Seleccionar página

[ws4/17 p. 9, para la semana de Junio 5-11]

“Además, el mundo va pasando, y también su deseo, pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.” – 1 Juan 2:17

La palabra griega traducida aquí como “mundo” es kosmos, de la cual obtenemos palabras en español como “cosmopolita” y “cosmética”. La palabra significa literalmente “algo ordenado” o un “sistema ordenado”. Así que cuando la Biblia dice “el mundo está pasando”, significa que el sistema ordenado que existe en la tierra en oposición a la voluntad de Dios pasará. No significa que todos los seres humanos pasarán, pero que su organización o “sistema ordenado”—su manera de hacer las cosas—dejará de existir.

De esto podemos ver que cualquier “sistema ordenado” u organización puede ser llamado un kosmos, un mundo. Tenemos por ejemplo el mundo del deporte, o el mundo de la religión. Incluso dentro de estos subgrupos, hay subgrupos. El “sistema ordenado” u Organización, o Mundo de los Testigos de Jehová por ejemplo.

Lo que califica a cualquier mundo, como el de JW.org, como parte del mundo más grande que Juan dice que está pasando es si obedece o no a la voluntad de Dios. Con esto en mente, comencemos nuestra revisión del artículo de estudio de La Atalaya de esta semana.

La gente mala

El párrafo 4 cita 2 Timoteo 3:1-5, 13 para reforzar el punto que, en el mundo de la humanidad, “Los hombres inicuos e impostores avanzarán de mal en peor.”  Sin embargo, esta es una aplicación incorrecta de las palabras de Pablo. Las publicaciones citan frecuentemente los cinco primeros versículos de 2 Timoteo capítulo 3, pero ignoran los versículos siguientes (8 a 12) que claramente indican que Pablo no está hablando del mundo en general, sino de la congregación cristiana.

¿Por qué será que a menudo las publicaciones aplican incorrectamente las palabras del apóstol acerca de los últimos días?

Talvez tiene que ver con el aparente deseo de la organización de fomentar en los Testigos un sentido artificial de urgencia, de que el fin está por estallar.  Así que necesitan creer en un deterioro de las condiciones mundiales porque para ellos es una señal de que el fin está por venir.  Pero la biblia no indica que condiciones en deterioro indicarían la cercanía del fin.  De hecho, lo contrario se ha predicho. (Véase Mateo 24:36-42) De veras, las condiciones mundiales son mejores ahora que han sido durante los pasados cíen años.  Actualmente,  tenemos el menor número de guerras que hemos visto en los últimos 200 años. Además, los derechos humanos se están aplicando por ley internacional como nunca antes. Esto no es cantar las alabanzas de este sistema de cosas o “sistema ordenado” que está pasando.  Más bien, tratamos de mantener el equilibrio al ver la realidad por lo que es.

Tal vez otra razón para la continua aplicación errónea de 2 Timoteo 3:1-5 es que fomenta una mentalidad de “nosotros contra ellos”, la cual es omnipresente entre los Testigos de Jehová. Sin duda, los que escriben las publicaciones de la Sociedad no quisieran que sus miembros vayan mirando a su derredor dentro de su propia congregación para ver si las palabras de Pablo pudiesen aplicarse localmente.

El párrafo 5 dice que las personas malvadas ahora tienen la oportunidad de cambiar, antes del juicio final en Armagedón. El liderazgo de JW.org se ha visto frecuentemente en problemas cuando intenta imponer fechas a las actividades de Dios. Aunque habrá un tiempo para el juicio final después del cual no habrá más maldad en la tierra, ¿cuál es la base para decir que Armagedón es el juicio final y la maldad cesará justo después? La Biblia dice que al final de los mil años, los impíos rodearán a los justos en un ataque que terminará en su ardiente extinción a manos de Dios. (Re 20: 7-9) Así que el decir que el Armagedón acabará con la maldad es ignorar la profecía bíblica.

Este párrafo también apoya la idea de que sólo los Testigos sobrevivirán al Armagedón. Sin embargo, para que esto sea verdad, según el párrafo, primero cada individuo en el planeta tendrá que recibir una oportunidad de cambiar.

¿Qué hará Jehová? Ahora mismo, le está dando a la gente mala la oportunidad de cambiar. – párrafo 5

Un hecho que no se puede negar es que los Testigos de Jehová no están predicando a todo la gente mala.  Hay centenares de millones que nunca han escuchado la predicación de los Testigos.  Y a estas personas, ¿qué?  ¿No merecen ninguna oportunidad de escuchar las buenas nuevas?

El párrafo 6 hace una declaración que contradice la propia enseñanza de la Organización:

En el mundo de hoy, las personas justas son superadas en número por los malvados. Pero en el nuevo mundo por venir, los mansos y los justos no serán una minoría ni una mayoría; Serán las únicas personas vivas. ¡Verdaderamente, una población de tales personas hará de la tierra un paraíso! – par. 6

Tanto la biblia como las publicaciones enseñan que habrá una resurrección de los injustos, por lo que la declaración anterior no puede ser verdad. Los Testigos enseñan que a los injustos se les enseñará justicia, pero que algunos no responderán, así que habrá injustos en la tierra durante los 1.000 años que morirán por no abandonar su mal camino.  Esto es lo que nos enseña la organización. También enseña que los únicos que sobrevivirán al Armagedón serán los Testigos de Jehová, pero que estos seguirán siendo pecadores hasta que alcancen la perfección al final de los mil años. Así que los pecadores sobreviven al Armagedón y los pecadores serán resucitados, sin embargo, a pesar de esto, la tierra será un paraíso lleno de gente justa.  Eso no tiene sentido.

Las organizaciones corruptas

Bajo este subtítulo, se nos enseña que las organizaciones corruptas desaparecerán. Esto debe ser verdad, porque Daniel 2:44 habla del Reino de Dios aniquilando a todos los reyes de la tierra. Eso significa que los gobernantes y sus organizaciones corruptas desaparecerán. ¿Y qué hace que una organización sea corrupta a los ojos de Dios? Simplemente, que no hace la voluntad de Dios.

Las primeras organizaciones que desaparecerán serán religiosas, porque han establecido un gobierno rival a la de Cristo. En lugar de dejar que Cristo gobierne a la congregación, han establecido grupos de hombres para gobernar y hacer reglas. Como resultado, enseñan doctrinas falsas, se afilian con los gobiernos del mundo—­­­­­como las Naciones Unidas—y terminan manchadas por el mundo, tolerando toda forma de anarquía, hasta una de los peores: el abuso sexual de niños. (Mt 7, 21-23)

El párrafo 9 habla de una nueva organización en la tierra después del Armagedón.

El Reino, en manos de Jesucristo, reflejará a la perfección la personalidad de Jehová, un Dios de orden (1 Cor. 14:33). Eso significa que “la nueva tierra” será una sociedad organizada. Hombres buenos se encargarán de atender los asuntos (Sal. 45:16) – par. 9

1 Corintios 14:33 no dice que Jehová sea dios de orden sino de paz.  No enfoca en organización—una palabra que no aparece en la biblia en ninguna parte—sino en la paz.  El ser organizado no garantía la paz.  Los ejércitos del mundo están bien organizados. Aún Satanás y sus demonios están bien organizados. (Mt 12:26)

La razón tras esta declaración es la idea que JW.org sobrevivirá al Armagedón.  Pero tal declaración se basa en una mala aplicación de algunos textos:

El Salmo 45:16 dice: “En lugar de tus antepasados llegará a haber tus hijos, a quienes nombrarás príncipes en toda la tierra.”

En paralelo, Isaías 32:1 dice: “¡Mira! Un rey reinará para justicia misma; y en cuanto a príncipes, gobernarán como príncipes para derecho mismo.”

Piense en esto: ¿Quiénes son los príncipes que gobiernan con Cristo?  Revelación 20:4-6 contesta que son los ungidos, los hijos de Dios.  En ninguna parte de la biblia habla de hombres todavía imperfectas actuando como príncipes en el nuevo mundo bajo el reinado de Jesús.

La maldad

El párrafo 11 compara la destrucción de Sodoma y Gomorra a la destrucción que vendrá en Armagedón. Sin embargo, sabemos que los de Sodoma y Gomorra fueron redimibles. De hecho, ellos serán resucitados. (Mt 10:15, 11:23, 24) Los Testigos no creen que los muertos en Armagedón serán resucitados. Como se demuestra en el párrafo 11 y en otras publicaciones de JW.org, ellos creen que así como Jehová destruyó a todos en la región de Sodoma y Gomorra y erradicó un mundo antiguo por el diluvio de los días de Noé, destruirá casi toda la población de Tierra, dejando sólo unos pocos millones de Testigos de Jehová como supervivientes.

Esto ignora una diferencia importante entre esos eventos y el Armagedón: El Armagedón abre el camino para que el Reino de Dios gobierne. El hecho de que haya un gobierno divinamente constituido para reemplazar a los gobiernos actuales cambia todo. Cuando un país ataca a otro, su deseo nunca es destruir a toda la población, sino es sólo de gobernar.  El reino de Cristo acabará con todos los gobiernos actuales, como dice Daniel 2:44, para luego reemplazarlos con su propio gobierno justo.

Las condiciones actuales

El párrafo 14 resume la posición de la Organización al respecto:

¿Qué hará Jehová con las actuales condiciones de vida? Piense en las guerras. Jehová promete que acabará con ellas para siempre (lea Salmo 46:8, 9). ¿Y las enfermedades? Las eliminará (Is. 33:24). Además, “se tragará a la muerte para siempre” y acabará con la pobreza (Is. 25:8; Sal. 72:12-16). Pasará lo mismo con todas las demás cosas que hacen que la vida sea miserable. Incluso removerá el sucio “aire” de este mundo, ya que el espíritu de Satanás y sus demonios desaparecerá para siempre (Efes. 2:2). – párr. 14

La Atalaya nos haría creer que todas estas cosas terminarán cuando el Armagedón haya terminado. Terminarán con el tiempo, sí, pero volviendo otra vez a la profecía de Re 20: 7-10, hay guerra global en nuestro futuro. Cierto, eso viene solamente después de que el reinado mesiánico de mil años haya terminado. Durante el reinado de Cristo, experimentaremos un tiempo de paz tal como nunca ha existido, pero ¿estará completamente libre de dificultades? Eso es difícil de imaginar dado que Jesús permitirá a todos la elección de su libre albedrío para aceptar o rechazar el Reino de Dios.

En resumen

Todos queremos ver el fin del sufrimiento de la humanidad. Queremos ser liberados de la enfermedad, el pecado y la muerte. Queremos vivir en condiciones ideales donde el amor gobierne nuestras vidas. Queremos esto y lo queremos ahora, o al menos muy pronto. Sin embargo, al tratar de vender esa visión a los humanos, la organización distrae la atención de la verdadera esperanza ofrecida por Dios a los hombres hoy, el de ser hijos de Dios según Juan 1:12.  Son los hijos de Dios, bajo el liderazgo de Jesucristo, quienes finalmente producirán el paraíso que los Testigos esperan que aparezca en cualquier momento. Tomará tiempo y trabajo duro, pero para el final de los mil años, se logrará.

Desafortunadamente, ese no es el mensaje que el mundo, o “sistema ordenado”, de los Testigos de Jehová está dispuesto a predicar.