Seleccionar página

 

Hemos estudiado el significado de cuatro palabras griegas que se traducen en versiones modernas de la Biblia en idioma Español como “adoración”. Es cierto que cada palabra también es traducida de otras maneras, pero todas tienen ésta única palabra en común.

Todas las personas practicantes de una religión (cristianas o no), creen que comprenden la adoración. Como Testigos de Jehová, creemos que tenemos el control sobre ello. Creemos que sabemos lo que significa y cómo debe realizarse y a quién debe dirigirse.

Siendo así el caso, hagamos un pequeño ejercicio:

Puede que Usted no sea un erudito del idioma Griego, pero con lo que hemos aprendido hasta ahora, ¿cómo traduciría “adoración” al Griego en cada una de las siguientes frases?

  1. Los testigos de Jehová practican la adoración verdadera.
  2. Adoramos a Jehová Dios asistiendo a las reuniones y saliendo al servicio de campo.
  3. Debe ser evidente para todos que adoramos a Jehová.
  4. Debemos adorar solamente a Jehová Dios.
  5. Las naciones adoran al Diablo.
  6. Sería un error adorar a Jesucristo.

No hay una sola palabra en Griego para adoración que tenga una equivalencia uno a uno con la palabra en Español. En cambio, tenemos en Griego cuatro palabras para elegir: thréskeia, sebó, latreuó y proskuneó, cada una con sus propios matices de significado.

¿Ve usted el problema? Traducir de muchos a uno no es el verdadero desafío. Si una palabra es representada por varias alternativas, los diferentes matices del significado se descargan en un mismo crisol. Sin embargo, ir en la dirección opuesta es otra muy diferente. Ahora estamos obligados a resolver ambigüedades y decidir el significado preciso considerando el contexto.

Seamos ahora honestos. No somos del tipo de personas que nos alejarnos de un desafío, y además, estamos muy seguros de que sabemos lo que significa adoración, ¿verdad? Después de todo, estamos colocando nuestras perspectivas de vida eterna con nuestra creencia de que estamos adorando a Dios de la manera en que él quiere ser adorado. Así que vamos a darle una oportunidad a esta situación.

Así que volvamos a ver las frases mencionadas con anterioridad y que se encuentran numeradas como 1 a 6 e intentemos aplicar una de las palabras en Griego que se traduce “adoración”: Yo diría que usamos thréskeia para (1) y (2). Ambos se refieren a una práctica de adoración que implica seguir procedimientos que forman parte de una creencia religiosa particular. Yo sugeriría sebó para (3) porque no se trata de actos de adoración, sino de un comportamiento que se muestra para que el mundo lo vea. El siguiente (4) presenta un problema. Sin el contexto no podemos estar seguros. Dependiendo de eso, sebó podría ser un buen candidato, pero me inclino más por proskuneó con una pizca de latreuó en buena medida. Pero eso no sería justo. Recuerde que estamos buscando equivalencia de una sola palabra, así que elegiré proskune, porque esa fue la palabra que usó Jesús cuando le dijo al Diablo que solo se debe adorar a Jehová. (Mt 4: 8-10) Igualmente lo usaría para (5) porque esa es la palabra que se usa en la Biblia en Apocalipsis 14:3.

La última frase (6) es un problema. Acabamos de usar proskuneó en (4) y (5) con un fuerte apoyo bíblico. Si reemplazáramos a “Jesucristo” por “Satanás” en (6), no tendríamos ningún problema con el uso de proskuneó una vez más…. encaja. El problema es que proskuneó se usa en Hebreos 1:6, donde se muestra a los Ángeles ofreciéndo proskuneó a Jesús. Entonces no podemos decir que proskuneó no puede ser entregado a Jesús.

¿Cómo pudo Jesús decirle al Diablo que proskuneó solo debe ser entregado a Dios, cuando la Biblia muestra no solo que los Ángeles le entregan proskuneó a Jesús, sino que incluso siendo un hombre, Jesús aceptó proskuneó de otros?

Veamos algunos ejemplos:

“Y he aquí, vino un leproso y lo adoró [proskuneó], diciendo: Señor, si quieres, puedes limpiarme.” (Mt 8:2 KJV).

“Mientras él les hablaba estas cosas, he aquí, vino un cierto gobernante y lo adoró [proskuneó], diciendo: Mi hija ahora está muerta, pero ven y pon tu mano sobre ella, y ella vivirá.” (Mt 9:18 KJV).

“Entonces los que estaban en el bote lo adoraban [proskuneó], diciendo:” Verdaderamente eres el Hijo de Dios.” (Mt 14:33 NET)

“Luego vino ella y lo adoró [proskuneó], diciendo: Señor, ayúdame”. (Mt 15:25 KJV).

“Pero Jesús se encontró con ellos diciendo:” ¡Saludos! “Se acercaron a él, se levantaron y lo adoraron [proskuneó].” (Mt 28:9 NET).

Ahora, aquéllos de ustedes que tienen un concepto programado de lo que es la adoración (tal como yo lo tenía antes de comenzar ésta investigación) probablemente estén objetando mi uso selectivo de las citas de NET (Nueva Traducción Inglesa) y KJV (Versión del Rey Jaime). Podrían indicar que muchas traducciones hacen proskuneó en al menos algunos de estos versículos como “inclinarse”. La NWT (Traducción del Nuevo Mundo) utiliza “hacer reverencia” en adoración. Al hacer esto, la NWT está haciendo un juicio de valor bastante paradójico. Es decir que cuando se usa proskuneó con referencia a Jehová, las naciones, un ídolo o Satanás, debe ser considerado como absoluto, es decir, como adoración. Sin embargo, al referirse a Jesús, es relativo. En otras palabras, está bien rendir proskuneó a Jesús, pero solo en un sentido relativo. No equivale a adorar. Mientras que rendirlo a cualquier otra persona, ya sea Satanás o Dios, es adoración.

El problema con esta técnica de análisis lingüístico y bíblico es que no hay una diferencia real entre “hacer reverencia” y “adorar”. Imaginamos que existe dicha aparente diferencia porque nos conviene, pero realmente no hay una diferencia sustancial. Para explicar eso, comencemos por obtener una imagen en nuestra mente de proskuneó. Significa literalmente “besar hacia” y se define como “besar el suelo al postrarse ante un superior” … “caer o postrarse para adorar en las rodillas”. (https://biblehub.com/greek/4352.htm).

Todos hemos visto a los musulmanes arrodillados y luego inclinados hacia delante para tocar el suelo con la frente. Hemos visto a los católicos postrarse en el suelo, besando los pies de una imagen de Jesús. Incluso hemos visto hombres, arrodillados ante otros hombres, besando un anillo o la mano de un alto funcionario de la iglesia. Todos éstos son actos de proskuneó. Un simple acto de inclinarse ante otro, como hacen los japoneses para saludar, no es un acto de proskuneó.

El Apóstol Juan, dos veces, mientras recibía visiones poderosas, fue superado por una sensación de asombro y realizó proskuneó. Para ayudar a nuestra comprensión, en lugar de proporcionar la palabra Griega o la interpretación al Español (culto, obediencia, lo que sea) voy a expresar la acción física transmitida por proskuneó y dejaré la interpretación al lector:

“En ese momento caí ante sus pies para [postrarme ante él]. Pero él me dice: “¡Ten cuidado! ¡No hagas eso! Solo soy un compañero esclavo tuyo y de tus hermanos que tienen la tarea de testificar acerca de Jesús. [Postrarte ante tí] ¡Dios! Porque el testimonio acerca de Jesús es lo que inspira la profecía “. (Re 19:10).

“Bueno, yo, Juan, fue quien escuchó y vio estas cosas. Cuando los oí y los vi, [me incliné para besar] a los pies del ángel que me había estado mostrando estas cosas. 9 Pero él me dice: “¡Ten cuidado! ¡No hagas eso! Solo soy un compañero esclavo tuyo y de tus hermanos, los profetas y de los que observan las palabras de este rollo. [Inclina y besa] a Dios ” (Re 22:8,9).

La NWT (Traducción del Nuevo Mundo) traduce las cuatro apariciones de proskuneó en estos versículos como “adoración”. Podemos estar de acuerdo en que es incorrecto postrarnos y besar los pies de un Ángel, ¿por qué? Porque esto es un acto de sumisión. Estaríamos sometiéndonos a la voluntad del Ángel. Básicamente estaríamos diciendo: “Mándame y obedeceré, mi Señor”.

Esto obviamente es incorrecto, porque los Ángeles son, sin duda, “esclavos de nosotros y de nuestros hermanos”. Los esclavos no obedecen a otros esclavos. Todos los esclavos obedecen exclusivamente al amo.

Si no debemos postrarnos ante los Ángeles, ¿Deberíamos postrarnos ante los hombres? Esa es la esencia de lo que ocurrió cuando el Apóstol Pedro conoció a Cornelio.

“Cuando Pedro entró, Cornelio se encontró con él, cayó a sus pies y [se postró ante él]. Pero Pedro lo levantó, diciendo: “Levántate; Yo también soy solo un hombre.”  (Hch 10:25 NWT).

Cabe señalar que la NWT (Traducción del Nuevo Mundo) no usa “adoración” para traducir proskuneó en este caso. En su lugar, utiliza “hizo reverencia”. Los paralelismos son innegables. La misma palabra se usa en ambos casos. Es el mismo acto físico que se realizó en cada caso. Y en cada caso, se advirtió al hacedor que ya no realizara dicho acto. Si el acto del Apóstol Juan fue uno de adoración, ¿podemos afirmar con razón que el acto de Cornelio fue menor? Si es incorrecto proskuneó / postrarse uno mismo para adorar a un Ángel y es incorrecto proskuneó / postrarse uno mismo para obedecer a un hombre, entonces no hay una diferencia fundamental entre la traducción al Español que hace que proskuneó como “adorar” contra el que lo hace como “hacer reverencia”. Estamos tratando de crear una diferencia para apoyar una teología preconcebida; una teología que nos prohíbe postrarnos en completa sumisión a Jesús.

De hecho, el mismo acto por el que el Ángel reprendió al Apóstol Juan, y posteriormente el Apóstol Pedro amonestó a Cornelio, si, estos dos Apóstoles, hombres, realizaron, junto con el resto de los otros Apóstoles, después de que vieron a Jesús calmar la tormenta ¡el mismo acto!

Habían visto al Señor curar a muchos individuos de todo tipo de enfermedades, pero nunca antes los milagros de Jesús los golpearon con miedo. Uno tiene que lograr que la mente de estos hombres entienda su reacción. Los pescadores siempre estaban a merced del clima. Todos hemos tenido un sentimiento de asombro e incluso de miedo absoluto ante el poder de una tormenta.

Hasta el día de hoy, las llamamos actos de Dios ya que son la manifestación más grande del poder de la naturaleza, el poder mismo de Dios, que la mayoría de nosotros hemos encontrado en nuestras vidas. Imagine estar en un pequeño bote de pesca cuando surgen tormentas repentinas, que lo lanzan a la deriva al igual que el bote de madera y que ponen en peligro su vida. Que pequeño y que impotente debe sentirse cualquier persona ante un poder tan abrumador

Entonces, para que repentinamente un simple hombre se ponga de pie y diga a la tormenta que se vaya, y luego vea cómo obedece la tormenta … bueno, no es de extrañar que “sintieran un miedo inusual, y se dijeran unos a otros: “¿Quién es realmente éste? Incluso el viento y el mar le obedecen”, y que “aquéllos en el bote [se postraron ante él], diciendo: ‘Realmente eres el Hijo de Dios’ .” (Mr 4:41; Mt 14:33 NWT) (Traducción del Nuevo Mundo). ¿Por qué Jesús no dió el ejemplo y los reprendió por postrarse ante él?

ADORANDO A DIOS DEL MODO QUE EL APRUEBA

Todos estamos tan seguros de nosotros mismos que sabemos exactamente cómo Jehová quiere ser adorado. Cada religión lo hace de manera diferente y cada religión piensa que el resto de las religiones se equivocó. Al crecer como testigo de Jehová, me enorgullecí considerablemente al saber que la cristiandad se equivocaba al afirmar que Jesús era Dios. La Trinidad fue una doctrina que deshonró a Dios al hacer de Jesús y el espíritu santo parte de una Trinidad de Dios. Sin embargo, al denunciar a la Trinidad como falsa, ¿hemos corrido tanto al lado opuesto del campo de juego que corremos el peligro de perdernos alguna verdad fundamental?

No me malinterprete. Sostengo que la Trinidad es una falsa doctrina. Jesús no es Dios el Hijo, sino el Hijo de Dios. Su Dios es Jehová. (Juan 20:17) Sin embargo, cuando se trata de adorar a Dios, no quiero caer en la trampa de hacerlo como yo creo que debería de hacerse. Quiero hacerlo como mi Padre celestial quiere que lo haga.

Me he dado cuenta que, en general, nuestra comprensión de la adoración está tan claramente definida como una nube. ¿Escribió su definición de adoración desde el inicio de esta serie de artículos? Si es así, échele un vistazo. Ahora compárelo con la definición la cual, estoy seguro, la mayoría de los Testigos de Jehová estarían de acuerdo:

Adoración: algo que solo debemos dar a Jehová. Adorar significa devoción exclusiva. Significa obedecer a Dios sobre todos los demás. Significa someterse a Dios en todos los sentidos. Significa amar a Dios sobre todos los demás. Realizamos nuestra adoración yendo a reuniones, predicando las buenas nuevas, ayudando a otros en su momento de necesidad, estudiando la palabra de Dios y orando a Jehová.

Ahora consideremos lo que el libro Perspicacia da como definición de adoración:

it-2 p. 1210 adoración.– La rendición del honor u homenaje reverente. La verdadera adoración al Creador abarca todos los aspectos de la vida de un individuo … Adán pudo servir o adorar a su Creador al hacer fielmente la voluntad de su Padre celestial … El énfasis principal siempre ha sido ejercer la fe, hacer la voluntad de Jehová Dios —Y no en ceremonia o ritual … Servir o adorar a Jehová requirió obediencia a todos sus mandatos, haciendo su voluntad como una persona dedicada exclusivamente a Él.

En ambas definiciones, la adoración verdadera involucra solo a Jehová y a nadie más. ¡Curioso!

Creo que todos podemos estar de acuerdo en que adorar a Dios significa ser obediente a todos sus mandamientos. 

Bueno, aquí está uno de ellos:

“Mientras él todavía estaba hablando, ¡mira! una nube brillante los ensombreció, y, ¡mira! una voz saliendo de la nube, diciendo: “Este es mi Hijo, el amado, a quien he aprobado; escúchenlo.” (Mt 17:5).

Y esto es lo que pasa si no obedecemos.

“De hecho, cualquiera que no escuche a ese Profeta será completamente destruido de entre la gente”. (Hch 3:23).

¿Es nuestra obediencia a Jesús relativa? ¿Decimos: “Te obedeceré, Señor, pero solo mientras no me pidas que haga algo que Jehová desaprueba”? Si bien podríamos decir que obedeceremos a Jehová a menos que Jesús nos mienta estaríamos estipulando condiciones que  jamás pasarían y, peor aún, sugiriendo que incluso la posibilidad de que esto ocurra es una blasfemia. Jesús nunca nos fallará y nunca será desleal con su Padre. La voluntad del Padre es y siempre será la voluntad de nuestro Señor.

Con esto en mente, si Jesús volviera mañana, ¿se postraría en el suelo delante de Jesús? ¿Diría: “Lo que quieras que haga, Señor, lo haré”. Si me pides que rinda mi vida, es tuya para que la tomes? ¿O diría: “Lo siento, Jesús, has hecho mucho por mí, estoy agradecido, pero yo solo me inclino ante Jehová”?

Como lo hemos analizado, proskuneó, se aplica a Jehová y significa sumisión completa y obediencia incondicional. Ahora pregúntese, ya que Jehová le ha otorgado a Jesús “toda autoridad en el cielo y en la tierra”, ¿qué le queda a Dios? ¿Cómo podemos someternos a Jehová más que a Jesús? ¿Cómo podemos obedecer a Dios más que a Jesús? ¿Cómo podemos postrarnos ante Dios más que ante Jesús? El hecho es que adoramos a Dios, proskuneó, al adorar a Jesús. No se nos permite hacer una carrera alrededor de Jesús para llegar a Dios. Nos acercamos a Dios a través de él. Si aún cree que no adoramos a Jesús, sino solo a Jehová, por favor, explique con precisión cómo lo hacemos. ¿Cómo diferenciamos el uno del otro?

BESAR AL HIJO

Aquí es donde, me temo, nosotros como testigos de Jehová, hemos perdido la señal correcta. Al marginar a Jesús, olvidamos que quien lo nombró es Dios y que al no reconocer su verdadero y completo papel, rechazamos el arreglo de Jehová.

No digo esto a la ligera. Considere como ejemplo, lo que hemos hecho con el Salmos 2:12 y como esto sirve para engañarnos:

Honra al hijo, o Dios se indignará.

Y perecerás del camino,

Porque su ira estalla rápidamente.

Felices son todos los que se refugian en Él “.

(Sal 2:12 Traducción del Nuevo Mundo Edición 2013)

Los niños deben honrar a los padres. Los miembros de la congregación deben honrar a los hombres que llevan la delantera. De hecho, debemos honrar a los hombres de todo tipo. (Ef 6:1,2; 1 Tim 5:17, 18; 1 Pe 2:17) Honrar al hijo no es el mensaje de Salmos 2:12. Nuestra representación anterior está en la siguiente forma de traducirse:

Besa al hijo, para que no se enoje.

Y no perecerás [del] camino,

Por su ira se inflama fácilmente.

Felices son todos los que se refugian en Él”.

(Sal 2:12 Traducción del Nuevo Mundo con Referencias)

La palabra hebrea nashaq (נָשַׁק) significa “beso” no “honor”. Insertando “honor” donde el hebreo dice “beso” cambia enormemente el significado. Este no es un beso de saludo ni un beso para honrar a alguien. Esto está en línea con la idea de proskuneó. Es un “beso hacia”, un acto de sumisión que reconoce la posición suprema del Hijo como nuestro Rey divinamente designado. No hay alternativa: nos inclinamos y lo besamos o morimos.

En la primera traducción, se da entender que Dios estaba indignando al usar mayúsculas en el pronombre. En la última traducción, hemos eliminado todas las dudas al insertarle a Dios, una palabra que no aparece en el texto. El hecho es que no hay manera de estar seguro. La ambigüedad de si “él” se refiere a Dios o al Hijo es parte del texto original.

Pero, ¿por qué Jehová permitiría la existencia de ésta ambigüedad?

Una ambigüedad similar existe en Apocalipsis 22:1-5. En un excelente comentario, Alex Rover señala que es imposible saber a quién se hace referencia en el pasaje: “El trono de Dios y del Cordero estará en la ciudad, y sus sirvientes [prestarán un servicio sagrado a ] (latreusousin) él “.

Yo diría que la aparente ambigüedad de Sal 2:12 y Rev 22:1-5 no es en absoluto una ambigüedad, sino más bien, una revelación de la posición única del Hijo. Quien habiendo pasado la prueba, aprendiendo la obediencia, habiendo sido hecho perfecto, Él es, desde nuestro punto de vista como sus siervos, indistinguible de Jehová con respecto a su autoridad y derecho a mandar.

Mientras estuvo en la tierra, Jesús mostró perfecta devoción, reverencia y adoración (sebó) al Padre. El aspecto de sebó que se encuentra en nuestra tan lamentable y erróneamente trabajada palabra en Español “adoración” es algo que logramos imitando al hijo. Aprendemos a adorar (sebó) al Padre a los pies del hijo. Sin embargo, cuando se trata de nuestra obediencia y sumisión completa, el Padre ha establecido al Hijo para que lo reconozcamos. Es al Hijo a quien prestamos proskuneó. Es a través de Él que rendimos proskuneó a Jehová. Si intentamos rendir proskuneó a Jehová al burlar a su Hijo, al no “besar al Hijo”, en realidad no importa si es el Padre o el Hijo quien se enoja. De cualquier manera, pereceremos.

El Señor Jesús no hace nada por su propia iniciativa, sino solo lo que Él ve que hace el Padre. (Jn 8:28) La idea de que nuestra reverencia a Él es de alguna manera relativa, un grado más bajo de sumisión, un nivel relativo de obediencia, no tiene sentido. Es ilógico y contrario a todo lo que las Escrituras nos dicen sobre el nombramiento de Jesús como Rey y el hecho de que Él y el Padre son uno. (Jn 10:30).

ADORACIÓN ANTES DEL PECADO

Jehová no designó a Jesús para su papel porque Jesús es Dios en cierto sentido. Tampoco Jesús es igual a Dios. Jesús mismo rechazó la idea de que la igualdad con Dios era algo que debía ser arrebatado. Jehová asignó a Jesús a su posición para que pudiera llevarnos de regreso a Dios; para que Jesús pudiera efectuar una reconciliación con el Padre.

Pregúntese a sí mismo esto: ¿Cómo era la adoración de Dios antes de que existiera el pecado? No hubo ningún ritual involucrado. No había práctica religiosa. Adán no iba a un lugar especial una vez cada siete días y se inclinaba, cantando palabras de alabanza.

Como hijos amados, Adán y Eva, deberían haber amado, venerado y adorado a su Padre todo el tiempo. Deberían haber estado dedicados a Él. Deberían haberlo obedecido voluntariamente. Cuando se les pide que sirvan de alguna manera, como ser fructíferos, volverse muchos y mantener a la creación terrenal en sujeción, deberían haber asumido ese servicio felizmente. Acabamos de abarcar todo lo que las Escrituras griegas nos enseñan acerca de adorar a nuestro Dios. La adoración, la verdadera adoración en un mundo libre de pecado, es simplemente una forma de vida.

Nuestros primeros padres fallaron miserablemente en su adoración. Sin embargo, Jehová proveyó amorosamente un medio para reconciliar a sus hijos perdidos con Él. Eso significa que es Jesús y no podemos volver al Jardín sin Él. No podemos rodear a Jesús. 

Debemos pasar por Jesús. Adán caminó con Dios y Adán habló con Dios. Eso es lo que significaba la adoración y es lo que significará un día nuevamente.

Dios ha sometido y atado todas las cosas bajo los pies de Jesús. Eso lo incluye a usted y a mí. Jehová nos ha sometido a Jesús. ¿Pero para qué objetivo?

“Pero cuando todas las cosas hayan sido sometidas a Él, entonces el mismo Hijo también se someterá a Áquel que le sujetó todas las cosas, para que Dios sea todo para todos”. (1 Cor 15:28)

Hablamos con Dios en oración, pero él no nos habla como lo hizo con Adán. Pero si nos sometemos humildemente al Hijo, si “besamos al Hijo”, entonces un día, la verdadera adoración en el sentido más completo de la palabra se restaurará y nuestro Padre volverá a ser “todo para todos”.

¡Que ese día llegue pronto!

Autor: Meleti Vivlon.   Traducción: Judá Ben-Hur