Seleccionar página

Hola. Mi nombre es Eric Wilson.  Este es mi segundo video en español. Esta primera serie de videos se titula “Identificando la adoración verdadera”. Notarás que no digo “Identificando la religión verdadera”. Hay una buena razón para hacer esa distinción que voy a aclarar al final de esta serie.  Por ahora, vamos a examinar las enseñanzas de los testigos de Jehová a la luz de sus propios criterios, las que la organización misma publicó en el libro La verdad que lleva a vida eterna publicada en 1968, en el capítulo 14 “Como identificar la religión verdadera”, pagina 122.  A propósito, estos criterios sigan siendo válidas en las más últimas publicaciones de la organización.

Sin embargo, antes de que podamos adelantarnos, tenemos que deshacernos de algunos obstáculos.  El primero es el miedo.

No le parece curioso que los testigos de Jehová van sin miedo de puerta en puerta, nunca sabiendo quién va a salir a la puerta—católico, bautista, mormón, musulmán.  Mas, sin embargo, siempre están preparados a defender su fe, sea quien sea los enfrenta. Pero, deje que uno de los suyos, un hermano, cuestione una sola doctrina y de repente, que miedo.  Van corriendo a las montañas. “No podemos escucharte. Vas a envenenar nuestras mentes”. Y el poder de la verdad, ¿qué?

¿A qué se debe esta reacción? Por ejemplo, si estás viendo este video ahora, supongo que algunos de ustedes están sentados en secreto, temiendo que tal vez un familiar los vea, como si fuera la pornografía que estuvieron viendo, y no una charla sobre la biblia.  Que ridículo personas adultas y racionales sentirse obligados a actuar de esta manera.  Se debe a la indoctrinarían de la organización.  Ellos temen la posibilidad de que algunos revisen los hechos y cuestionen sus enseñanzas a la luz de las enseñanzas bíblicas.  Así que han enseñado a los testigos de Jehová a creer que están siendo desleales a Jehová Dios si se ponen a cuestionar incluso una sola enseñanza de los hombres que componen el cuerpo gobernante.

Pero solo quieres saber la verdad. Obviamente amas a la verdad o no estarías aquí. Eso no quiere decir que yo tengo la verdad. Significa que estás dispuesto a tomar riesgos para encontrarlo, porque amas a la verdad. Y cuando lo encuentras al fin, te vas a alegrar. 1 Corintios 13:6 dice sobre el amor que ‘no se regocija por la injusticia, sino que se regocija con la verdad.’

Enseñanzas falsas corresponden a la injusticia porque engañan a la gente.  Pero la verdad resulta en libertad.   Jesús nos aseguró en Juan 8:31, 32, “Si permanecen en mi palabra, verdaderamente son mis discípulos,  y conocerán la verdad, y la verdad los libertará”.

¿De qué te liberará la verdad? De la esclavitud a los hombres.

Algunos dirán: “Pero si las enseñanzas de la organización están equivocadas, ¿no deberíamos esperar a que Jehová las corrija?” Y si un católico usara ese argumento contigo sobre las enseñanzas del Papa, ¿lo aceptarías como válido? Apocalipsis 22:15 nos advierte:

“Afuera están los perros y los que practican espiritismo y los fornicadores y los asesinos y los idólatras y todo aquel a quien le gusta la mentira y se ocupa en ella.”

No queremos que dios nos considera mentirosos.  Por lo tanto, nunca quisiéramos ser culpables de promover y predicar doctrinas falsas.

Mas, sin embargo, hay los que nos causarían dificultades si no estamos en perfecta armonía con lo que ellos consideran la verdad, aunque sea verdad de hombres.  Hay que tener coraje.  Apocalipsis 21:8 dice: “Pero en cuanto a los cobardes y los que no tienen fe y los que son repugnantes en su suciedad, y asesinos y fornicadores y los que practican espiritismo, e idólatras y todos los mentirosos, su porción será en el lago que arde con fuego y azufre”

La biblia asocia la cobardía con los pecados como el asesinato y el espiritismo. Se necesita valor para defender lo que crees que es verdad.

Si como testigos de Jehová vamos de puerta en puerta predicando solo la verdad, no tenemos nada de qué preocuparnos, pero si resulta que hemos estado predicando enseñanzas falsas durante todos estos años, entonces deberíamos preocuparnos sobre cómo nos verá Jehová Dios, sobre todo, si no dejamos de hacerlo.  Es una cosa predicar falsedades en ignorancia, pero otra cosa hacerlo a sabiendas.

Debido a esto, nos corresponde examinar nuestras doctrinas bíblicamente para ver si realmente se basan en las escrituras, o solo en las interpretaciones de los hombres.

Vamos de puerta en puerta pidiendo a las personas que examinen su religión, pero si un Testigo de Jehová trata de examinar su propia fe, se le acusa de deslealtad y de cuestionar la autoridad del cuerpo gobernante. Si no se detiene, lo llamarán apóstata y lo expulsarán.

Esto no es bíblico. ¿Quién realmente es el apóstata?  Dejemos que la biblia nos explica. Leamos 2 Juan 6-11:

6 “Y esto es lo que el amor significa: que sigamos andando según sus mandamientos. Este es el mandamiento, así como han oído ustedes desde [el] principio: que deben seguir andando en él.”

Que deben seguir andando en él. ¿En quién?  En Jesús. Este es el mandamiento.   Así cuando el habla de sus mandamientos, no está hablando de mandamientos de hombres, sino de Jesucristo.

7 Porque muchos engañadores han salido al mundo, personas que no confiesan a Jesucristo como venido en carne. Este es el engañador y el anticristo.

El apostata es un engañador y trabaja en contra del Cristo

9a Todo el que se adelanta y no permanece en la enseñanza del Cristo no tiene a Dios.

¿Está hablando Juan acerca de permanecer en las enseñanzas de una organización o del Cristo?

9b El que sí permanece en esta enseñanza es el que tiene al Padre y también al Hijo.

Obviamente, lo contrario también es cierto. El que enseña falsedad ha dejado las enseñanzas de Cristo y, por lo tanto, no puede tener a Dios ni a Jesús.

10 Si alguno viene a ustedes y no trae esta enseñanza, nunca lo reciban en casa ni le digan un saludo. 11 Porque el que le dice un saludo es partícipe en sus obras inicuas.

Aquí está el apóstata, a quien ni siquiera debemos saludar. Él es el que, en lugar de traer las enseñanzas de Jesucristo, insiste en que aceptemos sus propias enseñanzas como si vinieran de Dios mismo.

El cuerpo gobernante nos dice que es el canal a través del cual Jehová Dios se comunica con su pueblo hoy. En la atalaya de diciembre 1996, página 15 párrafo 7 leamos:

“Desde el Pentecostés, Jehová ha revelado progresivamente “las cosas profundas de Dios” contenidas en su Palabra escrita. (1 Corintios 2:10-13.) Lo ha hecho a través de un conducto visible al que Jesús denominó “el esclavo fiel y discreto”. Este dispensa el alimento espiritual que se estudia en el programa docente de las congregaciones del pueblo de Dios por todo el mundo.”

¿Crees que mientras Jehová Dios está revelando progresivamente verdades, también está revelando falsedades? Por supuesto que no. Un ejemplo: Entonces, si él te revelara algo a ti, y tú lo enseñaras a otro, pero agregas algunas cosas propias que resultan ser falsas, ¿Crees que Jehová estará feliz contigo?

Y si tiene un registro de tener que cambiar constantemente tus enseñanzas porque has cometido muchos errores en el pasado, ¿crees que sería apropiado que tu persiguiera a las personas porque dudaron de algo nuevo que estás enseñando?

Si yo te enseno algo de la biblia, alguna interpretación mía, y luego tú vienes a mí y me muestras con la biblia en mano que he cometido un error, ¿qué haría yo, si soy realmente un hombre cristiano que amo la verdad? ¿Te acusaría de no conocer tu lugar? ¿Diría que se está adelantándote, pensando demasiado de sí, y que no estas muestreando humildad? ¿Te llamaría nombres como “opositor” y “apóstata”?

Si hiciera cualesquiera de esas cosas, me identificaría con aquellos que se oponen a la palabra de Dios y no permanecen en las enseñanzas de Cristo. Jesús dijo, “por sus frutos conocerás a estos hombres”.

Sin embargo, algunos dirán: “¿Pero no es esta la única organización que Jehová tiene hoy en la tierra? ¿Qué otra religión predica las buenas nuevas en todo el mundo? Observe el crecimiento mundial. ¿Qué otra religión muestra el amor como los testigos de Jehová? ¿Somos diferentes de la Cristiandad, porque no enseñamos doctrinas falsas como la trinidad, el infierno de fuego y el alma inmortal?

Si todo esto es verdad, entonces no habría razón para no examinar las enseñanzas de la organización a la luz de las Escrituras. ¿Qué habría que perder? Siendo esto el caso, ¿por qué es que los ancianos tratan tan duramente con cualquiera que comienza a cuestionar alguna enseñanza de la organización?

“Pero, ¿no deberíamos esperar en Jehová, a que él corrija las cosas?” algunas dirán.

Muy bien. Antes de Cristo, ¿cuál era la organización de Jehová? ¿No fue Israel? (Estoy usando la palabra, organización, aquí porque lo usan mucho los testigos de Jehová, aunque no aparezca en ninguna parte de la Biblia.) Bueno, estamos de acuerdo que Israel fue la organización de Jehová antes del Cristo. ¿Y qué tal los hombres como Jeremías, Elías e Isaías? ¿Esperaron en Jehová ellos con las manos cruzadas en sus regazos cuando vieron problemas en la organización? ¿O hablaron audazmente, incluso a un gran costo para ellos mismos? Y cuando aquella organización no los escuchó, ¿qué hizo Dios una tras otra? Los castigó hasta que finalmente aniquiló a la nación de Israel, su organización terrenal, porque mataron a su hijo.

¿Y cuál fue la organización de Jehová en el primer siglo? ¿No fue la congregación cristiana? ¿Y cuál fue la organización en el siglo segundo? ¿No siguió siendo su congregación? ¿Y en el siglo tercero, y en el cuarto? Una vez más, continuó siendo la congregación cristiana. “Pero fue apóstata”, algunos se opondrán. Claro, pero también lo fue Israel, pero nunca dejó de ser su organización. Hoy en día, la organización de Jehová Dios debe continuar siendo toda la congregación cristiana. La Biblia dice que el juicio comienza con la casa de Dios. (1 Pedro 4:17)  Como el antiguo Israel que fue apóstata, la cristiandad se ha hecho apóstata, pero sigue siendo el pueblo que dios ha escogido.

Aun así, otros se opondrán, diciendo, “Sí, pero no son diferentes los testigos de Jehová. ¿No somos los únicos que tenemos la verdad?  ¿Los únicos con el derecho de llamarnos la organización terrenal de Jehová?”

Bueno, ese es el punto de los videos que siguen.

Según las publicaciones de los testigos de Jehová, hay seis criterios que una religión debe cumplir para ser considerada verdadera y no parte de Babilonia la Grande. Examinaremos la religión de los testigos de Jehová usando cada uno de estos seis criterios para ver si ellos mismos los cumplen.

Según el libro La verdad que lleva a vida eterna, paginas 129 y 130, hay que satisfacer a todos estos requisitos.

“La pregunta en cuestión no es si cierto grupo religioso parece satisfacer uno o dos de estos requisitos, ni si algunas de sus doctrinas están en conformidad con la Biblia. Mucho más que eso, la religión verdadera tiene que cumplir con todos estos requisitos, y todas sus enseñanzas tienen que estar en armonía plena con la Palabra de Dios. Solo de este modo puede tal religión verdaderamente agradar a Jehová Dios.”

Por medio de esta serie de videos, espero probar que la organización de los Testigos de Jehová no cumple con siquiera uno de estos requisitos fundamentales.

Comenzaremos con el criterio de enseñar solo la verdad bíblica. Veremos si las doctrinas de los testigos de Jehová se ajustan a la Biblia y pueden apoyarse en las Escrituras. Porque una religión que está enseñando doctrinas falsas no puede ser aprobada por Dios.

Comenzaremos con la nueva doctrina de la generación traslapada en nuestro próximo video.

Si te ha gustado este video, por favor compártalo con otros y suscríbate para recibir notificaciones de nuevos lanzamientos de videos.