Seleccionar página

Houston Methodist performs the nation's first plasma transfusion ...

 

Traductor: Judá Ben-Hur 18/04/2020

Tomado de: http://watchtowerdocuments.org/deadly-theology/

La ideología de los Testigos de Jehová que más llama la atención por su particularidad es su prohibición controversial e inconsistente de las transfusiones de un fluido biológico rojo -la sangre-  donado por personas afectuosas con el propósito de salvar vidas.

En vista del hecho de que los pacientes que necesitan sangre rara vez requieren de todos los componentes que forman la sangre, el tratamiento médico moderno requiere solo esa parte necesaria para una afección o enfermedad en particular y esta práctica se conoce como “terapia de componentes o fracciones sanguíneas”.

La siguiente información se centra en esta terapia que se está utilizando para salvar las vidas de los testigos de Jehová.

El “fluido de la vida” y el “aliento de la vida

Aunque nuestros cuerpos están rodeados y bañados en oxígeno, respirar oxígeno no sostendría nuestra vida si no fuera por nuestra sangre, ya que la función clave de la sangre es absorber oxígeno en los pulmones y transportarlo por todo el cuerpo. Sin la sangre siendo bombeada por el corazón y circulando por todo el cuerpo a través de las arterias, las venas y los vasos capilares con sus características de transportación de oxígeno, no podríamos vivir. Por lo tanto, la sangre no es solo el “fluido de la vida”, sino que, según la tradición, ha sido considerada como el “aliento de la vida”.

El “fruto del fluido de la vida”

 Se puede decir que los productos sanguíneos (fracciones) son “el fruto del `fluido de la vida´” porque los productos de la sangre se usan como una especie de medicamentos que salvan vidas.

Antes de 1945, a los testigos de Jehová se les permitía aceptar transfusiones de sangre y todos sus derivados. Luego, en 1945, la sangre entera y sus fracciones fueron prohibidas oficialmente para su uso por los testigos de Jehová.

La edición del 8 de enero de 1954 de ¡Despertad! Página 24 nos ilustra la situación:

“… se necesitan una y un tercio de pintas de sangre completa para obtener suficiente proteína sanguínea o ‘fracción’ conocida como gammaglobulina para una inyección… al estar hecha de sangre entera la coloca en la misma categoría que las transfusiones de sangre, hasta el punto de la prohibición de Jehová de llevar sangre al sistema está comprometido”.

En 1958, los sueros procesados a partir de sangre como la antitoxina para combatir la difteria y la gammaglobulina se permitieron como una cuestión de juicio personal. Pero esa opinión cambiaría muchas veces más con el paso del tiempo.

Pero la prohibición de la sangre fue sin car algún tipo de penalización hasta 1961, cuando se expulsó a los transgresores.

Nada podría ser más claro que en 1961, cuando se especificó claramente que la prohibición de la sangre se aplicaba tanto a la sangre completa como a sus componentes, como las fracciones sanguíneas y la hemoglobina.

“Si tiene razones para creer que cierto producto contiene sangre o una fracción de sangre … si la etiqueta dice que ciertas tabletas contienen hemoglobina … esto es de sangre… un cristiano sabe, sin preguntar, que debe evitar tal tratamiento”.

La prohibición de la sangre continuó (aunque en 1978 los hemofílicos supieron oficialmente que podían aceptar un tratamiento a base de componentes sanguíneos) hasta 1982, cuando los líderes  de los Testigos de Jehová introdujeron a su doctrina lo que denominaron componentes, fracciones o productos sanguíneos mayores y menores. El uso mismo de la palabra “menor” en referencia a que algunos componentes de la sangre tienen la connotación de ser  que contienen sangre en una cantidad mínima o intrascendente que debe considerarse como una designación incorrecta o inapropiada cuando se relaciona con este tema.

Se permitieron productos menores, se prohibieron los mayores. De los denominados mayores, cuatro de ellos, aún prohibidos hasta el día de hoy, se desglosan en la terminología de los Testigos como plasma, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas. Los Testigos rechazan inequívocamente sangre completa, glóbulos rojos, plasma rico en plaquetas (PRP), que es sangre completa menos glóbulos rojos, plaquetas y plasma fresco congelado (PFC). (En junio de 2000, se reemplazó la justificación de 1990 para la designación de las fracciones de la sangre. La sangre se dividió en componentes “primarios” y “secundarios”).

La opinión de los Testigos de Jehová sobre cuáles son los principales componentes de la sangre es diferente desde el punto de vista ampliamente aceptado por los expertos médicos que sostienen que la sangre consiste principalmente en células y líquido (plasma).

La sangre consiste en células y líquido (plasma). Hay tres tipos de células sanguíneas, a saber, glóbulos rojos (eritrocitos), glóbulos blancos (leucocitos) y plaquetas (trombocitos). Las células sanguíneas se producen en la médula ósea roja desde donde se liberan al torrente sanguíneo. En la parte fluida de la sangre, llamada plasma, las células sanguíneas son transportadas por todo el cuerpo. El plasma contiene una gran variedad de componentes únicos.

El proceso de fraccionar el plasma produce medicamentos “que sostienen la vida”

En la página 6 de La Atalaya del 15 de enero de 1995, dice: “… nuestro Creador prohíbe el uso de sangre para mantener la vida”. En La Atalaya del 15 de junio de 2000, leemos: “… cuando se trata de fracciones de cualquiera de los componentes principales, cada cristiano, después de una meditación cuidadosa y en oración, debe decidir concienzudamente por sí mismo”. Aparentemente, la visión de la Sociedad Watch Tower es que “nuestro Creador” no prohíbe las fracciones de ninguno de los componentes primarios porque no sostienen la vida.

En la medida en que las fracciones derivadas del plasma permitidas tales como los inhibidores de proteasa, albúmina, EPO, hemoglobina, sueros de sangre, inmunoglobulinas (gammaglobulinas), preparaciones específicas de inmunoglobulina, inmunoglobulina de hepatitis B, inmunoglobulina tetánica 250 IE, la inmunoglobulina anti Rhesus (D) y los tratamientos hemofílicos (factores de coagulación VIII y IX) se toman con mayor frecuencia para mantener la vida, este razonamiento es incongruente y extraño. (Consulte la nota final que explica para qué afecciones médicas se utilizan estos productos).

El “plasma”, un líquido incoloro, es uno de los componentes sanguíneos “principales” que los testigos de Jehová tienen prohibido tomar. Contiene más de 200 proteínas diferentes, que pueden dividirse en términos generales en albúmina, inmunoglobulinas, factores de coagulación y otras proteínas, como los inhibidores de la proteasa. La mayor parte del plasma se procesa en productos de plasma, también conocidos como medicamentos derivados del plasma. Los Testigos de Jehová pueden tomar Factor Antihemofílico Crioprecipitado (FAH), un medicamento extremadamente importante fraccionado del plasma y que trata las enfermedades de la coagulación de la sangre.

En el siglo XIX, el interés en la fracción “acuosa” de sangre aumentó rápidamente. Resultó ser una fuente de nuevos componentes que pueden aislarse de él. En 1888, el científico alemán Hofmeister publicó artículos sobre el comportamiento y la solubilidad de las proteínas sanguíneas. Usando sulfato de Amonio, Hofmeister separó fracciones que llamó albúminas y globulinas. El principio de su técnica de separación y precipitación diferencial todavía se aplica hoy.

 Durante la Segunda Guerra Mundial, el químico y físico Edwin Cohn desarrolló un método por el cual el plasma se puede dividir en diferentes fracciones. Las proteínas plasmáticas como la albúmina se pueden obtener en forma concentrada. Aunque varios investigadores luego modificaron este proceso de separación, el proceso original de Cohn todavía se aplica en muchos lugares. Después de la guerra, los nuevos desarrollos cobraron impulso.

 En 1964, la estadounidense Judith Pool descubrió accidentalmente que si el plasma congelado se descongela lentamente a una temperatura justo por encima del punto de congelación, se forma un depósito que contiene una gran cantidad de factor de coagulación VIII. El descubrimiento de este “crioprecipitado” como un medio para obtener el factor VIII fue un gran avance para el tratamiento de pacientes con hemofilia A de la enfermedad de la coagulación sanguínea. Hoy en día, una gran cantidad de proteínas plasmáticas pueden aislarse y usarse como medicina.

 Además, después de que se forma el crioprecipitado, una proteína plasmática, criosupernatante, se separa de ella. Juntos, el crioprecipitado, que es alrededor del 1% del plasma y ​​el criosupernatante, que es alrededor del 99% del plasma, totalizan el 100% de la mezcla de plasma. Los líderes de la Sociedad Watch Tower dicen que los Testigos se abstienen del plasma, pero no lo hacen porque ambos productos contienen globulinas (todas las proteínas en el plasma) con el crioprecipitado que contiene más concentraciones de proteínas y el criosupernatante que contiene menos. Por lo tanto, cada uno de estos productos es plasma porque ambos contienen, hasta cierto punto, los mismos componentes. Y ambos son llamados plasma en la literatura médica y por el personal médico.

Aunque a los Testigos se les permite tomar uno u otro de estos dos importantes productos sanguíneos, o “fracciones”, crioprecipitado o criosupernatante, ambos fracciones del plasma, generalmente no conocen el criosupernatante porque esta sustancia acuosa al 99% y producto soluble no es documentado en la literatura de la Watch Tower, por lo tanto, los testigos de Jehová no saben que está permitido porque no está en la lista permitida, pero una llamada telefónica a Betel revelará que tomarlo es un “asunto de conciencia”. Lamentablemente, no está permitido que los Comités de Enlace con Hospitales mencionen el criosupernatante a los médicos o pacientes, a menos que los pacientes o las familias de los pacientes pregunten sobre el producto. Además, los médicos no suelen sugerir el criosupernatante como el medicamento de elección para una afección como, por ejemplo, el Síndrome Urémico Hemolítico Refractario, que es potencialmente mortal, una vez que el paciente declara el uso de plasma fuera de los límites. Si no se proporciona información sobre este medicamento para salvar vidas a un paciente, ¿cómo puede ese paciente tomar una decisión “informada”? Esto equivale a un delito criminal por omisión si resulta en la muerte del paciente.

Médicos y la prohibición de sangre de los Testigos de Jehová

El Director Nacional de los Testigos de Jehová del Canadá, Warren Shewfelt, externó lo siguiente: “Los Testigos de Jehová están experimentando cada vez menos problemas para obtener un tratamiento médico que se ajuste a su conciencia cristiana”.

¿Por qué los testigos de Jehová “experimentan cada vez menos problemas para obtener tratamiento médico …”? Es bastante simple: ahora se permite a los Testigos recibir cada componente sanguíneo individual o “fracción” que sus líderes vean como “menor” o “secundario” como una cuestión de conciencia personal que no sean los componentes que consideran “principales” o “primarios”. Sin embargo, si se combinan, todos los componentes sanguíneos “secundarios” son considerados como iguales a la sangre completa.

Como mencionó un ex Testigo: “Solo hay UN componente MAYOR de sangre que no existe de alguna forma en la lista de productos aprobados de “conciencia” de Watch Tower y es el agua. No hay ningún componente de una transfusión de sangre completa que los testigos de Jehová no acepten mientras se fraccione primero. Igualmente a lo absurdo de los fariseos, obsesionados con las reglas, para la Sociedad Watch Tower, el único inconveniente es que no pueden tomarse todos a la vez o juntos”.

En la medida en que los testigos de Jehová toman todos estos componentes menores o secundarios por separado, lo que en conjunto constituye sangre completa, ¿por qué debería haber un problema para encontrar tratamiento médico que se ajuste a su conciencia cristiana?

El Sr. Shewfelt indica que ya no tienen muchos problemas con la prohibición de la sangre porque el campo médico actualmente respeta la posición basada en la Biblia de los Testigos, pero de hecho, es porque en realidad los Testigos toman sangre sin saberlo. Esto libera a los Testigos y rescata a la profesión médica de tener que obtener órdenes judiciales para niños menores de edad.

Por supuesto, hay excepciones a la regla, como la presentación de hemorragia masiva y probablemente por eso Shewfelt dijo que ahora hay “menos y menos problemas”.

Dado que Watch Tower prohíbe totalmente la toma de plasma, plaquetas y glóbulos blancos o rojos, parece que los médicos inteligentes están dando a los pacientes Testigos fracciones de estos componentes siempre que sea posible. En consecuencia, hay cada vez menos problemas para obtener tratamiento médico para los testigos de Jehová. Y, además, los Testigos creen que están siendo obedientes a la ley de Dios sobre la sangre.

Shewfelt dijo que la profesión médica está cada vez más dispuesta a cumplir con las creencias de los Testigos, etc. Bueno, es obvio por qué: los testigos de Jehová no están teniendo problemas con la profesión médica porque la profesión médica les está dando sangre en forma de fracciones, lo cual Por cierto, es la forma en que normalmente se administra la sangre en estos días.

¿Ve el engaño detrás de las declaraciones de los representantes de los Testigos? Así es como funciona sin importar si el tema es sangre o cualquier otra enseñanza confusa de los Testigos. Los representantes de la Sociedad Watch Tower nunca abordan sinceramente las preguntas. Sus palabras siempre están diseñadas para engañar a los medios, al lector o al oyente. Puro y simple, es la semántica y se hace para manipular el problema a su favor.

Desmantelando la prohibición sobre la sangre

“¡Un ladrillo a la vez, mis queridos ciudadanos, un ladrillo a la vez”, dijo el emperador romano Adriano sobre la reconstrucción de Roma! El concepto de un ladrillo a la vez también es cierto en el desmantelamiento de la prohibición de la sangre de la Sociedad Watch Tower. Solo en los últimos dieciséis años, los Testigos no podrían haber imaginado en sus sueños más salvajes cuantos ladrillos en la estructura de su religión y doctrina sobre la sangre han quedado en el camino. La mayoría de los principios eran viejos conceptos de Fred Franz de los que la Sociedad Watch Tower se había despojado lentamente y pocos Testigos eran más sabios.

En relación con la doctrina de la prohibición de la sangre que ha sido históricamente defectuosa, ¿qué pasa con los testigos de Jehová que nunca se les dijo oficialmente que la fracción de hemoglobina era aceptable por decisión personal? El último pronunciamiento oficial de la Sociedad Watch Tower en su literatura general fue que un verdadero cristiano no permitiría la hemoglobina. Esto era contrario a muchas revistas médicas académicas que informaban el resultado de la supervivencia individual de los Testigos de Jehová después de recibir hemoglobina a través de la ayuda del Comité de Enlace con Hospitales. Esto originó que el Departamento de Redacción de Betel corrigiera la situación de inmediato escribiendo en la revista ¡Despertad! de Agosto de 2006 una serie de artículos sobre la sangre que final y oficialmente instruyeron a los seguidores que la hemoglobina estaba permitida por decisión personal.

En consecuencia, los críticos de la Sociedad Watch Tower deberán seguir teniendo paciencia y perseverancia, ya que si el historial doctrinal de los Testigos de Jehová es un ejemplo, entonces su creencia actual de la prohibición de la sangre será, en el futuro, descartada como una creencia histórica antigua.

“Un asunto de conciencia”

Hace poco tiempo dije abiertamente en un panel de discusión en Internet: “La Watch Tower ha dado algunos pasos en la dirección correcta a la luz del hecho de que ahora se dice públicamente que las transfusiones de sangre son un asunto de conciencia”.

La palabra clave que usé fue “públicamente” porque hasta ahora no hay ningún lugar donde se pueda escribir o anunciar a los testigos de Jehová que aceptar sangre es un asunto de conciencia. Sin embargo, durante varios años, los representantes de la Sociedad Watch Tower han estado argumentando con éxito en algunos tribunales internacionales y ante funcionarios gubernamentales que la postura de prohibición de sangre de los Testigos es un “asunto de conciencia” individual.

La aspiración principal de los líderes de la Sociedad Watch Tower es lograr el reconocimiento como una religión organizada en países donde no lo tienen o mantener el reconocimiento donde se le ha otorgado. Decirles a los tribunales y naciones de todo el mundo que los Testigos de Jehová ejercen su propia conciencia cuando eligen no recibir transfusiones de sangre es una vez más una cuestión semántica. Es el lenguaje utilizado para lograr el efecto deseado de evitar que la Watch Tower sea acusada de violación de los derechos humanos si un miembro es expulsado y rechazado por aceptar una transfusión, cuando en toda Europa y otras naciones fuera de los Estados Unidos, los derechos humanos son sujeto de máxima importancia y prioridad. Muchos ex Testigos se decepcionaron cuando leyeron la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de 2010 (ver nota al pie), pero dentro de esa decisión hay una advertencia subyacente:

“Un paciente adulto competente es libre de decidir… no recibir una transfusión de sangre. Sin embargo, para que esta libertad sea significativa, los pacientes deben tener el derecho de tomar decisiones que concuerden con sus propios puntos de vista y valores, independientemente de cuan irracionales, imprudentes o desacertadas puedan parecer esas elecciones para otros”.

Ahora la Sociedad Watch Tower tiene que ser extremadamente cuidadosa en Europa y Rusia para no dar al Tribunal Europeo de Derechos Humanos ninguna causa para revertir su decisión si hay evidencia de coerción y no libertad de conciencia para rechazar  la sangre.

Esta afirmación de “asunto de conciencia” hecha por la Watch Tower es un paso en la dirección correcta, pero ciertamente no es un cumplido. Después de ir en la dirección equivocada al causar la muerte de decenas de miles de creyentes en los últimos sesenta y cinco años, la Corporación Watch Tower de mil millones de dólares está tratando de salir de entre una roca y un precipicio y no caer al precipicio en el intento. El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová, sus líderes corporativos y sus abogados se dan cuenta de que su teología de prohibición de la sangre es defectuosa y mortal y que no puede eliminarse con un golpe de pluma, sino lentamente en la dirección en la que se dirigen, lo que les permite a los Testigos aceptar cualquier fracción de la sangre como tratamiento de medicina que los médicos proscriban para salvar sus vidas y, sin embargo, al mismo tiempo, creen que no están rompiendo la prohibición de la sangre de la Sociedad Watch Tower. De hecho, los Testigos ahora pueden tenerlo en ambos sentidos.

“No pregunte, no diga”

El crítico de toda la vida, Dr. O. Muramoto, comentó sobre la intrusión de la Sociedad Watch Tower “…en la toma de decisiones personales de sus miembros sobre la atención médica al proponer que la organización religiosa de los Testigos adopta un tipo de política de “no pregunte, no diga”, que asegura a los Testigos de Jehová que no se les pedirá ni se les obligará a revelar información médica personal, ni a los demás ni a la organización de la iglesia”.

Hasta el momento, no existe una política real vigente de “no pregunte, no diga” en la Watch Tower. Sin embargo, estas palabras fueron utilizadas por un antiguo anciano para mí sobre el reciente curso de acción de la Watch Tower instruyendo a los ancianos a no buscar compañeros Testigos después de la cirugía para preguntar si se extrajo sangre. Y no se debe hacer ningún tipo de anuncio si un Testigo siente remordimiento por aceptar secretamente sangre y confiesa a los ancianos ya que debe ser perdonado.

“El portavoz de la Watch Tower, Donald T. Ridley, dice que ni a los ancianos ni a los miembros de los Comités de Enlaces con Hospitales se les instruye o alienta para investigar las decisiones de atención médica de los pacientes Testigos y así mismo, para que no se involucren en hospitalizaciones de pacientes a menos que los pacientes soliciten su asistencia”.

Las palabras utilizadas por el anciano mencionado anteriormente fueron: “Es como si hubiera una política vigente de “no pregunte, no diga”. Aunque los ancianos cumplen con sus deberes con respecto a las tarjetas de la sangre, dijo, muchos ancianos detestan ser “ejecutores” de una prohibición de la sangre que no entienden ahora que es aceptable recibir casi cualquier “producto de sangre” como medicamento”.

En conclusión

En general, la sangre como medicina está siendo hoy generalmente aceptada por los Testigos de Jehová con pocas preguntas, aunque hay algunas doctrinas “más viejas”, generalmente los Testigos mayores, de edad son aquellos que no aceptarán productos sanguíneos, el “fruto del fluido de la vida”, debido a que han sido aleccionados que transfundir sangre es similar a “comer” sangre, el “fluido de la vida”.

A medida que los miembros mayores mueran, el  grupo de Testigos del presente, el más joven y menos apasionado del grupo hará lo que quiera en este asunto, y nadie lo pensará de nuevo. En su mayor parte, esta nueva generación de Testigos (en su mayoría nacidos dentro de su movimiento) no puede defender las creencias más simples de su religión y ciertamente no darán la vida por alguna doctrina que no entienden ni les importa entender. Es un hecho que más y más conciencias de Testigos no se adhieren a la teología mortal de prohibición de la sangre de su organización y aceptan en secreto cualquier producto sanguíneo, o incluso sangre entera, si su médico lo recomienda y si eso significa que se mantendrán con vida.

Todo se reduce a esto: desde un lado de su boca, los líderes de la Watch Tower continúan prohibiendo sin cesar que el rebaño acepte sangre completa o los cuatro componentes “primarios” (con tácito rechazo), para que parezca que no están de ninguna manera alejándose de su controvertida prohibición teológica de la sangre.

Por el otro lado de la boca, aprueban hipócritamente los medicamentos preparados con sangre, aprueban medicamentos derivados del plasma que en realidad sean plasma, decirle a los tribunales y gobiernos que tomar sangre es un asunto de conciencia de parte de sus miembros cuando no lo es, dejan de investigar si alguien que necesita sangre la aceptó, absuelven a los que toman sangre si dicen “lo siento”, redactar una declaración de compromiso para el gobierno Búlgaro de dice: “...siempre que los miembros tengan libre elección en el asunto para ellos y sus hijos, sin ningún control o sanción por parte de la Sociedad”, y permitir que los padres den su consentimiento a un tratamiento que pueda implican sangre, pero lo hacen de una manera que los padres no sufrirán ninguna sanción (rehuir) por parte de la congregación ya que “la congregación no lo vería como un compromiso”, protegiéndose así de la acusación de violar los derechos humanos.

En mi opinión, desde la dirección que está tomando esta pesadilla doctrinal, si la Sociedad Watch Tower juega bien sus cartas, morir de esta teología mortal y no de algunos patógenos de sangre letales a los que ellos señalan siempre, será cosa del pasado. Pronto los Testigos de Jehová estarán fuera del anzuelo de la prohibición de la sangre y también lo hará la Sociedad Watch Tower, y, a decir verdad, eso es lo que realmente le importa a los que toman las decisiones en la sede.

–Barbara J Anderson  (reprinted with permission)