Seleccionar página

Bienvenido a la Parte 13 de nuestro análisis del Discurso de los Olivos que se encuentra en los capítulos 24 y 25 de Mateo.  Ese será el último video de la serie.  En ello, analizaremos la famosa parábola de las ovejas y las cabras, la última de las cuatro parábolas que Jesús compartió con sus discípulos justo antes de su arresto y ejecución.

Deberíamos comenzar por leer toda la parábola y puesto que analizaremos la interpretación dada a este pasaje por parte de la Organización de los Testigos de Jehová, es justo que primero la leamos en su versión de la Biblia:

“Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los ángeles con él, entonces se sentará en su glorioso trono. Todas las naciones serán reunidas delante de él, y él separará a las personas unas de otras, igual que el pastor separa a las ovejas de las cabras. Pondrá a las ovejas a su derecha, pero a las cabras a su izquierda. ”Entonces el Rey les dirá a los que están a su derecha: ‘Vengan ustedes, los que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el Reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo. Porque tuve hambre y ustedes me dieron de comer. Tuve sed y me dieron de beber. Era un extraño y me recibieron con hospitalidad. Estuve desnudo y me vistieron. Me enfermé y me cuidaron. Estuve en la cárcel y vinieron a verme’. Entonces los justos le contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te dimos de comer, o con sed y te dimos de beber? ¿Cuándo fuiste un extraño y te recibimos con hospitalidad? ¿Cuándo vimos que estabas desnudo y te vestimos? ¿Cuándo estuviste enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?’. Y el Rey les responderá: ‘Les aseguro que todo lo que le hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños me lo hicieron a mí’. ”A los que están a su izquierda entonces les dirá: ‘Aléjense de mí, ustedes, los que han sido maldecidos. Váyanse al fuego eterno preparado para el Diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre, pero ustedes no me dieron de comer. Y tuve sed, pero no me dieron de beber. Era un extraño, pero no me recibieron con hospitalidad. Estuve desnudo, pero no me vistieron. Estuve enfermo y en la cárcel, pero no me cuidaron’. Entonces ellos también contestarán: ‘Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o fuiste un extraño, o estuviste desnudo o enfermo o en la cárcel y no te atendimos?’. Él entonces les responderá: ‘Les aseguro que lo que no le hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños no me lo hicieron a mí’. Estos irán a la destrucción eterna, pero los justos irán a la vida eterna” (Mateo 25:31-46 TNM:2019).

Esta es una parábola muy importante para la teología de los testigos de Jehová. Recuerde, ellos predican que sólo 144,000 individuos irán al cielo para gobernar con Cristo. Alegan que los miembros del Cuerpo Gobernante son la parte más prominente de este grupo de cristianos ungidos por espíritu, ya que afirman ser el Esclavo Fiel y Discreto designado por Cristo Jesús hace solo 100 años. El Cuerpo Gobernante enseña que el resto de los testigos de Jehová son las otras ovejas de Juan 10:16, que serán súbditos de este reino mesiánico y sobrevivirán al Armagedón, pero no se les otorgará la perfección y la vida eterna hasta el final de los 1,000 años con la condición de que continúen fieles durante todo ese período de tiempo.

Si usted no está familiarizado con la doctrina de los Testigos, éstos le enseñan que hay dos clases de cristianos. Una clase que son los hijos de Dios y la otra, una clase mucho más numerosa, son no hijos, sino solo amigos de Dios.  Ellos no tienen una relación de pacto con Él. No tienen a Jesús como mediador.  No alcanzan la perfección al ser resucitados.  No pueden tomar de las emblemas en el memorial.

En la revista La Atalaya de julio de 2012 se tiene al Cuerpo Gobernante hablando por Dios y diciendo lo siguiente:

“Sobre la base del sacrificio redentor de Cristo, Jehová ha declarado justos como hijos a sus ungidos y justos como amigos a las otras ovejas…” (La Atalaya 15/07/2012 pág. 28 párr. 7 “Jehová reúne a su familia”).

Si hubiera un solo texto o pasaje que hablara de algunos cristianos que tengan la esperanza de ser declarados justos como amigos de Dios en las Escrituras Cristianas, lo compartiría; pero no hay ninguno. Realmente, la parábola de las ovejas y las cabras es prácticamente la única forma que el Cuerpo Gobernante tiene para convencer a la gente de que existe tal esperanza. La teología de los testigos niega a la mayoría de los cristianos la posibilidad de ser adoptados como hijos de Dios y los relega a la condición de amigos solamente.

En la descripción de este video, voy a poner una larga lista de textos que demuestran que la esperanza que tienen los cristianos es la esperanza de convertirse en hijos de Dios. Estos textos son esenciales para refutar las fantasiosas pseudoexplicaciones de que incluso hay una esperanza secundaria, también dirigida, por las otras ovejas. Además, pondré un enlace a una discusión más detallada sobre quiénes son realmente las otras ovejas.

Pausemos aquí para una aclaración. Cada vez que hablo de la esperanza que se tiene para los cristianos en este momento, alguien tiene la idea de que no creo en una tierra paradisíaca llena de humanos perfectos y sin pecado. Nada podría estar más lejos de la realidad. Sin embargo, esa no es la esperanza que Dios ofrece en ese momento. No pongamos al coche delante del caballo. Primero, hay que establecer la administración por la cual toda la humanidad podrá reconciliarse con Dios.  Una vez puesta esa administración, entonces puede comenzar la salvación a la raza humana a la vida eterna en la tierra. Vea Efesios 1:8-10

Estamos en la primera fase: la recolección de los que serán parte de la primera resurrección: los hijos de Dios; los hermanos del Cristo.

Volviendo a nuestro tema de análisis, ¿es el apoyo a su doctrina de las “otras ovejas”, lo único que la organización espera obtener de esta parábola? De hecho, no. La Atalaya de marzo de 2012 afirma:

“Las otras ovejas no deben olvidar que su salvación depende de que apoyen de forma activa al resto de los “hermanos” de Cristo (Mateo 25:34-40)” (La Atalaya 15/03/2012 pág. 20; párr. 2).

Eso significa que, si quiere ser salvo, debe obedecer al Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová. En los infames videos del búnker de la Convención Regional, se reforzó la idea transmitida en el estudio de La Atalaya de noviembre de 2013 “¿Quiénes son hoy los siete pastores y los ocho adalides?”:

“En ese momento, la dirección que salva la vida que recibimos de la organización de Jehová puede no parecer práctica desde un punto de vista humano. Todos debemos estar preparados para obedecer cualquier instrucción que podamos recibir, ya sea que parezca sólida desde un punto de vista estratégico o humano o no” (La Atalaya 15/11/2013 pág. 20 párr. 17)

Nada de esto funcionará si el Cuerpo Gobernante no puede vincular la parábola de las ovejas y las cabras en su teología.

Ahora hagamos una pausa por un momento y aprovechemos nuestro poder de pensamiento crítico. Los hombres del Cuerpo Gobernante dicen que, según su interpretación de la parábola de las ovejas y las cabras, su salvación y la mía dependen de que les demos obediencia absoluta. ¡Ajá! Ahora, ¿qué dice Dios acerca de dar obediencia absoluta a los hombres?

“No pongan su confianza en príncipes ni en ningún otro hombre, porque no pueden traer la salvación” (Salmo 146:3 TNM:2019).

¿Qué es un príncipe? ¿No es alguien ungido para gobernar? ¿No es eso lo que dicen ser los miembros del Cuerpo Gobernante? He aquí lo que dice el hermano Losch sobre el asunto.

¿Cuándo se originó esta idea actual de las otras ovejas y los príncipes ungidos? Créalo o no, fue en 1923. Según La Atalaya de Marzo del 2015:

“La Atalaya del 15 de octubre de 1923…presentó argumentos bíblicos sólidos que limitaban la identidad de los hermanos de Cristo a aquellos que gobernarían con él en el cielo y describía a las otras ovejas como aquéllas que esperan vivir en la tierra bajo el gobierno del Reino de Cristo” (La Atalaya 15/03/2015 pág. 26 párr. 4).

Uno debe preguntarse por qué estos “argumentos bíblicos sólidos” no se reproducen en este artículo del año 2015. Lamentablemente, la edición de La Atalaya del 15 de octubre de 1923 no se ha incluído como parte de la Biblioteca en línea de la jw.org por lo que no existe una manera fácil para que el Testigo de Jehová promedio verifique esta declaración a menos que desee ignorar la dirección del Cuerpo Gobernante e ir a internet para tratar de investigar esto.

Pero ninguno de nosotros estamos limitados por esta situación, ¿verdad? Bien, obtuve el volumen de 1923 de La Atalaya y en la página 309, párr. 24 encontramos los “argumentos bíblicos sólidos” a los que se refieren.  Aquí están:

“¿A quién, entonces, se aplican los símbolos de las ovejas y las cabras? Respondemos: las ovejas representan a todos los pueblos de las naciones, no engendrados por el espíritu, sino dispuestos a la justicia, que mentalmente reconocen a Jesucristo como el Señor y que están buscando y esperando un mejor momento bajo su reinado. Las cabras representan a toda esa clase que dicen ser cristianos, pero que no reconocen a Cristo como el gran Redentor y Rey de la Humanidad, sino que afirman que el mal orden actual de las cosas en esta tierra constituye el reino de Cristo”.

Uno podría suponer que “argumentos bíblicos sólidos” incluirían…No sé…¿Textos bíblicos? Aparentemente no. Quizás esto sea simplemente el resultado de una investigación descuidada y un exceso de confianza por parte del autor del artículo de 2015. O tal vez es indicativo de algo más inquietante. Cualquiera sea el caso, no hay excusa para engañar a ocho millones de lectores fieles diciéndoles que la enseñanza se basa en la Biblia cuando en realidad no es el caso.

Alto… esperen solo un minuto, por favor…es 1923… hay algo sobre 1923…¡Oh, cierto! Lo recuerdo: fue entonces cuando el juez Rutherford, el principal miembro del esclavo fiel y discreto de acuerdo con la nueva doctrina, estaba alimentando al rebaño con la idea de que el fin llegaría dos años más tarde en 1925, comenzando con la resurrección de “los antiguos dignos” como Abraham , Moisés y el rey David. Incluso compró una mansión de 10 habitaciones en San Diego, Estados Unidos, llamada Beth Sarim, que significa, “Casa de los Príncipes”, y puso la escritura a nombre de esos “príncipes del Antiguo Testamento”. Era un buen lugar para que Rutherford pasara el invierno y escribiera los artículos que servirían como el supuesto alimento espiritual, entre otras cosas. Pondré un enlace para informarse sobre estos detalles en la descripción de este video.

Tenga en cuenta que esta importante doctrina fue concebida en un momento en que al rebaño pequeño también se le estaba enseñando otra fantasía acerca del fin del mundo. No es un gran antecedente doctrinal, ¿no le parece?

El párrafo 7 de la mencionada revista, La Atalaya de marzo del 2015, continúa afirmando: “Hoy tenemos una comprensión clara de la ilustración de las ovejas y las cabras”.

Ah, bueno, si ese es el caso, si finalmente todo está claro, ¿cómo interpreta la Organización los seis actos de misericordia de los que Jesús habla? ¿Cómo podemos calmarles la sed, alimentarles cuando tienen hambre, protegerles cuando están solos, vestirlos cuando están desnudos, cuidarlos cuando están enfermos y apoyarlos cuando están en prisión?

Dado que el Cuerpo Gobernante se considera el principal de los hermanos de Jesús hoy, ¿cómo se les puede aplicar esta parábola? ¿Cómo vamos a calmar su sed, o alimentar sus estómagos hambrientos, o cubrir sus cuerpos desnudos? ¿Ya ve el problema? Viven con mayor lujo que la gran mayoría de los testigos comunes. Entonces, ¿cómo cumplir la parábola?

Según ellos, al donar dinero a la Organización, al aumentar sus propiedades inmobiliarias y más que nada, al predicar su versión de las Buenas Nuevas.  Vea esto de La Atalaya de marzo de 2015:

“El número creciente de posibles ovejas considera un privilegio apoyar a los hermanos de Cristo no solo en la predicación sino también de otras maneras prácticas. Por ejemplo, dan contribuciones financieras y ayudan a construir Salones del Reino, Salones de Asambleas y sucursales y obedecen fielmente a los designados por “el esclavo fiel y discreto” para tomar la delantera” (La Atalaya 15/03/2015 pág. 29 párr. 17).

Es cierto que, durante muchos años, acepté esta interpretación porque, como muchos testigos fieles, confiaba en estos hombres, y acepté su interpretación de la identidad de las otras ovejas, así como la creencia de que solo los testigos de Jehová estaban predicando las verdaderas buenas noticias en toda la tierra. Pero he aprendido a no ser tan confiado. He aprendido a exigir más de los que me enseñan. Una cosa que exijo es que no se salten elementos clave de una enseñanza bíblica que puedan ser inconvenientes para su interpretación.

¿Ha notado qué elementos de esta parábola han sido completamente ignorados por el Cuerpo Gobernante? Recuerde que la eisegesis es una técnica mediante la cual uno tiene una idea y escoge ciertas Escrituras para apoyarla, mientras ignora las que la refuten. Por otro lado, la exégesis examina todas las Escrituras y deja que la Biblia se interprete a sí misma. Hagamos eso ahora.

Nadie quiere morir eternamente. Todos queremos vivir eternamente. Por lo tanto, se deduce que todos queremos ser ovejas a los ojos del Señor. ¿Quiénes son las ovejas? ¿Cómo podemos identificar a ese grupo para asegurarnos de que terminemos como parte de él?

Antes de entrar en el contexto real de la parábola, veamos las circunstancias o el contexto temporal, esto es, las circunstancias que rodearon a la parábola cuando fue dicha por el Señor. Esta es una de las cuatro parábolas, todas dadas al mismo tiempo a la misma audiencia en las mismas circunstancias. Jesús está a punto de partir de la tierra y necesita darles a sus discípulos algunas instrucciones y garantías finales.

Un elemento común en las cuatro parábolas es el regreso del Rey. Ya hemos visto en las primeras tres, el esclavo fiel, las diez vírgenes y los talentos, que se aplica a todos sus discípulos y exclusivamente a sus discípulos. Tanto el esclavo malvado como el esclavo fiel provienen de la comunidad cristiana. Las cinco vírgenes indolentes representan a cristianos que no se preparan para su regreso, mientras que las cinco vírgenes prudentes son cristianos que permanecen alertas y preparados. La parábola de los talentos habla de aumentar la inversión del Señor.

Otro elemento común en las cuatro parábolas es el del juicio. Alguna forma de juicio ocurre a la vuelta del Maestro. Dado esto, ¿no podría ser que las ovejas y las cabras también representen dos resultados diferentes que pueden aplicarse a todos los discípulos de Jesús?

Un elemento que ha causado confusión es el hecho de que las ovejas y las cabras son juzgadas en función de cómo trataron las necesidades de los hermanos de Cristo. Por lo tanto, suponemos que hay tres grupos: sus hermanos, las ovejas y las cabras.

Esa es una posibilidad, pero debemos recordar que, en la parábola del esclavo fiel y discreto, todos los hermanos de Cristo, todos los cristianos, son nombrados para alimentarse mutuamente. Solo se convierten en un tipo de esclavo u otro en el momento del juicio. Es que algo similar sucede en la última parábola. ¿Será que la manera en que nos tratamos unos a otros es lo que determina si terminamos siendo una oveja o una cabra?

La respuesta a esta pregunta se encuentra en el versículo 34.

“Entonces el Rey les dirá a los que están a su derecha: ‘Vengan ustedes, los que han sido bendecidos por mi Padre, hereden el Reino preparado para ustedes desde la fundación del mundo” (Mt 25:34 TNM:2019).

Las ovejas que se sientan a la derecha del amo heredan el reino preparado para ellos desde la fundación del mundo. ¿Quién hereda el reino? Son los hijos del Rey quienes heredan el reino. Romanos 8:17 dice:

“Y si hijos, también herederos; ciertamente de Dios, y coherederos con Cristo; si empero padecemos juntamente con él, para que juntamente con él seamos glorificados.” (Romanos 8:17 Biblia Jubileo 2000).

Cristo hereda el reino. Sus hermanos son coherederos por lo que también heredan. Leemos en la parábola que las ovejas heredan el reino. Por lo tanto, las ovejas son los hermanos de Cristo.

El Señor dice en la parábola que este reino fue preparado para las ovejas desde la fundación del mundo.

¿Cuándo se fundó el mundo? La palabra griega aquí traducida como “fundación” es katabolé, que significa: (a) fundamento, (b) depositar, sembrar, utilizado técnicamente del acto de concepción.

Jesús no está hablando del planeta, sino del momento en que nació el mundo, o sea, el mundo de la humanidad, la concepción del primer hombre, Caín, que ocurrió después de que los primeros humanos cayeron en el pecado. Antes de ser concebido, Jehová había predicho que dos semillas o dos descendencias estarían en pugna entre sí. La simiente de la mujer llegó a ser Jesús y, a través de él, a todos los que formaban su novia ungida, los hijos de Dios.

Ahora considere estos versículos paralelos y a quién se aplican:

“Y esto digo, hermanos: que la carne y la sangre no pueden heredar el reino de Dios; ni lo que se corrompe hereda lo incorruptible.” (1 Corintios 15:50 La Biblia de las Américas).

“según nos escogió en El antes de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante de El.” (Efesios 1:4 La Biblia de las Américas).

Efesios 1:4 habla de algo elegido antes de la fundación del mundo y obviamente está hablando de cristianos ungidos. 1 Corintios 15:50 también habla de cristianos ungidos que heredan el reino de Dios. Mateo 25:34 usa ambos términos, “fundación del mundo” y “heredar”, que se aplican en otros lugares a los cristianos ungidos, los “hermano de Cristo”.

¿Cuál es la base para el juicio en esta parábola de las Ovejas y las Cabras? En la parábola del esclavo fiel era si uno alimentaba o no a sus compañeros esclavos. En la parábola de las vírgenes, era si uno permanecía alerta. En la parábola de los talentos, dependía de si uno trabajaba para hacer crecer el don que le habia dado a cada uno. Y ahora tenemos seis criterios que forman la base para el juicio.

Todo se reduce a si los juzgados:

  1. dieron comida a los hambrientos;
  2. dieron agua a los sedientos;
  3. mostraron hospitalidad al extraño;
  4. vistieron al desnudo;
  5. cuidaron de los enfermos;
  6. consolaron a los encarcelados.

En una sola frase, ¿cómo describirías cada uno de estos? ¿No son todos “actos de misericordia”? ¿Una bondad mostrada a alguien que sufre necesidad?

¿Qué tiene que ver la misericordia con el juicio? Santiago nos dice:

“Porque el que no practica la misericordia tendrá su juicio sin piedad. La misericordia se regocija triunfante sobre el juicio. (Santiago 2:13 Biblia de referencia NWT)

Hasta este punto, podemos deducir que Jesús nos está diciendo que, si queremos ser juzgados favorablemente, debemos realizar actos de misericordia; de lo contrario, obtendremos un juicio desfavorable, de acuerdo a lo que verdaderamente merecemos.

Santiago continúa:

“Hermanos en Cristo, ¿de qué sirve que algunos de ustedes digan que son fieles a Dios, si no hacen nada bueno para demostrarlo? ¡Así no se van a salvar! Si algún hermano o hermana de la iglesia no tiene ropa ni comida, y tú no le das lo que necesita para abrigarse y comer bien, de nada le sirve que tú le digas «Que te vaya bien, abrígate y come hasta que te llenes». Lo mismo pasa con la fidelidad a Dios: de nada nos sirve decir que le somos fieles, si no hacemos nada que lo demuestre. Esa clase de fidelidad está muerta” (Santiago 2:14-17 Traducción en Lenguaje Actual).

Los actos de misericordia son actos de fe. No podemos ser salvos sin fe.

Recordemos que esta es una parábola, no una profecía. Hay elementos proféticos, pero una parábola tiene la intención de enseñar una lección moral. No lo abarca todo. No podemos tomarlo literalmente. De lo contrario, todo lo que tendría que hacer uno para obtener la vida eterna sería encontrar a uno de los hermanos de Cristo, darle un vaso de agua cuando tenga sed, y listo, listones y agujetas, está salvado por toda la eternidad.

Lo siento. No es tan fácil.

Recordarán la parábola del trigo y la mala hierba que también se encuentran en el libro de Mateo. En esa parábola, incluso los ángeles no pudieron distinguir quienes eran trigo y quienes eran maleza hasta la cosecha. ¿Qué posibilidades tenemos de saber quién es verdaderamente uno de los hermanos de Cristo, un hijo del reino y quién es un hijo del inicuo? (Mateo 13:38). Entonces nuestros dones de misericordia no pueden ser egoístas. No se pueden restringir a unos pocos. Porque no sabemos quienes son los hermanos de Cristo y quienes no. Por lo tanto, la misericordia debe ser una característica de la personalidad cristiana que todos queremos mostrar.

Del mismo modo, no pensemos que esto involucra a todas las naciones literalmente, en el sentido de que este juicio particular recae sobre cada último humano vivo cuando Cristo se sienta en su trono. ¿Cómo están los niños y los pequeñuelos en condiciones de mostrar misericordia a los hermanos de Cristo? ¿Cómo van a poder las personas en áreas de la tierra donde no hay cristianos mostrar misericordia a uno de sus hermanos?

Los cristianos vienen de todas las naciones. La gran multitud de Apocalipsis 7:14 proviene de cada tribu, pueblo, idioma y nación. Este es el juicio sobre la casa de Dios, no el mundo en general (1 Pedro 4:17).

Sin embargo, el Cuerpo Gobernante aplica esta parábola al Armagedón. Afirman que Jesús juzgará al mundo entero entonces y condenará a muerte eterna como cabras a todos los que no son miembros activos de la fe de los testigos de Jehová. Pero hay una falla obvia en su lógica.

Considere el juicio.

“Estos irán a la destrucción eterna, pero los justos irán a la vida eterna” (Mateo 25:46 TNM 2019).

Si las ovejas de la parábola son las otras ovejas según la doctrina de los testigos, entonces este versículo no puede aplicarse, ya que las otras ovejas no parten hacia la vida eterna, sino que siguen siendo pecadores y, en el mejor de los casos, tienen la oportunidad de vivir la vida eterna si continúan comportándose de forma adecuada durante los próximos 1,000 años. Sin embargo, aquí la recompensa es una garantía absoluta y recuerde que el versículo 34 muestra que las ovejas heredan el reino, algo que solo aplica a los hijos del Rey. Es el reino de Dios y los hijos de Dios lo heredan. Los amigos no heredan. Solo los hijos lo hacen.

Como hemos dicho antes, una parábola a menudo tiene la intención de enseñar una lección moral de una manera fácil de entender. Jesús nos está mostrando el valor de la misericordia en el desarrollo de nuestra salvación. Nuestra salvación no depende de obedecer al Cuerpo Gobernante. Depende de que mostremos bondad amorosa a los necesitados.

Pablo escribió a los gálatas exhortándolos:

“Siempre que nos sea posible, hagamos el bien a todos, pero especialmente a los seguidores de Cristo” (Gálatas 6:10 Traducción en Lenguaje Actual).

Si quieres entender cuán crítico es el amor, el perdón y la misericordia para tu salvación y la mía, lee todo el capítulo 18 de Mateo y medita en su mensaje.

Espero que hayan disfrutado de nuestra discusión sobre el Discurso de los Olivos que se encuentra en Mateo 24 y 25. Espero que haya sido de provecho espiritual para ustedes. Consulte la descripción de este video para ver enlaces a otros videos. Para el archivo de artículos anteriores sobre muchos temas relacionados con los testigos de Jehová, visite el sitio web de Beroean Pickets (beroeans.net y losbereanos.com). También he puesto un enlace a eso en la descripción. Gracias por su atención y esperamos seguirlos teniendo por aquí. ¡Buen día!