Seleccionar página

¿Cómo se impartía justicia en el Israel antiguo?

Introducción:

En el primer artículo de la serie hemos establecido que los testigos de Jehová consideran de vital importancia la doctrina de expulsión para la subsistencia de la congregación, así como un derecho inherente a las organizaciones religiosas, análogo a la facultad de los estados de establecer leyes acerca del destierro o la pena de muerte. También revisamos la parte documental y la tradición oral de la doctrina así como su origen, desarrollo e implementación en el año de 1952.

Hemos también comentado, que los testigos de Jehová afirman que su doctrina de expulsión se basa, entre otras cosas, en la forma en que se impartía justicia en el antiguo Israel.

El presente artículo, el tercero de la serie, pretende analizar que tan efectivamente la doctrina de expulsión se apega a la forma en que se impartía justicia en el Israel antiguo.

El sistema de justicia del Israel antiguo.

El sistema de justicia del Israel antiguo tuvo varias adaptaciones en función a los tiempos en que se implementaron dichos cambios, sin que la Sociedad Watchtower nos indique a cual época del Israel antiguo se parece su doctrina de expulsión.

Para poder entender como funcionaba el sistema de justicia del Israel antiguo, debemos dividir la historia de la nación Judía en las siguientes etapas:

  1. Caudillismo de Moisés.
  2. Moisés y Jueces Menores.
  3. Jueces bajo la Ley de Moisés.
  4. La Monarquía.
  5. El vasallaje.

 

1. Caudillismo de Moisés.

Algo que aprendemos sobre Moisés es que tenía el deseo de mediar entre las personas involucradas en disputas. De hecho, notemos que cuando sabe que no es Egipcio e intenta intervenir en una disputa entre esclavos, lo reprueban y le refutan con desdén: “¿quién te ha puesto como príncipe o juez sobre nosotros?” (Éxodo 2:14).

Con el tiempo parece ser que Moisés desarrolló las habilidades necesarias para hacer no sólo Gobernador y Administrador de Justicia, ya que Moisés era también el Mediador entre el pueblo y Dios. Sus servicios como Administrador de Justicia o Juez son tan solicitados que Éxodo 18:13 nos dice lo siguiente:

“Y aconteció que al día siguiente Moisés se sentó a juzgar al pueblo; y el pueblo estuvo delante de Moisés desde la mañana hasta el atardecer”. (LBLA).

Si bien las escrituras no los indican la frecuencia con que Moisés efectuaba esta labor, pero cuando lo hacía, era totalmente agotadora, extenuante y demandante, tanto para el pueblo como para el mismo Moisés ya que el pueblo tenía que estar frente a él desde la mañana hasta el atardecer.

Recordemos que Éxodo 12:37,38 nos dice que unos “seiscientos mil hombres de a pie sin contar niños salieron de Egipto y subió con ellos una gran multitud mixta”, por lo que según eruditos, estiman que entre 2.5 y 3 millones de personas pudieron haber salido de Egipto. Para darnos una idea aproximada de la cantidad de personas que estaban bajo la administración de Moisés, la población actual de Uruguay es de 3 millones de personas.

Una carga bastante pesada para un solo hombre. No sólo tener que ver que 3 millones de personas tengan lo necesario para subsistir en un largo viaje de Egipto a la tierra prometida, sino también impartir justicia en sus disputas y problemas.

Con lo visto hasta este punto, podemos decir que en el primer sistema de justicia que tuvo el pueblo de Israel fue el del “caudillismo”, que es el sistema en el que una sola persona ejerce todos los roles del estado incluyendo la impartición de justicia. ¿Qué personalidad tenía Moisés que lo hacían servir como Juez? Números 12:3 nos dice que: “Moisés era un hombre muy humilde, más que cualquier otro hombre sobre la faz de la tierra.” (LBLA)… Otras versiones, nos dicen que: “Y aquel varón Moisés era muy manso, más que todos los hombres que había sobre la tierra.” (Sagradas Escrituras 1569).

Notemos que el proceso jurídico estaba garantizado por una persona que era “el más humilde” o “el más manso” que había en la tierra, ¿garantiza la Sociedad Watchtower que los Ancianos que participan en un Comité Judicial son, no los más humildes, pero con la humildad o sensibilidad suficiente, esto es, amor, respeto, empatía, comprensión, etc para tratar a un acusado de un pecado aunque haya confesado? Hay Ancianos que son quizás hasta más jóvenes que el acusado. Hay muchos Ancianos que no conocen siquiera los libros escolares, incultos, sin conocer siquiera lo más elemental de las escrituras, con apenas conocimientos sobre leer y escribir, muchos de ellos ignorantes. ¿Se imaginan a un grupo de hombres incultos juzgando a una mujer? Indignante, sin duda alguna.

Algo muy importante a destacar es que cuando Moisés impartía justicia en ese sentaba a juzgar al pueblo y el pueblo estaba delante de él. Norte que el hombre más humilde, el mas manso de la tierra, se sentaba frente al pueblo y el pueblo frente a él para impartir justicia de forma transparente y pública. Es importante enfatizar, esta forma de impartir justicia públicamente, es el freno al juez para evitar abusos de autoridad y atropellos, es una forma de decir: “Juez usted juzga asuntos de nosotros, pero nosotros, el pueblo, lo juzgamos a Usted”.

Si bien las escrituras no nos indican más, podemos asumir que dentro de estas audiencias judiciales públicas, ambas partes podían ofrecer testigos y pruebas, presentar argumentos y esperar el veredicto del juez y el hecho de ser juicios públicos daba un peso a lo determinado por el Juez.

Con estas bases, podemos ahora comparar el primer modelo de justicia del Israel antiguo con la doctrina de expulsión de los testigos de Jehová utilizando la siguiente tabla comparativa:

Característica Israel Antiguo Caudillismo Doctrina de Expulsión
Juicio Público No
Número de Jueces 1 Mínimo 3
Pruebas Acusado No
Pruebas Acusador
Alegatos No
Transparencia No

Por lo tanto, podemos afirmar de forma categórica que la doctrina de expulsión de los testigos de Jehová ni por asomo se compara con el primer sistema de justicia del Israel antiguo y que era llevado a cabo por Moisés.

2. Moisés y Jueces Menores.

Un cambio muy importante se avecinaba en la forma en que el pueblo de Israel recibí de justicia. Leamos ahora el libro de Éxodo 18:14-23:

14 Cuando el suegro de Moisés vio todo lo que él hacía por el pueblo, dijo: ¿Qué es esto que haces por el pueblo? ¿Por qué juzgas tú solo, y todo el pueblo está delante de ti desde la mañana hasta el atardecer? 15 Y respondió Moisés a su suegro: Porque el pueblo viene a mí para consultar a Dios. 16 Cuando tienen un pleito, vienen a mí, y yo juzgo entre uno y otro, dándoles a conocer los estatutos de Dios y sus leyes. 17 Y el suegro de Moisés le dijo: No está bien lo que haces. 18 Con seguridad desfallecerás tú, y también este pueblo que está contigo, porque el trabajo es demasiado pesado para ti; no puedes hacerlo tú solo. 19 Ahora, escúchame; yo te aconsejaré, y Dios estará contigo. Sé tú el representante del pueblo delante de Dios, y somete los asuntos a Dios. 20 Y enséñales los estatutos y las leyes, y hazles saber el camino en que deben andar y la obra que han de realizar. 21 Además, escogerás de entre todo el pueblo hombres capaces, temerosos de Dios, hombres veraces que aborrezcan las ganancias deshonestas, y los pondrás sobre el pueblo como jefes de mil, de cien, de cincuenta y de diez. 22 Y que juzguen ellos al pueblo en todo tiempo; y que traigan a ti todo pleito grave, pero que ellos juzguen todo pleito sencillo. Así será más fácil para ti, y ellos llevarán la carga contigo. 23 Si haces esto, y Dios te lo manda, tú podrás resistir y todo este pueblo por su parte irá en paz a su lugar.”

Note que la forma en que se estaba impartiendo la justicia en Israel era muy pesada tanto para Moisés como para el pueblo. Moisés tenía que ver todos los asuntos y el pueblo tenía que esperar su turno para que se impartiera justicia. Pareciera ser que ninguna de las partes involucradas podría resistir dicho ritmo y carga de trabajo por mucho tiempo.

¿Cuál fue la solución? Nombrar Jueces, esto es, personas que fueran: “hombres capaces, temerosos de Dios, hombres veraces que aborrezcan las ganancias deshonestas” que estarían sobre el grupos de 10, 50, 100 y 1,000 personas, que vieran los asuntos pequeños mientras que los importantes se los traerían a Moisés, mientras Moisés se concentraba la mayor parte del tiempo en su función más importante mientras de los asuntos del día a día lo podían ver los Jueces. Además, un componente importante de este esquema era que se debía enseñar al pueblo de los mandatos de Dios para asegurar que cada persona sabía lo que se esperaba de ella.

Esto es, se implementó un sistema en el que había Jueces Menores y Moisés se desempeñaba como Juez Mayor o Corte de Apelaciones. Al continuar la lectura del libro de Éxodo 18:24-26 leemos que Moisés implementó la sugerencia de su suegro y que los Jueces Menores impartían justicia al pueblo todo el tiempo mientras los asuntos mayores los traían a Moisés.

Si bien, el relato bíblico no nos da pista alguna sobre el proceso que seguían los Jueces Menores para partir justicia al pueblo de Israel, debemos recordar que por el tipo de características personales que tenían y por quien lo nombró y por cual era la costumbre de la época, seguramente seguirían respetando el arreglo de Moisés de tener audiencias públicas, escuchar a ambas partes y escuchar a los testigos de ambas partes en disputa y debido a la responsabilidad de la audiencia pública, el pueblo mismo validaba sus veredictos.

Cabe aquí el siguiente cuestionamiento: ¿Son los Ancianos de los testigos de Jehová “hombres capaces, temerosos de Dios, hombres veraces que aborrezcan las ganancias deshonestas” como para tener la autoridad moral de juzgar a otra persona? Los hermanos que han pasado por el trauma de un Comité Judicial nos pueden dar la respuesta.

Con esto en mente, podemos ahora comparar el sistema de jueces menores implementado en Israel durante el éxodo con la doctrina de expulsión de los testigos de Jehová en los siguientes términos:

Característica Israel Antiguo Jueces Menores Doctrina de Expulsión
Juicio Público No
Número de Jueces Variable Mínimo 3
Pruebas Acusado No
Pruebas Acusador
Alegatos No
Transparencia No

Nuevamente, vemos que la falacia inventada por la Sociedad Watchtower conocida como la doctrina de expulsión no tiene nada que ver con el sistema de Jueces Menores implementado por el antiguo Israel durante el éxodo.

Este arreglo de Jueces Menores sirvió para preparar al pueblo de Israel en un nuevo arreglo de impartición de justicia una vez que entraron y tomaron posesión de la tierra prometida.

3. Jueces bajo la Ley de Moisés.

Leamos Deuteronomio 16:18-20:

18 Nombrarás para ti jueces y oficiales en todas las ciudades que el SEÑOR tu Dios te da, según tus tribus, y ellos juzgarán al pueblo con justo juicio. 19 No torcerás la justicia; no harás acepción de personas, ni tomarás soborno, porque el soborno ciega los ojos del sabio y pervierte las palabras del justo. 20 La justicia, y sólo la justicia buscarás, para que vivas y poseas la tierra que el SEÑOR tu Dios te da.” (LBLA).

Ahora vemos un tercer arreglo para la impartición de justicia en el Israel antiguo de los jueces esto es jueces por cada ciudad ordenada por la misma ley dada por Dios. Era costumbre que las personas de mayor edad de las ciudades fungieran como Jueces quienes se sentaban a las puertas de las ciudades y el pueblo acudía a ellos cuando se necesitaba que se zanjaran disputas. De nuevo, las audiencias eran públicas, se presentaban las partes en disputa y ante los que les interesaba el caso, se desarrollaba el procedimiento. El hecho de que las personas de mayor edad sirvieran de Jueces y que las audiencias fueran públicas, le daban bastante transparencia al proceso.

Sin embargo, aquí hay un punto bastante interesante aquí: puedo afirmar sin temor a equivocarme que había alguien más participando en el proceso, leamos Jueces 4:4,5:

4 Débora, profetisa, mujer de Lapidot, juzgaba a Israel en aquel tiempo; 5 y se sentaba debajo de la palmera de Débora entre Ramá y Betel, en la región montañosa de Efraín; y los hijos de Israel subían a ella a pedir juicio.” (LBLA).

Así es, UNA MUJER, Débora, mujer de Lapidot, JUZGABA A ISRAEL… LOS HIJOS DE ISRAEL SUBÍAN A ELLA A PEDIR JUICIO. Y LO HACÍA TAMBIÉN DE FORMA PÚBLICA YA QUE SE SENTABA DEBAJO DE LA PALMERA DE DÉBORA.

Tenemos ahora un nuevo elemento aquí, había mujeres que también impartían justicia al pueblo de Israel. ¿Era Débora la única? Personalmente, no lo creo, con base al relato del Libro de Jueces creo que había más mujeres impartiendo Justicia en el Israel de la época.

Con la descripción de este nuevo arreglo tenemos los elementos necesarios para compararlos con la doctrina de expulsión de los testigos de Jehová:

Característica Israel Antiguo Jueces bajo la Ley de Moisés Doctrina de Expulsión
Juicio Público No
Número de Jueces Variable Mínimo 3
Pruebas Acusado No
Pruebas Acusador
Alegatos No
Transparencia No
Mujeres Juzgando No

Sin duda alguna, podemos concluir que no hay comparación alguna entre el tercer modelo de impartición de justicia implementado en el Israel antiguo con la doctrina de expulsión de los testigos de Jehová. La situación con los testigos de Jehová se agrava ya que en el Israel antiguo había mujeres impartiendo justicia mientras que con ellos es un sistema machista en el cual hombres juzgan mujeres aún en los casos en los que se encuentren involucradas situaciones sexuales.

4. La Monarquía.

El arreglo de impartición de justicia del Israel antiguo sufre un nuevo cambio al iniciarse la época de los Reyes o Monarquía ya que entre las funciones del rey, se incluía el impartir justicia, funcionando el rey como una especie de Tribunal Supremo. Veamos un ejemplo en 1 Reyes 3:16-28:

16 Por ese tiempo dos mujeres que eran rameras, vinieron al rey y se presentaron delante de él. 17 Y una de las mujeres dijo: Oh, mi señor, yo y esta mujer vivimos en la misma casa; y yo di a luz estando con ella en la casa. 18 Y sucedió que al tercer día después de dar yo a luz, esta mujer también dio a luz; estábamos juntas, nadie de fuera estaba con nosotras en la casa, solamente nosotras dos. 19 Y el hijo de esta mujer murió durante la noche, porque ella se durmió sobre él. 20 Entonces ella se levantó a medianoche, tomó a mi hijo de mi lado mientras tu sierva estaba dormida y lo puso en su regazo, y a su hijo muerto lo puso en mi regazo. 21 Cuando me levanté al amanecer para dar el pecho a mi hijo, he aquí que estaba muerto; pero cuando lo observé con cuidado por la mañana, vi que no era mi hijo, el que yo había dado a luz. 22 Entonces la otra mujer dijo: No, pues mi hijo es el que vive y tu hijo es el muerto. Pero la primera mujer dijo: No, tu hijo es el muerto y mi hijo es el que vive. Así hablaban ellas delante del rey. 

     23 Entonces el rey dijo: Esta dice: “Este es mi hijo que está vivo y tu hijo es el muerto; y la otra dice: “No, porque tu hijo es el muerto y mi hijo es el que vive. 24 Y el rey dijo: Traedme una espada. Y trajeron una espada al rey. 25 Entonces el rey dijo: Partid al niño vivo en dos, y dad la mitad a una y la otra mitad a la otra. 26 Entonces la mujer de quien era el niño vivo habló al rey, pues estaba profundamente conmovida por su hijo, y dijo: Oh, mi señor, dale a ella el niño vivo, y de ninguna manera lo mates. Pero la otra decía: No será ni mío ni tuyo; partidlo. 27 Entonces el rey respondió y dijo: Dad el niño vivo a la primera mujer, y de ninguna manera lo matéis. Ella es la madre. 28 Cuando todo Israel oyó del juicio que el rey había pronunciado, temieron al rey, porque vieron que la sabiduría de Dios estaba en él para administrar justicia”.

Notemos que el rey juzgaba los asuntos en audiencia pública, lo cual le daba legitimación y transparencia al proceso.

En paralelo, los Jueces de Ciudad seguían funcionando según lo establecido por la Ley de Moisés y asumiendo que mujeres seguían participando como Jueces en Israel, por lo que nuestra Tabla de Análisis prácticamente no sufre alteración alguna, quedando como sigue:

Característica Israel Antiguo Jueces de Ciudad bajo la Monarquía Doctrina de Expulsión
Juicio Público No
Número de Jueces Variable Mínimo 3
Pruebas Acusado No
Pruebas Acusador
Alegatos No
Transparencia No
Mujeres Juzgando No

Nuevamente, vemos que la Doctrina de Expulsión de los testigos de Jehová no cumple con los requisitos de transparencia y legitimación que el proceso de impartición de justicia del Israel antiguo tuvo durante la Monarquía.

5. Vasallaje.

El pueblo de Israel cae en el vasallaje después que son conquistados por Babilonia. A partir de éste momento, los judíos no volvieron a tener un sistema de impartición de justicia independiente, ya que si bien los Persas, Griegos y Romanos les dieron cierta independencia, los judíos debían respetar las leyes de la potencia conquistadora en turno, por lo que no podemos tener elementos para evaluar el sistema de justicia que haya existido bajo cada administración opresora.

Conclusión.

Después de analizar los diferentes modelos de impartición de justicia que fueron usados por el Israel antiguo y compararlo con la doctrina de expulsión de los testigos de Jehová podemos afirmar sin temor a equivocarnos que no hay punto de comparación entre uno y otro.

La doctrina de expulsión de los testigos de Jehová es simplemente un sistema inquisitivo que viola los principios fundamentales de cualquier persona del debido proceso:

  1. No hay audiencias públicas.
  2. No se permite el uso de dispositivos electrónicos de audio o video.
  3. No se permiten los argumentos de defensa.
  4. No se permiten las pruebas de defensa incluyendo testigos.
  5. Los jueces actúan sin ser observados por nadie lo cual permite abuso de poder.
  6. No se permite que participen mujeres como jueces.
  7. El acusado es culpable hasta que el comité judicial decida lo contrario.

Por lo tanto, el argumento utilizado por los testigos de Jehová que la doctrina de expulsión es una imitación del sistema de justicia del Israel antiguo es una afirmación total y absolutamente falsa. La doctrina de expulsión de los testigos de Jehová es violatoria a los derechos humanos.

Por lo tanto, puesto que la doctrina de expulsión no se compara con el sistema de justicia del reino antiguo, ¿qué hay de los supuestos textos que los testigos de Jehová usan como apoyo en la doctrina?

Los siguientes artículos se encargarán de esta cuestión.