.iv.viii.html

Contra Celsus, Libro 2, Capítulo LVI, (p1044 pdf, página # 1004)

Vale la pena mencionar que los primeros cristianos no estarían tan preparados para morir como mártires si no creyeran tan firmemente la resurrección de Cristo de entre los muertos.

“Una doctrina que no habrían enseñado con tanto valor si hubieran inventado la resurrección de Jesús de entre los muertos; y quienes, al mismo tiempo, no solo prepararon a otros para despreciar la muerte, sino que fueron los primeros en manifestar su desprecio por sus terrores “.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf04.vi.ix.ii.lv.html

Contra Celsus, Libro 2, Capítulo LXXVII, (p1071 pdf, página # 1031)

Curiosamente, esto confirma que incluso a principios del siglo III d. C. los judíos todavía creían en una resurrección corporal terrenal para la vida eterna.

“Capítulo LXXVII. Después de esto, el judío comenta, manifiestamente de acuerdo con la creencia judía: “Ciertamente esperamos que haya una resurrección corporal y que disfrutemos de una vida eterna; y el ejemplo y el arquetipo de esto será Aquel que nos es enviado, y que mostrará que nada es imposible para Dios “. 

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf04.vi.ix.ii.lxxvi.html

Contra Celsus, Libro 5, Capítulo XXII, (p1306 pdf, página # 1267)

Aquí nuevamente (como con Tertuliano) hay una referencia a un grupo de cristianos que se habían apartado (desde el punto de vista de Orígenes) de la enseñanza de las Escrituras sobre el asunto de la resurrección.

“Capítulo XXII. Sin embargo, nadie sospeche que, al hablar como nosotros, pertenecemos a los que en verdad se llaman cristianos, pero que dejan de lado la doctrina de la resurrección tal como se enseña en las Escrituras. Porque estas personas no pueden, en la medida en que se aplican sus principios, establecer que el tallo o árbol que brota proviene del grano de trigo, o cualquier otra cosa (que fue arrojada al suelo); mientras que nosotros, que creemos que lo que se “siembra” no se “aviva” a menos que muera, y que no se siembra ese cuerpo que será (porque Dios le da un cuerpo como le agrada, levantándolo en incorrupción después de él) se siembra en corrupción; y después de sembrar en deshonra, elevarlo en gloria; y después de sembrar en debilidad, elevarlo en poder; y después de sembrar un cuerpo natural, elevarlo en espiritual), preservamos ambos la doctrina de la Iglesia de Cristo y la grandeza de la promesa divina, demostrando también la posibilidad de su cumplimiento no por simple afirmación, sino por argumentos; 

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf04.vi.ix.v.xxii.html

 

12.  Hipólito de Roma: Varios – Escrito c. 220 d.C. – c. 235 d.C.

Se llama la atención del lector sobre el hecho de que algunos de los escritos que se le atribuyen actualmente, incluido el Libro V a continuación, no pueden probarse como suyos. La única copia se encontró en 1842 sin el nombre del autor. Sin embargo, este tono de estos escritos parece estar en general de acuerdo con los puntos de vista predominantes de este período, con la posible excepción de la inmortalidad del alma.

La refutación de todas las herejías: Libro V, Exposición adicional de la herejía de los Naasseni: (ANF05 p139 pdf)

Esta cita está escrita contra los Naasseni que afirmaron lo que está en la siguiente cita, con lo que el autor original (si es que Hipólito) no estuvo de acuerdo. En este resumen de este autor considera que se muestra es la creciente divergencia de las enseñanzas originales de Cristo por los grupos a principios del siglo III y la introducción de conceptos acerca de la resurrección que más tarde se convertirá en la corriente principal del cristianismo, pero en ese momento se considerado herético.

Los muertos comenzarán desde las tumbas, es decir, desde los cuerpos terrenales, nacerán de nuevo espirituales, no carnales. Por esto, dice [Naasseni], es la Resurrección que tiene lugar a través de la puerta del cielo, a través de la cual, dice, todos los que no entran permanecen muertos. Estos mismos frigios, sin embargo, dice, afirman nuevamente que este mismo (hombre), como consecuencia del cambio, (se convierte) en un dios. Porque, dice, se convierte en un dios cuando, habiendo resucitado de entre los muertos, entrará al cielo a través de una puerta de este tipo “.

 

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf05.iii.iii.iii.iv.html

La refutación de todas las herejías: Libro IX – Capítulo XXII Creencia de los Esseni en la resurrección: (ANF05 p347 pdf)

En esta cita, se muestra que los Esseni también creen en la carne resucitando en la resurrección, pero que la han mezclado con la filosofía y las creencias griegas. Hipólito, sugiere que los Esseni tienen la misma creencia que él, que el alma es inmortal.

“Capítulo XXII. — Creencia de los Esseni en la Resurrección; Su sistema es sugerente.

Ahora la doctrina de la resurrección también ha obtenido apoyo entre estos; porque ambos reconocen que la carne resucitará y que será inmortal, de la misma manera que el alma ya es imperecedera. Y mantienen que el alma, cuando se separa de la vida actual, (sale) en un lugar, que está bien ventilado y lucido, donde, dicen, que descansa hasta el juicio. Y esta localidad que los griegos conocían por rumores, y la llamaron “Islas de los Bienaventurados”. Y hay otros principios de estos que muchos de los griegos se han apropiado, y por lo tanto de vez en cuando han formado sus propias opiniones”.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf05.iii.iii.vii.xxiii.html

 

La refutación de todas las herejías: Libro IX – Capítulo XXIII, Otra secta de los Esseni: Los fariseos: (ANF05 p348 pdf)

Esta es una confirmación de que los fariseos creían en una resurrección, una resurrección de la carne y todavía lo hicieron a principios del siglo III d.C.

Estos también reconocen que hay una resurrección de carne, y que el alma es inmortal, y que habrá un juicio y una conflagración, y que los justos serán imperecederos, pero que los malvados sufrirán un castigo eterno en fuego insaciable”

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf05.iii.iii.vii.xxiv.html

 

La refutación de todas las herejías: Libro IX, Capítulo XXIV, Los saduceos: (ANF05 p349 pdf)

Esta es una confirmación de que los saduceos no creían en una resurrección y aún mantenían esta creencia a principios del siglo III d.C.

Y niegan que haya una resurrección no solo de carne, sino que también suponen que el alma no continúa después de la muerte”.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf05.iii.iii.vii.xxv.html

 

13.  Metodio: escrito c.300 d.C. – c.312 d.C.

Del discurso sobre la resurrección: Parte I (ANF06 p830 pdf)

Aquí se señala el pasaje de Pablo en 1 Corintios 15 que el cuerpo celestial \ espiritual todavía es carne, pero sin corrupción.

“Porque la imagen de lo terrenal que hemos traído es esta:” Polvo eres, y al polvo volverás “. 2883 Pero la imagen de lo celestial es la resurrección de los muertos y la incorrupción, para que “como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros debemos caminar en una nueva vida”. 2884 Pero si alguien pensara que la imagen terrenal es la carne misma, sino la imagen celestial, algún otro cuerpo espiritual además de la carne; primero considere que Cristo, el hombre celestial, cuando apareció, tenía la misma forma de extremidades y la misma imagen de carne que la nuestra, a través de la cual también Él, que no era hombre, se hizo hombre, que “como en Adán todos mueren, aun así, en Cristo todos serán vivificados “.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf06.xi.vihtml

14.  Lactantius: escrito c.303 d.C. – c.311 d.C.

Los Institutos Divinos: Libro VII “De una vida feliz” Capítulo XXII (ANF07 p484)

El contexto de esta cita indica claramente que todavía se esperaba que la resurrección volviera a la tierra en este momento de la historia.

“Pero cuando afirmamos la doctrina de la resurrección, y enseñamos que las almas regresarán a otra vida, sin olvidarse de sí mismas, pero poseídas de la misma percepción y figura, nos encontramos con esta objeción: tantas edades han pasado; ¿Qué individuo surgió de la muerte para que a través de su ejemplo creamos que es posible? Pero la resurrección no puede tener lugar mientras la injusticia aún prevalezca. Porque en este mundo los hombres son asesinados por la violencia, por la espada, por una emboscada, por venenos, y son visitados con heridas, con necesidad, con encarcelamiento, con torturas y con proscripciones. Agregue a esto que la justicia es odiada, que todos los que desean seguir a Dios no solo son odiados, sino que son acosados ​​con todos los reproches y son atormentados por múltiples tipos de castigos”.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/anf07.iii.ii.vii.xxii.html

 

15.  Eusebio Pamphilius: escrito c. 310 d.C. – c.341 d.C.

Eusebio fue el consejero de Constantino el Grande y, por lo tanto, eso debe tenerse en cuenta al leer los puntos de vista de Eusebio.

Eusebio aquí sostiene la resurrección de los muertos, pero también indica que la inmortalidad del alma se estaba convirtiendo en una enseñanza dominante. En el relato sobre la madre de Constantino, relata su muerte como una ascensión al cielo, que probablemente fue una declaración política diseñada para mantener a Eusebio a salvo en lugar de lo que realmente creía. Sin embargo, parece que esta enseñanza se hizo ampliamente aceptada en esta época.

Historia de la Iglesia, Capítulo XXVI, Menandro filosofal (NPNF2-01)
“Y en verdad era un artificio del diablo a esforzarse, por medio de tales hechiceros, que asumieron el nombre de cristianos, para difamar el gran misterio de la piedad por arte de magia, y a través de ellos para hacer ridículas las doctrinas de la Iglesia sobre la inmortalidad del alma y la resurrección de los muertos “.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/npnf201.iii.viii.xxvi.html

Historia de la Iglesia, Capítulo XLVI, Cómo hizo su testamento y murió a la edad de ochenta años [refiriéndose a Helena, madre de Constantino]

“La tres veces bendecida parecía no morir, sino experimentar un cambio real y una transición de una existencia terrenal a una celestial, ya que su alma, remolida como si fuera una esencia incorruptible y angelical, fue recibida en la presencia de su Salvador.”

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/npnf201.iv.vi.iii.xlvi.html

16.  Cirilo de Jerusalén: escrito c. 350 d.C.

Aquí vemos el cambio sutil de la enseñanza en la línea de la declaración de Eusebio sobre la madre de Constantino.

              Lección IV: Sobre los diez puntos de la doctrina (NPNF2-07)

“De la resurrección.

  1. Sé tierno, te ruego, de este cuerpo, y comprende que serás resucitado de entre los muertos, para ser juzgado con este cuerpo. Pero si te roba la mente cualquier pensamiento de incredulidad, como si la cosa fuera imposible, juzga las cosas que no se ven por lo que te sucede a ti mismo. Por decirme; Hace cien años o más, piensa dónde estabas tú mismo, y de qué sustancia tan minuciosa y mezquina has llegado a tener una estatura tan grande y tanta dignidad de belleza 735. ¿Entonces qué? ¿No puede el que trajo a la existencia lo inexistente, levantar de nuevo lo que ya existe y ha decaído 736 ? Aquel que cría el maíz, que se siembra por nuestro bien, ya que año tras año muere, ¿tendrá dificultades para criarnos, por cuyo bien ese maíz también se ha criado 737 ? ¿Ves cómo están los árboles ahora durante muchos meses sin frutos ni hojas? Pero cuando ha pasado el invierno, vuelven a la vida como si de los muertos 738 : ¿no volveremos a la vida mucho más fácilmente? La vara de Moisés fue transformada por la voluntad de Dios en la naturaleza desconocida de una serpiente: ¿Y no puede un hombre, que ha caído en la muerte, ser restaurado a sí mismo nuevamente?            
  2. No prestes atención a los que dicen que este cuerpo no está levantado; porque resucitó; e Isaías es testigo cuando dice: Los muertos resucitarán, y los que están en las tumbas despertarán 739; y según Daniel, muchos de los que duermen en el polvo de la tierra se levantarán, algunos a la vida eterna, y algunos a la vergüenza eterna 740 . Pero, aunque resucitar es común a todos los hombres, la resurrección no es igual a todos: porque los cuerpos recibidos por nosotros son eternos, pero no como cuerpos de todos: porque los justos los reciben, para que por la eternidad puedan unirse a la Coros de ángeles; pero los pecadores, para que puedan soportar por siempre el tormento de sus pecados “.       

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/npnf207.ii.viii.html

 

17.  Gregorio de Nisa: escrito c. 380 d.C.

Es interesante notar que ya a fines del siglo IV todavía había algunos que se aferraban a las enseñanzas de Cristo sobre la resurrección. También es una declaración sucinta muy clara sobre la cual finalizar esta investigación.

Obras filosóficas: sobre el alma y la resurrección (NPNF2-05)

“Todos son respondidos por una Definición de la Resurrección, es decir, la restauración del hombre a su estado original”.

Fuente: https://www.ccel.org/ccel/schaff/npnf205.x.iii.i.html

 

Conclusión

 

En conclusión, las referencias anteriores sostienen la conclusión de s alcanzó a través de nuestro examen de las escrituras del sujeto “¿La Esperanza de la humanidad para el futuro, donde estará?” En las primeras seis partes de esta serie. En este artículo se da agregó confirmar acción que la Biblia realmente enseña una resurrección terrenal, con la resurrección regresando en carne cuerpos inmortales.

A través de las citas seleccionadas, podemos ver que los cristianos de corriente mantenidos a través de esta enseñanza a principios del siglo IV.

Sin embargo, a medida que pasaba el tiempo desde la muerte del último Apóstol (Juan) a fines del siglo I, ciertamente desde mediados del siglo II adelante hubo individuos y grupos que consideraron otras ideas sobre la resurrección que son familiares para los adherentes. de las principales religiones cristianas de hoy.

Desde principios del siglo III, los cristianos dominantes, como los escritores citados anteriormente (Mathetes y Tertuliano) comenzaron a aceptar que el alma es inmortal, aunque no está claro si lo que entendieron que es el alma está de acuerdo con las enseñanzas actuales de Cristo dominante.

Mientras que el cambio no está totalmente muestra n en estos documentos citas, la aceptación de un destino celestial llegó a ser común durante el siglo IV después de la toma del cristianismo como el estado de la religión pagana por el emperador Constantino. Constantino fusionó el mitraísmo y otras creencias paganas en el cristianismo en un intento por unir su imperio, que gradualmente fue aceptado por la mayoría de los cristianos de la época. La cita de Eusebio sobre la resurrección de la Madre de Constantino al cielo parece haberse vuelto popular y la madre cree. También parece marcar el comienzo de una esperanza de entrar al cielo para ser aceptado en el cristianismo convencional.

 

Apéndice: Referencias controvertidas:

Las siguientes referencias son consideraos dudosa por el autor en las reivindicaciones según los estudiosos que fueron escritos por el atribuido escritor. Se dan razones para considerarlos dudosos (es decir, enmiendas posteriores). Sin embargo, en aras de la integridad y para evitar acusaciones de sesgo hacia la selección de citas, se han incluido aquí para que los lectores tomen una decisión.

18.  Fragmentos de Papias: ¿Escrito c. 110 d.C.? – c. 140 d.C.?

Los fragmentos son compilaciones de escritos posteriores que dicen que citan de Papias.

Capítulo V “Como dicen los presbíteros, entonces 20 aquellos que se consideren dignos de una morada en el cielo irán allí, otros disfrutarán de las delicias del Paraíso, y otros poseerán el esplendor de la ciudad; 21” 

 

Este fragmento es asignado a Papias por al menos un erudito, pero también aparece casi palabra por palabra en ” Ireneo, Contra las Herejías Libro V Capítulo 36 “. En ambos casos el mensaje en el XX e redacción contradice el conocimiento adquirido a partir de otros escritos de ambos Papías e Ireneo.

Fuente: Ver los primeros escritos cristianos

 

19.  Ireneo – Contra las herejías: escrito c.180 d.C. – c. 202 d.C.

Ireneo – Contra las Herejías Libro V Capítulo XXXVI

Sin comillas se añadió en el texto principal i n la sección de Ireneo, de Capítulo XXXVI, ya que no tengo el mismo estilo de escritura y leído como si era el mismo autor como los capítulos anteriores, es decir, que parece ser una tarde espuria adición. Tampoco está de acuerdo con lo que Ireneo escribió en los capítulos citados en el cuerpo principal del texto de esta investigación anterior, ni con el texto anterior inmediatamente antes de la cita.

El texto anterior dice: ” Pero cuando esta moda [presente] [de las cosas] fallezca, y el hombre haya sido renovado y florezca en un estado incorruptible, para evitar la posibilidad de envejecer, [entonces] habrá la cielo y tierra nuevos, en los que el hombre nuevo permanecerá [continuamente], siempre manteniendo una conversación fresca con Dios. Y dado que (o eso) estas cosas siempre continuarán sin fin, Isaías declara: “Porque, así como los nuevos cielos y la nueva tierra que yo hago, continúen ante mis ojos, dice Jehová, así permanecerán tu simiente y tu nombre. “.

Después de escribir bajo su propia autoridad y la de las Escrituras, cuando el texto cambia repentinamente de estilo y al menos en la opinión de este escritor parece ser una inserción posterior, ya que apela a las enseñanzas de los “presbíteros”. Un lector tiene que tomar tiempo para leer todo el contexto de esta cita t o totalmente entender esto.

El texto que aparece espuria (en la que se lee como una inserción posterior, tal vez en el 4 ° sigo a 6 ° siglo, cuando se copia) pasa a leer:

“Y como dicen los presbíteros, entonces aquellos que se consideren dignos de una morada en el cielo irán allí, otros disfrutarán de las delicias del paraíso, y otros poseerán el esplendor de la ciudad; porque en todas partes se verá al Salvador según lo que digan los que lo ven.”

Y

2. [Dicen, además], que existe esta distinción entre la habitación de los que producen cien veces, y la de los que producen sesenta veces, y la de los que producen treinta veces: para el primero será llevado a los cielos, el segundo morará en el paraíso, el último habitará la ciudad; y eso fue por lo que el Señor declaró: En la casa de mi Padre hay muchas mansiones. Juan 14: 2 “.

Fuente : http://www.ccel.org/ccel/schaff/anf01.ix.vii.xxxvii.html