Seleccionar página

Traductor: Judá Ben-Hur

Nota del Autor: Al escribir este artículo estoy buscando la opinión de nuestra comunidad de hermanos y hermanas. Es mi esperanza que otros y otras puedan compartir sus ideas e investigar en este importante tema. En particular, las mujeres que siguen este sitio se sentirán libres para compartir sus puntos de vista con bastante sinceridad. El presente artículo está escrito con la esperanza y el deseo de expandir la libertad de Cristo que se nos garantiza a través del Espíritu Santo y por seguir sus mandamientos.

“Tú desearás intensamente estar con tu esposo, y él te dominará”. (Gen 3:16 TNM)

 Cuando Jehová (o Yahvé o Yehovah o el nombre que Usted prefiera) creó a los primeros humanos, los hizo a su imagen y semejanza.

“Así que Dios pasó a crear al ser humano a su imagen. A la imagen de Dios lo creó. Hombre y mujer los creó.” (Gen 1:27 TNM) 

Para evitar la idea de que esto solo se refiere al ”macho” de la especie, Dios inspiró a Moisés a agregar la aclaración: “los creó hombre y mujer”. Por lo tanto, cuando se habla de que Dios creó al hombre a su propia imagen, se refiere tanto al hombre como a la mujer, esto es, ambos géneros. (En inglés, la palabra “mujer” (woman) se deriva de “womb man” u “hombre con matriz”). Así que, tanto el hombre como la mujer son hijos de Dios. Sin embargo, cuando pecaron, perdieron esa relación. Se desheredaron. Perdieron la herencia de la vida eterna. Como consecuencia, todos morimos ahora. (Romanos 5:12).

Sin embargo, Jehová, como el Padre amoroso supremo, implementó de inmediato una solución a ese problema, una forma de restaurar a todos sus hijos humanos a su familia. Pero ese es un tema para otro momento. Por ahora, debemos comprender que la relación entre Dios y la humanidad puede entenderse mejor cuando la consideramos como un arreglo familiar y no gubernamental. La preocupación de Jehová no es vindicar su soberanía, una frase que no se encuentra en las Escrituras, sino salvar a sus hijos.

Si tenemos en cuenta la relación padre-hijo nos ayudará a resolver muchos pasajes bíblicos problemáticos.

La razón por la que he descrito todo lo anterior es para sentar las bases de nuestro tema actual que es comprender el papel de las mujeres dentro de la congregación. Nuestro texto temático de Génesis 3:16 no es una maldición de Dios sino simplemente una declaración de un hecho. El pecado quita el equilibrio entre las cualidades humanas naturales. Los hombres se vuelven más dominantes de lo previsto y mujeres más necesitadas. Este desequilibrio no es bueno para ninguno de ambos géneros.

El abuso de la mujer por parte del hombre está bien documentado y es evidente en cualquier estudio de historia. Ni siquiera necesitamos estudiar historia para probar esto. La evidencia nos rodea e impregna toda cultura humana.

Sin embargo, esto no es excusa para que un varón cristiano se comporte de esta manera. El espíritu de Dios nos permite ponernos la nueva personalidad para convertirse en mejor persona. (Efesios 4:23,24).

Mientras nacimos en pecado, huérfanos de Dios, se nos ha ofrecido la oportunidad de regresar a un estado de gracia como hijos adoptivos (Juan 1:12). Podemos casarnos y tener familias propias, pero nuestra relación con Dios nos convierte a todos en sus hijos. Por lo tanto, tu esposa también es tu hermana; tu esposo es tu hermano; porque todos somos hijos de Dios y como uno solo clamamos cariñosamente: “¡Abba! ¡Padre!”

Por lo tanto, nunca quisiéramos comportarnos de tal manera que obstaculicemos la relación que nuestro hermano o hermana (cónyuge) tiene con el Padre.

En el Jardín del Edén, Jehová hablaba directamente con Eva. No habló con Adán y le dijo que transmitiera la información a su esposa. Eso tiene sentido, ya que un padre habla con cada uno de sus hijos directamente. Nuevamente, vemos como entender todo a través de la lente de una familia nos ayuda a entender mejor las Escrituras.

Lo que estamos tratando de establecer aquí es el equilibrio adecuado entre los roles del hombre y la mujer en todos los aspectos de la vida. Los roles son diferentes. Sin embargo, cada uno es necesario para el beneficio del otro. Dios hizo al hombre primero pero reconoció que no era bueno para el hombre permanecer solo. Esto indica claramente que la relación hombre-mujer era parte del diseño de Dios.

Desacuerdo a Young’s Literal Translation:

“Y Jehová Dios dijo: “No es bueno para el hombre estar solo, voy a hacer a él una ayudante como su complemento””. (Gen 2:18). 

Sé que muchos critican la Traducción del Nuevo Mundo y con justificación, pero en este texto me gusta mucho como lo explica:

“Entonces Jehová Dios dijo: “No es bueno que el hombre siga solo. Voy a hacerle una ayudante que lo complemente”. (Gen 2:18 TNM).

Tanto el “complemento” de la Young’s Literal Translation como el “complemento” de la Traducción del Nuevo Mundo transmiten la idea detrás del texto Hebreo.

La Diccionario de la Real Academia Española de la Lengua define “complemento” como:

  1. m. Cosa, cualidad o circunstancia que se añade a otra para hacerla íntegra o perfecta.
  2. Integridad, perfección o plenitud a que llega algo.

Ningún género es completo solamente en sí mismo. Cada uno complementa al otro para llegar a la perfección.

Lenta y progresivamente, a un ritmo que Él sabe que es el mejor para nosotros, nuestro Padre nos ha estado preparando para regresar a la familia. Al hacerlo, con respecto a nuestra relación con Él y entre nosotros, Él revela mucho acerca de cómo se supone que deben ser las cosas, en oposición a como nosotros creemos que son. Sin embargo, hablando como el macho de la especie, nuestra tendencia es rechazar la dirección del espíritu, de la misma manera que Pablo estaba “dando coces contra el aguijón” (Hechos 26:14 NWT)

Este ha sido claramente el caso con mi anterior religión.

La Degradación de Débora

El libro Perspicacia editado por los Testigos de Jehová reconoce que Débora fue una profetiza en Israel, pero falla en reconocer su distintivo papel como Jueza. El libro da ésta distinción a Barac. (Vet it-1 p. 642).

Ésta continúa siendo la postura de la Organización ante evidencias como éstas con excepciones tales como la mostrada por La Atalaya del 21 de Mayo del 2015 (Español), Sección Ejemplos de Fe, Tema: Me levanté como madre de Israel:

“La primera vez que se menciona a Débora en la Biblia, se dice que es una profetisa. Aunque no es un título común en la Biblia, Débora no fue la única. Además, esta fiel mujer también actuaba de jueza, zanjando disputas y dando las respuestas de Jehová cuando surgían problemas en la nación (Jueces 4:4,5)”.

“Débora vivía en la región montañosa de Efraín, entre Betel y Ramá. Tenía la costumbre de sentarse debajo de una palmera para recibir a las personas y ayudarlas con la guía de Jehová.”(…) 

¿”Zanjando disputas”? ¿”Dando las respuestas de Jehová cuando surgían problemas en la nación”? ¿”Para recibir a las personas y ayudarlas con la guía de Jehová”? Pareciera ser que el escritor del artículo de La Atalaya está tratando duramente de ocultar el hecho que Débora era Jueza de Israel. Leamos ahora el texto de la biblia:

“En aquella época, Débora, una profetisa, esposa de Lapidot, juzgaba a Israel. Solía sentarse bajo la palmera de Débora, entre Ramá y Betel, en la región montañosa de Efraín. Y los israelitas acudían a ella para juicio.” (Jueces 4:4,5 TNM). 

En lugar de reconocer a Débora como la Jueza que era, el artículo de La Atalaya continúa la tradición de los Testigos de Jehová y asigna tal papel a Barac:

“Le encargó que mandara llamar a un hombre fiel y valiente, el juez Barac, para que se enfrentara a Sísara”.

Seamos claros, la Biblia nunca se refiere a Barac como Juez. La organización simplemente no puede soportar la idea de que una mujer era  jueza sobre un hombre por lo que cambian la narrativa para que se ajuste a sus propias creencias y prejuicios.

Ahora, algunos podrían concluir que esta fue una circunstancia única que nunca se repetiría. Pueden concluir que evidentemente no había buenos hombres en Israel para hacer el trabajo de profetizar y juzgar de modo que Jehová Dios lo hizo. Por lo tanto, estos concluirían que las mujeres no podrían tener ningún papel de juicio en la congregación cristiana. Pero tenga en cuenta que no solo era una jueza, sino que también era una profetiza.

Entonces, si Deborah fue un caso único, no encontraríamos evidencia en la congregación cristiana de que Jehová continuara inspirando a las mujeres a la profecía y que les permitió sentarse a juzgar.

Las Mujeres Profetizando en la Congregación.

El Apóstol Pedro cita de Joel cuando dijo:

“y sucedera en los ultimos dias -dice dios- que derramare de mi espiritu sobre toda carne; y vuestros hijos y vuestras hijas profetizaran, vuestros jovenes veran visiones, vuestros ancianos soñaran sueños; y aun sobre mis siervos y sobre mis siervas derramare de mi espiritu en esos dias, y profetizarán”. (Hechos 2:17,18 LBLA).

Esto resultó ser cierto. Por ejemplo, Felipe tuvo cuatro hijas vírgenes que profetizaron. (Hechos 21: 9)

Puesto que nuestro Dios escogió derramar su espíritu en Mujeres de la Congregación Cristianas haciéndolas profetas, ¿estaría haciéndolas juezas también?

Las Mujeres Juzgando en la Congregación.

No hay jueces en la Congregación Cristiana como en el tiempo de Israel. Israel era una nación con sus propios códigos legales, poder judicial y sistemas penal y civil. La congregación cristiana está sujeta a las leyes de cualquier país en el que vivan sus miembros. Por eso tenemos el consejo del apóstol Pablo que se encuentra en Romanos 13:1-7 con respecto a las autoridades superiores.

Sin embargo, la congregación debe lidiar con el pecado dentro de sus filas. La mayoría de las religiones ponen esta autoridad para juzgar a los pecadores en manos de hombres designados, como sacerdotes, obispos y cardenales. En la organización de los Testigos de Jehová, el juicio se coloca en manos de un comité de ancianos varones que se reúnen en secreto.

Recientemente vimos un espectáculo en Australia cuando los altos funcionarios de la organización de los Testigos de Jehová, incluido un miembro del Cuerpo Gobernante, fueron aconsejados por funcionarios de la Comisión Real Australiana para permitir que las mujeres participaran en el proceso judicial donde el abuso sexual infantil estaba en cuestión. Muchos en la sala de audiencias y el público en general estaban conmocionados y consternados por la firme negativa de la Organización a doblegarse en la adopción de estas recomendaciones. Afirmaron que su posición era inmutable porque estaban obligados a seguir la dirección de la Biblia. ¿Pero es ese el caso o estaban poniendo las tradiciones de los hombres sobre los mandamientos de Dios?

La única dirección que tenemos de nuestro Señor con referencia a hechos judiciales en la Congregación está encontrado en Mateo 18:15-17:

“Por tanto, si tu hermano pecare contra ti, ve, y redargúyele entre ti y él solo: si te oyere, has ganado á tu hermano. Mas si no te oyere, toma aún contigo uno ó dos, para que en boca de dos ó de tres testigos conste toda palabra. Y si no oyere á ellos, dilo á la iglesia: y si no oyere á la iglesia, tenle por étnico y publicano”. (RVGR)

El Señor separa este pasaje en 3 etapas. El uso de “hermano” en el versículo 15 no requiere que exclusivamente se aplique al género masculino. Lo que Jesús está diciendo es que si un compañero Cristiano o compañera Cristiana, peca contra tí, tu deberías discutirlo en privado con él o ella con el objetivo de ganarla o ganarlo de vuelta del pecado. Dos mujeres podrían ser involucradas en el primer paso, por ejemplo. Si ésta medida falla, ella podría tomar a una o dos hermanas más para que por la ayuda de dos o tres el pecador o la pecadora regrese al camino correcto. En el caso de que ésta medida falle, el paso final es traer al pecador o pecadora a la Congregación entera.

Los Testigos de Jehová interpretan que este pasaje hace referencia al Cuerpo de Ancianos. Pero si nosotros analizamos la palabra Griega original utilizada por Jesús, observaríamos que no tiene tal interpretación en el Español actual. La palabra es ekklésia.

La Concordancia de Strong la define como:

“Una asamblea, una congregación (religiosa). Uso: Una asamblea, congregación, iglesia. La iglesia. Todo el cuerpo de creyentes Cristianos.”

Ekklésia nunca se refiere a algún grupo de abogados gobernantes dentro de la congregación ni excluye a la mitad de la congregación en función del género. La palabra significa “aquéllos que han sido llamados” y tanto hombres como mujeres están llamados a formar el cuerpo de Cristo, esto es, toda la asamblea o congregación de creyentes cristianos.

Entonces, lo que Jesús está pidiendo en este tercer y último paso es a lo que podríamos referirnos en términos modernos como “un arbitraje”. Toda la congregación de creyentes consagrados, tanto hombres como mujeres, debe sentarse, escuchar la evidencia y luego instar al pecador a arrepentirse. Juzgarían colectivamente a su compañero creyente y tomarían cualquier acción que colectivamente sintieran que fuera apropiada.

¿Cree que los abusadores sexuales de niños habrían encontrado un refugio seguro en la Organización si los Testigos de Jehová hubieran seguido al pie de la letra el consejo de Cristo? Se habrían sentido motivados a seguir las palabras de Pablo en Romanos 13:1-7 y habrían denunciado el crimen a las autoridades. No habría escándalo de abuso sexual infantil que denigra a la Organización como ahora.

¿Una Apóstol Femenina?

La palabra “apóstol” proviene de la palabra griega apostolos, que según la Concordancia de Strong significa:

“el mensajero, uno enviado en una misión, un apóstol, enviado, delegado, uno comisionado por otro para representarlo de alguna manera, especialmente un hombre enviado por Jesucristo mismo para predicar el Evangelio”.

En Romanos 16 7, Pablo envía sus saludos a Andrónico y Junia, que se destacan entre los apóstoles. Ahora Junia en griego es el nombre de una mujer. Se deriva del nombre de la diosa pagana Juno a quien las mujeres rezaron para ayudarlas durante el parto. La TNM la sustituye por “Junias”, que es un nombre inventado que no se encuentra en ninguna parte de la literatura griega clásica. Junia, por otro lado, es común en tales escritos y siempre se refiere a una mujer.

Para ser justos con los traductores de la TNM, esta operación literaria de cambio de género es realizada por la mayoría de los traductores de la Biblia. ¿Por qué? Uno debe asumir que el sesgo masculino está en juego. Los líderes masculinos de la iglesia simplemente no pueden soportar la idea de una mujer apóstol.

Sin embargo, cuando miramos el significado de la palabra objetivamente, ¿no está describiendo lo que hoy llamaríamos un misionero? ¿Y no tenemos mujeres misioneras? ¿Entonces, cuál es el problema?

Tenemos evidencia de que las mujeres sirvieron como profetas en Israel. Además de Débora, tenemos a Miriam, Huldá y Ana (Éxo 15:20; 2 Rey 22:14; Jue 4: 4,5 Luc 2:36). También hemos visto mujeres actuando como profetas en la congregación cristiana durante el primer siglo. Hemos visto evidencia, tanto en tiempos israelitas como cristianos, de mujeres que sirven en una capacidad judicial. Y ahora, hay evidencia que apunta a una mujer apóstol. ¿Por qué algo de esto debería causar un problema a los varones de la congregación cristiana?

Una Jerarquía Eclesiástica

Quizás tenga que ver con la tendencia que tenemos de tratar de establecer jerarquías autorizadas dentro de cualquier organización o arreglo humano. Quizás los hombres vean estas cosas como una invasión de la autoridad del hombre. Quizás vean las palabras de Pablo a los Corintios y a los Efesios como indicativos de un arreglo jerárquico de autoridad de congregación.

Pablo escribió:

“Y en la iglesia, Dios ha designado: primeramente, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros; luego, milagros; después, dones de sanidad, ayudas, administraciones, diversas clases de lenguas”. (1 Cor 12:28).

“Y El dio a algunos el ser apóstoles, a otros profetas, a otros evangelistas, a otros pastores y maestros”. (Efe 4:11).

Esto crea un problema importante para aquellos que tomarían esa opinión. La evidencia de que las profetas femeninas existieron en la congregación del primer siglo está fuera de toda duda, como hemos visto en algunos de los textos ya citados. Sin embargo, en ambos versículos, Pablo coloca a los profetas justo después de los apóstoles, pero antes que a los maestros y pastores. Además, acabamos de ver evidencia de una mujer apóstol. Si consideramos que estos versículos implican algún tipo de jerarquía de autoridad, las mujeres pueden clasificarse en la cima de los hombres.

Este es un buen ejemplo de la frecuencia con la que podemos meternos en problemas cuando nos acercamos a las Escrituras con una comprensión predeterminada o sobre la base de una premisa incuestionable. En este caso, la premisa es que debe existir alguna forma de jerarquía de autoridad en la congregación cristiana para que funcione. Ciertamente existe en casi todas las denominaciones cristianas en la tierra. Pero teniendo en cuenta el historial abismal de todos esos grupos, tal vez deberíamos cuestionar toda la premisa de una estructura de autoridad.

En mi caso, he sido testigo de primera mano de los horribles abusos que han resultado de la estructura de autoridad representada en este gráfico:

El Cuerpo Gobernante dirige los Comités de Sucursal, quienes dirigen a los Superintendentes de Circuito, quienes dirigen a los Ancianos, quienes dirigen a los Publicadores. En cada nivel hay injusticia y sufrimiento. ¿Por qué? Porque “el hombre domina a otro para su mal”. (Ec 8:9).

No digo que todos los Ancianos sean malvados. De hecho, conocí a muchos en mi época que se esforzaban mucho por ser buenos cristianos. Aún así, si el arreglo no es de Dios, entonces las buenas intenciones no son suficientes.

Abandonemos toda pre concepción y miremos estos los dos pasajes de Pablo con una mente abierta.

Pablo habla a los Efesios

Comenzaremos con el contexto de Efesios. Voy a comenzar con la Traducción del Nuevo Mundo y luego cambiaremos a una versión diferente por razones que pronto serán evidentes.

“Así que yo, prisionero a causa del Señor, les suplico que se porten de una manera digna de la llamada que recibieron: sean completamente humildes, apacibles y pacientes; sopórtense unos a otros con amor; hagan todo lo posible por mantener la unidad del espíritu mediante el vínculo de la paz. Hay un solo cuerpo y un solo espíritu, así como hay una sola esperanza a la que han sido llamados. Hay un solo Señor, una sola fe y un solo bautismo. Hay un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos y actúa por medio de todos y en todos.” (Ef 4:1-6).

Aquí no hay evidencia de ningún tipo de jerarquía de autoridad dentro de la congregación cristiana. Solo hay un cuerpo y un espíritu. Todos los llamados a formar parte de ese cuerpo luchan por una unidad del espíritu. Sin embargo, como un cuerpo tiene diferentes miembros, también lo tiene el cuerpo de Cristo. Pablo continúa diciendo:

“Ahora bien, cada uno de nosotros ha recibido bondad inmerecida en la medida en que el Cristo ha repartido este regalo. Porque las Escrituras dicen: “Cuando él subió a lo alto, se llevó prisioneros; dio hombres como regalos””. (Ef 4:7,8).

Es en este punto que abandonaremos la Traducción del Nuevo Mundo debido a un sesgo. El traductor nos está engañando con la frase “hombres como regalos”. Esto nos lleva a la conclusión de que algunos hombres son especiales porque el Señor nos los ha regalado.

Mirando la traducción interlinear del Griego al Inglés tenemos lo siguiente:

Note que del Griego al Inglés se traduce “and gave gifts to men” o de forma literal al Español se traduce “y dió dones a los hombres”, que es la correcta traducción, no “hombres como regalo” tal cual lo vierte la TNM en Español. De hecho, de las 29 diferentes traducciones disponibles para lectura en BibleHub.com, ni una sola traduce el versículo como lo traduce la TNM al Español.

(Nota del Traductor.- La palabra en Inglés “Gift” se traduce de manera literal al Español como “Regalo” u “Obsequio”, sin embargo, en el aspecto religioso se traduce como “Don”. El contexto indica la forma de traducirlo. En éste caso, la correcta traducción es “dones”. 

La RAE define “don” como:

  1. m. Dádiva, presente o regalo.
  2. m. Gracia especial o habilidad para hacer algo.
  3. m. Rel. Bien natural o sobrenatural que tiene el cristiano, respecto a Dios, de quien lo recibe.”).

Pero, hay más. Si nosotros queremos obtener un perfecto entendimiento de lo que Pablo quiso decir notemos que usa la palabra Griega anthrópos, cuya pronunciación en Español es antrópos, de donde provienen palabras como Filántropo y Antropólogo.

La palabra anthrópos se refiere a un ser humano sin género, es una palabra de tipo neutro, no define masculino ni femenino. La traducción correcta sería “humano” o “humanidad”. Ahora entendemos que un Filántropo es una persona que beneficia a la humanidad o un Antropólogo es una persona que estudia las interacciones sociales de los humanos. En ambos casos, sean de género masculino y/o femenino o ambos géneros.

La palabra Griega que se usaba para definir el género masculino u “hombre” es anēr.

Es importante enfatizar que Pablo usa el término anthrópos y no anēr, por lo que la traducción más correcta del texto en cuestión sería la siguiente insertando el significado de la palabra anthrópos con el contexto:

“Ahora bien, cada uno de nosotros ha recibido bondad inmerecida en la medida en que el Cristo ha repartido este regalo. Porque las Escrituras dicen: “Cuando él subió a lo alto, se llevó prisioneros; dio (hombres y mujeres) (anthrópos) como (dones)””. (Ef 4:7,8).

Pablo dice que los dones que está a punto de enumerar fueron dados a los miembros masculinos y femeninos del cuerpo de Cristo. Ninguno de estos regalos es exclusivo de un sexo sobre el otro. Ninguno de estos regalos se da exclusivamente a los miembros masculinos de la congregación.

Así lo traduce la Nueva Versión Inglesa:

“Es por eso que dice: “Cuando ascendió a lo alto, tomó muchos cautivos y le dio dones a su pueblo.”” (Ef 5:8 NVI) (Traducción del Inglés al Español).

En el versículo 11, Pablo describe éstos dones o regalos:

“Dio a algunos para ser apóstoles; y algunos, profetas; y algunos, evangelistas; y algunos, pastores y maestros; 12 para el perfeccionamiento de los santos, para la obra de servir, para la edificación del cuerpo de Cristo; 13 hasta que todos alcancemos la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un hombre adulto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; 14 para que ya no seamos niños, sacudidos de un lado a otro y arrastrados con cada viento de doctrina, por el engaño de los hombres, con astucia, después de las artimañas del error; 15 pero hablando la verdad en amor, podemos crecer en todas las cosas en Él, quien es la cabeza, Cristo; 16 de quien todo el cuerpo, al ajustarse y tejerse a través de lo que cada articulación suministra, de acuerdo con el trabajo en la medida de cada parte individual, hace que el cuerpo aumente a la construcción de sí mismo en el amor.” (Efe 4:11-16 WEB (World English Bible) (Traducción del Inglés al Español).

Nuestro cuerpo está formado por muchos miembros, cada uno con su propia función. Sin embargo, solo hay una cabeza que dirige todas las cosas. En la Congregación Cristiana, solo hay un líder, el Cristo. Todos somos miembros que contribuimos al beneficio de todos los demás con amor.

Pablo habla a Los Corintios

Sin embargo, algunos podrían objetar esta línea de razonamiento que sugiere que en las palabras de Pablo a los corintios hay una jerarquía explícita.

“Ahora bien, vosotros sois el cuerpo de Cristo, y cada uno individualmente un miembro de él. 28 Y en la iglesia, Dios ha designado: primeramente, apóstoles; en segundo lugar, profetas; en tercer lugar, maestros; luego, milagros; después, dones de sanidad, ayudas, administraciones, diversas clases de lenguas. 29 ¿Acaso son todos apóstoles? ¿Acaso son todos profetas? ¿Acaso son todos maestros? ¿Acaso son todos obradores de milagros? 30 ¿Acaso tienen todos dones de sanidad? ¿Acaso hablan todos en lenguas? ¿Acaso interpretan todos? 31 Mas desead ardientemente los mejores dones. Y aun yo os muestro un camino más excelente”. (1 Co 12:27-31 LBLA).

Pero incluso un examen casual de estos versículos revela que estos dones del espíritu no son dones de autoridad sino dones para el servicio, para ministrar a los Santos. Los que realizan milagros no están a cargo de los que sanan y los que sanan no tienen autoridad sobre los que ayudan. Mas bien, los dones mayores son aquellos que ofrecen el mayor servicio.

Cuán bellamente ilustra Pablo cómo debería ser la congregación, y qué contraste tiene con las cosas en el mundo y, en realidad, en la mayoría de las religiones que reclaman el Estándar Cristiano.

“Por el contrario, la verdad es que los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles, son los más necesarios; 23 y las partes del cuerpo que estimamos menos honrosas, a éstas las vestimos con más honra; de manera que las partes que consideramos más íntimas, reciben un trato más honroso, 24 ya que nuestras partes presentables no lo necesitan. Mas así formó Dios el cuerpo, dando mayor honra a la parte que carecía de ella, 25 a fin de que en el cuerpo no haya división, sino que los miembros tengan el mismo cuidado unos por otros. 26 Y si un miembro sufre, todos los miembros sufren con él; y si un miembro es honrado, todos los miembros se regocijan con él”. (1 Co 12:22-26 LBLA).

“Los miembros del cuerpo que parecen ser los más débiles, son los más necesarios”. Esto seguramente aplica a nuestras hermanas. Pedro aconseja:

“Del mismo modo, esposos, continúen viviendo con ellas de acuerdo con conocimiento. Denles honra como a una vasija más frágil, la femenina, ya que ellas también son herederas con ustedes del favor inmerecido de la vida, a fin de que las oraciones de ustedes no sean estorbadas” (1 Pe 3:7 TNM).

Si nosotros fallamos en mostrar la debida honra a la “vasija más frágil, la femenina”, entonces nuestras oraciones serán estorbadas. Si nosotros privamos a nuestras hermanas de un derecho divino de adoración, las deshonramos y nuestras oraciones serán estorbadas.

Cuando Pablo, en 1 Corintios 12:31, dice que debemos desear ardientemente los dones más grandes, ¿quiere decir que si tienes el don de ayudar debes desear el don de los milagros o si tienes el don de la curación, deberías desear el don de profecía? ¿Entender lo que quiere decir tiene algo que ver con nuestra disertación sobre el papel de la mujer en el arreglo de Dios?

Veamos.

Una vez más, debemos volver al contexto, pero antes de hacerlo, tengamos en cuenta que las divisiones de capítulos y versículos que figuran en todas las traducciones de la Biblia no existían cuando esas palabras se escribieron originalmente. Entonces, leamos el contexto dándonos cuenta de que un salto de capítulo no significa que haya un descanso en el pensamiento o un cambio de tema. De hecho, en este caso, la idea del versículo 31 conduce directamente al capítulo 13, versículo 1.

Pablo comienza contrastando los dones a los que acaba de referirse con el amor y muestra que los dones no son nada sin él.

“Si yo hablara lenguas humanas y angélicas, pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. 2 Y si tuviera el don de profecía, y entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy. 3 Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de nada me aprovecha”. (1 Co 13:1-3 LBLA).

Entonces, Pablo nos da una hermosamente sucinta definición de amor (el amor de Dios):

“El amor es paciente, es bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante; 5 no se porta indecorosamente; no busca lo suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido ; 6 no se regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; 7 todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. 8 El amor nunca deja de ser; pero si hay dones de profecía, se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará.” (1 Co 13:4-8 LBLA).

De acuerdo a nuestro análisis, el amor no se porta indecentemente”. Retirar un don de un compañero o compañera Cristianos o restringir el servicio de él o ella es portarse indecentemente.

Pablo termina por mostrar que todos los dones son temporales y serán retirados, pero algo mejor nos espera.

“Porque ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré plenamente, como he sido conocido”. (1 Co 13:12 LBLA).

La conclusión de todo esto es que esforzarse por los mejores dones a través del amor aparentemente no conduce a la prominencia ahora. Esforzarse por los mayores dones se trata de servir mejor a los demás, ministrar mejor a las necesidades del individuo, así como a todo el cuerpo de Cristo.

Lo que el amor nos da es un mejor control sobre el mayor don que jamás se haya ofrecido a un humano, hombre o mujer: gobernar con Cristo en el Reino de los Cielos. ¿Qué mejor forma de servicio a la familia humana podría haber?

Tres Pasajes Controversiales

“Todo bien”, puede decir, “pero no queremos ir demasiado lejos”, ¿verdad? Después de todo, ¿no ha explicado Dios exactamente cuál es el papel de la mujer dentro de la congregación cristiana en pasajes como 1 Corintios 14:33-35 y 1 Timoteo 2:11-15? Luego está 1 Corintios 11:3 que habla de sujeción. ¿Cómo nos aseguramos de respetar la ley de Dios al dar paso a la cultura popular y la costumbre con respecto al papel de la mujer?

Estos pasajes ciertamente parecen estar poniendo a las mujeres en un papel muy servil. Éstos dicen:

“Porque Dios no es un Dios de desorden, sino de paz. Al igual que pasa en todas las congregaciones de los santos, 34 que las mujeres se queden calladas en las congregaciones, porque no se les permite hablar. Más bien, que estén en sujeción, tal como dice la Ley. 35 Si quieren aprender algo, que les pregunten a sus esposos en casa, porque es vergonzoso que una mujer hable en la congregación”. (1 Corintios 13:33-35 TNM).

“Que la mujer aprenda en silencio, con total sumisión. 12 No permito que la mujer enseñe ni ejerza autoridad sobre el hombre; más bien, debe estar en silencio. 13  Porque Adán fue formado primero, luego Eva. 14 Además, Adán no fue engañado, sino que la mujer fue completamente engañada y se convirtió en pecadora.15 No obstante, a ella se la mantendrá a salvo por medio de tener hijos, siempre y cuando ella continúe en la fe, el amor y la santidad, con buen juicio”. (1 Timoteo 2:11-15 TNM).

“Pero quiero que sepan que la cabeza de todo hombre es el Cristo, que la cabeza de la mujer es el hombre y que la cabeza del Cristo es Dios.” (1 Corintios 11:3 TNM).

Antes de que investiguemos éstos 3 pasajes, debemos reiterar la regla que tenemos que aceptar cuando estudiamos la Biblia: la palabra de Dios no se contradice a sí misma. Por lo tanto, cuando encontremos una aparente contradicción, necesitamos investigar más profundamente.

Claramente hay un tipo de aparente contradicción aquí debido a que hemos visto fuerte evidencia que las mujeres tanto en la era Israelí como en la era Cristiana podían actuar como Juezas fueron inspiradas por el Espíritu Santo para profetizar. Por lo tanto, intentemos resolver la aparente contradicción en lo dicho por Pablo.

Pablo Responde a una Carta

Empezaremos por analizar el contexto de la primera carta a los Corintios. ¿Qué impulso a Pablo a escribir ésta carta?

La gente de Chloe le llamó la atención (1 Cor 1:11) que había algunos problemas serios en la congregación corintia. Hubo un caso notorio de inmoralidad sexual grave que no se estaba tratando. (1 Cor 5:1,2) Hubo disputas, y los hermanos se llevaban mutuamente a los tribunales. (1 Cor 1:11; 6:1-8) Él percibió que había un peligro de que los siervos de la congregación se vieran a sí mismos como exaltados sobre el resto. (1 Cor 4:1,2,8,14) Parecía que iban más allá de lo escrito y se jactaban. (1 Cor 4:6,7).

Después de aconsejarlos sobre esos temas, declara a la mitad de la carta: “Ahora con respecto a las cosas sobre las que escribiste …” (1 Cor 7:1).

A partir de éste punto, Pablo está respondiendo preguntas o preocupaciones que los Corintios habían manifestado a él en la carta de ellos.

Está claro que los hermanos y hermanas de Corinto habían perdido la perspectiva de la importancia relativa de los dones que les había otorgado el Espíritu Santo. Como resultado, muchos intentaban hablar a la vez y había confusión en sus reuniones; prevaleció una atmósfera caótica que en realidad podría servir para ahuyentar a los posibles conversos. (1 Cor 14:23) Pablo les muestra que si bien hay muchos dones, solo hay un espíritu que los une a todos. (1 Cor 12:1-11) y que, como un cuerpo humano, incluso el miembro más insignificante es altamente valorado. (1 Cor 12:12-26) Pablo se pasa todo el capítulo 13 mostrándoles que sus estimados dones no son nada en comparación con la cualidad que todos deben poseer: ¡Amor! De hecho, si eso abundara en la congregación, todos sus problemas desaparecerían.

Habiendo establecido eso, Pablo muestra que de todos los dones se debe dar preferencia a profetizar porque esto edifica a la congregación. (1 Cor 14:1,5).

“ Procurad alcanzar el amor; pero también desead ardientemente los dones espirituales, sobre todo que profeticéis… 5 Yo quisiera que todos hablarais en lenguas, pero aún más, que profetizarais; pues el que profetiza es superior al que habla en lenguas, a menos de que las interprete para que la iglesia reciba edificación”. (1 Cor 14:1,5 LBLA).

Pablo dice que desea especialmente que los Corintios profeticen. Las mujeres en el primer siglo profetizaron. Entonces, ¿cómo podría Pablo en este mismo contexto, incluso dentro de este mismo capítulo, decir que a las mujeres no se les permite hablar y que es vergonzoso que una mujer hable (o profetice) en la congregación?

El Problema de la Puntuación

 En los escritos griegos clásicos del primer siglo, no hay letras mayúsculas, separaciones de párrafos, signos de puntuación, numeraciones de capítulos y versículos. Todos estos elementos se agregaron mucho más tarde. Depende del traductor decidir a dónde cree que deben ir para transmitir el significado a un lector moderno. Con eso en mente, volvamos a ver los versículos controvertidos, pero sin ninguna de las puntuaciones agregadas por el traductor.

“porque Dios no es Dios de confusión sino de paz como en todas las iglesias de los santos las mujeres guarden silencio en las iglesias porque no les es permitido hablar antes bien que se sujeten como dice también la ley” (1 Cor 14:33,34 LBLA).

Es bastante difícil de leer, ¿verdad? La tarea que enfrenta el traductor de la Biblia es formidable. Tiene que decidir dónde colocar la puntuación, pero al hacerlo, puede cambiar sin darse cuenta el significado de las palabras del escritor. Por ejemplo:

Traducción World English Bible
porque Dios no es un Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las asambleas de los santos, que sus esposas guarden silencio en las asambleas, porque no se les ha permitido hablar; pero que estén sujetas, como también lo dice la ley.

Traducción Literal de Young
porque Dios no es un Dios de tumulto, sino de paz, como en todas las asambleas de los santos. Sus mujeres en las asambleas las dejan en silencio, porque no se les ha permitido hablar, sino estar sujetas, como también dice la ley;

Como puede ver, la Traducción World English Bible da el significado de que era una práctica común en todas las congregaciones que las mujeres guardaran silencio; mientras que la Traducción Literal de Young nos dice que el ambiente común en las congregaciones era de paz, no de tumulto. ¡Dos significados muy diferentes basados ​​en la colocación de una sola coma! Si revisa las más de dos docenas de versiones disponibles en BibleHub.com, verá que los traductores se dividen más o menos 50-50 en el lugar donde colocan la coma.

Basado en el principio de la armonía de las Escrituras, ¿qué ubicación prefiere usted?

Pero hay más.

No solo faltan puntos y comas en Griego clásico, sino también comillas. Surge la pregunta, ¿qué pasa si Pablo está citando algo de la carta Corintia que está respondiendo?

En otra parte, Paul cita directamente o hace referencia directa a palabras y pensamientos expresados ​​en la carta Corintia. En estos casos, la mayoría de los traductores consideran conveniente insertar comillas. Por ejemplo:

Ahora para los asuntos sobre los escribieron: “Es bueno para un hombre no tener relaciones sexuales con una mujer” (1 Cor 7:1 Traducción New International Version).

Ahora sobre la comida sacrificada a los ídolos: sabemos que “Todos poseemos conocimiento”. Pero el conocimiento se hincha mientras el amor se acumula. (1 Cor 8:1 Traducción New International Translation).

Ahora, si Cristo es proclamado como resucitado de entre los muertos, ¿cómo pueden algunos de ustedes decir, “No hay resurrección de los muertos”? (1 Cor 15:12 Traducción Holman Christian Standard Bible). 

(Nota del Traductor.- En el caso de las versiones de la Biblia en Español, se consultaron 6 diferentes versiones. En caso diferente a las versiones en Inglés, en el idioma Español el traductor separa mediante el uso de una coma la idea a transmitir por Pablo del contenido de la carta escrita por los Corintios. He aquí los ejemplos:

 

Note el lector el uso de la coma en las versiones en Español para diferenciar las respuestas de Pablo a los planteamientos de los Corintios en la carta de ellos a él).

¿Negando las relaciones sexuales a las parejas casadas? ¿Teniendo problemas por la comida a los ídolos? ¿Negando la resurrección de los muertos? Pareciera ser que los Corintios tenían algunas ideas bastante extrañas, ¿no le parece?

¿Estaban los Corintios también negando a la mujer su derecho a hablar en la Congregación? Volvamos a 1 Corintios 14:34,35 y tengamos en cuenta el contexto del versículo 36. En el Griego original, el versículo 36 tiene como característica el uso de la letra (ἤ) o eta como se muestra en la Interlineal:

Apoyando la idea de que en los versículos 34 y 35 Pablo cita la carta de
los corintios a él es su uso del participio disyuntivo griego eta (ἤ) dos veces en el versículo 36 que puede significar “o” y “que” pero también se usa como un contraste burlón con lo que se dijo antes. Es la forma Griega de decir un sarcástico “¡Ajá!” O “¿En serio?”, Transmitiendo la idea de que uno no está totalmente de acuerdo con lo que alguien más está diciendo. A modo de comparación, considere estos dos versículos escritos a estos mismos Corintios que también comienzan con eta:

“¿O es que Bernabé y yo somos los únicos que no tenemos derecho a dejar de trabajar para mantenernos?”. (1 Cor 9:6 TNM).

 “O es que ‘estamos provocando que Jehová sienta celos’? Nosotros no somos más fuertes que él, ¿verdad?”. (1 Cor 10:22)


El tono de Pablo es alegre aquí incluso burlón. Está tratando de mostrarles la locura de su razonamiento, por lo que comienza a pensar con eta.

La TNM falla al no proporcionar ninguna traducción para el primer eta en 1 Corintios 14:36 y representa el segundo simplemente como un “o” conjuntivo en el idioma Inglés y ésta segunda eta es totalmente eliminada en la versión en Español, como lo veremos a continuación:

  1. a) Versión en Inglés:
    “If they want to learn something, let them ask their husbands at home, for it is disgraceful for a woman to speak in the congregation. Was it from you that the word of God originated, or did it reach only as far as you?”. (1 Cor 14:35,36 TNM en Inglés).
  2. b) Versión en Español:
    “Si quieren aprender algo, que les pregunten a sus esposos en casa, porque es vergonzoso que una mujer hable en la congregación. ¿Es que salió de ustedes la palabra de Dios? ¿Acaso son ustedes los únicos a los que les llegó?”. (1 Cor 14:35,36 TNM en Español).

(Nota del Traductor.- ¿Qué ocurre con otras versiones de la Biblia en Español con respecto al segundo eta del versículo 36?

Veamos la siguiente información que nos provee la Biblia Paralela:

Note el lector lo siguiente: solamente 3 de 6 traducciones al Español de la Biblia toman en cuenta la segunda eta del versículo 36. La Versión Valera de 1909 la traduce como “que” mientras que la Biblia Jubileo 2000 y las Sagradas Escrituras de 1569 lo traducen como “o”. La Biblia de Las Américas, Nueva Biblia Latinoamericana y Reina Valera Gómez la omiten como lo hace la TNM).

 En contraste, la versión antigua del Rey Jaime traduce (traducción literal del Inglés al Español):

“Y si van a aprender algo, que les pregunten a sus esposos en casa: es una pena que las mujeres hablen en la iglesia. ¿Qué? ¿Salió la palabra de Dios de ti? ¿o se te ocurrió solo a ti?”. (1 Cor 14:35,36 Traducción KJV).

Una cosa más: la frase “como dice la ley” es extraña viniendo de una congregación Gentil. ¿A qué ley se refieren? La ley de Moisés no prohibía a las mujeres hablar en la Congregación. ¿Era este un elemento Judío en la congregación de Corinto que se refería a la ley oral tal como se practicaba en ese momento? (Jesús con frecuencia demostró la naturaleza represiva de la ley oral cuyo propósito principal era empoderar a unos pocos hombres sobre el resto. Los Testigos de Jehová usan su ley oral de la misma manera y con el mismo propósito). ¿O eran los Gentiles que tenían esta idea, citando mal la ley de Moisés en base a su comprensión limitada de todas las cosas Judías? No podemos saberlo, pero lo que sí sabemos es que en ninguna parte de la Ley Mosaica existe tal estipulación.

Preservando la armonía con las palabras de Pablo en otra parte de esta carta, sin mencionar sus otros escritos, y teniendo debidamente en cuenta la gramática y la sintaxis griegas y el hecho de que está abordando las preguntas que han planteado anteriormente, podríamos expresar esto  con la siguiente fraseología:

“Ustedes dicen: “Las mujeres deben permanecer en silencio en las Congregaciones. Que no se les permite hablar, sino que deben estar sujetas a lo que supuestamente dice la ley. Que si quieren aprender algo, deberían preguntarles a sus esposos cuando lleguen a casa porque es vergonzoso que una mujer hable en una reunión”. ¿En serio? Entonces, la Ley de Dios se origina con ustedes, ¿verdad? Solo llegó tan lejos como ustedes, ¿verdad? Déjenme decirles que si alguien piensa que se siente que es especial, un profeta o alguien con dones del espíritu, ¡será mejor que se dé cuenta de que lo que te escribo proviene del Señor mismo! Si quieres ignorar este hecho, ¡serás ignorado! Hermanos, por favor, sigan esforzándose por la profecía y para ser claros, tampoco les estoy prohibiendo hablar en lenguas. Solo asegúrense de que todo se haga de manera ordenada y decente”.

Con este entendimiento, se restaura la armonía bíblica y se preserva el papel apropiado de la mujer, establecido desde hace mucho tiempo por Jehová.

La Situación en Éfeso

El segundo texto que causa controversia significativa es 1 Timoteo 2:11-15:

“Que la mujer aprenda en silencio,* con total sumisión. 12 No permito que la mujer enseñe ni ejerza autoridad sobre el hombre; más bien, debe estar en silencio. 13 Porque Adán fue formado primero, luego Eva. 14 Además, Adán no fue engañado, sino que la mujer fue completamente engañada y se convirtió en pecadora. 15  No obstante, a ella se la mantendrá a salvo por medio de tener hijos, siempre y cuando ella continúe* en la fe, el amor y la santidad, con buen juicio.” (1 Tim 2:11-15 TNM).

 Las palabras de Pablo a Timoteo hacen una lectura muy extraña si uno las ve de forma aislada. Por ejemplo, el comentario sobre la maternidad plantea algunas preguntas interesantes: ¿Pablo sugiere que las mujeres estériles no pueden ser salvas? ¿Los que guardan su virginidad para poder servir al Señor más plenamente, como Pablo mismo recomendó en 1 Corintios 7:9 ahora son desprotegidos por no tener hijos? ¿Y cómo es el  tener hijos una protección para una mujer? Además, ¿qué pasa con la referencia a Adán y Eva? ¿Qué tiene que ver eso con algo aquí?

A veces, el contexto textual no es suficiente. En esos momentos tenemos que mirar el contexto histórico y cultural. Cuando Pablo escribió esta carta, Timoteo había sido enviado a Éfeso para ayudar a la congregación allí. Pablo le ordena que “ordene a algunos que no enseñen doctrinas diferentes, ni que presten atención a historias falsas y genealogías.” (1 Tim 1:3,4). Los “algunos” en cuestión no están identificados. Al leer esto, normalmente podríamos asumir que son hombres. Sin embargo, todo lo que podemos suponer con seguridad de sus palabras es que los individuos en cuestión “querían ser maestros de derecho, pero no entendían ni las cosas que decían ni las cosas en las que insistían tan fuertemente.” (1 Tim 1:7).

Parece que Timoteo todavía es joven y algo enfermizo. (1 Tim 4:12; 5:23). Ciertamente, algunos intentaban explotar estos rasgos para ganar ventaja en la congregación.

Otra cosa que es notable sobre esta carta es el énfasis en los asuntos que involucran a las mujeres. Hay muchas más instrucciones para las mujeres en esta carta que en cualquiera de los otros escritos de Pablo. Se les aconseja sobre estilos de vestimenta apropiados (1 Ti 2: ​​9,10); sobre la conducta apropiada (1 Tim 3:11); sobre chismes y ociosidad. (1 Ti 5:13). Timoteo recibe instrucciones sobre la forma correcta de tratar a las mujeres, tanto jóvenes como ancianas (1 Ti 5:2) y sobre el tratamiento justo de las viudas. (1 Ti 5: 3-16). También se le advierte específicamente que “rechace las historias falsas irreverentes, como las que cuentan las ancianas”. (1 Ti 4:7).

¿Por qué todo este énfasis en las mujeres y por qué la advertencia específica de rechazar las historias falsas contadas por las ancianas? Para ayudar a responder eso, debemos considerar la cultura de Éfeso en ese momento. Recordarán lo que sucedió cuando Pablo predicó por primera vez en Éfeso. Hubo un gran clamor de los plateros que hicieron dinero fabricando santuarios a Artemisa (también conocida como Diana), la diosa  multi-pechos de los Efesios. (Hechos 19:23-34).

Se había creado un culto en torno a la adoración a Diana que sostenía que Eva fue la primera creación de Dios después de la cual hizo a Adán y que fue Adán quien había sido engañado por la serpiente no Eva. Los miembros de este culto culparon a los hombres de los problemas del mundo. Por lo tanto, es probable que algunas de las mujeres de la congregación estuvieran siendo influenciadas por este pensamiento. Quizás algunos incluso se habían convertido de este culto a la adoración pura del cristianismo.

Con eso en mente, notemos algo más distintivo sobre la redacción de Pablo. Todos sus consejos a las mujeres a lo largo de la carta se expresan en plural. Luego, abruptamente cambia al singular en 1 Timoteo 2:12: “No permito a una mujer …”. Esto le da peso al argumento de que se está refiriendo a una mujer en particular que presenta un desafío a la autoridad divinamente ordenada de Timoteo. (1 Ti 1:18; 4:14). Este entendimiento se refuerza cuando consideramos que cuando Pablo dice: “No permito que una mujer … ejerza autoridad sobre un hombre …”, no está usando la palabra griega común para autoridad que es exousia. Esa palabra fue utilizada por los principales sacerdotes y ancianos cuando desafiaron a Jesús en Marcos 11:28 diciendo: “¿Con qué autoridad (exousia) haces estas cosas?” Sin embargo, la palabra que Pablo usa para Timoteo es auténtica, que lleva la idea de una usurpación de autoridad.

El diccionario en línea HELPS Word-Studies define exousia como:

“adecuadamente, tomar las armas unilateralmente, es decir, actuar como un autócrata, literalmente, auto-designado (actuar sin sumisión)”.

Lo que encaja con todo esto es la imagen de una mujer en particular, una mujer mayor (1 Ti 4:7) que lideraba a “alguno” (1 Ti 1: 3,6) e intentaba usurpar la autoridad divinamente ordenada de Timoteo desafiando él en medio de la congregación con una “doctrina diferente” e “historias falsas” (1 Ti 1: 3,4,7; 4:7).

Si este fuera el caso, entonces también explicaría la referencia incongruente a Adán y Eva. Pablo estaba poniendo las cosas en claro y agregando el peso de su apostolado para restablecer la historia verdadera como se describe en las Escrituras, no la historia falsa del culto a Diana (Artemisa para los Griegos). [i]

Esto nos lleva finalmente a la referencia aparentemente extraña a la maternidad como un medio para mantener a la mujer segura

Como usted puede observar de la Interlineal del Griego al Inglés, una palabra está perdida de la forma en que la TNM traduce este versículo:

(Nota del Traductor.- La traducción literal del Griego al Inglés y posteriormente al Español sería la siguiente:

“Ella será salva sin embargo a través parto …….”).

La palabra que falta es el artículo definido, tēs, que cambia todo el significado del verso. No seamos demasiado duros con los traductores de  la TNM en este caso, porque la gran mayoría de las traducciones omiten el artículo definitivo aquí, con algunas excepciones, veamos algunos ejemplos:

“…ella será salva por el nacimiento del niño…” – Traducción International Standard Version en Inglés.

“…ella [y todas las mujeres] serán salvas por el nacimiento del niño…” – Traducción GOD’S WORD en Inglés.

“…ella será salva por el parto…” – Traducción Darby Bible en Inglés.

“…ella será salva por el parto…” Traducción Literal de Young en Inglés.

(Nota del Traductor.- Se agrega el Interlineal del mismo texto de 1 Timoteo 2:15 en diferentes versiones en Español según la Biblia paralela del BibleHub.com:

Note el lector que las versiones en Español omiten el artículo definido tés).

En el contexto de este pasaje que hace referencia a Adán y Eva, la maternidad a la que se refiere Pablo podría muy bien referirse a Génesis 3:15. Es la descendencia (la procreación de hijos) a través de la mujer lo que resulta en la salvación de todas las mujeres y hombres, cuando esa semilla finalmente aplasta a Satanás en la cabeza. En lugar de centrarse en Eva y en el supuesto papel superior de la mujer, estas “algunas” deberían centrarse en la semilla o la descendencia de la mujer a través de la cual todas se salvan.

Entendiendo la Referencia de Pablo a la Sujeción

En la congregación de los testigos de Jehová de donde vengo las mujeres no oran ni enseñan. Cualquier parte de enseñanza que una mujer pueda tener en la plataforma del Salón del Reino, ya sea una demostración, una entrevista o una charla estudiantil, siempre se realiza bajo lo que los Testigos llaman el “acuerdo de sujeción”, con un hombre a cargo de la parte. Creo que si una mujer se pusiera de pie bajo la inspiración del Espíritu Santo y comenzara a profetizar como lo hicieron en el primer siglo, los asistentes se enfrentarían a las pobres queridas hermanas por violar este principio y actuar por encima de su posición. Los Testigos obtienen esta idea de su interpretación de las palabras de Pablo a los corintios:

“Pero quiero que sepáis que la cabeza de todo hombre es Cristo, y la cabeza de la mujer es el hombre, y la cabeza de Cristo es Dios”. (1 Cor 11:3).

Toman el uso de la palabra “cabeza” de Paul para referirse a líder o gobernante. Para ellos esto es una jerarquía de autoridad. Su posición ignora el hecho de que las mujeres rezaban y profetizaban en la congregación del primer siglo.

“Cuando llegaron, subieron al cuarto de arriba donde se alojaban. Estaban Pedro, Juan, Santiago y Andrés, Felipe y Tomás, Bartolomé y Mateo, Santiago hijo de Alfeo, Simón el Entusiasta y Judas hijo de Santiago. Con un mismo objetivo, todos ellos perseveraban en la oración junto con algunas mujeres, con María la madre de Jesús y con los hermanos de él”. (Hechos 1:13,14 TNM).

“Todo hombre que ora o profetiza con algo sobre la cabeza avergüenza su cabeza, mientras que toda mujer que ora o profetiza con la cabeza descubierta avergüenza su cabeza, porque es como si llevara la cabeza afeitada”. (1 Co 11:4,5 TNM).

En el idioma Español, cuando nosotros leemos “cabeza”, pensamos en un “jefe” o un “líder” o la persona “a cargo”. Sin embargo, si este es el significado de “cabeza” en las escrituras, tenemos un problema. Cristo, como líder de la Congregación nos dice que no hay otros líderes.

“Tampoco permitan que los llamen líder, porque su Líder es uno, el Cristo”. (Mateo 23:10).

Si aceptamos las palabras de Pablo sobre la sujeción como un indicativo de una estructura de autoridad o cadena de mando, entonces todos los hombres cristianos serían los líderes de todas las mujeres cristianas y esto contradice lo que Jesús expresó en Mateo 23:10.

En conformidad con el diccionario A Greek-English Lexicon, elaborado por H. G. Lindell y R. Scott (Impreso por Oxford University Press, 1940) la palabra Griega usada por Pablo para “cabeza” es kephalé (quefalé) y ésta se refiere a “la persona entera, o la vida, extremidad, la parte superior de algo, fuente, pero nunca es usada para designar el líder de un grupo”.

Basado en el contexto aquí, parece ser que la idea que tenía Pablo en mente al usar kephalé (cabeza) significa “fuente” como “la cabeza del río” o “el ojo de agua del río” o “la fuente del río”.

Cristo viene de Dios, Jehová es la fuente. La Congregación viene de Cristo, Él es su fuente.

“Y El es antes de todas las cosas, y en El todas las cosas permanecen. El es también la cabeza del cuerpo que es la iglesia; y El es el principio, el primogénito de entre los muertos, a fin de que El tenga en todo la primacía”. (Co 1:17,18 LBLA).

Para los Colosenses, Pablo está usando el término “cabeza” no para referirse a la autoridad de Cristo sino para mostrar que él es la fuente de la congregación, el comienzo de la misma.

Los cristianos se acercan a Dios a través de Jesús. Una mujer no reza a Dios en el nombre del hombre, sino en el nombre de Cristo. Todos, hombres o mujeres, tenemos la misma relación directa con Dios. Esto queda claro por las palabras de Pablo a los Gálatas:

“pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús. Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os habéis revestido. No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, entonces sois descendencia de Abraham, herederos según la promesa”. (Ga 3:26-29 LBLA).

De hecho, Cristo ha creado algo nuevo:

“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es ; las cosas viejas pasaron; he aquí, son hechas nuevas”. (2 Co 5:17 LBLA).

Suficiente. Detengámonos un segundo. Con esto, ¿qué está tratando Pablo de decir a los Corintios en el Capítulo 11?

Considere el contexto, en 1 Corintios 11:8,9 Pablo dice:

“Porque el hombre no procede de la mujer, sino la mujer del hombre; pues en verdad el hombre no fue creado a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre”. (1 Co 11:8,9 LBLA).

Si él está usando kephalé (cabeza) en el sentido de la fuente, entonces está recordando tanto a los hombres como a las mujeres en la congregación que antes de que hubiera pecado, en el origen mismo de la raza humana, una mujer estaba hecha de un hombre, tomado del material genético de su cuerpo. No era bueno para el hombre quedarse solo. Estaba incompleto. Necesitaba un complemento.

Una mujer no es un hombre ni debería intentar serlo. Ni un hombre es una mujer, ni debería tratar de serlo. Cada uno fue creado por Dios para un propósito. Cada uno aporta algo diferente a la mesa. Si bien cada uno puede acercarse a Dios a través de Cristo, deben hacerlo reconociendo los roles que se designaron al principio.

Con esto en mente, veamos el consejo de Pablo después de su declaración sobre la sujeción a partir del versículo 4:

“Todo hombre que cubre su cabeza mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza”

Para un hombre, cubrirse la cabeza, o como veremos en breve, usar el pelo largo como una mujer es una deshonra porque mientras se dirige a Dios en oración o representa a Dios en profecía, no reconoce su papel divinamente designado.

“Pero toda mujer que tiene la cabeza descubierta mientras ora o profetiza, deshonra su cabeza; porque se hace una con la que está rapada. Porque si la mujer no se cubre la cabeza, que también se corte el cabello; pero si es deshonroso para la mujer cortarse el cabello, o raparse, que se cubra”.

Está claro que las mujeres también oraron a Dios y profetizaron bajo inspiración en la congregación. El único mandato fue que tenían una muestra de reconocimiento de que no lo hicieron como hombre, sino como mujer. La cubierta era esa señal. No significaba que se volvieran subordinados a los hombres, sino que mientras realizaban la misma tarea que los hombres, declaraban públicamente su feminidad para la gloria de Dios.

Esto ayuda a poner en el contexto las palabras de Pablo algunos versículos posteriores (13-15):

“Juzgad vosotros mismos: ¿es propio que la mujer ore a Dios con la cabeza descubierta? ¿No os enseña la misma naturaleza que si el hombre tiene el cabello largo le es deshonra, pero que si la mujer tiene el cabello largo le es una gloria? Pues a ella el cabello le es dado por velo”

Parece que la cubierta a la que se refiere Paul es el cabello largo de una mujer. Mientras realizan roles similares, los sexos deben permanecer distintos. El desenfoque que presenciamos en la sociedad moderna no tiene lugar dentro de la congregación cristiana.

Veamos el contexto de los versículos 7-10:

“Pues el hombre no debe cubrirse la cabeza, ya que él es la imagen y gloria de Dios; pero la mujer es la gloria del hombre. Porque el hombre no procede de la mujer, sino la mujer del hombre; pues en verdad el hombre no fue creado a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre. Por tanto, la mujer debe tener un símbolo de autoridad sobre la cabeza, por causa de los ángeles.” 

Su mención de los ángeles aclara aún más el significado. Judas nos cuenta acerca de “los ángeles que no permanecieron dentro de su propia posición de autoridad, sino que dejaron su morada adecuada …” (Judas 6). Ya sea hombre, mujer o ángel, Dios nos ha colocado a cada uno de nosotros en nuestra propia asignación o función según su placer. Pablo está destacando la importancia de tener eso en cuenta sin importar qué característica del servicio esté disponible para nosotros.

Quizás teniendo en cuenta la tendencia masculina de buscar cualquier excusa para dominar a la mujer de acuerdo con la condena que Jehová pronunció en el momento del pecado original, Pablo agrega la siguiente visión equilibrada (versículos 11,12):

“Sin embargo, en el Señor, ni la mujer es independiente del hombre, ni el hombre independiente de la mujer. Porque así como la mujer procede del hombre, también el hombre nace de la mujer; y todas las cosas proceden de Dios”.

Sí, la mujer está fuera de un hombre; Eva estaba fuera de Adán. Pero desde ese momento, cada hombre está fuera de una mujer. Como hombres, no nos volvamos arrogantes en nuestro papel. Todas las cosas provienen de Dios y es a Él a quien debemos prestar atención.

¿Deberían las Mujeres Orar en la Congregación?

Puede parecer extraño incluso preguntar esto dada la evidencia muy clara del primer capítulo 13 de Corintios de que las mujeres cristianas del primer siglo realmente rezaban y profetizaban abiertamente en la congregación. Sin embargo, es muy difícil para algunos superar las costumbres y tradiciones con las que se han criado. Incluso podrían sugerir que si una mujer ora, podría causar tropiezos y de hecho, mover a algunos a abandonar la congregación cristiana. Sugerirían que, en lugar de causar tropiezos, es mejor no ejercer el derecho de una mujer a orar en la congregación.

Dado el consejo de los primeros Corintios 8:7-13, esto puede parecer una posición bíblica. Allí encontramos a Pablo afirmando que si comer carne hace que su hermano tropiece (por ejemplo, volver a la idolatría) que nunca comería carne en absoluto.

¿Pero es una analogía adecuada? Si como o no carne de ninguna manera afecta mi adoración a Dios. Pero, ¿y si tomo o no vino?

Supongamos que en la cena del Señor, entrara una hermana que sufrió un trauma horrible cuando era niña a manos de un padre alcohólico abusivo. Ella considera que cualquier consumo de alcohol es un pecado, ¿es apropiado negarse a beber el vino que simboliza la sangre salvadora de nuestro Señor para que ella no tropiece?

Si el prejuicio personal de alguien inhibe mi adoración personal a Dios, entonces también inhibe su adoración a Dios. En tal caso, la aceptación es en realidad una causa de tropiezo. Recuerde que tropezar no se refiere a causar ofensa, sino a hacer que alguien se desvíe hacia la adoración falsa.

Conclusión

Dios nos dice que el amor nunca deshonra a otro. (1 Corintios 13:5). Se nos dice que si no honramos el vaso más débil, el femenino, nuestras oraciones se verán obstaculizadas. (1 Pedro 3:7). Negar un derecho de adoración divinamente otorgado a cualquier persona en la congregación, hombre o mujer, es deshonrar a esa persona. En esto debemos dejar a un lado nuestros sentimientos personales y obedecer a Dios.

Bien puede haber un período de ajuste en el que nos sentimos incómodos de ser parte de un método de adoración que siempre pensamos que estaba mal. Pero recordemos el ejemplo del apóstol Pedro. Toda su vida le habían dicho que ciertos alimentos eran inmundos. Tan arraigada estaba esta creencia que se necesitaron, no una, sino tres repeticiones de una visión de Jesús para convencerlo de lo contrario. E incluso entonces, estaba lleno de dudas. Fue solo cuando vio que el Espíritu Santo descendía sobre Cornelio que entendió completamente el profundo cambio en su adoración que estaba teniendo lugar. (Hechos 10:1-48).

Jesús, nuestro Señor, comprende nuestras debilidades y nos da tiempo para cambiar, pero finalmente espera que volvamos a su punto de vista. Él estableció el estándar para que los hombres lo imiten en el trato adecuado de las mujeres. Seguir su ejemplo es el curso de la humildad y de la verdadera sumisión al Padre a través de su Hijo.

“hasta que todos estemos unidos en la fe y en el conocimiento exacto del Hijo de Dios, hasta que tengamos la madurez de un hombre adulto+ y alcancemos la estatura plena del Cristo”. (Ef 4:13 TNM). 

[Para más información sobre éste tema, vea ¿Una Mujer Orando en la Congregación Viola el Principio de Sujeción?]

_________________________________________________________

 

[i] Un examen del culto de Isis con una exploración preliminar en el estudio del Nuevo Testamento por Elizabeth A. McCabe p. 102-105; Voces Ocultas: Mujeres Bíblicas y Nuestra Herencia Cristiana por Heidi Bright Parales p. 110