Seleccionar página

Por apollos0falexandria | Oct 28, 2015   Traductor: Judá Ben-Hur

Cada vez más, los hermanos y hermanas en la organización tienen serias dudas o incluso una total incredulidad acerca de la doctrina de 1914. Sin embargo, algunos han razonado que incluso si la organización está equivocada, Jehová está permitiendo el error por el momento y no deberíamos hacer un escándalo al respecto.

Pero vamos a detenernos por un momento. Pongamos a un lado el escenario complicado de las escrituras mal interpretadas y las citas históricas sin respaldo. Olvidemos la complejidad de tratar de explicar la doctrina a alguien y pensemos en cambio en sus ramificaciones. ¿Cuál es la verdadera implicación de enseñar que los “tiempos de los gentiles” ya han terminado y que Jesús ha estado gobernando invisiblemente por más de 100 años?

En mi opinión hemos pintado una representación muy pobre de nuestro gran Rey y Redentor. Debería ser obvio para cualquier estudiante de  la Biblia medio serio que cuando “los tiempos de los gentiles hayan terminado y los reyes [del sistema de Satanás] hayan tenido su día” (para citar a C. T. Russell en 1914), entonces los reyes a la vista deberían dejar de dominar humanidad. Sugerir lo contrario es diluir toda la promesa de la realeza establecida de Jesús.

Como representantes del Rey, deberíamos estar haciéndolo en verdad y dar a las personas un testimonio preciso de su gran poder y autoridad. La única autoridad que realmente se ha establecido a través de la doctrina de la “parousía invisible” es la de los hombres. Toda la estructura de autoridad dentro de la organización de los Testigos de Jehová se basa actualmente en supuestos sucesos del año 1919, que aún carecería de credibilidad bíblica, incluso si los supuestos eventos de 1914 fueran ciertos. Esto deja al liderazgo  de la organización aferrado a toda una serie de afirmaciones que no tienen una base bíblica, incluido el cumplimiento de grandes porciones de la Revelación dada a Juan. Las profecías devastadoras dadas allí se atribuyen a eventos pasados ​​que son en gran parte desconocidos para casi todos los vivos de hoy. Increíblemente, esto incluso incluye a los Testigos de Jehová más fervientes y leales. Pregúntele a cualquiera de ellos sobre las siete trompetas de Apocalipsis y vea si pueden decirle la explicación esotérica de estas profecías que cambian el mundo sin tener que leerlas de las publicaciones de la Watchtower. Apostaré a mi último Peso que no podrán hacerlo. ¿Qué nos dice eso? 

Contrariamente a la imagen que intenta hacernos creer la Sociedad Watchtower de que nadie más comprende lo que es realmente el Reino de Dios, muchos otros grupos y personas están difundiendo el evangelio, no solo con una idea sosa y vaga de lo que es el Reino de Dios como algunos han sido llevados a creer, sino que predican una tierra restaurada bajo el gobierno de Jesucristo después de que Él haya eliminado a todos los otros gobiernos y poderes en la guerra de Armagedón. En caso de que no crea mis afirmaciones, simplemente busque en Google algo como El Reino de la segunda venida de Cristo o Segunda venida de Cristo y luego lea lo que muchos han escrito sobre este tema.

Confieso que anteriormente cuando me encontraba con cristianos practicantes en mi ministerio y respondían al mensaje sobre el Reino de Dios en la tierra con un “sí, nosotros también lo creemos”, solía pensar que deberían estar equivocados. En mi mundo radiante de la verdad adquirida solo los Testigos de Jehová creían tal cosa. Si usted se encuentra en este mismo estado de ignorancia, le animo a que investigue un poco y disminuya sus presunciones sobre lo que otros ya creen.

Las diferencias reales entre los Testigos de Jehová y otros Cristianos informados no radican principalmente en la interpretación del reinado milenario, sino más bien en esas doctrinas adicionales exclusivas de la creencia de Testigos de Jehová.

Los principales entre estos son:

  1. La idea de que el gobierno de Jesús sobre el mundo entero comenzó de manera invisible hace más de un siglo.
  1. El concepto de dos clases de cristianos actuales que se dividirán respectivamente entre el cielo y la tierra.
  1. La expectativa de que Dios a través de Jesús aniquilará permanentemente a todos los no Testigos de Jehová en Armagedón. (Se reconoce que esta es una doctrina implícita. Hay una cantidad considerable de doble discurso empleado en los artículos de la Watchtower que se refieren a esto).

Entonces, en base a la conducta en general que es observada por los Testigos de Jehová, podríamos preguntar: ¿cuál es el gran problema? Los Testigos de Jehová promueven los valores familiares, desalientan a la gente de ir a la guerra y proporcionan a las personas redes de  apoyo (dependiendo de su acuerdo continuo para seguir el liderazgo humano en la Organización). Esto es: ¿Qué importa realmente si se aferran a la doctrina de 1914 y siguen enseñándola?

Bueno, Jesucristo dió información clara e instrucciones precisas a sus seguidores, tanto contemporáneos como futuros, que incluía lo siguiente:

a) Aunque iría al cielo, se le ha otorgado toda la autoridad y el poder, y siempre estará con sus seguidores para apoyarlos. (Mat 28:20),

b) En un momento dado, volverá en persona y ejercerá su autoridad para eliminar todo gobierno y poder humanos. (Sal 2; Mat 24:30; Apo 19:11-21).

c) En el período intermedio, ocurrirán muchas cosas angustiosas (guerras, enfermedades, terremotos, etc.), pero los Cristianos no deben dejar que nadie les engañe porque esto significa que viene en camino. Cuando regrese, todos lo sabrán sin dudar. (Mat 24:4-28).

d) Mientras tanto, hasta su regreso y establecimiento del Reino de Dios en la tierra, los cristianos tendrán que soportar el gobierno humano hasta que los “tiempos de los gentiles” hayan terminado. (Luc 21:19,24).

e) Los cristianos que aguantan se unirán a él para gobernar sobre la tierra durante su presencia que sigue a su regreso. Deberían contarle a la gente sobre Ël y hacer discípulos. (Mat 28:19,20; Hch 1:8).

Con respecto al tema en consideración, el mensaje de Jesús es muy simple: “Me iré, pero volveré, en ese momento conquistaré las naciones y gobernaré con ustedes”.

Siendo así, ¿cómo se sentiría Jesús si tuviéramos que proclamar a otros que de alguna manera ya regresó y poner fin a los “tiempos de los gentiles”? Si fuera cierto, entonces la pregunta obvia se hace evidente: ¿cómo es que nada en términos de gobierno humano parece haber cambiado? ¿Por qué las naciones siguen ejerciendo su poder y dominación sobre el mundo y sobre el pueblo de Dios? ¿Tenemos una regla que es ineficaz? ¿Jesús hizo promesas vacías sobre lo que sucedería cuando regresara?

Al enseñar a otros una “presencia invisible” mediante la cual él ya puso fin a los “tiempos de los gentiles” hace más de 100 años, esas son exactamente las conclusiones lógicas a las que llevaríamos a las personas pensantes.

Himeneo y Fileto: un ejemplo de advertencia para los cristianos

En el primer siglo surgieron ciertas enseñanzas que no tenían una base bíblica. Un ejemplo fue el de Himeneo y Fileto que enseñaban que la resurrección ya había ocurrido. Aparentemente afirmaban que la promesa de la resurrección era solo espiritual (similar a la forma en que Pablo usó el concepto en Romanos 6:4) y que no se esperaba una futura resurrección física.

En el pasaje de las Escrituras que conducen a su mención de Himeneo y Fileto, Pablo escribió sobre el mensaje esencial del evangelio cristiano: la salvación a través de Cristo resucitado junto con la gloria eterna (2 Tim. 2:10-13). Estas fueron las cosas que Timoteo debería recordarles a los demás (2 Tim. 2:14). A su vez, se deben evitar las enseñanzas dañinas (14b-16).

Himeneo y Fileto se dan entonces como malos ejemplos. Pero al igual que con la doctrina de la “presencia invisible de 1914”, podríamos preguntarnos: ¿cuál fue el daño real en esta enseñanza? Si estaban equivocados, entonces estaban equivocados, y no cambiaría el resultado de la futura resurrección. Se podría haber razonado que Jehová corregiría las cosas a su debido tiempo.

Pero como Pablo saca en el contexto, la realidad es que:

  1. La falsa doctrina es divisiva.
  1. La falsa doctrina hace que las personas piensen de cierta manera que pueden subvertir sutilmente su fe.
  1. La falsa doctrina puede extenderse como la gangrena.

Una cosa es que alguien invente una falsa doctrina. Es mucho más grave si quienes la enseñan obligan a enseñarla a los demás. Es fácil ver el efecto que esta falsa doctrina particular tendría en las personas. Pablo mismo advirtió específicamente sobre la actitud que superaría a aquellos que no creían en la futura resurrección:

“Si como otros hombres, he peleado con bestias en Éfeso, ¿de qué me sirve? Si los muertos no resucitan, “comamos y bebamos, que mañana moriremos”. No se deje engañar. Las malas asociaciones echan a perder hábitos útiles.” (1 Cor 15:32,33. “La mala compañía arruina la buena moral”. Versión Estándar Inglesa).

Sin la perspectiva adecuada de las promesas de Dios, las personas estarían inclinadas a perder su ancla moral y sin esto, perderían una gran parte de su incentivo para mantenerse en curso.

Comparando la Doctrina de 1914

Si actualmente usted todavía se aferra a la doctrina de la presencia invisible de 1914, imagine su creencia cristiana sin ella por un momento. ¿Qué sucede cuando elimina 1914? ¿Deja de creer que Jesucristo es el Rey designado por Dios y que en su momento él volverá? ¿Duda por un momento que este retorno podría ser inminente y que deberíamos esperarlo? No hay absolutamente ninguna razón bíblica o histórica por la que debamos comenzar a abandonar tales creencias centrales si renunciamos a la Doctrina de 1914.

En el otro lado de la moneda, ¿qué hace una creencia ciega en la presencia invisible? ¿Qué efecto tiene en la mente del creyente? Entiendo que crea dudas e incertidumbre. La fe se convierte en fe en las doctrinas de los hombres y no en Dios, y tal fe carece de estabilidad. Crea dudas, donde la duda no necesita existir (San 1:6-8).

Para empezar, ¿de qué otra manera puede alguien fallar en la advertencia para evitar convertirse en un esclavo malvado que dice en su corazón que “Mi amo se está demorando” a menos que esa persona tenga una falsa expectativa de cuándo debería hacerlo el amo (Mateo 24:48)? La única forma en que se puede cumplir esta escritura es que alguien enseñe el tiempo esperado o el plazo máximo, para el regreso del Señor. Esto es precisamente lo que el liderazgo del movimiento de los Testigos de Jehová ha estado haciendo durante mas de 100 años. La idea de un marco de tiempo limitado específico ha sido transmitida regularmente por los encargados de formular políticas doctrinales en la parte superior de la jerarquía organizacional y la literatura impresa y a través de los padres e inculcada en los niños. 

Los Jonadabs que ahora contemplan el matrimonio, parecería, lo harían mejor si esperan unos años, hasta que la ardiente tormenta de Armagedón se haya ido (Encare los Hechos 1938 pp.46,50).

Al recibir el regalo, los niños que marchaban se lo abrocharon, no un juguete o juguete para el placer ocioso, sino que el Señor proporcionó el instrumento para el trabajo más efectivo en los meses restantes antes del Armagedón. (Atalaya, 15 de septiembre de 1941, p. 288).

Si eres una persona joven, también debes enfrentar el hecho de que nunca envejecerás en este sistema actual de cosas. ¿Por qué no? Porque toda la evidencia en cumplimiento de la profecía bíblica indica que este sistema corrupto terminará en unos pocos años. (¡Despertad! 22 de mayo de 1969 p.15).

Solo he incluido una pequeña muestra de citas antiguas de la gran cantidad disponible, ya que pueden identificarse fácilmente como afirmaciones falsas contrarias a las advertencias de Jesús. Por supuesto, cualquier Testigo de Jehová a largo plazo sabe que nada ha cambiado en términos de la retórica en curso. Las afirmaciones siguen avanzando en el tiempo.

De las personas sometidas a tal adoctrinamiento, las que perseveran en su creencia del regreso de Cristo realmente lo hacen a pesar de las enseñanzas organizativas. ¿Cuántas bajas se han quedado en el camino? Muchos de los que han visto a través de la falsedad se han alejado del cristianismo por completo, habiendo sido vendidos con la idea de que si hay una religión verdadera, entonces es la que fueron criados para creer. No descarte esto como un proceso de refinamiento deseado por Dios, ya que Dios nunca miente (Tit 1:2; Heb 6:18). Sería una gran injusticia sugerir que cualquier error de este tipo se origina con Dios, o de alguna manera es aprobado por Él. No caiga en la línea de que incluso los discípulos de Jesús tenían falsas expectativas basadas en una lectura trivial de la pregunta que plantearon en Hch 1:6: “Señor, ¿estás restaurando el reino a Israel en este momento?” Hay un mundo de diferencia entre hacer una pregunta e inventar un dogma que insiste en que sus seguidores crean y promulguen a otros bajo pena de severas sanciones y ostracismo. Los discípulos de Jesús no se aferraban a una creencia falsa e insistían en que otros la creyeran. Si lo hubieran hecho después de haberles dicho que la respuesta no les pertenecía a ellos, sino solo a Dios, seguramente nunca hubieran recibido el Espíritu Santo prometido (Hch 1:7,8; ​​1 Jua 1:5-7).

Algunos disculpan el hecho de que ignorar “no te pertenece” al afirmar que no pertenecía a esos discípulos, pero sí a los líderes humanos de los Testigos de Jehová de hoy. Pero esto es ignorar la segunda parte de la declaración de Jesús: “… que el Padre ha puesto en su propia jurisdicción”.

¿Quiénes fueron los primeros humanos tentados a tomar algo que el Padre había puesto en su propia jurisdicción? ¿Y quién a su vez los llevó a hacerlo (Génesis 3)? Considérelo seriamente cuando la Palabra de Dios es tan clara al respecto.

Durante demasiado tiempo ha habido un sub-grupo de Testigos de Jehová que han visto a través de la apariencia de la doctrina de la “presencia invisible” y, sin embargo, racionalizaron el acto de seguirla. Ciertamente estuve en ese grupo por un tiempo. Sin embargo, al llegar al punto en el que no solo podemos ver la falsedad, sino también el peligro para nuestros hermanos, ¿podemos seguir excusándonos? No estoy sugiriendo ninguna forma de activismo disruptivo, que cause una ruptura o rompimiento ya que también sería en gran medida contraproducente. Pero para todos los que han llegado a la conclusión bíblica sin complicaciones de que Jesucristo es nuestro Rey que aún no ha llegado y pondrá fin a los tiempos de los reyes gentiles, ¿por qué seguir enseñando que ya lo ha hecho durante una presencia invisible? Si la mayoría simplemente dejara de enseñar lo que sabe que no es cierto o tiene la fuerte sospecha que no es cierto, entonces, sin duda enviaría un mensaje a la parte superior de la jerarquía, y al menos eliminaría un impedimento para nuestro ministerio que de otra manera podría ser algo de tener que avergonzarse.

“Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que maneja con precisión la palabra de verdad”. (2 Tim 2:15)

“Y este es el mensaje que hemos oído de El y que os anunciamos: Dios es luz, y en El no hay tiniebla alguna. Si decimos que tenemos comunión con El, pero andamos en tinieblas, mentimos y no practicamos la verdad; mas si andamos en la luz, como El está en la luz, tenemos comunión los unos con los otros, y la sangre de Jesús su Hijo nos limpia de todo pecado”. (1 Jn 1:5-7)

Lo más importante, si nos damos cuenta de cómo esta doctrina ha demostrado ser una causa de tropiezo para muchos que confían en ella y que conserva el potencial de hacer tropezar a muchos en el futuro, tomaremos en serio las palabras de Jesús registradas en Mateo 18:6:

“Pero al que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar”.

Conclusión

Como cristianos, nos corresponde hablar la verdad unos con otros y con nuestros vecinos (Efe 4:25). No hay cláusulas que puedan disculparnos si enseñamos algo diferente a la verdad o si compartimos perpetuar una doctrina que sabemos que es errónea. No perdamos de vista la esperanza que tenemos ante nosotros, y nunca nos dejemos arrastrar a ninguna línea de razonamiento que nos lleve a nosotros u otros a pensar que el “maestro se está demorando”. Los hombres continuarán haciendo predicciones sin fundamento, pero el Señor mismo no llegará tarde. Es evidente para todos que aún no han terminado los “tiempos de los gentiles” o los “tiempos señalados de las naciones”. Cuando llegue, lo hará con decisión tal como lo prometió.