Seleccionar página

Autor Sopater | 27/01/2016 | Traductor: Judá Ben-Hur | 04/11/2019

¿La Sangre como Sangre o la Sangre como Alimento?

La mayoría de la comunidad de TJ supone que la doctrina de No Sangre es una enseñanza bíblica, pero pocos comprenden lo que requiere este supuesto. Para sostener que la doctrina es bíblica, debemos aceptar la premisa de que una transfusión es una forma de alimento y nutrición como un hecho científico. Debemos creer que Dios ve una inyección intravenosa de plasma y glóbulos rojos en nuestro torrente sanguíneo de la misma manera que si tragáramos sangre entera de un vaso. ¿Honestamente cree Usted esto? Si no, ¿no debería replantear su posición con respecto a la doctrina que se basa en tal suposición?

En los dos artículos anteriores, se presentó evidencia que confirma que la sangre actúa como sangre cuando se inyecta en nuestro torrente sanguíneo. Funciona como Jehová la diseñó. Sin embargo, la sangre no funciona como sangre cuando se ingiere. La sangre cruda es tóxica e incluso podría ser fatal si se consume en grandes cantidades. Ya sea que se obtenga del rastro o se recolecte en el hogar, la contaminación con bacterias infecciosas es demasiado fácil y la exposición a parásitos y otros microbios circulantes son amenazas reales.

Es crucial que usemos nuestra capacidad de pensamiento y sabiduría dada por Dios en este asunto (Pro 3:13). Nuestra supervivencia (o la de un ser querido) algún día puede estar en la balanza. Para reiterar, el eje de la doctrina (que se ha mantenido constante desde que se promulgó en 1945) se encuentra en la siguiente declaración en La Atalaya de 1958:

“Cada vez que se menciona la prohibición de la sangre en las Escrituras, se relaciona con tomarla como alimento, y por eso es como un nutriente lo que nos preocupa de que esté prohibida.” (La Atalaya de 1958 p. 575).

De esto discernimos que desde 1945 hasta el presente, el liderazgo de los testigos de Jehová se ha preocupado de que la sangre sea un nutriente utilizado como alimento. Aunque publicada hace unos 58 años, esta posición sigue siendo la posición oficial de los testigos de Jehová. Podemos hacer esta declaración porque las palabras anteriores nunca han renunciado a la impresión. Además en este artículo, se presentan hechos y razonamientos que indican que el Cuerpo Gobernante mantiene una posición muy diferente de manera no oficial. Hasta el día de hoy, los miembros no cuestionan la idea de que una transfusión es una forma de alimento y nutrición para el cuerpo, porque el Cuerpo Gobernante no ha dicho lo contrario. Se considera que estos hombres están dirigidos en todo momento por el espíritu santo de Dios, por lo que su juicio en este asunto tan serio debe representar la opinión de Dios. Los que tienen esa convicción son reacios a investigar más allá de las páginas de las publicaciones de la Sociedad Watchtower. Para la gran mayoría, aprender acerca de una sustancia que Dios ha prohibido sería una pérdida de tiempo. En mi propio caso, antes de 2005 sabía muy poco sobre la sangre y la veía como un tema sucio.

Un argumento que afirme que la sangre utilizada como alimento contiene una pequeña medida de nutrición carecería en gran medida de fundamento. Cualquiera que bebiera sangre cruda por su valor nutricional correría un gran riesgo sin prácticamente ningún beneficio. Los estudios han demostrado que los glóbulos rojos aislados no contienen ningún valor nutricional. Los glóbulos rojos y el agua constituyen aproximadamente el 95% del volumen de sangre total. La hemoglobina (96% del peso seco de los glóbulos rojos) transporta oxígeno por todo el cuerpo. Podríamos decir definitivamente que la persona que se adhiere a la doctrina de No Sangre considera a los glóbulos rojos como el componente más prohibido en la sangre. Irónicamente, estas células sanguíneas no contienen nutrición. Entonces, si la preocupación del Liderazgo de los TJ es que eran nutrientes, los glóbulos rojos nunca deberían haber sido prohibidos. 

¿Cómo ve la comunidad médica la sangre? ¿Ven la sangre cruda como alimento? ¿Utilizan la sangre como terapia para tratar la desnutrición? ¿O ven la sangre como sangre (tejido), con todas sus características de mantenimiento esenciales para mantener la vida en los tejidos celulares? La ciencia médica moderna no ve la sangre como un nutriente, entonces, ¿por qué deberíamos hacerlo nosotros? Para verlo como alimento y nutriente, estamos respaldando una noción desacreditada con siglos de antigüedad.

Considere a alguien de la comunidad Judía. Tan sensibles como son con respecto a las estrictas leyes dietéticas “kosher” (que implican la abstinencia total de comer sangre), según la creencia judía, salvar una vida es una de las “mitzvot” (mandamientos) más importantes, que anula a casi todos los demás. (Las excepciones son el asesinato, ciertos delitos sexuales y el culto a los ídolos; estos no pueden ser transgredidos ni siquiera para salvar una vida). Por lo tanto, si una transfusión de sangre se considera médicamente necesaria, para el judío no solo es permisible sino obligatorio.

El Liderazgo Lo Sabía

En su libro “Flesh and Blood: Organ Transplantation and Blood Transfusion In Twentieth-Century America” (ver la Parte 1 de esta serie), la Dra. Lederer afirmó que para 1945, la medicina moderna contemporánea había abandonado por mucho tiempo la noción de que una transfusión era una forma de nutrición. Ella afirmó que el pensamiento médico actual (en 1945) no parecía “molestar” a los testigos de Jehová. Por supuesto, esto se referiría al liderazgo responsable de la doctrina. Entonces, ¿el liderazgo  de los TJ no tuvo problemas para rechazar la ciencia médica moderna a favor de apoyar una noción centenaria? ¿Cómo pudieron haber sido tan irresponsables y negligentes?

Hay dos factores que influyen en su decisión. Primero, el liderazgo de los TJ era paranoico sobre el patriotismo que rodeaba el impulso de sangre de la Cruz Roja Americana. En opinión del liderazgo, donar sangre sería un acto de apoyo al esfuerzo de guerra. Si se les dice a los miembros que deben negarse a donar su sangre, ¿cómo es posible que se les permita aceptar sangre donada? En segundo lugar, debemos recordar que el liderazgo imaginó que el Armagedón era inminente, tal vez solo un año o dos en el futuro. Teniendo en cuenta estos dos elementos en la ecuación, podemos ver cómo el liderazgo podría ser tan miope e indiferente a las consecuencias a largo plazo. Podríamos decir que ni en su peor pesadilla podrían haber imaginado que su enseñanza habría impactado a millones de seres humanos. El Armagedón seguramente no se retrasaría. Sin embargo, aquí estamos, todavía siete décadas después.

Desde la década de 1950 hasta el final del siglo, los avances en la terapia de transfusión y el trasplante de órganos fueron muy publicitados. Afirmar la ignorancia de estos hechos habría requerido que uno se hubiera unido a la tribu Andaman frente a las costas de África. Podemos estar seguros de que el liderazgo de los TJ se mantuvo al tanto de todos y cada uno de los avances en la ciencia médica. ¿Por qué podemos decir esto? La doctrina de No Sangre obligó a los líderes a tomar una determinación sobre todas y cada una de las nuevas terapias. ¿Permitirían a los miembros aceptar el nuevo avance o no?

Tal como lo preguntamos con respecto a sus predecesores: ¿cómo podría el liderazgo haber seguido respaldando un mito absoluto? El fervor del patriotismo (y el impulso de sangre de la Cruz Roja) que rodeaba la Segunda Guerra Mundial había pasado hace mucho tiempo. Por supuesto, el Armagedón se ha mantenido inminente, pero ¿por qué no dictar que aceptar sangre es un asunto de conciencia? ¿Por qué realizar saltos mortales tan intrincados tratando de defender la doctrina? Por nombrar solo dos, ¿recuerda la opinión de que un trasplante de órgano era similar al canibalismo? ¿También la opinión de que un trasplante de corazón podría hacer que el receptor adopte rasgos de personalidad del donante?

La única conclusión lógica es que temían las consecuencias; del impacto que tendría en la organización si asumieran la responsabilidad de un error de juicio tan trágico. Temiendo las consecuencias para la organización (y su situación personal), decidieron no alterar el “carrito del supermercado” y, en cambio, buscaron mantener el status quo. La lealtad a los intereses organizacionales prevaleció sobre los intereses de los miembros. Generaciones de liderazgo oraron fervientemente para que llegara el Armagedón o para el descubrimiento de un sustituto de sangre viable (cualquiera de los cuales resolvería el problema), mientras que efectivamente “patearon la lata de Sin Sangre por la calle” para que sus sucesores se ocuparan. A medida que los miembros de la organización han crecido en número, las consecuencias han crecido exponencialmente. Durante décadas, los miembros (incluidos los padres de bebés y niños) se han mantenido firmes, asegurando que la doctrina de Sin Sangre es bíblica. Negarse a aceptar una intervención que podría salvar vidas resultó en la muerte prematura de un número desconocido de Testigos. Solo Jehová sabe cuántas almas se han perdido prematura e innecesariamente. [1]

Un Cambio Radical en la Doctrina

La posición expresada en La Atalaya de 1958 se mantuvo sin cambios durante décadas. De hecho, sigue siendo la posición oficial hasta el día de hoy. Sin embargo, en el año 2000 la comunidad de TJ (y los profesionales médicos) fueron testigos de una reforma dramática en la doctrina de No Sangre. Durante décadas, el liderazgo de los TJ había dictaminado que, dado que las fracciones de sangre (sueros) se producían a partir de sangre, estaban prohibidas. El año 2000 trajo un cambio radical en esta posición. El Cuerpo Gobernante dictaminó que las fracciones de sangre (aunque producidas solo a partir de sangre) no eran … “sangre”. En 2004, se agregó hemoglobina a la lista de fracciones de sangre “menores”, de modo que desde ese año hasta el presente, todos los ingredientes sanguíneos han sido aceptables para los miembros.

El discernimiento de los TJ (incluido este escritor) vio esta “nueva luz” como una reversión prodigiosa de la doctrina, dado el hecho de que las fracciones de sangre constituyen el 100% de la sangre total después del fraccionamiento y disección. Me pregunté: ¿no contienen las fracciones mismas los mismos “nutrientes” que La Atalaya de 1958 describió como de preocupación? Me encontré rascándome la cabeza. Para ilustrarlo: Era como si el Cuerpo Gobernante hubiera prohibido durante décadas a los miembros comer pastel de manzana y todos sus ingredientes por preocupación sobre el valor nutricional. Ahora dicen que los ingredientes del pastel de manzana no son pastel de manzana. Espera, ¿los ingredientes del pastel de manzana no contienen TODA la nutrición que se encuentra en el pastel de manzana?

Esta es la nueva posición no oficial del Cuerpo Gobernante (CG) actual. Ahora reconocen que un miembro puede aceptar el 100% de los ingredientes de la sangre (incluido todo el valor nutricional) transfundidos por inyección intravenosa, y que no estarían violando la ley de Dios en Hechos 15:29. Entonces preguntamos: ¿Qué estaba prohibido en el Decreto Apostólico? ¿Beber sangre animal entera mezclada con vino en un templo ídolo? Simplemente conectando los puntos, uno puede ver que la posición mantenida en La Atalaya de 1958 se revirtió en 2004. Sin embargo, oficialmente, lo que se declaró en La Atalaya de 1958 sigue vigente; y los miembros toman decisiones de vida o muerte basadas en esto. ¿Cómo ve Jehová que el CG ocupa una posición no oficial que contradice la posición oficial? ¿Puede el CG tener la postura en ambos sentidos? Hasta ahora la respuesta es sí. Pero es una carrera contra el tiempo. El Armagedón o un sustituto de sangre viable debe llegar antes de que los miembros despierten a lo que sucedió.

En apoyo de la nueva posición no oficial, la edición del 6 de agosto de 2006 de la revista ¡Despertad! Se retrató la sangre (y todos sus ingredientes) como un “órgano” precioso e increíblemente maravilloso y único. El artículo sugiere que el CG tenía una agenda. Solo ocho meses antes, el ensayo “El Agravio de la Tergiversación” se publicó en el prestigioso Journal of Church and State de la Universidad de Baylor (13 de diciembre de 2005). En respuesta, el CG hizo un esfuerzo adicional al explicar la complejidad de la sangre y retratarla de manera muy positiva, incluida información detallada sobre los HBOC (sustitutos de la sangre en ensayos de la FDA). Los artículos sirvieron para lograr dos objetivos: Primero, defender que el liderazgo había sido diligente en educar a los miembros (no tergiversar la sangre como afirmaba el ensayo). El segundo objetivo era despejar el camino para que el sustituto de sangre HBOC (que en ese momento se suponía que pronto sería aprobado por la FDA) fuera aceptado en la comunidad de TJ. Desafortunadamente, los HBOC fallaron y fueron retirados de los ensayos de la FDA en 2009. Lo siguiente son unos extractos de los artículos del 6 de agosto:

“Debido a su increíble complejidad, la sangre a menudo se compara con un órgano del cuerpo. “La sangre es uno de los muchos órganos, increíblemente maravilloso y único“, ¡dijo el Dr. Bruce Lenes a ¡Despertad! Único de hecho! Un libro de texto describe la sangre como “el único órgano del cuerpo que es un fluido”.

“Algunos fabricantes ahora procesan la hemoglobina y la liberan de los glóbulos rojos humanos o bovinos. La hemoglobina extraída se filtra para eliminar las impurezas, se modifica químicamente y se purifica, se mezcla con una solución y se envasa. El producto final, que aún no está aprobado para su uso en la mayoría de los países, se llama Portador de Oxígeno Hemoglobina Base, o HBOC. Dado que la hemoglobina es responsable del rico color rojo de la sangre, una unidad de HBOC se parece a una unidad de glóbulos rojos, el componente principal del que se toma. A diferencia de los glóbulos rojos, que deben refrigerarse y desecharse después de unas pocas semanas, el HBOC puede almacenarse a temperatura ambiente y usarse meses después. Y dado que la membrana celular con sus antígenos únicos ha desaparecido, las reacciones graves debido a los tipos de sangre no coincidentes no representan una amenaza.”

“Sin duda, la sangre realiza funciones que son esenciales para la vida. Es por eso que la comunidad médica ha practicado la transfusión de sangre en pacientes que han perdido mucha sangre. Muchos médicos dirían que este uso es lo que hace que la sangre sea tan preciosa. Sin embargo, las cosas han estado cambiando en el campo de la medicina. En cierto sentido, una revolución silenciosa ha estado en marcha. Muchos médicos y cirujanos no son tan rápidos para transfundir sangre como antes. ¿Por qué?

Esta es una declaración y pregunta intrigantes que a continuación responderemos.

¿Por qué Doctores y Cirujanos pueden tratar sin transfundir sangre?

Como se mencionó anteriormente, la comunidad de TJ en general siente que la adhesión a la doctrina ha resultado en la bendición divina de Dios. Señalan los muchos avances en la cirugía sin sangre, tal vez señalando que se han salvado muchas vidas. Aparentemente, esto respaldaría el concepto de que abstenerse de la sangre trae la bendición de Dios, permitiendo que muchos médicos y cirujanos traten sin transfundir sangre. Es un hecho que muchos eligen abstenerse de la terapia de transfusión. Pero la pregunta subyacente es, ¿qué les dió ésta opción?

La Doctrina de “No Sangre” de los Testigos de Jehová pudo jugar un papel fundamental en el avance de las técnicas de conservación de la sangre. Los pacientes TJ han participado involuntariamente en lo que podría considerarse ensayos clínicos. Los médicos y cirujanos han tenido la oportunidad de practicar técnicas y procedimientos revolucionarios que implican un alto riesgo. Lo que efectivamente fue una cirugía de prueba y error ha resultado en importantes avances médicos. Entonces, podemos decir que los pacientes de los Testigos de Jehová han contribuido a avances importantes en la cirugía sin sangre. Pero, ¿cuál ha sido el precio pagado a cambio de tales avances médicos? ¿Justifica el fin los medios? ¿Las vidas de aquellos que se perdieron (durante décadas) mientras cumplían con la doctrina de No Sangre compensaron los muchos que ahora se benefician de la cirugía sin sangre?

De ninguna manera estoy sugiriendo que la profesión médica haya actuado de manera poco ética o sin escrúpulos. Deben ser reconocidos por haber hecho todo lo posible para preservar la vida. Básicamente, “se les entregó un limón, por lo que hicieron limonada”. U operan en pacientes TJ sin sangre o permiten que el paciente se deteriore y sufra una muerte prematura. Esto sin darse cuenta ha demostrado ser el lado positivo de la doctrina de “No Sangre”. Los médicos, cirujanos, anestesiólogos, hospitales y la comunidad médica en general han tenido la oportunidad de practicar y perfeccionar la cirugía sin sangre y la conservación de la sangre sin temor a negligencia en caso de complicaciones mayores (incluso la muerte). De hecho, la declaración firmada “Sin Sangre” funciona como una liberación que protege a todos los involucrados de responsabilidad si el paciente sufre daños durante el tratamiento o procedimiento. Piense en cómo, durante muchas décadas, la comunidad de TJ ha proporcionado un flujo interminable de participantes dispuestos a ofrecerse como voluntarios para ser “practicados” en todo el mundo. ¡Dios mío, pero qué bendición para la comunidad médica!

Aún así, ¿qué pasa con las víctimas?

Cirugía sin Sangre, ¿Un Ensayo de Investigación Clínica?

Un ensayo clínico se define como:

Cualquier estudio de investigación que asigne participantes humanos o grupos de humanos a una o más intervenciones relacionadas con la salud para evaluar los efectos en los resultados de salud”.

En los Estados Unidos de América, la FDA (Agencia de Medicamentos y Alimentos) generalmente regula los ensayos clínicos, pero en el caso de la cirugía sin sangre, un ensayo clínico sería altamente improbable debido al desafío ético que presenta. Si preservar la vida subyace a algún tratamiento médico, el paciente involucrado en una cirugía sin sangre recibiría una transfusión en caso de una complicación durante la cirugía. Dicho esto, los datos de los estudios estarían sesgados. Para que la historia del estudio de sea precisa, no podría haber una intervención al final de la vida; “sin paracaídas”. El paciente (y el equipo médico) tendrían que comprometerse a no intervenir y permitir que ocurra una de las siguientes situaciones:

  • El paciente sobrevive al procedimiento o terapia y se estabiliza.
  • El paciente no sobrevive.

Este escritor no puede imaginar que la FDA participe en ensayos clínicos que no permiten la intervención para salvar al paciente. La frase “primero no hacer daño”, es el credo de los médicos y cirujanos así como los funcionarios de la FDA. La vida debe ser preservada ante todo. En mi opinión, si no fuera por los pacientes  de la comunidad TJ que actúan como voluntarios de ensayos clínicos, prácticamente como conejillos de indias (sin ninguna compensación) los avances en la cirugía sin sangre probablemente estarían 20 años atrás de donde están hoy.

¿El Fin Justifica los Medios?

¿Las vidas de los muchos que se han beneficiado de la cirugía sin sangre en los últimos años, compensan las vidas de aquellos cuyas posibilidades de supervivencia se redujeron drásticamente debido al rechazo de la transfusión de sangre desde 1945? ¿Es un intercambio compensatorio? Sentimos una gran compasión por las familias que han perdido a un miembro de la familia que rechazó la sangre. También reconocemos los desafíos emocionales y éticos a los que se enfrenta un equipo de médicos mientras se mantienen al margen, incapaces de intervenir con una terapia que podría haber preservado la vida. Algunos pueden sentirse consolados sabiendo que Jehová puede rectificar cualquier injusticia a través de la resurrección. Aún así, ¿”el fin justifica los medios”?

Si “los medios” reflejan honestidad y son bíblicos, entonces sí, podríamos decir que “el fin” también refleja honestidad y es bíblico. Pero esta expresión, “el fin justifica los medios”, se usa generalmente como una excusa que alguien da para lograr sus objetivos por cualquier medio necesario, sin importar cuán inmoral, ilegal o desagradable sea el medio. La declaración de “fin justificando los medios” generalmente implica hacer algo mal para lograr un resultado positivo, y luego justificar el mal señalando el resultado positivo. Se me ocurren dos ejemplos:

Mentir en un currículum. Uno podría pensar que embellecer un poco su currículum vitae podría resultar en un trabajo mejor remunerado, por lo que estarán en mejores condiciones de mantenerse a sí mismos y a su familia. Si bien proveer bien a la familia es moralmente honorable, ¿el fin justifica los medios? ¿Cómo se ve la mentira a los ojos de Dios? (Pro 12:22; 13:5; 14:5). En este caso los medios fueron deshonestos y poco éticos, por lo tanto, el fin es deshonesto y poco ético.

Practicarse un aborto. Uno podría pensar que el aborto puede salvar la vida de la madre. Si bien salvar la vida de la madre es moralmente correcto, ¿el fin justifica los medios? ¿Cómo se ven al niño no nacido los ojos de Dios? (Sal 139:13-16; Job 31:15). En este caso, los medios involucran asesinato, por lo tanto, el fin es el asesinato para salvarían vida.

Ambos ejemplos tienen un resultado positivo. Un gran trabajo que paga bien y una madre que se salva y puede vivir el resto de su vida. La doctrina de “Sin Sangre” de los testigos de Jehová , gracias a los avances médicos, ahora tiene un resultado positivo. ¿Pero el fin justifica los medios?

Lo Que Está en Juego

El propósito de las partes 1, 2 y 3 de esta serie de artículos es compartir hechos y razonamientos científicos. Entonces cada uno puede tomar su propia decisión basada en su conciencia. Espero que la información proporcionada ayude a todos a “retroceder y ver el bosque lejos de los árboles”. Debemos ser conscientes de que, en una situación de emergencia, si nosotros o nuestro ser querido, simplemente susurramos al personal de la ambulancia o de la sección de emergencias del hospital las palabras “Testigo de Jehová”, o si ven nuestra tarjeta “Sin Sangre”, pondremos en marcha un protocolo legal y ético que podría ser muy difícil de detener. Incluso debería uno aconsejar que ya no se adhieran a la enseñanza; la mera mención podría hacer dudar a quienes nos tratan, a no estar seguro, a no actuar instintivamente para preservar nuestra vida durante la importantísima “hora dorada”. [2] 

En las partes 4 y 5 profundizamos en las Escrituras. Consideraremos la ley de Noé, la ley Mosaica y finalmente, el decreto Apostólico. Examino solo unos pocos textos clave con referencias para evitar la redundancia con el excelente y completo trabajo de Apolos con respecto a la visión de las Escrituras.

________________________________________________________

[1] Sería imposible explicar con precisión la cantidad de muertes que podrían haberse evitado si los equipos médicos que atienden a pacientes TJ pudieran proceder con un procedimiento que podría salvarles la vida. Se dispone de mucha historia de casos que sugiere fuertemente que, en opinión del personal médico, el porcentaje de supervivencia del paciente habría aumentado dramáticamente si tal intervención hubiera estado disponible.

[2] Nota del Traductor: “Hora Dorada”. Es el tiempo que transcurre desde el inicio de la situación de emergencia hasta la llegada al hospital. Son los minutos más críticos y las desiciones  acertadas del personal médico incrementan las posibilidades de éxito del paciente.