Seleccionar página

Autor Meleti Vivlon | Sep 9, 2012 | Traductor Judá Ben-Hur | Feb 17, 2020

“Yo no soy responsable de tus películas mentales, de tus suposiciones ni de tus conclusiones equivocadas. Soy responsable de lo que digo, no de lo que tu entiendes”.

Anónimo

Estuve hablando con un amigo de muchos años hace un par de días. Él sirvió conmigo muchos años atrás en una asignación en el extranjero. Su lealtad a Jehová y la organización me es bien conocida. En el curso de la conversación, admitió que realmente no creía el último entendimiento de “esta generación”. Eso me animó a abordar el tema acerca de los muchos cumplimientos proféticos relacionados con la fecha que los testigos de Jehová sostienen haber ocurrido en los años posteriores a 1914. Me sorprendió bastante saber que tampoco él aceptó la mayoría de estas interpretaciones. Su única reserva fue 1914. Creía que 1914 marcó el comienzo de los últimos días. La coincidencia del comienzo de la Primera Guerra Mundial fue demasiado tentadora para que él la desestimara.

Confieso que me tomó un tiempo superar ese sesgo. A uno no le gusta creer en las coincidencias, suponiendo que incluso fue una coincidencia. El hecho es que estamos constantemente bombardeados con refuerzo para la idea de que 1914 es proféticamente significativo, marcando, como creemos, el comienzo de la presencia del Hijo del Hombre. Así que pensé que era prudente revisar nuestra posición de 1914 esta vez desde un punto de vista ligeramente diferente. Pensé que podría ser útil enumerar todas las suposiciones que tenemos que hacer antes de que podamos aceptar nuestra interpretación de 1914 como verdadera. Como resultado, hay una gran letanía de suposiciones.

Suposición 1: El sueño de Nabucodonosor del capítulo 4 de Daniel tiene un cumplimiento más allá de su día.

El libro de Daniel no menciona en absoluto ningún cumplimiento más allá de su día. No hay indicios de que lo que le sucedió a Nabucodonosor sea algún tipo de drama profético o cumplimiento menor de un anti-tipo futuro importante.

Suposición 2: Las siete veces del sueño están destinadas a representar 360 años cada una.

Cuando esta fórmula se aplica en otra parte de la Biblia, la relación año por día siempre se establece explícitamente. Aquí estamos asumiendo que se aplica.

Suposición 3: Esta profecía se aplica a la entronización de Jesucristo.

El objetivo de este sueño y su posterior cumplimiento fue proporcionar una lección objetiva al Rey de Babilonia y a la humanidad en general, que el gobierno y el nombramiento de un gobernante es un poder exclusivo de Jehová Dios. No hay nada que indique que la entronización del Mesías se indique aquí. Incluso si es así, no hay nada que indique que este es un cálculo dado para mostrarnos cuando tiene lugar esa entronización.

Suposición 4: Esta profecía fue dada para establecer el alcance cronológico de los tiempos señalados de las naciones.

Solo hay una referencia a los tiempos señalados de las naciones en la Biblia; en Lucas 21:24 Jesús introdujo esta expresión, pero no dió ninguna indicación de cuando comenzaron ni cuando terminarían. Tampoco hizo ninguna conexión entre esta frase y cualquier cosa contenida en el libro de Daniel.

Suposición 5: Los tiempos señalados de las naciones comenzaron cuando Jerusalén fue destruida y todos los judíos fueron llevados al exilio en Babilonia.

No hay nada en la Biblia que indique cuando comenzaron los tiempos señalados de las naciones, así que esto es pura especulación. Podrían haber comenzado cuando Adán pecó o cuando Nemrod construyó su torre.

Suposición 6: Los 70 años de servidumbre se refieren a 70 años en los que todos los judíos estarían exiliados en Babilonia.

Con base en la redacción de la Biblia, los 70 años podrían referirse a años en que los judíos estaban bajo el gobierno de Babilonia. Esto incluiría la servidumbre cuando los nobles, incluido el propio Daniel, fueron llevados a Babilonia, pero al resto se les permitió quedarse y rendir homenaje al Rey de Babilonia (Jeremías 25:11,12).

Suposición 7: 607 a.E.C. es el año en que comenzaron los tiempos señalados de las naciones.

Asumiendo que la suposición 5 es correcta, no tenemos forma de saber con certeza que 607 a.E.C. fue el año en que los judíos fueron llevados al exilio. Los académicos acuerdan dos años: 587 a.E.C. como el año del exilio y 539 a.E.C. como el año en que cayó Babilonia. Puesto que no hay más razones para aceptar 539 a.E.C. como válido, entonces hay que rechazar 587 a.E.C. No hay nada en la Biblia que indique el año en que comenzó o terminó el exilio, por lo que debemos aceptar una opinión de las autoridades mundanas y rechazar otra.

Suposición 8: 1914 marca el final del pisoteo de Jerusalén y, por lo tanto, el final de los tiempos señalados de las naciones.

No hay evidencia de que el pisoteo de Jerusalén por las naciones terminó en 1914. ¿Terminó el pisoteo del Israel espiritual en ese año? No según nosotros. Eso terminó en 1919 según el libro Revelation Climax p. 162 par. 7-9. Por supuesto, el pisoteo ha continuado hasta el siglo XX y hasta nuestros días. Por lo tanto, no hay evidencia alguna de que las naciones hayan dejado de pisotear al pueblo de Jehová ni de que su tiempo haya terminado.

Suposición 9: Satanás y sus demonios fueron arrojados a la tierra en 1914.

El Cuerpo Gobernante de los Testigos de Jehová sostiene que Satanás causa la Primera Guerra Mundial por la ira de haber sido arrojado del cielo a la tierra. Sin embargo, fue rechazado en octubre de 1914 según la interpretación de la organización, pero, la guerra comenzó en agosto de ese año y los preparativos para la guerra habían estado sucediendo durante un tiempo considerable antes de eso, desde 1911. Eso significaría que él tuvo que enojarse antes de ser arrojado a la tierra ya que el infierno en la tierra (la guerra) comenzó antes de ser derribado. Eso contradice lo que dice la Biblia.

Suposición 10: La presencia de Jesucristo es invisible y es aparte de su venida al Armagedón.

Hay una fuerte evidencia en la Biblia de que la presencia de Cristo y su llegada al Armagedón son lo mismo. No hay evidencia sólida que indique que Jesús gobernaría desde el cielo de manera invisible durante 100 años antes de manifestarse visiblemente y antes de la destrucción de este viejo sistema de cosas.

Suposición 11: El mandato contra los seguidores de Jesús de conocer su instalación como rey como se indica en Hechos 1:6,7 fue suspendido entonces y revelado para los cristianos en nuestros días.

Esta declaración de Jesús significaría que los Apóstoles de su época no tenían derecho a saber cuándo sería entronizado como rey de Israel, espiritual o no. El significado de la profecía de Daniel de las 7 veces supuestamente estaba oculto para ellos. Sin embargo, la importancia de los 2,520 años fue revelada a William Miller, el fundador de los Adventistas del Séptimo Día en la primera parte del siglo XIX. Eso significaría que el mandato se suspendió a los Apóstoles y revelado para los cristianos en nuestros días. ¿En qué parte de la Biblia indica que Jehová ha cambiado en esta posición y nos otorgó conocimiento previo de tales tiempos y épocas o sazones?

En resumen.

Basar la interpretación de un cumplimiento profético incluso en un supuesto abre la puerta a la decepción. Si esa suposición es incorrecta, entonces la interpretación debe quedar en el camino. ¡Aquí tenemos 11 suposiciones! ¿Cuáles son las probabilidades de que las 11 sean verdaderas? Si incluso una está equivocada, todo cambia.

Les digo que si nuestro año de inicio de 607 a.E.C. cambia a 606 a.E.C o 608 a.E.C, dándonos como resultado 1913 o 1915, la interpretación de ese año que marca el fin del mundo (luego se transformó en la presencia invisible de Cristo) se habría unido a todas nuestras otras interpretaciones fallidas de fechas específicas en el montón de polvo de historia. El hecho de que estalló una sola guerra, aunque importante, ese año no debería ser motivo para que perdamos nuestra razón y basemos gran parte de nuestra comprensión profética en una interpretación fundada en la arena de tantos supuestos.